Con la entrada del Año Nuevo y el hatsumōde los japoneses compran amuletos nuevos y devuelven al santuario los amuletos (y decoraciones de Año Nuevo) comprados en el año anterior, en una forma más de “empezar” el año con nuevas adquisiciones. 

En la entrada de los santuarios es común encontrar sitios específicos donde podremos devolver los amuletos adquiridos durante el año anterior y que ya no vamos a utilizar en el año que entra.

Patio del santuario

Espacio para la devolución de omamori y demás en el santuario Fushimi Inari de Kioto.

Es divertido ver como en muchos santuarios tienen que dejar claro que no aceptan ositos de peluche o muñecos daruma en la misma zona (ya que los daruma son muñecos budistas, no sintoístas).

Meiji Jingu

De este modo, los amuletos del año pasado son quemados por los sacerdotes sintoístas en una ceremonia respetuosa hacia los dioses.

Fushimi Inari

Entre los amuletos más típicos que renovaremos año tras año encontramos los omamori (tanto los de ropa como los de madera) y las flechas hamaya.

Venta de omamori

Venta de amuletos

¿Quieres saber qué otras tradiciones y costumbres hay en enero en Japón? Pues no te pierdas nuestro post sobre Enero en Japón: el mes del oshogatsu o Año Nuevo.