Este año la estación de Tokio está de celebración. Cumple ni más ni menos que 100 años, con un exterior restaurado a como era, precisamente, hace esos 100 años. Aunque las obras han durado varios años han merecido la pena y la estación ha quedado preciosa. Y con motivo de este aniversario, JR East había comunicado que pondría a la venta unas tarjetas Suica especiales conmemorativas de la ocasión justo el día en que se cumplían los 100 años.

Ya sabéis que las tarjetas Suica son unas tarjetas sin contacto que se pueden cargar con dinero y utilizar luego para acceder a todas las estaciones gestionadas por JR East en Tokio. Además, ahora ya sirven para acceder al transporte público de otras regiones porque la interoperabilidad entre todos los sistemas es total.

Suica de la Estación de Tokio

Pero lo importante no era esto, sino que estas tarjetas eran unas ediciones muy especiales, con una imagen chulísima de la estación de Tokio y ya sabemos cómo son los japoneses. Les encanta cualquier cosa especial que lleve la etiqueta de “edición limitada”. Las cafeterías efímeras han sido, por ejemplo, un exitazo con largas colas para poder tomar algo con formas divertidas. Y estas tarjetas Suica no iban a ser menos.

JR East comunicó que el pasado 20 de diciembre, el día exacto del 100º aniversario, pondría a la venta estas tarjetas por un precio de 2.000 yenes. Esperaban vender, a partir de las 9 de la mañana, 15.000 tarjetas, dando un máximo de 3 tarjetas por persona. Pero calcularon mal la popularidad de estas tarjetas y lo mucho que los japoneses adoran estas cosas. Y hubo gente que pasó la noche haciendo cola para conseguirlas.

Caos en la estación de Tokio

Clientes muy enfadados con un empleado de JR East al suspenderse la venta de tarjetas Suica conmemorativas de los 100 años de la estación de Tokio. Foto de Kyodo.

El resultado es que se dieron cita 9.000 personas en un espacio muy reducido y JR East decidió adelantar la venta de las tarjetas, que comenzó una hora antes, a las 8 de la mañana. Pero a las 9:40, cuando se habían vendido 8.090 tarjetas, tuvieron que suspender la venta porque aquello no mejoraba y seguía llegando gente que quería sus tarjetas a toda costa y era imposible de controlar la situación.

Solemos ver a los japoneses como personas calmadas, respetuosas, etc., pero sin embargo en esta ocasión hubo hasta gritos proferidos por los enfadados japoneses y dirigidos a los empleados de la estación cuando suspendieron la venta.

Caos en la estación de Tokio

La gente pide explicaciones a un empleado de JR East. Foto de Yomiuri.

Fijaos si estas tarjetas se hicieron populares que unas pocas horas después de esta pequeña venta varias tarjetas aparecieron en la página web de Yahoo! Auction. En uno de los casos, la puja ganadora estaba ya en 200.000 yenes (más de 1.360 euros). Sin embargo, ha sido tal la popularidad de la tarjeta que JR East ha comunicado que hará más tarjetas Suica conmemorativas, con lo que ya no será una edición limitada. Lo que aún está por ver es cuándo y cómo se podrán comprar. Yo, desde luego, si puedo me gustaría hacerme con una de ellas.

Por cierto, os recomiendo que echéis un vistazo a este vídeo de las noticias de la televisión japonesa. En él se puede ver la cantidad de gente que se había congregado en la Estación de Tokio para conseguir estas tarjetas Suica. Es impresionante y se escucha y todo decir a un japonés “bakayarou”, uno de los pocos insultos fuertes que existen en lengua japonesa.

Vía: Tokyo Desu | Kyodo News