Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

La semana pasada hablábamos de la verticalidad en las relaciones japonesas (tate shakai) y concluíamos que una de las maneras de entender mejor esta verticalidad era comprendiendo la dualidad uchi y soto.

El término uchi significa literalmente ‘dentro’, mientras que el término soto es el contrario y significa literalmente ‘fuera‘. Estas palabras se utilizan para diferenciar el comportamiento social entre personas de un mismo grupo (uchi) y personas de grupos diferentes (soto).

La sociedad japonesa es una sociedad colectivista y nada individualista, donde la cortesía y buenas formas (rei) es clave para mantener la armonía en el grupo (wa). Vemos, pues, la importancia del grupo en la sociedad japonesa y es entendible entonces que no nos relacionemos igual con las personas uchi que con las personas soto.

La familia es el embrión del código social japonés y es por ello que el término uchi es comúnmente utilizado para referirse a la ‘casa’ y por consiguiente a la ‘familia’ (porque son los de dentro de la casa, los propios). Así pues, uchi son aquellas personas que forman parte de nuestro grupo, mientras soto son las personas que no son de tu grupo pero que no te son desconocidos y por lo tanto, bajo el código de conducta social japonés, no puedes ignorar tampoco.

uchi y soto

Esto es importante, dado que el código de conducta social japonés establece que sí puedes ignorar a los desconocidos (tanin), personas que no conoces, que no son naturalmente ni de tu uchi ni siquiera de tu soto y con las que no tienes por qué relacionarte. Bajo esta perspectiva entenderemos por qué, si un desconocido nos da un pisotón en el metro, probablemente ni se disculpe: no tiene por qué hacerlo, somos desconocidos y por lo tanto es socialmente aceptable que no lo haga.

Con la gente de nuestro uchi podemos mostrarnos tal y como somos, mientras que con la gente soto debemos seguir las estrictas pautas de los códigos sociales establecidos por el término tatemae (la ‘fachada’, lo que uno debe decir y sentir), que es contrario al término honne (los propios sentimientos y opiniones).

Lo veremos la semana que viene :)