Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Si en España es tradicional comerse las uvas al son de las 12 campanadas en la Nochevieja, en Japón son 108 campanadas las que suenan en los templos budistas a la medianoche.

Las 108 campanadas de los templos budistas o el ritual del joya no kane (除夜の鐘) simbolizan los 108 pecados terrenales y humanos (de pasiones y deseos) de la tradición budista de los que todo hombre debe deshacerse al comienzo del nuevo año para poder así avanzar en su ciclo de sufrimiento y reencarnación.

Así pues, con el sonar de las 108 campanas, los japoneses creen que los pecados del año anterior se olvidarán y podrán comenzar el año nuevo completamente “limpios”, una metafórica purificación de los pecados acumulados en el año anterior.

108 campanadas

Imagen de waveooi

Además de escuchar las campanadas, es tradición realizar los ritos de purificación y oración típicos de una visita a un templo budista, como por ejemplo ‘bañarnos’ en el humo del incienso que encendamos y rezar dando tres palmadas.

Uno de los mejores sitios desde donde disfrutar de las 108 campanadas budistas del Año Nuevo es el templo Chion-in en Kioto. Su campana, de 1633, es la de mayor peso de todo Japón (74 toneladas, ni más ni menos) y se necesitan 17 monjes para que suene correctamente durante el ritual budista de Año Nuevo.

Y como para muchos es difícil estar en el templo Chion-in la noche de fin de año, aquí os dejo un vídeo:

¿Quieres saber qué otras tradiciones y costumbres hay en diciembre en Japón? Pues no te pierdas nuestro post sobre Diciembre en Japón: el mes del omisoka.

¿Qué os parece esta tradición?