Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Estamos en plena época estival, y uno de los sonidos más típicos del verano japonés es el de las campanillas furin (風鈴) que significa literalmente “campanilla de viento”.

Al finalizar la temporada de lluvias (tsuyu) y con la llegada del verano, los japoneses cuelgan campanillas furin en ventanas y salidas al exterior (como puertas de terrazas y jardines). Estas campanillas, pues, evocan al verano no sólo al sonar con la agradecida brisa del verano japonés sino también con los materiales de los que están hechas, de cristal, cerámica o metal.

Para un japonés, el sonido de la furin es sinónimo del verano y les da cierta paz y tranquilidad, aliviándoles en cierta forma del húmedo calor del verano japonés.

04082013D3_Osaka_UmedaSkyBldg-18

Las furin, originarias de China, fueron introducidas en Japón por antiguos monjes budistas y rápidamente se popularizaron. Son pequeñas y suelen tener una tira de papel rectangular colgado que cuando hace viento se mueve y hace sonar la campanilla.

En el pasado se colgaban de los bosques de bambú para ahuyentar a los malos espíritus, pero actualmente cuelgan de cualquier casa y templo por su belleza, simpleza y su característico sonido, tan evocador del verano.

Matsumoto

Suscríbete a la newsletter de Japonismo

Cada mes enviamos una newsletter con contenido interesante sobre Japón. Si quieres estar al tanto de todo lo que se mueve en Japonismo, ¡únete!

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.