Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Quizá por el nombre de ‘estatuas Jizo‘ no sepáis a qué me refiero, pero si os pregunto si habéis visto en algún templo budista alguna estatua con gorritos de lana, bufandas y baberos rojos probablemente me diréis que sí, ¿verdad?

Estas estatuas, con gorritos, bufandas y baberos rojos, son representaciones del bodhisattva Jizo Bosatsu, uno de los más queridos de Japón.

Este bodhisattva es el guardián de los viajeros, por un lado y de los niños y la maternidad por otro, y es por ello que se le ofrecen gorritos y bufandas de lana, para que no pase frío, y baberos para que no se manche con las ofrendas de comida que se le hacen.

Pequeños Jizo en un templo de Matsushima, Sendai

Pequeños Jizo en un templo de Matsushima, Sendai.

El Jizo guardián de los viajeros está presente en muchas carreteras y cruces, normalmente dentro de un pequeño altar de manera que esté protegido de las inclemencias del tiempo, mientras que el Jizo protector de los niños y la maternidad está muy presente en templos, en los que tanto los padres felices por haber conseguido que su hijo se haya curado de una grave enfermedad (gracias a la intervención del bodhisattva Jizo) como aquellos que lloran la muerte de su hijo ofrecen gorritos, bufandas, baberos, comida y juguetes a las estatuas del Jizo.

Jizo en el templo Hase de Kamakura

Jizo en el templo Hase de Kamakura.

 

Muchos jizo en el templo Hase de Kamakura

Muchos jizo en el templo Hase de Kamakura.

Se cree que este bodhisattva cuida las almas de los niños que nunca llegar o a nacer o que murieron en edades muy tempranas y que se encuentran en un lugar llamado sai no kawara en el que, según las creencias populares deben ir apilando pequeñas piedras para tener una mejor vida en su siguiente vida.

Es por esa razón que sea frecuente que los padres que han sufrido una pérdida apilen pequeñas piedras cerca del Jizo a modo de plegaria, rezando para que el dios ayude a su hijo fallecido. Asimismo, una práctica relativamente moderna es la del Mizuko Jizo, una ceremonia en la que la que los padres que han sufrido un aborto compran una pequeña estatua Jizo y la mantienen en el templo, al que van a rezar frecuentemente por el alma de su pequeño en otra vida.

Ofrendas al jizo

Ofrendas al jizo, de productos que le gustarían a un niño.

Se cree que el rojo es el color que permite alejar a los demonios y las enfermedades y que por lo tanto en el Jizo facilita la vida, la fertilidad y el parto, de ahí que todas estas ofrendas sean de color rojo.