Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Si bien hace unos días hablamos de las academias juku (塾), hoy quiero hablaros de las academias yobiko (予備校), otro tipo de academias privadas con clases por las tardes y fines de semana.

Al igual que las juku, conoceréis las yobiko si os gusta el manga, el anime o los doramas de estudiantes. Las yobiko son academias privadas muy parecidas a las juku pero con el objetivo final de preparar a los estudiantes para los exámenes de acceso a las distintas universidades japonesas.

yobiko

En Japón, los estudiantes que quieren estudiar en universidades nacionales deben hacer dos tipos de exámenes: en primer lugar, el examen de capacitación nacional (algo parecido a nuestra selectividad, aunque naturalmente con diferencias) y en segundo lugar el examen correspondiente de la universidad a la que el estudiante quiera ir. En las universidades privadas, sin embargo, los estudiantes sólo deben hacer este último examen.

La competencia es feroz y uno no siempre alcanza a entrar en la universidad deseada. En estos casos, el estudiante puede escoger otra universidad de su lista, hacer otro tipo de estudios no-universitarios o esperar al año siguiente y volver a hacer el examen de acceso, una opción muy popular en Japón. Estos estudiantes repetidores de pruebas de acceso, que popularmente se llaman ronin, se pasan todo el año estudiando única y exclusivamente para aprobar el examen de acceso a la universidad deseada.

yobiko

Originalmente, las yobiko surgieron específicamente para cubrir las necesidades de estudio de estos ronin, aunque en la actualidad son muchos los estudiantes de secundaria que van a clases en las yobiko sin ser ronin. Es por esta razón que las yobiko tienen distintos programas, tanto de día completo (para los ronin) como por horas durante dos o tres tardes a la semana, los fines de semana, las vacaciones de verano, etc.

Además, las yobiko tienen cursos especiales según los exámenes para los que se quiera presentar el estudiante y las carreras universitarias de destino, sean de ciencias o de humanidades, y clases especiales para aprender a hacer frente a este tipo de exámenes.

Eso sí, ir a una yobiko no es barato y las clases suelen costar, como mínimo, unos 100.000 yenes al mes.