Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Hay quien dice que existen dos Japones: el Ura Nihon y el Omote Nihon, dos zonas claramente diferenciadas por su situación geográfica y su climatología pero también por el desarrollo tecnológico, industrial y de infraestructuras y, especialmente, por la manera de ser de su gente.

El Ura Nihon (裏日本), que podríamos traducir como ‘el Japón de detrás’ o ‘la parte trasera de Japón’ o hasta ‘la espalda de Japón’, se refiere a la zona de la costa del mar de Japón, especialmente en la isla principal de Honshu, mentras que el Omote Nihon (表日本), que podríamos traducir como ‘el Japón de delante’ o ‘la parte delantera de Japón’ o hasta ‘la cara de Japón’, hace referencia a la zona de la costa del océano Pacífico y el mar Interior de Seto y especialmente al corredor que une los tres mayores puertos de Japón: Tokio, Nagoya y Osaka.

“Los propios japoneses reconocen la existencia de una tradicional división regional del país en dos: la “cara” que da al océano Pacífico y la “espalda” que da al mar de Japón.”(1)

Es justamente en ese Omote Nihon donde se encuentra el poder económico, político, industrial y también cultural del país, con un mayor desarrollo industrial y una mayor inversión en infraestructuras. Curiosamente, sin embargo, durante siglos, la zona oeste del país fue la puerta de entrada a las influencias chinas que llegaban desde Corea. En esa época, la costa del Pacífico era la ‘parte trasera’, mientras la costa del mar de Japón la ‘parte delantera’ del país. Sin embargo, cuando Japón comenzó a mirar a Occidente, con el final del periodo de Edo, los papeles se intercambiaron y si bien la costa del Pacífico se modernizó, la costa del mar de Japón no supo o no pudo hacer lo mismo.

13022014ura nihon y omote nihon-1

Sin embargo, la diferencia entre el Omote Nihon y el Ura Nihon no es sólo de poder económico, político e industrial, no es sólo una división geográfica. La mayor diferencia entre el Omote Nihon y el Ura Nihon es la esencia de sus habitantes y todo lo que eso implica: es una diferencia en el modo de vida y en los valores que representan el carácter del “Japón de verdad”.

Así, a grandes rasgos, Ura Nihon es el Japón tradicional, esa imagen de pequeños pueblos en medio de campos de arroz, lo que llamaríamos el Japón más inaka (de campo, campiña), es decir, un Japón que nada tiene que ver con Tokio, que simboliza el Omote Nihon, un Japón moderno y tecnológico, pero también desarraigado.

“La línea Tokaido (…) es una especie de frontera emocional, una representación física de algo que no podemos ver. Porque entre el Japón moderno y el Japón tradicional no sólo hay el antiguo camino de Tokaido, sino también la tensión del carácter nacional dividido. Los japoneses siempre han pensado en la parte delantera de Japón, la parte occidentalizada y ‘samuraizada’, como un mundo sin sentimientos: un mundo racional, científico, calculador, capitalista y masculino. Mientras que en el Ura Nihon buscaban aquello comunitario, maternal, intuitivo, sentimental y femenino, lo que ellos consideraban la versión más real y natural de sí mismos.”(2)

Podemos ver ciertas diferencias entre el Omote Nihon y el Ura Nihon en uno de los títulos más leídos de la literatura japonesa moderna, la novela País de Nieve de Yasunari Kawabata. En ella, el lector realiza un viaje desde el Omote Nihon (parte de la estación de Ueno, en Tokio) hasta el Ura Nihon, con la llegada al “país de nieve”, un viaje entre dos regiones bien diferenciadas, no sólo en lo geográfico, sino también en el modo de vivir y sentir de sus gentes, un viaje desde lo moderno hasta lo tradicional, desde una vida desapegada y desarraigada a una vida comunitaria y llena de sentimientos.

“Al final del largo túnel entre las dos regiones se penetraba en el país de nieve.”(3)

¿Es el Ura Nihon aquello que los japoneses realmente son y el Omote Nihon aquello en lo que se han convertido? ¿O acaso esto son sólo reflexiones más bien poéticas sobre un pasado, inaccesible, por el que Kawabata parecía suspirar? Hay quien, como la estudiosa Takie Sugiyama Lebra(4) conecta las expresiones de Ura Nihon y Omote Nihon con la dualidad uchi y soto, de manera que ura (detrás, espalda, interior) podría relacionarse con uchi (grupo, dentro), es decir, lo más “íntimo” y omote (delante, cara, fachada) con soto (externo, fuera), es decir, la “fachada”, lo más “externo” o hasta “alienado”.

ura nihon y omote nihon

Sea como sea, el término Ura Nihon no termina de ser bien visto en la actualidad y de hecho aparece en las listas de vocablos a evitar de la cadena de televisión pública NHK, en parte para no herir susceptibilidades ya que muchas veces las connotaciones negativas (de arcaicos, de pobres campesinos) del término Ura Nihon son demasiado fuertes. Y de hecho, en la actualidad, se prefiere el término genérico de costa del océano Pacífico (taiheiyōgawa, 太平洋側) para referirse al corredor de la línea Tokaido u Omote Nihon.

Sin embargo, el turismo que desde hace años se ha centrado incansablemente en el Omote Nihon, comienza ahora a echar un ojo al Ura Nihon, quizá porque ahí es donde encuentran la esencia de Japón o quizá simplemente porque quieren ver Japón en todas sus vertientes.

Referencias:
(1) Karan, Pradyumma (2010). Japan in the 21st Century: Environment, Economy and Society. Lexington: University Press of Kentucky.
(2) Smith, Patrick (2011). Japan, an interpretation. Nueva York: Random House LLC.
(3) Kawabata, Yasunari (1948). País de nieve. Madrid: Emecé Editores.
(4) Lebra, Takie Sugiyama (1976). Japanese Patterns of Behavior. Honolulu: University of Hawaii Press.