Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

El pasado 9 de junio el Japan Times (artículo no disponible ya online) contaba que JR Central había anunciado las localizaciones candidatas para albergar las estaciones de la línea Chūō Shinkansen de tren bala de levitación magnética o maglev, que conectará Tokio con Nagoya en tan sólo 40 minutos, menos de la mitad de lo que se tarda ahora. Más adelante la idea es extender la línea desde Nagoya hasta Osaka, que estaría así a sólo 67 minutos de la capital.

50 aniversario del shinkansen en 2014Esta noticia surge porque, tras un tiempo probando una sección de lo que será esta línea, tras hacer muchos números y tras darle muchas vueltas (la idea de un shinkansen de levitación magnética data de 1970), el gobierno japonés dio su aprobación a esta línea de shinkansen en diciembre de 2010, y el pasado 27 de mayo de 2011 JR Central recibió la orden del ministro de transportes Akihiro Ohata de “iniciar la construcción” de esta línea

Y JR Central, como decimos, ya ha seleccionado los sitios donde quiere poner las estaciones, aunque estos sitios son muy amplios y faltaría decidir la localización exacta. Así, se está pensando en tener una estación alrededor de la zona de Shinagawa en Tokio y otra cerca de la actual estación de shinkansen en Nagoya.

También están planeadas estaciones en Sagamihara (en la Prefectura de Kanagawa), en Kofu (en la Prefectura de Yamanashi) y cerca de Nakatsugawa (en la Preferectura de Gifu). En principio, también habrá una estación en la Prefectura de Nagano, pero la localización candidata aún no se ha decidido.

Pero no penséis que veremos esta nueva línea de shinkansen ultrarrápido en breve, porque los costes son prohibitivos, ya que JR Central espera gastarse algo más de 9 billones de yenes (unos 78 mil millones de euros, y no, no me he equivocado con las unidades) en la construcción de esta línea que funcionará a 500 km/h. Si sólo tenemos en cuenta el tramo de Tokio a Nagoya, los costes bajan hasta los 5 billones de yenes.

Maglev L0 en Yamanashi

Los altos costes se deben a que la línea cruza la parte sur de los Alpes Japoneses, con lo que más del 60% del recorrido se hará en túneles, y además a unos 40 metros de profundidad, ya que hay mucha zona residencial en esa parte de Japón y era imposible comprar tierra en superficie. Eso sí, JR Central pedirá a los gobiernos locales que asuman los costes de construir las estaciones, como en otras ocasiones, que serán todas en superficie exceptuando la de Sagamihara, ya que los costes pasan de 35 mil millones de yenes para una estación en superficie a 220 mil millones de yenes si es subterránea.

Al menos ahora que se ha dado luz verde, iremos viendo avances poco a poco, aunque más despacio de lo que nos gustaría, porque los estudios de impacto medioambiental llevarán alrededor de tres años y en abril de 2014 empezará la construcción de la línea propiamente dicha. La idea es tenerla en funcionamiento en 2027, con servicios parciales entre las tres estaciones intermedias mencionadas para 2020, mientras que la sección desde Nagoya hasta Osaka no se espera que esté lista hasta 2045. Como veis, con estos márgenes temporales, cualquier cosa puede pasar.

Actualmente, se está trabajando en extender la sección en pruebas de este shinkansen de levitación magnética en la Preferectura de Yamanashi de sus 18,4 kilómetros a 42,8 kilómetros y, por supuesto, el trabajo no será en balde, porque dicha infraestructura formará parte de la línea entre Tokio y Nagoya cuando esté completada (el trayecto en amarillo es el propuesto, mientras que el que aparece en amarillo discontinuo está todavía por decidir).

Proyecto para la línea Chūō

Proyecto para la construcción de la línea Chūō. En azul, túneles profundos; verde: montaña y naranja: superficie. Imagen de JR Central.

Mientras estuvo funcionando esta sección de 18 kilómetros, los habitantes de la prefectura y miembros del gobierno pudieron probar este tren, y en total, alrededor de 200.000 japoneses tuvieron la suerte de probar este rapidísimo tren. Ahora, cuando se complete la extensión, la idea es abrir esta sección en pruebas a cualquier persona que resida en Japón a partir de 2013, aunque en este caso pagando (fines de semana y vacaciones de verano, sobre todo).

Los trenes que circulan por esta línea en pruebas son conocidos en Japón como Linear Motor Car, y cuentan con unos morros más alargados si cabe que en los shinkansen modernos, que ya los tienen alargados de por sí, si recordamos lo que hablábamos en las entradas sobre el E5 y el E6. En 2010 JR Central encargó la construcción a Mitsubishi Heavy Industries y Nippon Sharyo de una flota de 14 unidades de pre-producción de la serie L0 del tren de levitación magnética que serán entregados desde 2013 hasta 2015 e irán destinados a cubrir los servicios que se realicen en el tramo de pruebas que existe en la Prefectura de Yamanashi.

Cada unidad contará con 5 coches, y la primera se espera que entre en funcionamiento en 2013, para cuando se haya extendido el tramo en pruebas. Su apariencia exterior se espera que sea similar a la del MLX01, el prototipo experimental también de cinco coches que ha estado en funcionamiento en estos últimos años en el tramo de pruebas, y que ostenta el récord de velocidad para un vehículo sobre raíles cuando una unidad de tres coches consiguió alcanzar los 581 km/h el 2 de diciembre de 2003.

Tenéis más información de esta línea y del proyecto en la propia web de JR Central, de donde he sacado la imagen del mapa y que contiene muchas más imágenes sobre cada fase del proyecto, aunque me temo que está todo en japonés.