El pasado 22 de septiembre de 2014 JR Central realizó una prueba real del maglev L0, el prototipo de preproducción de tren de levitación magnética que, en 2027, conectará Tokio con Nagoya en 40 minutos. En esta prueba, se alcanzaron los 500 km/h sin ningún tipo de problema.

Según cuentan en Asahi, la prueba no era sólo del tren, sino también de los sistemas de entrada a la estación. Y por lo que dicen, incluso a pesar de la circulación a 500 km/h, no había a bordo ningún tipo de vibración molesta y los 200 periodistas que se dieron cita para probar el tren L0 estuvieron muy cómodos en todo momento.

Maglev L0 en Yamanashi

La prueba se realizó en la línea de pruebas que la compañía ferroviaria tiene en la prefectura de Yamanashi –entre las ciudades de Uenohara y Fuefuki– y que, como contamos hace no mucho, fue extendida hasta los 42,8 kilómetros precisamente para poder llevar a cabo pruebas más realistas con trenes que, aunque prototipos, ya están totalmente preparados para el transporte de pasajeros, en lugar de llevar todo tipo de equipos de medición como los anteriores.

A los 26 segundos de dejar la estación, el tren ya había alcanzado los 100 km/h. Pero es que a los 90 segundos el tren ya circulaba a 350 km/h, más rápido que el shinkansen más veloz que existe ahora mismo en Japón, el E5 de la línea Tohoku. Pronto se llegó a los 500 km/h, sin que hubiera ninguna sensación perceptible de estar viajando a esta velocidad. En total, 25 minutos de trayecto, aunque todo hay que decirlo, bastante aburrido.

maglev L0 a 500 km/h

Tal y como cuenta JR Central en su museo a las afueras de Nagoya, este tren primero circula con ruedas hasta alcanzar cierta velocidad, momento a partir del cual las ruedas se ocultan y la levitación magnética pasa a ser el mecanismo de propulsión, que es cuando se pueden alcanzar los 500 km/h. Al decelerar para llegar a la estación de destino, las ruedas vuelven a bajar, como si fueran un tren de aterrizaje.

Los periodistas del periódico Asahi también se dedicaron a comprobar el nivel de ruido en el exterior de este nuevo tren, que se situó en 85 dB, que como ellos mismos cuentan, es un nivel de ruido inferior al que hay dentro de un establecimiento de pachinko. Pese a todo, JR Central tiene planes para reducir el ruido tanto dentro del tren como fuera, cubriendo parte del viaducto por el que circulará. Entre esto y la gran cantidad de túneles que tendrá esta línea, no es de extrañar que el viaje en este nuevo tren sea tan aburrido desde el punto de vista turístico.

Interior del maglev L0

Pero desde luego, no lo es desde el punto de vista de la experiencia. Y en JR Central lo saben bien, por eso van a hacer sesiones de prueba abiertas al público en noviembre y diciembre de este año, de 8 días de duración cada una. Pero como son muy listos, no van a ser gratis, sino que reservar dos plazas costará 4.320 yenes (unos 31 euros).

No es un precio exagerado y, conociendo la pasión que tienen los japoneses por los trenes, todo el mundo querrá dos de estas plazas. Pero conseguirlas no va a ser fácil, porque claro, son tan limitadas, que no pueden ponerlas a la venta sin más. Se va a hacer como ya hacen muchos grupos musicales japoneses para vender sus entradas para conciertos: tú te apuntas, en este caso hasta la medianoche del 30 de septiembre, y se hace un sorteo entre todos los apuntados. Si queréis más información, aunque está todo en japonés, os recomiendo la web de JR Central dedicada al maglev, con datos de los días y franjas horarias en las que tendrán lugar estas pruebas.

Vía y fotos: Asahi