Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Los maid cafe (メイドカフェ) o cafés de sirvientas son un tipo de restaurantes de cosplay que se han popularizado muchísimo en los últimos años.

Surgidos a comienzos de la década de 2000 con el desarrollo de Akihabara como barrio otaku por excelencia, en los maid cafes, las camareras son chicas de aspecto juvenil e inocente vestidas con llamativos trajes de doncellas o sirvientas del siglo pasado, con sus enaguas y delantales a juego llenos de volantes y lazos, cofia (u orejitas de gato) y medias hasta las rodillas.

maid cafe

Imagen de maidreamin

Muchas veces las podemos ver en la calle, repartiendo publicidad de su maid cafe e intentando conseguir clientes.

Maid en Akihabara

En un principio, los maid cafe surgieron para dar salida a las fantasías de los hombres otaku o fans del manga, el anime y los videojuegos, ya que la figura de la maid se popularizó bastante en esos medios. De hecho, de ahí surgió el término moe, que hace referencia a la atracción que generan los personajes jóvenes e inocentes de los manga y anime. Es por ello, que las chicas de los maid cafe son una representación de carne y hueso de ese moe, de ese fetichismo por esos personajes femeninos kawaii, inocentes y jóvenes.

maids en forma de anime

Imagen de zerochan

Así, al igual que sucede en los cafés de mayordomos, al entrar en un maid cafe las chicas siempre nos dan la bienvenida de vuelta a casa (okaerinasaimase!) y se refieren a los clientes como sus jefes o amos con los términos goshujinsama (ご主人様), para ellos, u ojōsama (お嬢様) para ellas.

Dentro de un maid cafe

Imagen de Xinhuanet

La carta de un maid cafe es parecida a la de cualquier café japonés. Tiene bebidas azucaradas, cafés y tés, cervezas y alcoholes, entrantes y algunos platos básicos como la omuraisu, hamburguesa de estilo japonés o platos de pasta y curry. Eso sí, la comida de los maid cafe suele ir decorada con algún dibujito kawaii, como un corazón, un conejito o algún otro dibujo que las chicas sepan hacer. Así, añaden ese toque inocentón a la velada. Además, a la hora de entregarte la comida o hacer el pedido, normalmente te hacen hacer con ellas algún movimiento con las manos, en plan corazoncitos y cosas así, que queda muy mono.

Opciones de comida en un maid cafe

Omuraisu y hamburguesa en Maidreamin

Dado que hay que mantener la ilusión de esa realidad alternativa, está prohibido tocar a las chicas, pedirles el teléfono o el email o cualquier dato de carácter personal y naturalmente seguirlas o acosarlas. Además, dado que si queremos hacernos una foto con una de las maid o jugar a algún juego específico con ellas hay que pagar un extra, está prohibido hacer fotografías dentro de los locales. Uno de los juegos más populares es el moe moe janken o piedra-papel-tijera con una maid, que podéis ver explicado aquí.

maids en un maid cafe

Imagen de meido-uni

Desde que surgieran en Akihabara a comienzos del siglo XXI, los maid cafe se han popularizado tanto que su éxito se ha extendido fuera de las fronteras de Japón. En Japón, maid cafe como los de la cadena maidreamin (en la que yo estuve) no ponen ningún tipo de problema al visitante extranjero (al contrario, estuvieron encantados de que una extranjera fuera allí), aunque la gran mayoría de maids no sepan hablar inglés, eso sí :)

Bailes y canciones en un maid cafe

El verano pasado fui por primera vez a un maid cafe y he de decir que la experiencia me marcó. Vale, quizá estoy siendo algo dramática, pero sí fue una experiencia… curiosa. Fui a última hora de la noche, momento en que las chicas hacen un pequeño espectáculo de música y baile y el maid cafe estaba lleno de chicos muy otakus y algo bebidos ya. De hecho, había un grupo de hombres cuarentones que no paraba de pedir bebidas para que la maid estuviera más tiempo en su mesa (se les veía el plumero… por eso funcionan estos establecimientos, supongo). Lo que más me llamó la atención es que durante la actuación, todos cantaban y bailaban la coreografía… ¡alucinante! Todos con sus penlights y todo. Vamos, bastante sorprendente.

Sinceramente, ser maid debe ser un trabajo muy cansado, de los que te queman y o lo haces porque realmente te encanta dar vida a ese “personaje” o no creo que puedas durar de maid mucho tiempo. Tanta sonrisa, tanto gesto kawaii, tanta ‘tontería’, por decirlo de alguna manera… eso tiene que cansar mucho si no lo disfrutas.

maids de un maid cafe

Imagen de weekly ascii

Además, y ya como último apunte, cuando estuve en el maid cafe me sentí completamente fuera de lugar (y no fue porque fuera mujer). No sé si conseguiré explicarlo con palabras, pero la idea básica es que si algunos otaku normalmente se sienten excluidos de la sociedad, en el maid cafe ellos eran los reyes del mambo y yo, como no otaku, la excluida. Y que conste que me lo pasé muy bien, las chicas eran muy simpáticas y todo fue como muy curiosón, pero se me quedó una sensación extraña, la sensación de que los maid cafes son los sitios donde los hombres que no terminan de sentirse dentro de la sociedad puedan relajarse y sentirse parte del grupo. Algo que me pareció un poco triste.

Promoción de maidreamin en Akihabara

Imagen de maidreamin

Los maid café suelen estar abiertos hasta las 22h o 23h. Muchos, como Maidreamin o Cafe @Home tienen grandes letreros luminosos y maids en la calle repartiendo flyers, por lo que es imposible no verlos.

09082013T8_2_Akiba-73

Os dejo con un vídeo de David Esteban o Flapy para los amigos, en el que podéis echar un vistazo a lo que ocurre cuando uno va a un maid cafe. Grabado a escondidas por el propio David, a ver qué os parece ;)

¿Habéis ido a un maid cafe? ¿Os gustaría ir? ¡Contadnos!

Imagen destacada de maidreamin