Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

No más muertes por exceso de trabajo. Eso es lo que parece que están pidiendo a gritos los japoneses que apoyan un proyecto de ley, actualmente en el Parlamento, que busca reducir el número de muertes relacionadas con el exceso de trabajo.

Hace unas semanas os hablábamos del karoshi, la muerte por exceso de trabajo, o el karoshisatsu, el suicidio relacionado también con el exceso de trabajo y el estrés laboral. Pues bien, más de cien asambleas prefecturales y municipales están instando al gobierno de Japón a aprobar un proyecto de ley contra el karoshi y a favor de la protección de la salud de los trabajadores, exigiendo al gobierno que condene las políticas empresariales que causan la muerte o el suicidio por estrés laboral y que adopte medidas para combatir el problema, así como que se determinen las responsabilidades, tanto de las autoridades como de los propios empresarios.

“La gente no debería estar muriéndose a causa de su trabajo”

Uno de los propulsores de este proyecto de ley, que probablemente sea aprobado puesto que cuenta con la aprobación de la coalición de gobierno y la oposición, es Kazuo Miura, un exmiembro de la Asamblea Municipal de Hamada (en la prefectura de Shimane) a quien le familia de un funcionario del municipio, que se había suicidado por una depresión relacionada con exceso de trabajo y acoso laboral, le pidió que les ayudara a solicitar un seguro de compensación. La compañía de seguros les denegó el dinero, afirmando que la muerte no estaba relacionada con estrés laboral, pero después de cuatro años luchando por la causa, consiguieron el reconocimiento y una indemnización. A partir de ahí, Miura se volcó en la lucha contra el karoshi y en este proyecto de ley.

En mi opinión, además de una ley que ejecute cambios en las estructuras sociales que causan el karoshi, hace falta primero una aceptación social del problema: las familias deben denunciar (ahora muchas veces no se hace, por desconocimiento o por vergüenza), las empresas deben asumir su responsabilidad (y no hacerse las locas como que la cosa no va con ellas), las compañías aseguradoras deben afrontar el problema y toda la sociedad debe trabajar en conjunto para cambiar las estructuras que llevan al karoshi, para que esta posible ley llegue  a buen puerto y en un futuro cercano en Japón deje de morir tanta gente por estrés laboral.

karoshi

Vía: ipcdigital