¡JAPÓN EN IMÁGENES, NUESTRO NUEVO LIBRO, YA A LA VENTA!
Únete a la Comunidad Japonismo
Feria Tori-no-Ichi
Feria Tori-no-Ichi

Tori no Ichi, el mercadillo de fin de año

Última actualización:

Cada noviembre se celebra en Japón la feria Tori-no-Ichi (酉の市) o «festival del gallo», un curioso mercadillo para ir haciendo ciertas compras de fin de año que es un auténtico festival que no debes perderte si visitas Japón en noviembre.

En este mercadillo se venden kumade que te aseguran prosperidad y buena fortuna para el año siguiente. Estos kumade son unos amuletos o engimono con forma de rastrillo que atraen la buena suerte.

Desde el periodo Edo, los japoneses compran a finales de año sus kumade en estos mercadillos Tori-no-Ichi. Así, gracias a este rastrillo, se aseguran de poder «rastrillar» la buena suerte en el año que entra. La tradición es especialmente fuerte en Tokio y en el resto de la región de Kanto, pero no tanto en el resto del país.

Puestos de rastrillos kumade, típicos del Tori-no-Ichi
Puestos de rastrillos kumade, típicos del Tori-no-Ichi

Fechas del Tori-no-Ichi

La feria se celebra todos los años en los «días del gallo» del mes de noviembre, siguiendo el antiguo calendario basado en el zodiaco chino llamado jikkan junishi. De hecho, tori significa «gallo» e ichi «mercado».

Las fechas exactas varían de año en año, pero dado que el día del gallo es cada 12 días, suele haber dos o tres días del gallo durante el mes de noviembre. De todas maneras, puedes consultar las fechas fácilmente en Google. En 2021, por ejemplo, los «días del gallo» fueron el 9 y 21 de noviembre, por lo que el mercadillo Tori-no-Ichi se celebró en esas fechas. En 2022, el mercadillo se celebrará tres veces: el 4, 16 y 28 de noviembre.

El festival comienza a medianoche del primer día del gallo y dura 24 horas consecutivas. Esto significa que los puestos están abiertos, iluminados y activos aunque vayas a las tres de la madrugada, por ejemplo… ¡es muy curioso!

Breve historia del Tori-no-Ichi

La historia del mercadillo Tori-no-Ichi se remonta al periodo Edo en el santuario Owashi. En esa época, era un festival de agradecimiento por las buenas cosechas, en el que los agricultores presentaban un gallo a la deidad guardiana del santuario como ofrenda y muestra de agradecimiento por las buenas cosechas.

La tradición ganó fuerza y alrededor de los santuarios empezaron a surgir puestos callejeros en los que comerciantes y agricultores vendían sus productos.

Así, la festividad se convirtió en uno de los mayores mercados de fin de año en Japón. Y un auténtico festival en el que los comerciantes y agricultores rezaban para la buena fortuna en el año que estaba a punto de entrar.

Los santuarios donde se realizan estos mercadillos a menudo reciben el nombre de Otori Jinja o de Owashi Jinja. Y curiosamente, en ambos casos se escribe con los mismos kanji o ideogramas,鷲神社.

Kumade: el rastrillo de la suerte

Con el tiempo, uno de los productos más solicitados en este mercadillo fueron justamente rastrillos de bambú, para conseguir buena suerte. Estos rastrillos se decoraban con todo tipo de imágenes para la buena fortuna y la prosperidad.

Hoy, la estrella del mercadillo es el kumade, el rastrillo con el que «rastrillar» la fortuna y la prosperidad para tu negocio u hogar. En su origen, los kumade tan sólo estaban decorados con una espiga de arroz, símbolo de prosperidad.

No obstante, con el tiempo, fueron incorporando más y más decoraciones que simbolizaban la fortuna, la longevidad y la prosperidad, como grullas, tortugas, besugos, etc. Pero también incluyen la máscara de Okame, monedas ovaladas grandes, bambú, fardos de arroz y más.

En la actualidad puedes encontrar kumade de todos los tamaños y estilos, con muchísimas opciones de decoración. Ideal para todos los presupuestos.

Rastrillos kumade del Tori-no-Ichi

Mercadillo Tori-no-Ichi de Asakusa

Uno de los mercadillos Tori-no-Ichi más populares de Japón es el que se celebra en la zona del templo Chokokuji y el santuario Otori, al norte del barrio de Asakusa. En este mercadillo encontrarás más de cien puestos callejeros especializados en todo tipo de kumade.

El ambiente es muy especial, ya que los vendedores no paran de llamar la atención a posibles compradores y agradecerles su presencia, entre miles de rastrillos de la suerte. Pero además, lo curioso de este mercadillo es que aquí está bien visto, y hasta se espera, que negocies el precio del kumade. Y eso es algo totalmente único y excepcional, pues en Japón no se estila el regateo.

Aunque en realidad sólo es un juego, porque una vez has regateado el precio de tu kumade, lo habitual es pagar el precio original, no el nuevo precio acordado. Es por ello que hay gente que directamente da el dinero exacto, otros no aceptan el cambio de vuelta, etc. De esta forma, se paga el precio establecido originalmente y no el precio regateado, convirtiendo el regateo en un simple juego.

Al hacerlo así, los vendedores te aplaudirán y con tu nuevo rastrillo podrás ir por el mercadillo «rastrillando» la buena fortuna.

Cómo llegar al Tori-no-Ichi de Asakusa

El santuario Otori y el templo Chokokuji, donde se celebra el Tori-no-Ichi de Asakusa, están a unos veinte minutos andando de la estación de metro de Asakusa.

Si prefieres andar menos, la mejor opción es tomar la línea de metro Hibiya hasta la estación de Iriya o la estación de Minowa. Ambas están a unos diez minutos andando de la zona del mercadillo.

De todas maneras, tienes más información en la página web de la feria Tori-No-Ichi de Asakusa.

Paseo por el antiguo barrio de placer de Yoshiwara

Muy cerca de la zona de acción del festival se encuentra el antiguo barrio de placer de Yoshiwara. Tenemos un paseo muy interesante por la zona, que te permitirá descubrir muchos recuerdos de antaño, ¡no te lo pierdas!

Otros mercadillos Tori-no-Ichi en Tokio

Aunque el de Asakusa es el más popular, a continuación tienes otros mercadillos Tori-no-Ichi en otros barrios populares de Tokio.

Como estos mercadillos se realizan en ciertos santuarios, te recomendamos precisamente estos santuarios:

  • Santuario Hanazono. Situado en la zona de Golden Gai, en peno barrio de Shinjuku. Otros mercadillos de la zona son el del santuario Naruko Tenjin (en Nishi-Shinjuku) y el del santuario Yotsuya (en Yotsuya).
  • Santuario Tomioka Hachimangu. Situado en el barrio de Monzen-Nakacho, un shitamachi con encanto al este de Tokio.
  • Santuario Namiyoke Inari. Está situado en un extremo de Tsukiji, donde se encontraba el antiguo mercado mayorista de Tokio.
  • Santuario Matsuhima. Interesante santuario situado en Ningyocho, el «barrio de las muñecas». Puedes hacer nuestro paseo por este interesante barrio, que te permite ver un «Tokio diferente».
  • Santuario Kitano. Situado en el barrio de Sugamo, el llamado «Harajuku de las abuelas».
  • Santuario Miyamasu Mitake. En pleno barrio de Shibuya, uno de los centros neurálgicos de Tokio.
  • Santuario Muisashino Hachimangu. Situado en Kichijoji, uno de los barrios de moda al oeste de Tokio. Relativamente cerca, en el distrito de Suginami, también tienes los mercadillos Tori-no-ichi del santuario Amanuma Hachiman, el santuario Shusse Owashi y el santuario Owashi.
  • Santuario Nerima y santuario Owashi. Ambos situados en Nerima, cuna del anime, la animación japonesa.
  • Santuario Ohara Inari. Situado en Setagaya, un distrito con muchos rincones para descubrir y hasta una línea de tranvía.
  • Santuario Otori. Situado en Meguro, muy cerca del río. Si no puedes visitarlo en la fecha del mercadillo, hazlo en primavera porque la zona está llena de cerezos en flor.
  • Santuario Ebara. Situado en Shinagawa, un barrio de grandes contrastes.
  • Santuario Juban Inari. Situado en la zona de Azabu-Juban, cerca del barrio de Roppongi.

Recuerda que si no puedes ir en el primer día del gallo, siempre hay al menos otro (y a veces hasta un tercero) durante el mes de noviembre. Tenlo en cuenta a la hora de planificar tu itinerario.

¡Disfruta del festival Tori no Ichi!

¿Cómo empezar a planificar un viaje a Japón? Sigue estos pasos:

  1. Compra vuelos
  2. Reserva alojamiento
  3. Compra el JR Pass
  4. Consigue un seguro de viaje
  5. Lleva internet: Pocket Wifi o SIM
  6. Planifica tu itinerario
  7. Decide qué intereses quieres cubrir en tu viaje
  8. Añade actividades y guías a tu viaje
  9. ¡Disfruta!