¡YA A LA VENTA NUESTRO LIBRO, CÓMPRALO YA!
Únete a la Comunidad Japonismo
Museo al aire libre de Hakone
Museo al aire libre de Hakone

Guía para visitar el Museo al aire libre de Hakone

Última actualización:

El Museo al aire libre de Hakone (箱根彫刻の森美術館, Hakone Chokoku No Mori Bijutsukan) es un precioso museo situado cerca de Gora, en plena naturaleza de Hakone (si quieres saber cómo visitar Hakone, lee nuestra guía detallada). El museo se inauguró en 1966 y tiene más de 70.000 metros cuadrados. En él se exponen unas 120 obras de arte de los siglos XIX y XX, tanto de artistas japoneses como internacionales.

La intención del museo fue siempre la de crear un espacio donde la naturaleza y el arte pudieran dialogar, por lo que el entorno es un perfecto telón de fondo para las obras. El museo destaca por sus obras en el exterior y sus exposiciones en interior, una bonita colección de obras de Picasso, así como colecciones centradas en Moore y Rosso.

Museo al aire libre de Hakone
Museo al aire libre de Hakone

Un paseo por el Museo al aire libre de Hakone

El museo dispone de varias exposiciones permanentes, tanto interiores como exteriores, así como exposiciones temporales de todo tipo de artistas y hasta varias instalaciones para niños. Es una visita muy recomendada que seguro que te encantará tanto como a nosotros.

En el museo hay unas 100 obras de auténticos maestros del arte contemporáneo y moderno, entre los que destacan obras de Rodin, Bourdelle, Miró y Moore repartidas por todo el complejo exterior. De hecho, el museo tiene una de las mayores colecciones de obras del escultor inglés Henry Moore. Se trata de una exposición de 26 piezas que va cambiando, que van desde su periodo de madurez artística hasta sus últimos años. Además. también tiene una gran colección en torno a la obra de Medardo Rosso, quien trajo las técnicas de los impresionistas a la escultura. El museo exhibe 12 de las obras maestras de Rosso, conocidas sobre todo por su manipulación artística de la luz, el aire y el color.

Además, en las exposiciones interiores podemos encontrar grandes obras de maestros como Brancusi y Giacometti, aunque la más destacada es la colección de más de 300 obras de Pablo Picasso. La colección se centra alrededor de un grupo de 188 obras de cerámica que se adquirieron de la hija de Picasso, Maya Picasso, y contiene obras que emplean una gran variedad de técnicas, incluyendo pintura, escultura, tapiz, vidriera gemmail y objetos dorados y plateados.

Esculturas exteriores en el Museo al aire libre de Hakone
Esculturas exteriores en el Museo al aire libre de Hakone

Después de pasar por taquilla, bajaremos por unas escaleras mecánicas hasta llegar a la plaza de entrada. Pero ya antes de entrar al museo podemos ver varias obras. Desde Resonancia de vida de Susumu Shingu (1999) en la plaza central de la entrada a Chimera con Ali de Marcello Mascherini (1963) en el pasillo de entrada tras las escaleras mecánicas de bajada.

Escaleras mecánicas al entrar en el museo
Escaleras mecánicas al entrar en el museo
Resonancia de vida de Susumu Shingu
«Resonancia de vida» de Susumu Shingu
Chimera con Ali de Marcello Mascherini
«Chimera con Ali» de Marcello Mascherini

Una vez pasamos las escaleras mecánicas, nos encontramos con la galería principal a nuestra derecha y el salón de arte Manzù a la izquierda. Ambas galerías están rodeadas de esculturas al aire libre. Miremos donde miremos el museo es una verdadera maravilla.

Una de las primeras que veremos es L’Homme Végétal de Taro Okamoto (1971), autor también de la famosa Torre del Sol, símbolo del parque Banpaku Kinen Koen de Osaka. Esta obra es un ejemplo perfecto de su filosofía, «el arte es una explosión», porque la escultura parece estallar con gran energía, dinamismo y libertad.

L'Homme Végetal de Taro Okamoto frente a la galería Manzù
L’Homme Végetal de Taro Okamoto frente a la galería Manzù

Junto a ella, podemos ver dos esculturas de bronce más: Il Guerriero de Marino Marini (1959) y Grande Striptease de Giacomo Manzù (1966).

"Il Guerriero" de Marino Marini
«Il Guerriero» de Marino Marini
"Grande Striptease" de Giacomo Manzù
«Grande Striptease» de Giacomo Manzù

Al lado podemos ver Grand Héraklès Archer (Héracles arquero) de Émile-Antoine Bourdelle (1909), una preciosa escultura de bronce que muestra el momento en el que el héroe Heracles de la mitología griega está a punto de matar a un grupo de extraños pájaros.

De nuevo, esta pieza es un ejemplo perfecto de cómo Bourdelle, quien trabajó en el estudio de Rodin durante 15 años, se inspiró en la mitología para dar forma a sus esculturas.

Grand Héraklès Archer de Émile Antoine Bourdelle
Grand Héraklès Archer de Émile Antoine Bourdelle

Por su colocación, casi parece que Heracles está lanzando su arco contra otro héroe griego, Belerofonte, quien aparece en otra obra junto a Pegaso. Es una imagen fantástica.

Hakone-excursion-Tokio-601
Heracles «disparando» a Belerofonte y Pegaso

Otra obra preciosa, situada justo enfrente, es Action Enchaînée de Aristide Maillol (1906), una estatua de bronce creada en honor a Louis Auguste Blanqui, socialista encarcelado durante muchos años. En la obra, un cuerpo evidentemente femenino aparece con las manos atadas en la espalda y una cara masculina.

Maillol era pintor antes de pasarse al mundo de la escultura cuando tenía 40 años. Y de su estilo destacan las figuras femeninas sin grandes protuberancias sino con formas redondeadas.

"Action Enchaînée" de Aristide Maillol
«Action Enchaînée» de Aristide Maillol
"Action Enchaînée" de Aristide Maillol
«Action Enchaînée» de Aristide Maillol

En plena plaza, destaca la obra del artista sueco Carl Milles titulada Hombre y Pegaso (1949), una escultura de bronce que muestra otra escena de la mitología griega: el héroe griego Belerofonte yendo a matar al monstruo Quimera sobre su Pegaso. La escultura sorprende porque hombre y Pegaso parecen volar sobre el cielo de Hakone, casi desafiando las leyes de la gravedad, una auténtica belleza.

Obras de la plaza central de la entrada
Obras de la plaza central de la entrada
"Hombre y Pegaso" de Carl Milles
«Hombre y Pegaso» de Carl Milles

A su lado, podemos ver dos fantásticas obras de Takao Tsuchida: a la derecha Sonido del viento (1943) y a la izquierda Sorpresa con una mirada-V (1990).

"Sonido del viento" de Takao Tsuchida
«Sonido del viento» de Takao Tsuchida
"Sorpresa con la mirada-V" de Takao Tsuchida
«Sorpresa con una mirada-V» de Takao Tsuchida

En un extremo de la plaza encontramos La Pleureuse de François-Xavier y Claude Lalanne (1986), una escultura preciosa de una «plañidera» hecha con una enorme roca de caliza trani italiana. Representa la cara de una mujer tumbada sobre una fuente. Su pelo está formado por hojas y de sus ojos caen lágrimas que nutren la fuente.

Si encima vais en primavera, cuando florecen los cerezos que hay plantados tras la escultura, la obra adquiere un aspecto totalmente diferente y espectacular.

"La Pleureuse" de François-Xavier y Claude Lalanne
«La Pleureuse» de François-Xavier y Claude Lalanne

Al lado se encuentra Tres figuras de la escultora venezolana nacida en Francia Marisol (Marisol Escobar, 1968) y en el otro extremo, My Sky Hole de Bukichi Inoue, una de las múltiples esculturas de Inoue que encontramos en el museo.

"Tres figuras" de Marisol
«Tres figuras» de Marisol

Los «agujeros al cielo» de Inoue son muy famosos y hay varios repartidos por todo el mundo. Y siempre tienen el mismo objetivo: permitir al visitante ver el mundo desde otra perspectiva.

En esta instalación, el visitante entra por un pequeña puerta a una caja negra y baja las escaleras subterráneas. La puerta es tan pequeña que, personas de una estatura media tendrán que agacharse para entrar. Allí, bajo tierra, encontramos una pequeña ventanilla en plena oscuridad, que no sólo da un poco de luz a la caja negra, sino que también permite nos permite mirar al exterior. El interior puede llegar a ser algo claustrofóbico, eso sí.

"Mi agujero del cielo" de Bukichi Inoue
«Mi agujero del cielo» de Bukichi Inoue
Interior de "Mi agujero del cielo" de Bukichi Inoue
Interior de «Mi agujero del cielo» de Bukichi Inoue

Desde aquí, sale un camino con otras cuatro estatuas de Emile-Antoine Bourdelle, una al lado de la otra: Grande Statue de la Force, Grande Statue de la Victorie, Grande Statue de la Liberté y Grande Statue de la l’Éloquence.

Al igual que sucede con Heracles arquero, estas esculturas demuestran por qué Bourdelle fue uno de los exponentes más destacados de la Belle Époque. Y muestran sin lugar a dudas hasta qué punto le influyó trabajar, primero como ayudante y después como aprendiz, en el taller de Auguste Rodin.

Las cuatro estatuas de Emile-Antoine Bourdelle
Las cuatro estatuas de Emile-Antoine Bourdelle
Grande Statue de la Force y Grande Statue de la Victorie
Grande Statue de la Force y Grande Statue de la Victorie
Grande Statue de la Liberté
Grande Statue de la Liberté
Grande Statue de la I Éloquence
Grande Statue de la l’Éloquence

Al lado, podemos ver la obra Pole de Minami Tada (1979), una preciosa escultura de acero inoxidable que marca la división de caminos. A la derecha hay un camino que baja y que está repleto de esculturas (lo veremos un poco después); a la izquierda, otro camino que baja hasta una de las instalaciones infantiles del museo.

Hakone-excursion-Tokio-634

Así pues, si tomamos el camino de la izquierda, bajaremos hasta una de las instalaciones para niños del Museo al aire libre de Hakone: Estructura de diamante de espacio curvo de Peter Pearce (1978). Se trata de una escultura de juego de escalada para niños, una construcción modular que representa un cristal de diamante ampliado 8 mil millones de veces.

Se trata de una instalación sólo apta para niños, quienes pueden entrar y explorar los distintos caminos del interior de la estructura. Alrededor hay varios bancos y hasta una máquina de bebidas, para que los padres y acompañantes de los niños puedan sentarse y esperar con calma. Y por experiencia propia os diremos que al ver a los niños disfrutar dentro de la estructura, querremos volver a la infancia para poder entrar.

"Estructura de diamante de espacio curvo" de Peter Pearce
«Estructura de diamante de espacio curvo» de Peter Pearce
"Estructura de diamante de espacio curvo" de Peter Pearce
«Estructura de diamante de espacio curvo» de Peter Pearce
"Estructura de diamante de espacio curvo" de Peter Pearce
El pequeño de la casa en «Estructura de diamante de espacio curvo» de Peter Pearce

En la pared cercana encontramos otra escultura llamada Hakone de la escultora argentina Alicia Penalba (1969).

"Hakone" de Alicia Penalba
«Hakone» de Alicia Penalba

De nuevo en el camino principal, podemos ver la preciosa escultura Unidos del pintor y escultor español Santiago de Santiago Hernández (1986).

"Unidos" de Santiago de Santiago Hernández
«Unidos» de Santiago de Santiago Hernández
"Unidos" de Santiago de Santiago Hernández
«Unidos» de Santiago de Santiago Hernández

Enfrente se encuentra la obra Gran Mano del escultor alemán Rainer Kriester (1973) y Mujer de la escultora japonesa Kyoko Asakura.

"Big Hand" de Rainer Kriester
«Big Hand» de Rainer Kriester
"Mujer" de Kyoko Asakura
«Mujer» de Kyoko Asakura

Al lado, tres esculturas de bronce, una al lado de la otra, de tres escultores japoneses: Niña con gallo de Shin Hongo, Manteau de Churyo Sato y La Mer de Hiroatsu Takata. Y enfrente, la preciosa escultura Grupo frente del mar del artista mexicano Francisco Zúñiga (1983).

"Niña con gallo" de Shin Hongo
«Niña con gallo» de Shin Hongo
"Manteau" de Churyo Sato
«Manteau» de Churyo Sato
"La Mer" de Hiroatsu Takata
«La Mer» de Hiroatsu Takata
"Grupo en frente del mar" de Francisco Zuiga
«Grupo en frente del mar» de Francisco Zúñiga

Al final del camino, veremos otras dos esculturas. La primera, de bronce, es Nieto del general del japonés Seibo Kitamura (1918); y enfrente Femme au Repos del cubano Agustín Cárdenas (1979).

"Nieto del general" de Seibo Kitamura
«Nieto del general» de Seibo Kitamura
"Femme au Repos" de Agustín Cárdenas
«Femme au Repos» de Agustín Cárdenas

El camino llega hasta otro de los «agujeros» de Bukichi Inoue, otro fantástico My Sky Hole (1979). En este caso se trata de una enorme esfera soportada por cuatro columnas de cemento. La idea es ir viéndote reflejado y acompañado del entorno, que también se refleja en la gran esfera.

"My Sky Hole" de Bukichi Inoue
«My Sky Hole» de Bukichi Inoue
"My Sky Hole" de Bukichi Inoue
«My Sky Hole» de Bukichi Inoue

Desde aquí el camino se divide en tres rutas. A la izquierda, bajamos unas escaleras que nos llevan al estanque. De camino veremos varias esculturas interesantes como Weisse Maskierter Kopfl (Cabeza enmascarada blanca) del alemán Rainer Kriester, Alba del japonés Yuki Shintani o Beatrice del italiano Francesco Messina.

Camino de bajada al estanque
Camino de bajada al estanque
"Weisse Maskierter Kopfl" (Cabeza enmascarada blanca) de Rainer Kriester
«Weisse Maskierter Kopfl» (Cabeza enmascarada blanca) de Rainer Kriester
"Alba" de Yuki Shintani
«Alba» de Yuki Shintani
"Beatrice" de Francesco Messina
«Beatrice» de Francesco Messina

Desde allí, bajamos al estanque, en el centro del cual podemos ver la preciosa Escultura flotante 3 de la artista húngaro-francesa Marta Pan (1969), una escultura de resina de poliéster de color bermellón que forma parte de una serie de obras que la artista realizó en la década de 1960 y que actualmente están repartidas por museos por todo el mundo.

Según nuestra posición o cambios en el viento y la luz, la escultura cambia de forma y parece moverse como si fuera una carpa más del estanque.

"Escultura flotante 3" de Marta Pan
«Escultura flotante 3» de Marta Pan
"Escultura flotante 3" de Marta Pan
«Escultura flotante 3» de Marta Pan

En la margen izquierda del estanque, vemos unas cuantas esculturas más. La primera es Mendigo religioso de Torao Yazaki, Sunglitter de Carl Milles o La Kannon de once caras de Myoman Mokujiki.

"Mendigo religioso" de Torao Yazaki
«Mendigo religioso» de Torao Yazaki
"Sunglitter" de Carl Milles
«Sunglitter» de Carl Milles
"La Kannon de once caras" de Myoman Mokujiki
«La Kannon de once caras» de Myoman Mokujiki

En los recovecos de vegetación del estanque vemos dos esculturas de piedra más tradicionales: Komainu de Takanari Nagano y Sacerdote Saigyo de Sotojiro Matsumura.

"Komainu" de Takanari Nagano
«Komainu» de Takanari Nagano

Hakone-excursion-Tokio-691

En este punto, volvemos más o menos al origen y tomamos el camino central, donde veremos la escultura de bronce Eva del italiano Francesco Messina (1949) o Escultura de Pabellón de Max Bill (1969).

Eva es una representación de la «mujer ideal», inalcanzable en la vida real y que sólo Messina es capaz de capturar, un escultor italiano de comienzos del siglo XX. Por otra parte, Escultura de Pabellón es una obra en granito blanco de Max Bill, uno de los últimos artistas de la Bauhaus con un estilo extremadamente matemático.

"Eva" de Francesco Messina
«Eva» de Francesco Messina
"Escultura de Pabellón" de Max Bill
«Escultura de Pabellón» de Max Bill

Cerca se encuentra también la espectacular pieza Ruptura de Atsushi Imoto, una mezcla de cabezas, torsos, extremidades, cráneos y escombros.

Hakone-excursion-Tokio-694
Ruptura de Atsushi Imoto

Al final del camino, podemos ver Joven mujer de Churyo Sato y (¡Hey!) de Shin Yamamoto, situadas justo enfrente de otra de las instalaciones artísticas para niños: el laberinto Jardín de estrellas al lado del Forest Studio. Jardín de estrellas es un enorme laberinto con forma de múltiples estrellas. De lejos tan sólo parece una parte del jardín, pero al acercarnos veremos los caminos para explorar el laberinto, que está abierto para niños y mayores. Desafortunadamente, cuando nosotros visitamos el museo el laberinto estaba cerrado y no se podía acceder.

Alrededor del laberinto hay varias esculturas de Yoshitatsu Yanagihara, escultor japonés de mediados de siglo XX. Su obra se centra en el «espíritu de investigación humanista sobre la esencia de la naturaleza y la vida», por lo que encaja perfectamente en el museo.

"Joven mujer" de Churyo Sato enfrente del laberinto
«Joven mujer» de Churyo Sato enfrente del laberinto
"(¡Hey!)" de Shin Yamamoto
«(¡Hey!)» de Shin Yamamoto

Desde aquí podemos bajar a otra de las instalaciones infantiles: Woods of Net. De camino, veremos Personnage del español Joan Miró, una de las figuras más conocidas del surrealismo. Con esta escultura, Miró exploró la idea de usar la poesía para inspirarse. Es por ello que las formas y colores de la escultura crean, según el propio Miró, un auténtico poema.

Detrás de Miró podemos ver la instalación infantil Woods of Net creada por el estudio de arquitectura Tezuka. Se trata de una estructura de madera que no usa clavos ni ningún otro tipo de metal para juntar las distintas maderas, sino que se basa en las técnicas tradicionales japonesas para las juntas.

"Woods of Net" tras "Personnage" de Joan Miró
«Woods of Net» tras «Personnage» de Joan Miró
"Woods of Net" de Toshiko Horiuchi MacAdam
«Woods of Net» de Toshiko Horiuchi MacAdam
"Woods of Net" de Toshiko Horiuchi MacAdam
«Woods of Net» de Toshiko Horiuchi MacAdam

La estructura fue creada específicamente para cobijar la obra del artista canadiense Toshoiko Horiuchi MacAdam titulada Knitted Wonder Space 2, una increíble red tejida de distintos colores y formas, un mundo de formas curvadas y onduladas y mil colores distintos, que hará las delicias de los más pequeños. Se supone que la estructura simboliza el vientre materno.

MacAdam era un artista de tejidos, así que fue él mismo quien tejió todas las redes interiores del pabellón con sus manos. La idea es que los niños suban, bajen, se columpien y jueguen con los tejidos interiores, mientras que el exterior de madera encajará perfectamente con la naturaleza que lo rodea, protegiendo la obra de las inclemencias del tiempo.

Para su elaboración, MacAdam usó más de 650 kg de nylon trenzado que tardó unos tres meses en teñir y más de un año en tejer. Ésta es otra de esas ocasiones en el museo en el que desearemos ser niños. Porque ver a los más pequeños subir por las redes y reír da mucha envidia, todo hay que decirlo.

Interior de "Woods of Net"
Interior de «Woods of Net»
Columpios tejidos de "Woods of Net"
Columpios tejidos del interior de «Woods of Net»
Eric escalando en "Woods of Net"
Eric escalando en el interior del «Woods of Net»

Desde aquí, seguimos el camino en dirección al Pabellón Picasso. De camino, podemos ver la escultura Van Gogh à Travers Champs de Ossip Zadkine, cuya inspiración es justamente una pintura de Van Gogh. Al encontrarse en el exterior, es un precioso tributo al pintor neerlandés.

Y justo en la entrada del Pabellón Picasso nos encontramos con la preciosa escultura Le Grand Prophete de Pablo Gargallo, una figura de estilo cubista que representa un orador gritando con el brazo levantado mientras amenazante sujeta un bastón.

"Van Gogh à Travers Champs" de Ossip Zadkine
«Van Gogh à Travers Champs» de Ossip Zadkine
"Le Grand Prophete Prophete" de Pablo Gargallo
«Le Grand Prophete» de Pablo Gargallo

En el interior del Pabellón Picasso, inaugurado en 1984, se exponen en rotación más de 319 pinturas, fotografías, dibujos y cerámicas donadas por la hija del artista español. Gracias a esta colección podemos descubrir un poco más sobre la vida del artista y no sólo de su obra. A partir de la exposición podemos conocer más acerca de su interés por emplear una gran variedad de técnicas para transformar la imagen y conseguir formas nuevas. Lamentablemente, no podemos enseñar ninguna imagen del interior porque es el único punto del museo donde no está permitido hacer fotos.

Pabellón Picasso
Pabellón Picasso

Al salir del pabellón, llama la atención por su tamaño y colores la escultura La Fleur qui Marche de Fernand Lèger. Y en el camino de subida, tres esculturas de Emilio Greco: Grande Figura Accoccolata N. 4, N. 6 y N. 2.

"La Fleur qui Marche" de Fernand Lèger
«La Fleur qui Marche» de Fernand Lèger
Esculturas de Emilio Greco
Esculturas de Emilio Greco
Esculturas de Emilio Greco
Esculturas de Emilio Greco
Esculturas de Emilio Greco
Esculturas de Emilio Greco

Desde aquí, tomamos el camino a la zona de cafetería y galería y de camino veremos Sphère-Trames del artista francés François Morellet. Morellet destacó por su pasión por la abstracción y adoptó un lenguaje de formas geométricas simples con líneas, cuadrados y triángulos reunidos en composiciones bidimensionales.

"Sphère-Trames" de François Morellet
«Sphère-Trames» de François Morellet
"Sphère-Trames" de François Morellet
«Sphère-Trames» de François Morellet

Seguidamente veremos Two Seated Figures II del escultor inglés Lynn Chadwick (1973). Es un ejemplo perfecto de su obra más madura, que destaca por su estilo abstracto de formas geométricas y formas humanas abstractas.

"Two Seated Figures II" de Lynn Chadwick
«Two Seated Figures II» de Lynn Chadwick

Aquí llegamos a una de las instalaciones artísticas más instagrameadas e instagrameables de todo el museo: Escultura sinfónica de Gabriel Loire, artista francés especializado en vidrieras. Se trata de una torre de acero de forma circular, de 18 metros de alto y 8 metros de diámetro recubierta de preciosas vidrieras de vivos colores de unos 3 cm de grosor.

Lo mejor es que no sólo podemos entrar en la torre para ver las vidrieras brillar tras la luz del sol desde el interior, sino que también podemos subir por una escalera de caracol hasta la cima, donde hay un mirador. Las vistas desde allí son preciosas, no sólo de la naturaleza de Hakone y del parque nacional Fuji-Hakone-Izu sino del resto del museo. Y si vais en primavera, disfrutaréis mucho más de la belleza de los cerezos en flor; y en otoño, del cambio de color de las hojas.

Exterior de "Escultura sinfónica" de Gabriel Loire
Exterior de «Escultura sinfónica» de Gabriel Loire
Interior de "Escultura sinfónica" de Gabriel Loire
Interior de «Escultura sinfónica» de Gabriel Loire
Interior de "Escultura sinfónica" de Gabriel Loire
Interior de «Escultura sinfónica» de Gabriel Loire
Vistas desde la cima de "Escultura sinfónica" de Gabriel Loire
Vistas desde la cima de «Escultura sinfónica» de Gabriel Loire
Vistas desde la cima de "Escultura sinfónica" de Gabriel Loire
Vistas desde la cima de «Escultura sinfónica» de Gabriel Loire

Alrededor de la torre encontramos varia esculturas: Windsong V de Robert Mangold, Pepin Geant de Jean Arp, The Lookout Tower de Jim Dine y Footmarks (530-551 Metres above Sea Level) de Akiko Arita.

"Windsong V" de Robert Mangold
«Windsong V» de Robert Mangold
"Pepin Geant" de Jean Arp
«Pepin Geant» de Jean Arp
"The Lookout Tower" de Jim Dine
«The Lookout Tower» de Jim Dine

Al lado de la cafetería y la galería, está el baño de pies. Aquí podemos descansar y relajar nuestros pies en agua termal natural de la zona. El suelo del baño de pies tiene piedras que nos darán un poco de masaje si caminamos por ellas… ¡un gustito! Eso sí, acordaos de traer una toallita para secaros los pies tras el baño.

Baño termal de pies
Baño termal de pies

«La escultura es un arte para el aire libre», decía Moore, quien creía firmemente que sus esculturas tenían que mostrarse en el exterior. Quizá por ello, el Museo al aire libre de Hakone tiene una de las mayores colecciones de esculturas de Henry Moore de todo el mundo, con unas 26 obras que van desde su periodo máximo de madurez hasta sus últimos años.

Y en este punto, en el camino que sale de la zona del baño de pies y la torre de vidrieras, es donde se encuentran varias de las esculturas de Moore.

Esculturas de Henry Moore
Esculturas de Henry Moore
"Reclining Figure" de Henry Moore
«Reclining Figure» de Henry Moore
En primer plano, "Reclining Figures" y detrás "Two Piece Reclining Figure: Cut" de Henry Moore
En primer plano, «Reclining Figures» y detrás «Two Piece Reclining Figure: Cut» de Henry Moore
"Large Spindle Piece" de Henry Moore
«Large Spindle Piece» de Henry Moore

De todas ellas, una que destaca es Family Group porque Moore rara vez esculpía figuras masculinas. Sin embargo, cuando nació su hija Mary el artista se encontraba trabajando en esta pieza y ello se refleja claramente en la obra, llena de amor familiar.

"Family Group" de Henry Moore
«Family Group» de Henry Moore

Muy cerca, se encuentra otra obra preciosa de Moore, Mother and Child Block Seat y la obra Two Figures de la escultora inglesa Barbara Hepworth. Ésta última es un tema recurrente de Hepworth: dos figuras en conjunción armónica, no sólo entre ellas, sino con lo que las rodea.

"Mother and Child Block Seat" de Henry Moore
«Mother and Child Block Seat» de Henry Moore
"Mother and Child Block Seat" de Henry Moore (der) y "Two Figures" de Barbara Hepworth (izq)
«Mother and Child Block Seat» de Henry Moore (der) y «Two Figures» de Barbara Hepworth (izq)

A continuación, veremos la llamativa escultura Miss Black Power de Niki de Saint Phalle y el mosaico El mundo de los sonidos de Genichiro Inokuma.

Miss Black Power es una escultura de resina de poliéster con capa de poliuretano que ejemplifica perfectamente el estilo melancólico y agresivo de Saint Phalle. Esta Miss Black Power lleva un vestido de colores y parece sonriente, aunque el tamaño de la cara es mucho más pequeño que el resto del cuerpo. Es, sin duda, una oda a las mujeres y al papel de la mujer en la sociedad.

El mundo de los sonidos es un mosaico de Genichiro Inokuma, quien estudió junto a Henri Matisse durante dos años y no sólo creó pinturas, sino también murales, mosaicos y hasta piezas con vidrieras.

"Miss Black Power" de Niki de Saint Phalle
«Miss Black Power» de Niki de Saint Phalle
"The World of the Sounds" de Genichiro Inokuma
«The World of the Sounds» de Genichiro Inokuma

En este punto del camino también es interesante ver La Chapelle de Saint-Vigor-de-Mieux versión Hakone de Kyoji Takubo. La capilla en la pequeña villa normanda de Saint Vigor de Mieux era una capilla en ruinas del siglo XVI. No obstante, cuando Takubo se trasladó a Francia junto a su familia, decidió transformar el antiguo edificio en una obra de arte.

Takubo comenzó a trabajar en el proyecto en 1989 y terminó en 1999. Actualmente la capilla es conocida cariñosamente como La Chapelle des Pommiers (la capilla de los manzanos) por las pinturas de frutas y manzanas en sus paredes.

La versión de Hakone podría considerarse una «versión hermana» de la capilla de Normandía. Representa una imagen a tamaño real de la capilla y usa los mismos materiales que la capilla real.

"La Chapelle de Saint-Vigor-de-Mieux versión Hakone" de Kyoji Takubo
«La Chapelle de Saint-Vigor-de-Mieux versión Hakone» de Kyoji Takubo

En este punto el camino se divide en dos: a la derecha, volvemos hacia la zona del café y galería; mientras que a la izquierda podemos ver La mano de Dios de Carl Milles (1954) y The Boxing Ones de Barry Flanagan y a lo lejos, Michinoku de Kotaro Takamura (1985).

La mano de dios es una de las últimas obras de Carl Milles. Se trata de una enorme mano que balancea un humano con el pulgar. El humano que mira a lo lejos, hacia el infinito.

"La mano de Dios" de Carl Milles
«La mano de Dios» de Carl Milles

The Boxing Ones es una divertida escultura de bronce de Barry Flanagan en la que aparecen dos liebres jugando o luchando encima de una cruz. Las liebres tienen cuerpos flexibles y las orejas levantadas, pero se mantienen a dos patas como si fueran humanas.

"The Boxing Ones" de Barry Flanagan y "Michinoku" de Kotaro Takamura en segundo plano
«The Boxing Ones» de Barry Flanagan y «Michinoku» de Kotaro Takamura en segundo plano

Y en este punto llegamos a la «Plaza de los huevos fritos», como la llamamos nosotros, donde hay dos bancos con forma de huevo frito, llamados Sunny-Side Up del equipo de arquitectura Klein Dytham. En un extremo podemos ver la escultura La Victorie de Villetaneuse de César Baldaccini y al otro Both Arms de Kenneth Armitage (1969-1970).

Both arms es una escultura de bronce que Armitage esculpió tras dos años en Berlín. Con ella, el autor quería criticar la división de las dos Alemanias con esos brazos llenos de vida y de influencia egipcia.

"La Victorie de Villetaneuse" de César Baldaccini
«La Victorie de Villetaneuse» de César Baldaccini
Si te quitas los zapatos, puedes subir al huevo frito
Si te quitas los zapatos, puedes subir al huevo frito
"Both Arms" de Kenneth Armitage.
«Both Arms» de Kenneth Armitage

A su lado, se encuentra la escultura Footmarks de Akiko Arita. Se trata de un muro, con algunas huellas, que cruza y se expande por la explanada central.

Hakone-excursion-Tokio-790

Muy cerca se encuentra Grande Racconto de Giuliano Vangi. Con esta escultura, Vangi quiere mostrar el viaje de un hombre hacia su futuro. Es por ello que se representa dos veces en la misma pieza: a un lado, superando su ansiedad; al otro, mirando seguro hacia el futuro.

"Grande Racconto" de Giuliano Vangi
«Grande Racconto» de Giuliano Vangi
"Grande Racconto" de Giuliano Vangi
«Grande Racconto» de Giuliano Vangi

Enfrente podemos ver la instalación Intersecting Space Construction de Ryoji Goto, una pieza de acero inoxidable en la que Goto usa la estructura molecular de los diamantes como base y sustituye los átomos por 144 cuerpos humanos.

De ellos, 72 son figuras masculinas de color negro y otras 72 son figuras femeninas de color rojo. Las figuras están conectadas por manos y pies e intenta representar la belleza de la conexión humana.

"Intersecting Space Construction" de Ryoji Goto
«Intersecting Space Construction» de Ryoji Goto
"Intersecting Space Construction" de Ryoji Goto
«Intersecting Space Construction» de Ryoji Goto

Si seguimos andando por este mismo camino, veremos Sixteen Turning Sticks de Takamichi Ito y enfrente Wind’s Impression de Masayuki Nagare.

La primera, Sixteen Turning Sticks, es una obra que mezcla acero inoxidable, hierro y pintura. La obra se mueve, imitando la naturaleza, que según el artista está siempre en movimiento. Por otro lado, Wind’s Impression es una escultura de granito blanco que ejemplifica su estilo ware-hada (literalmente, piel agrietada) con la que el artista intenta mostrar la naturalidad de la piedra.

"Sixteen Turning Sticks" de Takamichi Ito
«Sixteen Turning Sticks» de Takamichi Ito
"Wind's Impression" de Masayuki Nagare
«Wind’s Impression» de Masayuki Nagare

Al lado veremos Sturm de Matschinsky Denninghoff, una obra de acero inoxidable que intenta recordar un árbol cuyas ramas se han partido en una tormenta.

"Sturm" de Matschinsky Denninghoff
«Sturm» de Matschinsky Denninghoff

Desde este punto, se ven muy bien dos esculturas que están en plena esplanada: Sfera con Sfera del italiano Arnaldo Pomodoro y La Demeure de Ossip Zadkine. Sfera con Sfera es una escultura circular de bronce pulido con una fisura que muestra su interior y contrasta con el brillo del exterior de la esfera.

"Sfera con Sfera" de Arnaldo Pomodoro
«Sfera con Sfera» de Arnaldo Pomodoro
"La Demeure" de Ossip Zadkine
«La Demeure» de Ossip Zadkine

Prosiguiendo por el camino, veremos Diálogo sin fin de Susumu Shingu y Figura I de Hans Aeschbacher. Y enfrente, Spatiofynamique No. 22 de Nicolas Schiffler.

Diálogo sin fin es una escultura que combina hierro, aluminio, lienzo y pintura. Es una obra viva y dinámica que se mueve con el viento.

"Never-Ending Dialogue" de Susumu Shingu
«Never-Ending Dialogue» de Susumu Shingu
"Figure I" de Hans Aeschbacher
«Figure I» de Hans Aeschbacher
"Spatiofynamique No. 22" de Nicolas Schiffler
«Spatiofynamique No. 22» de Nicolas Schiffler

En la pared de la galería principal podemos ver la obra Arborescence de Jean Dubuffet; enfrente, Ricordo de Giuliano Vangi; y al otro lado, Balzac de Auguste Rodin. Balzac es una escultura en bronce en honor al novelista Honoré de Balzac a petición de la asociación de escritores Société des Gens de Lettres.

Sin embargo, el resultado no gustó a la asociación y Rodin guardó la escultura sin mostrarla jamás. Tras su muerte, cuando se mostró al público, tampoco gustó demasiado porque para muchos no se parecía en nada al novelista. Esto es algo que el escultor buscaba, porque según él muchos otros habían representado con exactitud al escritor.

"Arborescence" de Jean Dubuffet
«Arborescence» de Jean Dubuffet
"Ricordo" de Giuliano Vangi
«Ricordo» de Giuliano Vangi
"Balzac" de Auguste Rodin
«Balzac» de Auguste Rodin

Desde aquí, ya casi de nuevo en la plaza de entrada, podemos ver mejor otra escultura de Henry Moore titulada Reclining Figure: Arch Leg (1969-1970).

"Reclining Figure: Arch Leg" de Henry Moore
«Reclining Figure: Arch Leg» de Henry Moore

En la galería principal se encuentran un montón de obras de Renoir y Chagall, por ejemplo, además de otros muchos maestros del arte contemporáneo. Aquí dentro tampoco se pueden hacer fotos.

Hakone-excursion-Tokio-811

Para salir, subiremos las escaleras hasta la tienda, llena de recuerdos y máquinas gachapon todo relacionado con el arte del museo. Además, en el camino de salida, podemos ver la obra Obelisk de Kyoji Takubo y el mural Femme au Bouquet de Fernand Lèger.

"Obelisk" de Kyoji Takubo
«Obelisk» de Kyoji Takubo
"Femme au Bouquet" de Fernand Lèger
«Femme au Bouquet» de Fernand Lèger

Información adicional

  • El museo abre todos los días de 09:00 a 17:00 horas (última entrada permitida a las 16:30 horas).
  • La entrada puede comprarse con antelación a través de la página de nuestro proveedor de confianza (y recordad que a vosotros no os cuesta más y en cambio ayudáis así a mantener Japonismo con vida).
  • Alternativamente, se puede conseguir un descuento de 100 yenes desde su propia página web con este cupón online o de 200 yenes con el Hakone Free Pass.

El museo suele organizar todos los años unas iluminaciones especiales que combinan las esculturas del museo con las iluminaciones y proyecciones del videoartista Kyoto Takahashi. Suele ser desde comienzos de diciembre hasta comienzos de enero, tenéis horarios específicos en la página web.

Esculturas del Museo al aire libre de Hakone
Esculturas del Museo al aire libre de Hakone

Cómo llegar

El museo se encuentra a tres minutos andando de la estación Chokoku no Mori en la línea de tren de montaña Hakone Tozan (penúltima estación, justo antes de la estación de Gora). Se tardan unos 30 minutos desde la estación de inicio Hakone-Yumoto. Todo el trayecto está cubierto con el pase de descuento Hakone Free Pass y no está cubierto por el JR Pass.

Alternativamente, podéis tomar uno de los múltiples autobuses que llegan al museo (podéis ver algunos aquí). Si vais en coche, podéis dejar el coche en el aparcamiento.

Podéis ver cómo moveros por Hakone en nuestro post general de Hakone, donde tenéis mapa de las distintas zonas y explicaciones de los distintos métodos de transporte. Recordad que todos los puntos que os recomendamos para visitar los tenéis marcados en el mapa general de la zona. Este mapa, que podéis ver a continuación, así como los más de 100 que hemos creado, podéis usarlos sobre el terreno mientras estéis en Japón. Si queréis más información sobre ello, consultad nuestra página de Mapas para viajar a Japón.

¡Disfrutad del arte contemporáneo del Museo al aire libre de Hakone!

¿Cómo empezar a planificar un viaje a Japón? Sigue estos pasos:

  1. Compra vuelos
  2. Reserva alojamiento
  3. Compra el JR Pass
  4. Consigue un seguro de viaje
  5. Lleva internet: Pocket Wifi o SIM
  6. Planifica tu itinerario
  7. Decide qué intereses quieres cubrir en tu viaje
  8. Añade actividades y guías a tu viaje
  9. ¡Disfruta!