El nuevo Museo Ferroviario de Kioto (Kyōto Tetsudō Hakubutsu-kan, 京都鉄道博物館) abrió sus puertas en abril de 2016 y con sus 31.000 metros cuadrados de superficie se ha convertido en el mayor museo ferroviario de Japón. Su tamaño lo sitúa por delante del Museo Ferroviario de Saitama (gestionado por JR East) y del Museo Ferroviario y del SCMaglev de Nagoya (gestionado por JR Central), que hemos visitado también en Japonismo y de los que os debemos sendas entradas.

Situado en Kioto, una ciudad que valora la tradición pero apuesta por la innovación, este nuevo museo se encuentra pegado al antiguo Museo de las locomotoras de vapor de Umekoji (Umekōji Jōkikikansha-kan, 梅小路蒸気機関車館), que ha pasado a formar parte del nuevo museo.

El Museo Ferroviario de Kioto dispone de material donado por el antiguo Museo del Transporte Moderno de Osaka (que cerró en 2014) y en total se exponen 53 vehículos, más que en ningún otro museo ferroviario. Estos van desde antiguas locomotoras de vapor hasta coches del moderno tren bala o shinkansen. Así, gracias a la variedad del material expuesto y a las exposiciones, su espectacular diorama y diferentes simuladores de conducción, el museo nos ofrece la oportunidad de ver y experimentar en directo la modernización de Japón a través de su historia ferroviaria.

Según su propia página web, el museo quiere convertirse en un “centro de la cultura ferroviaria”, un lugar donde todos puedan “descubrir, tocar y experimentar” la historia ferroviaria japonesa. Su localización, como explicaremos a continuación, no es casualidad y teniendo ello en mente el museo quiere “contribuir a la revitalización de las comunidades locales a través de actividades de negocio centradas en el mundo ferroviario”.

El antiguo Museo de las locomotoras de vapor de Umekoji

Como hemos comentado, parte del nuevo Museo Ferroviario de Kioto ocupa el espacio que hasta 2015 ocupaba el antiguo Museo de las locomotoras de vapor de Umekoji, una auténtica joya dedicada a los antiguos ferrocarriles de vapor de Japón. Ahora, todo esta parte especializada en locomotoras de vapor está integrada en el nuevo museo. Y sinceramente, es todo un acierto. No encontraréis otro lugar en Japón donde disfrutar más de tanta historia ferroviaria.

La zona de Umekoji es un barrio de gran importancia en la historia de los ferrocarriles japoneses. En 1914 se construyó aquí un depósito de locomotoras de vapor que es el edificio semicircular que todavía hoy podemos ver de forma prominente en el nuevo museo. Durante los años posteriores, Umekoji fue ganando en importancia y por aquí llegaron a pasar 87 locomotoras de la línea Tokaido convencional y de la línea San’yo convencional.

Con la electrificación del sistema ferroviario y la llegada de las locomotoras diesel en la década de los años 1950, las locomotoras de vapor fueron desapareciendo hasta que en 1971 se retiraron definitivamente las últimas que todavía circulaban por la línea San’in. Sin embargo, la antigua compañía de Ferrocarriles Estatales de Japón (JNR) decidió conservar algunas de sus locomotoras y el 10 de octubre de 1972, para celebrar el centenario de la llegada de los ferrocarriles a Japón, inauguró el Museo de Locomotoras de Vapor de Umekoji con 17 locomotoras en exposición. Cuando la antigua compañía JNR se privatizó y dividió en compañías regionales en 1987, el museo pasó a ser gestionado por la compañía JR West.

De Umekoji al nuevo Museo Ferroviario de Kioto

En 2012, JR West anunció su intención de ampliar y modernizar el antiguo Museo de las Locomotoras de Vapor de Umekoji. Los planes de entonces se convirtieron en el nuevo Museo Ferroviario de Kioto, que abrió sus puertas en abril de 2016. De hecho, desde que se anunció la fecha de apertura teníamos prevista la visita, así de fans de los trenes japoneses somos en Japonismo.

Kyoto-Railway-Museum-3

El nuevo Museo Ferroviario de Kioto alberga la famosa plataforma giratoria, el depósito semicircular y las locomotoras de vapor del antiguo museo, que se usó como base para ampliar el foco y hablar de la historia del ferrocarril en Japón. Así, la visita se convierte hoy en un auténtico paseo por la historia ferroviaria japonesa.

El museo intenta complacer tanto a los fans de los ferrocarriles como a los visitantes más pequeños, con actividades y exposiciones para todos. A continuación, os explicamos qué podéis ver en cada área del museo, para que no os perdáis absolutamente nada. Y como siempre, os hemos hecho un mapa para que tengáis todo bien localizado, con información además de cómo llegar.

Promenade o paseo de entrada

El promenade es un paseo de unos 100 metros de largo que imita la forma del andén de una estación y conecta la entrada del museo con el edificio principal.

Nada más entrar encontramos tres vehículos clave en la historia ferroviaria japonesa: la famosa locomotora de vapor C62, la mayor de su clase en Japón y fabricada en 1948; el tren eléctrico de la clase 86 que recorría el tramo entre Tokio y Odawara de la línea Tokaido convencional en 1950; y un shinkansen de la serie 0 de 1964, que dio inicio a la alta velocidad japonesa. La particularidad además del shinkansen de la serie 0 es que está compuesto de 4 coches, de los cuales dos son coches de cabeza. En otros museos ferroviarios podemos encontrar un coche de cabeza de la serie 0, pero en ninguno veremos una composición tan larga.

Kyoto-Railway-Museum-7

Kyoto-Railway-Museum-91

Kyoto-Railway-Museum-92

En el interior de uno de los coches del shinkansen de la serie 0 podemos ver una pequeña exposición sobre la historia e inauguración de la serie 0 así como artefactos interesantes. Por ejemplo, encontramos asientos originales tanto de clase estándar como del Green car, la placa circular que cubría la nariz del tren, uno de los pantógrafos originales, un dispositivo de señalización de cabina, además de explicaciones sobre el proceso de fabricación o la energía necesaria para los trenes de alta velocidad. Es interesante también ver la maqueta del prototipo utilizado durante las pruebas de circulación a más de 200 km/h. Desgraciadamente, la mayoría de las explicaciones están sólo en japonés.

Kyoto-Railway-Museum-96

Pero probablemente lo más interesante de este shinkansen de la serie 0 es que, por primera vez en un museo ferroviario, podemos entrar y subir a la cabina de conducción e imaginarnos cómo es conducir un tren de este estilo. Y ni que decir tiene, que suele haber cola para entrar, porque es algo que fascina a niños y mayores por igual.

Kyoto-Railway-Museum-108

Kyoto-Railway-Museum-110

Detrás de la locomotora de vapor que mencionábamos encontramos dos coches de pasajeros: un Maronefu 59 de 1955 y un SuShi 28 de 1933, ambos de librea marrón, además de una unidad eléctrica múltiple (o EMU) Kuha 103 de 1963 de librea color naranja bermellón. Y como podéis ver en el letrero, esta unidad fue la base de la Osaka Loop Line, una de las líneas de JR más clásicas de Osaka.

Kyoto-Railway-Museum-178

Detrás del la EMU Kuha 86 de 1950 encontramos otro EMU, un Moha 80 de 1950, ambos de colores verde y naranja, además del puesto de venta de ekiben (cajas de comida lista para comer u obento) y un coche Nashi 20 de 1970 de librea azulada que se usa a modo de comedor, seguido de una locomotora diésel DD54 de 1971.

Kyoto-Railway-Museum-93

Kyoto-Railway-Museum-94

Una anotación aquí sobre las opciones de restauración del museo que nos sorprendió (negativamente). El museo cuenta con un coche de pasajeros reconvertido en restaurante en el que podemos comer ekiben (se compra dentro, eso sí) y con el gran restaurante de la primera planta, en el que las opciones de comida son bastante limitadas, caras y de calidad más bien pésima para ser Japón.

Por ello, la mejor opción es comprar uno de los ekiben que se ponen a la venta justamente en esta zona de la entrada. Se agotan pronto, así que si queréis comer uno de ellos, os aconsejamos comprarlo a primera hora. Si no, lo aconsejable es traerse comida y comer en la terraza de la segunda planta, la terraza del Promenade o en un coche de pasajeros del depósito semicircular dedicado a ello, porque no hay más opciones.

En comparación con el Museo de Nagoya o el de Ōmiya, en los que también hemos estado, las opciones de restauración son aquí bastante pobres y escasas, ¿quizás porque les falta rodaje? Habrá que ver.

El edificio principal

Planta baja

A continuación, avanzamos hacia la planta baja del edificio principal, donde podemos ver 12 vehículos de gran importancia histórica y muchísimas explicaciones (en japonés) para que los visitantes puedan conocer la historia ferroviaria japonesa, desde sus inicios hasta el día de hoy, así como su estructura y las características de todo lo relacionado con los trenes y el mundo ferroviario.

También hay exposiciones creativas e interactivas que muestran el encanto de los vehículos ferroviarios, nos enseñan vehículos desde arriba y desde abajo, nos permiten ver cómo funciona el sistema de apertura de puertas, el levantamiento del pantógrafo, etc. Eso sí, absolutamente todo está en japonés, algo que nos sorprendió muchísimo al ser un museo de nueva apertura (fuimos apenas 4 meses después de que lo inauguraran) y que entendemos que está orientado no sólo al visitante local.

En la gran sala del edificio encontramos:

  • La locomotora de vapor SL230 de 1903, declarada Bien de Interés Cultural porque fue la primera locomotora de vapor en fabricarse en serie en Japón. Japón inauguró su primera línea de ferrocarril en 1872, en un momento en que el país se estaba modernizando a marchas forzadas. La creación de esta línea y esta locomotora tuvieron un impacto importantísimo en la vida de los japoneses cambiando su sentido del tiempo y el modo en el que vivían sus vidas.

Kyoto-Railway-Museum-111

  • Un shinkansen de la serie 500 de 1996 que obtuvo el récord Guinness al ser el primer tren comercial en llegar a los 300 km/hora. Hoy en día todavía podemos encontrarla en circulación en la línea San’yo haciendo servicios Kodama. Por cierto, que este coche está completamente cerrado, seguramente por estar el museo recién abierto, porque no nos extrañaría que más adelante se pueda entrar.

Kyoto-Railway-Museum-130

  • Un EMU o unidad eléctrica multiple Kuhane 581 de 1968 que disponía de coches-cama y fue restaurado para lucir con su librea original y los emblemas de la antigua compañía JNR además del cartel del servicio Gekko.

Kyoto-Railway-Museum-114

  • Otra EMU o unidad eléctrica multiple Kuha 489 de 1971 también de la antigua compañía JNR con el cartel del servicio Raicho. Este era un servicio de trenes limited express entre Osaka y Kanazawa en el que se solía utilizar trenes de la serie 485. La librea, en crema y rojo, era una de las más clásicas de la antigua compañía JNR.

Kyoto-Railway-Museum-118

  • Una locomotora de vapor SL 1800 fabricada por Kitson (Reino Unido) en 1881. Además de la locomotora, podemos ver cómo se adaptaron los coches al gusto japonés, llevando suelo de tatami. Y lo mejor, es que podemos sentarnos en él.

Kyoto-Railway-Museum-148

  • Una locomotora eléctrica EF52 fabricada por Hitachi en 1928 y de librea marrón que alcanzaba los 52 km/hora.

Kyoto-Railway-Museum-128

Justo detrás, en perpendicular, encontramos dos vagones de carga: un Yo 5000 (de 1959) con librea verde claro y un Wamu 3500 (de 1917) de librea negra, mientras que en segunda fila, encontramos:

  • Una locomotora eléctrica EF66 de 1974 con librea azul, por la que podemos pasar por debajo para ver los bogies y demás componentes de la locomotora.

Kyoto-Railway-Museum-134

Kyoto-Railway-Museum-144

  • Una locomotora diésel DD51 de 1952, que también podemos ver por debajo.

Kyoto-Railway-Museum-140

Kyoto-Railway-Museum-146

  • Una unidad diésel múltiple o DMU Kiha 81 de 1960 de un servicio Kuroshio estacionado en una reproducción de una antigua estación del periodo Shōwa (1926-1989). En la estación podemos encontrar una pequeña tienda de chucherías, la oficina del jefe de estación y los andenes, todo con ese look de antaño. Una pequeña maravilla que supone un viaje en el tiempo. Aunque en ciertas partes del Japón más rural, aún quedan muchas estaciones de estética similar.

Kyoto-Railway-Museum-150

Kyoto-Railway-Museum-153

Kyoto-Railway-Museum-159

  • Un shinkansen de la serie 100 de 1989, serie que ya fue retirada del servicio como os contamos en Japonismo. Aquí podemos verla con la librea original, en blanco y azul. Y es que durante sus últimos años en servicio JR West utilizó está serie con una librea con tonos verdes muy diferente. De nuevo, hay unas escaleras en la parte trasera que parecen pensadas para acceder a su interior, pero en el momento de escribir esto estaba cerrado. No nos extrañaría que fuera por estar el museo recién abierto. Si lo visitáis más adelante, contadnos si ya se puede acceder.

Kyoto-Railway-Museum-152

Es justo aquí donde podemos aprender más de la estructura de los vehículos ferroviarios, los sistemas y mecanismos de los trenes, ver un tren eléctrico desde abajo, contemplar cómo funciona el pantógrafo (y aprender a subirlo y bajarlo) o aprender cómo funciona el sistema de apertura de puertas y freno, etc. Todo ello, además, en un coche de la Osaka Loop Line.

Kyoto-Railway-Museum-136

Kyoto-Railway-Museum-142

Kyoto-Railway-Museum-165

Además de ver los trenes por abajo y por arriba, también podemos subir a algunas cabinas de conducción para terminar de ver su funcionamiento, como la de un servicio Kodama de la línea Tokaido convencional, también con la librea clásica de JNR.

Kyoto-Railway-Museum-133

Kyoto-Railway-Museum-137

Kyoto-Railway-Museum-139

De hecho, todo el lateral derecho de la planta baja está dedicado a los avances en el mundo del ferrocarril, con muchísimas exposiciones que nos muestran cómo ha cambiado desde sus inicios a finales del siglo XIX hasta la actualidad.

Kyoto-Railway-Museum-124

Kyoto-Railway-Museum-126

Mientras que todo el lateral izquierdo está dedicado a todo lo que tiene que ver con instalaciones ferroviarias. Por ejemplo, junto al shinkansen de la serie 500 podemos probar cómo funcionaba un vehículo a pedales que usaba el personal de mantenimiento, pero también veremos placas de trenes y un montón de cosas más. Ah, y podemos subir a este vehículo de mantenimiento para hacer un breve recorrido, aunque siempre hay que esperar cola, porque es muy popular.

Kyoto-Railway-Museum-131

Kyoto-Railway-Museum-132

Kyoto-Railway-Museum-147

Kyoto-Railway-Museum-233

Y finalmente, uno de los lugares más interactivos y divertidos del museo: una zona en la que podemos sentarnos en cabinas de conducción, probar qué tal se nos da esto de avisar las paradas por los altavoces, etc. Tenemos que decir que los japoneses que estaban con nosotros aquel día eran unos cracks y anunciaban las paradas de forma casi profesional… ¡especialmente los niños! Muy divertido :)

Kyoto-Railway-Museum-166

Kyoto-Railway-Museum-167

Kyoto-Railway-Museum-168

Kyoto-Railway-Museum-169

Al final de la planta baja se encuentra el anexo, que conecta el Museo con la línea de servicio de la compañía JR. Aquí actualmente encontramos tres coches de pasajeros: el OHa 46 de 1933, OHa 25 de 1989 y el KaNi 24 de 1975 (estos dos últimos parte del famoso tren nocturno Twilight Express del que os hablamos más adelante) además de muchos artículos expuestos para comprender mejor la estructura de los ferrocarriles. Es interesante ver los diferentes tipos de bogies que hay, diferentes tipos de ruedas y hasta de pantógrafos, desde los clásicos de doble brazo hasta los modernos del shinkansen de brazo único.

Kyoto-Railway-Museum-163Kyoto-Railway-Museum-164

Finalmente, también encontramos información sobre los trenes de diagnóstico, con una maqueta del famoso Doctor Yellow, así como un antiguo panel de control de vías y hasta una catenaria pero situada a nuestra altura, de forma que podemos tocarla y aprender más sobre la alimentación de los trenes eléctricos. Y tranquilos, que no está electrificada.

Kyoto-Railway-Museum-230

Kyoto-Railway-Museum-231

Primera Planta

Si subimos a la primera planta, podemos mirar hacia abajo y disfrutar de una perspectiva totalmente diferente de los coches en exposición en la planta baja.

Kyoto-Railway-Museum-180

Pero la atracción principal de la primera planta es el enorme diorama de 30 metros de ancho y 10 metros de fondo operado por un trabajador del museo en el que hay modeles a escala 1:80 de diferentes trenes japoneses. Aquí encontramos desde locomotoras de vapor a modernos shinkansen, pasando por clásicos expresos limitados muy queridos por el público japonés. ¿Sois capaces de decirnos mirando las fotos todos los trenes que aparecen? :)

Kyoto-Railway-Museum-186

Kyoto-Railway-Museum-190

Kyoto-Railway-Museum-205

El diorama replica un típico paisaje ferroviario en el que podemos ver desde estaciones a montañas, playa y hasta una reproducción del propio museo ;)

Kyoto-Railway-Museum-194

Kyoto-Railway-Museum-191

Kyoto-Railway-Museum-207

Kyoto-Railway-Museum-211

Además del diorama, aquí encontramos dos experiencias interactivas especiales: por un lado, la sala de control de trenes, en la que podemos experimentar cómo es este trabajo básico para la seguridad y puntualidad ferroviaria; y por otro el simulador de conducción que se usa durante la formación de los futuros conductores y que podemos probar si tenemos suerte y nos toca la lotería, vistiendo uniformes y gorros oficiales, ¡look completo!

Kyoto-Railway-Museum-183

Kyoto-Railway-Museum-184

Otro de los rincones interesantes de esta planta es la exhibición interactiva ‘Subamos al tren’ en la que podemos ver exactamente cómo funcionan todo el proceso de subirse al tren: desde comprender el mapa de las líneas, pasando por la compra del billete en la máquina y la validación del billete en las máquinas (proceso que podemos ver gracias al lateral transparente, ¡súper interesante!). Además, luego nos quedamos con ese billete conmemorativo de la visita. Es interesante también la parte en la que podemos modificar la información en las pantallas, que además es una de las antiguas, en las que había diferentes placas con horas y destinos, no como las actuales que son digitales.

Kyoto-Railway-Museum-195

Kyoto-Railway-Museum-199

Kyoto-Railway-Museum-200

Encontramos también en esta planta varias exposiciones sobre la cultura ferroviaria con multitud de objetos, fotos y pósters (es impresionante todo lo que tienen ahí), además de salas dedicadas al transporte de mercancías y salas con exposiciones temporales.

Kyoto-Railway-Museum-212

Kyoto-Railway-Museum-215

Finalmente, también en la primera planta también encontramos un espacio para niños con una sala de juegos con trenes para montar y un diorama con el que aprender a conducir trenes de manera segura, además del restaurante con vistas a las vías de tren. Al diorama, además de verlo desde fuera, se puede acceder hasta el interior, de forma que se ve desde dentro. Eso sí, sólo para niños.

Kyoto-Railway-Museum-182

Kyoto-Railway-Museum-181

Segunda planta

En el segundo piso encontramos la Sky Terrace, una plataforma de observación al aire libre que nos ofrece vistas panorámicas de la ciudad de Kioto (destacan las vistas a la Torre de Kioto o la pagoda del templo Tōji, entre otras).

Desde aquí, podemos ver cómo pasan muchos trenes de distintas líneas: por la derecha podemos ver los trenes de la línea Tōkaidō Shinkansen y los de la línea Tōkaidō convencional, mientras que por la izquierda podemos ver los trenes de la línea de Sagano San’in.

Kyoto-Railway-Museum-227

Kyoto-Railway-Museum-222

Kyoto-Railway-Museum-225

Además, aquí encontramos la biblioteca.

Twilight Plaza

Con una importancia histórica nada desdeñable, la llamada ‘segunda’ terminal de la estación de Kioto es afamada por su andén techado y apuntado, muy representativo del periodo Taisho.

Al diseñar el museo, se decidió usar una estructura techada como perfecto telón de fondo para resaltar algunos de los vehículos más valorados del museo, como por ejemplo el Twilight Express.

Kyoto-Railway-Museum-175

Aquí encontramos expuestos 6 vehículos: la locomotora eléctrica EF81 de 1974 con librea verde del Twilight Express y los coches de pasajeros SuShi 24 de 1988 (el coche comedor) y SuRoNeFu 25 de 1989 (coche con habitaciones); y la locomotora eléctrica EF58 de 1958 con librea azul, junto al coche de pasajeros ORoNe 24 de 1972 y la locomotora eléctrica EF65 de 1965.

De hecho, como decimos, uno de los coches expuestos era el Diner Pleiades, el restaurante del tren, donde se podía tomar un menú de inspiración francesa fabuloso que había que pagar aparte. Si miramos por la ventana podemos ver las mesas puestas con exquisito gusto. Pero os recomendamos utilizar un filtro polarizador para las fotos si queréis que se vea algo.

Kyoto-Railway-Museum-176

El Twilight Express era un tren nocturno limited express con coches-cama de la compañía JR West que conectó las ciudades de Sapporo y Osaka desde 1989 hasta marzo de 2015. El viaje duraba casi un día entero y viajar en él era una maravilla. Cuando se retiró, hubo una ceremonia de despedida como la que se les hace a todos los trenes que han tenido un significado importante. Y es que este tren era muy querido por los fans de los trenes.

En la parte del fondo del edificio principal encontramos otros dos coches que también pertenecieron al Twilight Express y que además podemos ver desde arriba. Uno de ellos era el Salon du Nord, o un coche salón pensado para disfrutar de las vistas. Contaba con grandes ventanales y todos los asientos miraban además hacia el exterior.

Kyoto-Railway-Museum-174

Como curiosidad, pegado a este Salon du Nord encontramos una pequeña zona conmemorativa del primer aniversario del Hokuriku Shinkansen. Realmente parte de la línea ya existía, pero se conmemora la llegada hasta Kanazawa. Y encontramos un par de asientos de la Gran Class de un shinkansen de la serie W7, para que veamos y suspiremos por viajar en ella. Y no, no está incluida esta clase en el JR Pass :)

Kyoto-Railway-Museum-171

La plataforma giratoria de las locomotoras de vapor

Designada como Bien de Interés Cultural de Japón, la famosa plataforma giratoria junto al depósito semicircular de vehículos más antiguo de Japón se usaba y todavía se usa para rotar y cambiar la dirección de las locomotoras de vapor.

Kyoto-Railway-Museum-16

Kyoto-Railway-Museum-82

En el depósito semicircular encontramos 20 locomotoras de vapor que se usaron durante los periodos Meiji y Showa. De derecha a izquierda, según la información oficial del museo (porque nosotros ya nos las encontramos con otro orden) son:

  • Locomotora C51-239 fabricada por Kisha Seizo en 1927.
  • Locomotora C53-45 fabricada por Kisha Seizo en 1928, la única locomotora de tres cilindros producida en Japón. No se fabricaron muchas porque el mantenimiento era más complicado.

Kyoto-Railway-Museum-76

  • Locomotora C59-164 fabricada por Hitachi en 1946, una gran locomotora de vapor que tiraba de muchos trenes limited express y que alcanzaba los 100 km/hora.
  • Locomotora D52-468 fabricada por Mitsubishi en 1946, la locomotora ‘mamut’ más grande y fuerte de Japón.

Kyoto-Railway-Museum-75

  • Locomotora D50-140 fabricada por Hitachi en 1926, una gran locomotora de carga que se fabricó para sustituir a las locomotoras de tipo 9600 y que alcanzaba los 75 km/hora.

Kyoto-Railway-Museum-74

  • Locomotora C58-1 fabricada por Kisha Seizo en 1938, locomotora de carga y pasajeros utilizada en líneas locales que alcanzaba los 85 km/hora. Esta locomotora en concreto se utilizó para el tren imperial, de ahí su emblema del crisantemo en el frente. Y aquí los empleados del museo nos harán una foto (voluntaria) con una gorra de maquinista, que luego nos venden. Evidentemente, no fuimos capaces de resistirnos y la acabamos comprando.

Kyoto-Railway-Museum-18

  • Locomotora C55-1 fabricada por Kawasaki en 1935, la última locomotora Pacific con ruedas motrices con rayos.

Kyoto-Railway-Museum-66

  • Locomotora D51-1 fabricada por Kawasaki en 1936, la locomotora de la que se hicieron más unidades en Japón y que alcanzaba los 85 km/hora.

Kyoto-Railway-Museum-47

  • Locomotora C62-1 fabricada por Hitachi en 1948, la mayor locomotora para el transporte de pasajeros de todo Japón.

Kyoto-Railway-Museum-55

  • Locomotora 7100-7105 fabricada por H.K. Porter (EEUU) en 1880. Se puede ver que es típicamente americana por el quitapiedras o cow catcher, utilizado para “mover” las vacas y otros obstáculos de los raíles.

Kyoto-Railway-Museum-35

  • Locomotora C11-64 fabricada por Kawasaki en 1935, un locomotora de medio tanque que se usaba en líneas locales y alcanzaba los 85 km/hora.

Kyoto-Railway-Museum-39

  • Locomotora 9600-9633 fabricada por Kawasaki en 1914, una locomotora de carga y gradiente producida en masa durante el periodo Taisho que alcanzaba los 65 km/hora.

Kyoto-Railway-Museum-44

  • Locomotora 1070-1080  fabricada por Dubs (Reino Unido) en 1901, una locomotora tanque hecha a partir de un vagón ténder británico que alcanzaba los 85 km/hora.

Kyoto-Railway-Museum-59

  • Locomotora B20-10 fabricada por Tateyama en 1946, una locomotora de maniobras con especificaciones concretas para la guerra que alcanzaba los 45 km/hora.

Kyoto-Railway-Museum-57

  • Locomotora C56-160 fabricada por Kawasaki en 1939.
  • Locomotora C57-1 fabricada por Kawasaki en 1937.

Kyoto-Railway-Museum-77

  • Locomotora D51-200 fabricada por JNR Hamamatsu en 1938.
  • Locomotora C61-2 fabricada por Mitsubishi en 1948.
  • Locomotora C62-2 fabricada por Kawasaki en 1948 y es la que nosotros usamos para dar un paseo por el parque Umekoji.

Kyoto-Railway-Museum-88

  • Locomotora 8620-8630 fabricada por Kisha Seizo en 1914.

Kyoto-Railway-Museum-17

Por cierto, a la derecha de todo encontramos el coche de pasajeros OHaFu 50 de 1977 y librea roja que podemos usar para sentarnos a descansar o comer, mientras que a la izquierda hay un parque con zona para relajarse al aire libre.

Kyoto-Railway-Museum-34

Además, dentro del espacio del depósito semicircular encontramos máquinas de purikura (fotomatón) dedicadas especialmente al mundo ferroviario y también máquinas gashapon con algunos de los trenes más populares del museo.

Kyoto-Railway-Museum-11

Kyoto-Railway-Museum-62

Finalmente comentar que podemos ver la plataforma giratoria en funcionamiento a partir de las 16:00 horas, cuando la locomotora de vapor deja de circular y es situada al lado del coche comedor de color rojo.

Kyoto-Railway-Museum-240

Viaje en una locomotora de vapor

De las 23 locomotoras de vapor que encontramos en todo el museo, ocho están en perfectas condiciones para circular.

De hecho, uno de los atractivos del museo es hacer un pequeño recorrido de 1 kilómetro (10 minutos) por el parque de Umekoji en coches tirados por una de estas locomotoras de vapor para poder saber qué se sentía al viajar como en los viejos tiempos.

Kyoto-Railway-Museum-234

El Museo Ferroviario de Kioto es uno de los pocos lugares de Japón donde hay locomotoras de vapor circulando de forma regular, así que hay que aprovechar, porque es un auténtico regalo.

Kyoto-Railway-Museum-22

Para poder subirse a este tren, no basta con el precio normal de la entrada al museo. Debemos sacar tickets (300 yenes adultos, 100 yenes niños) para una hora concreta. La locomotora circula todos los días de 11:00 a 16:00 horas, aunque es recomendable revisar su horario al entrar al museo.

Kyoto-Railway-Museum-89

Terraza y taller

Al lado de la plataforma giratoria y el depósito semicircular, encontramos el taller dedicado a la inspección, mantenimiento y reparación de las locomotoras de vapor. A través del gran ventanal y por los pasillos superiores, podemos ver cómo se trabaja en las máquinas.

Kyoto-Railway-Museum-236

Además, hay una terraza desde la que podemos disfrutar de preciosas vistas de la plataforma giratoria, el depósito semicircular y la locomotora de vapor circulando paralela al parque Umekoji.

Kyoto-Railway-Museum-235

La antigua estación de Nijo

El último edificio que vemos, al salir, es el edificio de la antigua estación de Nijo. Construida en 1904, es una de las estaciones de madera más antiguas y grandes de todo Japón y de hecho en 1996 fue designada Bien de Interés Cultural de la ciudad y trasladada desde su ubicación al antiguo Museo de las locomotoras de vapor de Umekoji, para poder conservarla mejor.

Kyoto-Railway-Museum-245

Dentro del edificio encontramos una pequeña sala de exposiciones donde se nos explica cómo funcionan las locomotoras de vapor y una tienda de recuerdos dedicada en exclusiva al museo y al mundo ferroviario japonés. Ni que decir tiene que esta tienda es una locura porque todo el mundo compra de todo.

Kyoto-Railway-Museum-242

El cercano parque Umekoji

El Museo Ferroviario de Kioto se encuentra en uno de los extremos del parque de Umekoji, un pequeño pulmón verde y de relax de Kioto. Hasta comienzos de la década de 1990 la zona no era más que almacenes de carga y descarga de los trenes de carga de JR, hasta que en 1995 se remodeló y se ofreció a los vecinos como parque.

El parque de Umekoji tiene muchas flores, ciruelos, árboles y hasta un pequeño riachuelo, además de una esplanada verde donde los vecinos juegan, hacen picnics o se relajan bajo el sol. Pero uno de los atractivos del parque, especialmente para los fans de los ferrocarriles, es su exposición de antiguos tranvías de Kioto, de los que ya no queda ninguno en circulación. En la Plaza del tranvía o Shiden Hiroba podemos ver algunos de los tranvías que circularon por Kioto desde 1895 hasta 1978. Actualmente uno de ellos se usa de museo y en él podemos conocer un poco más acerca de la historia de los antiguos tranvías de Kioto, otro se usa de tienda de recuerdos, mientras que otro se ha convertido en una pequeña cafetería. Eso sí, los sábados podemos subir a uno de los tranvías más antiguo de Japón y hacer un pequeño recorrido por el parque (lo tenéis marcado en el mapa).

Kyoto-Railway-Museum-249

Finalmente nos gustaría comentar que en un extremo del parque se construyó en 2012 -y no sin controversia- el Acuario de Kioto. Los vecinos se opusieron a su construcción, algunos porque la zona se había designado como parque verde público y vecinal, mientras que otros estaban preocupados por la imagen que el acuario podría dar de la ciudad en relación con los derechos de los animales y la controvertida industria japonesa de caza de delfines. A pesar de las protestas, el acuario abrió y es hoy un lugar bastante popular entre familias y turistas, aunque con ello se haya perdido un poco la tranquilidad del parque. Aparte de las exhibiciones de pingüinos, focas y delfines, el acuario de Kioto muestra cómo es la flora y fauna de los ríos y los campos de la ciudad, algo que, al menos puede ser bastante interesante y diferente.

Por cierto, relativamente cerca del parque podemos tomar el tren romántico de Sagano o Sagano Torokko Ressha que circula por la antigua vía de la línea San’in principal y en el que podemos disfrutar de un bellísimo trayecto hasta Arashiyama.

Información adicional

El museo abre de 10:00 a 17:30 horas y cierra los miércoles. La entrada cuesta 1.200 yenes (adultos), 500 yenes (niños) y 200 yenes (a partir de 3 años). Cuando nosotros fuimos había descuento si habías ido al museo en autobús y contabas con un pase diario, por lo que no dudéis en preguntar (aunque casi todo está en japonés, hay mucho personal atendiendo).

Kyoto-Railway-Museum-6

Hay opción de audioguías en japonés, inglés, chino y coreano.

Cómo llegar

La mejor manera de llegar al Museo Ferroviario de Kioto es en autobús desde la estación de Kioto. Disponemos de dos opciones, aunque la primera es la más recomendable de todas:

  1. Desde la parada B3 de la estación de Kioto lo mejor es tomar los autobuses 103, 104 o 110 directos al acuario y al Museo Ferroviario de Kioto o los autobuses normales 86 o 88 y bajarse en la parada Umekoji-koen/Tetsudo Hakubutsukan-mae que nos deja justo enfrente del hall de entrada. Otra opción es tomar los autobuses 205 o 208 y bajarse en la parada Umekoji-koen mae que nos deja en la entrada del parque. Desde allí, tendremos que andar unos tres minutos hasta el hall de entrada.
  2. Desde la parada C2 de la estación de Kioto tomar los autobuses 2, 14, 26, 26B o 28A y bajarse en la parada Umekoji-koen-mae que nos deja en la entrada del parque. Desde allí, tendremos que andar unos tres minutos hasta el hall de entrada.

Kyoto-Railway-Museum-2

Desde cualquier otra ubicación, os recomendamos usar la opción de ‘cómo llegar’ del Google My Map que hemos integrado en esta entrada.

¡Esperamos que disfrutéis del nuevo Museo Ferroviario de Kioto!