El edificio Nakagin Capsule Tower (中銀カプセルタワー) o torre de cápsulas Nakagin es uno de los edificios más icónicos de Tokio, muchas veces comparado con una “pila de lavadoras” en pleno centro de la ciudad. Y desgraciadamente, parece que tiene los días contados, aunque eso se dice desde hace tiempo.

El Nakagin Capsule Tower es una torre de viviendas y oficinas diseñada en 1972 por el arquitecto japonés Kurokawa Kisho en el barrio de Shimbashi y ejemplo perfecto de metabolismo japonés, un movimiento arquitectónico del Japón de la década de 1960 (aunque seguro que esto podría explicarlo mejor nuestro amigo Javier Vives), que además sirvió de inspiración para el uso práctico y (supuestamente) duradero de la arquitectura en cápsulas.

Nakagin Capsule Tower-9

La idea original de Kurokawa era cambiar las cápsulas cada 20 años (para darle flexibilidad al edificio y su uso) y que estuviera en pie al menos 200 años, pero lo cierto es que desde que se construyera en 1972, ninguna de las cápsulas se ha cambiado y esto ha llevado al edificio a su actual deterioro.

De hecho, actualmente tan sólo 30 cápsulas, de las 144 disponibles, están ocupadas como viviendas, mientras que algunas pocas más son usadas como trasteros o pequeños almacenes de oficinas.

Nakagin Capsule Tower-8

Y es que vivir en un edificio tan vanguardista como el Nakagin Capsule Tower no es fácil. Cada cápsula es una habitación de únicamente 10m² con un pequeño baño (plato de ducha, lavamanos y lavabo) y una doble ventana circular, que es justamente lo que hace que parezcan lavadoras apiladas unas encima de las otras. El alquiler de este pequeño espacio cuesta, además, unos 60.000 yenes (más de 440 euros al cambio). Estas dos características del edificio -tamaño y precio- son, de hecho, dos de los problemas principales para los que viven en las cápsulas.

Nakagin Capsule Tower-11

Por un lado, el baño no dispone de agua caliente, por lo que para ducharse y asearse uno debe acudir al baño comunitario, que cierra a medianoche (así que si llegas tarde, te quedas sin baño).

Por otro lado, la ventana exterior no se puede abrir, lo que hace que sea imposible bajar la temperatura de la cápsula, especialmente en verano y, por lo tanto, que sea imposible vivir ahí sin aire acondicionado. Además hay goteras que no se han arreglado y una necesidad de mantenimiento que no se ha realizado nunca.

Nakagin Capsule Tower-6

Actualmente, muchos de los que viven en una de las cápsulas del Nakagin Capsule Tower se han deshecho del mueble decorativo y funcional que venía con la habitación (y que se ha quedado muy anticuado, todo sea dicho), para ganar algo de espacio y decorar la cápsula a su manera. Otros, han mantenido la estructura del muro pero han querido darle un toque más moderno y personal.

nakagin_capsule_tower-20

Imagen de OctopusFill.

nakagin capsule tower hotel 8

Imagen de Mighty Thylacine.

nakagin capsule tower interior 2

Imagen de Mori Art Museum.

nakagin capsule tower interior 5

Imagen de ffffound.

nakagin capsule tower interior 6

Imagen de TheLostBlog.

nakagin capsule tower 22

Imagen de Yoshiki Saitoh.

nakagin capsule tower interior 3

Imagen de The Absolute Mag.

nakagin capsule tower 7

Imagen de Matome Naver.

Y aunque la habitación tenga baño propio, no debemos olvidar que es una habitación de 10 metros cuadrados, muy pequeña para todas las cosas que una persona puede acumular, así que no es de extrañar que en los pasillos del edificio encontremos artículos que en realidad deberían estar dentro de las cápsulas, especialmente zapatos (usando el pasillo como genkan).

nakagin capsule tower pasillos 2

Imagen de TokyoTimes.

nakagin capsule tower pasillos 1

Imagen de TokyoTimes.

Dado que el edificio se ha ido deteriorando con los años, en parte porque no se ha cuidado siguiendo las recomendaciones de su arquitecto y en parte por el abandono de los propietarios, actualmente se quiere demoler, según cuentan en Iromegane. Pero dada su importancia arquitectónica, hay varios proyectos para mantenerlo en pie como el Save Nakagin Capsule Tower Project que, a través de una estrategia de crowdfunding, quiere comprar el máximo de cápsulas posibles del edificio y así detener su demolición, para posteriormente trabajar con arquitectos y diseñadores en la elaboración de un plan de rehabilitación.

Otra manera de mantenerlo con vida es usándolo como apartamento turístico. De hecho, en la página airbnb podemos encontrar una de las cápsulas del clásico edificio Nakagin Capsule Tower de Tokio, que se ofrece por 9.500 yenes la noche (71 euros) con visita guiada por el edificio incluida por parte de Masato, el propietario de la cápsula, ¡toda una experiencia! Si te apasiona la arquitectura y el diseño o simplemente quieres pasar una noche en este edificio icónico de Tokio, que algunos quieren demoler, ya lo sabes :)

nakagin capsule tower plano de cápsulas

Planos de las cápsulas (imagen de OctopusFill).

nakagin capsule towern planos 2

Plano y habitación (imagen de TokyoTimes).

nakagin-capsule-tower-planos

Anuncio de alquiler de cápsula (Imagen de Stephen David Smith).

De hecho, hace unos pocos años, el Mori Art Museum exhibió una de las cápsulas del Nakagin Capsule Tower como parte de su exposición sobre el metabolismo japonés, otorgando gran importancia arquitectónica al edificio.

cápsula del nakagin capsule hotel en el mori art museum

Cápsula en el Mori Art Museum (imagen de Mori Art Museum).

mori art museum capsula nakagin capsule tower

Imagen de Internet Museum.

mori art museum cápsula

Imagen de AmeriLoveLove.

Finalmente, no os perdáis la pequeña galería de imágenes de Noritaka Minami, con fotografías que nos demuestran el partido que podemos sacarle a 10 metros cuadrados de vivienda si la cuidamos y rehabilitamos bien.

1972-noritaka-minami-nakagin capsule tower

Imagen de Indulgd.

Sinceramente creo que es una pena que un edificio tan emblemático del metabolismo japonés, una de las tendencias arquitectónicas más importantes de los últimos tiempos en Japón, esté en tan mal estado. Creo que se debería trabajar para rehabilitarlo y mantenerlo no sólo como ejemplo de esta corriente arquitectónica sino también cuidando su aspecto funcional (es decir, que haya gente que pueda vivir o trabajar ahí en condiciones decentes). Pero quizás soy una romántica, no lo sé…

¿Qué creéis vosotros? ¿Debería mantenerse en pie como icono del metabolismo japonés? ¿Debería demolerse y usarse el espacio para construir un edificio más moderno y funcional?