A muchos nos parecerá entre un poco cruel y entrañable a la vez, pero todos los años en el Día de los niños o Kodomo no Hi se celebra en Hiroshima el festival Nakizumo, una competición de sumo pero con lloros de bebés.

En el festival Nakizumo, de más de 400 años de antigüedad, jóvenes practicantes de sumo llevan en brazos a bebés nacidos el año anterior, se sitúan en un ring de sumo e intentan hacer llorar al otro bebé al grito de naki! (lit. ¡llora!). Muchos bebés lloran a pulmón suelto, pobretes, aunque otros a veces están tan panchos o hasta se ríen de la situación, por lo que hay que utilizar otras técnicas, como ponerse máscaras para asustarles y hacerles llorar.

La tradición surge del proverbio 泣く子は育つ (Naku ko wa sodatsu) que significa “los bebés que lloran crecen rápido”. Así pues, a través del festival, se intenta fortalecer la salud de los pequeños (alejando también los malos espíritus, ¡que seguro que se asustan con tanto lloro de bebé!) a través de sus lloros.

Os dejamos con algunas imágenes del festival Nakizumo de este año. Lo cierto es que son imágenes entrañables pero a la vez… ¡pobres bebés! Especialmente los que lloran desesperados, porque hay otros la mar de divertidos :))))

nakizumo

nakizumo

nakizumo

nakizumo

nakizumo

Vía: Japan Daily Press