Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

El día 15 de noviembre tiene lugar una de las festividades más importantes para los japoneses, el Shichi-go-san, un ritual de paso para los niños en el que se pide a los dioses sintoístas por el bienestar futuro de estos.

Según el antiguo calendario japonés, el mes de noviembre recibía el nombre de shimotsuki, el “mes de la escarcha”, en referencia a que es en este mes cuando se producen las primeras heladas. Otros nombres que recibe este mes son kagurazuki, el mes del kagura (un tipo de música y danza sintoísta), chūtō, el “mes central del invierno” y yukimachizuki, el “mes que espera la nieve”. Noviembre en Japón

Shichi-go-san significa, literalmente, “siete-cinco-tres”, y hace referencia a que en esta celebración participan los niños de tres y cinco años, y las niñas de tres y siete años ya que los japoneses consideran los números impares como más auspiciosos. Los niños son llevados por sus padres a los santuarios sintoístas locales para dar gracias por haber crecido sanos y fuertes y para rezar por su futuro.

En esta celebración los niños visten por primera vez a la manera tradicional japonesa, con preciosos kimonos para las niñas y chaquetas haori y pantalones hakama para los niños, lo que convierte al Shichi-go-san en una festividad muy cara para los padres de los niños, porque la vestimenta tradicional japonesa de calidad resulta prohibitiva. No es de extrañar, por tanto, que en el Japón actual se puedan encontrar grandes almacenes que alquilan estas prendas por precios más asequibles que comprar todo el conjunto, como ocurre fuera de Japón con ropa muy formal de escasa utilización. Asimismo, tampoco es raro encontrar hoy en día cada vez más niños vestidos con traje a la manera occidental.

Por otra parte, la oración del monje sintoísta también tiene un coste para los padres, que, aunque en forma de propina o agradecimiento, como con muchas otras cosas, suele estar estrictamente regulado, y según la importancia del templo al que se acuda, la cantidad de dinero varía.

Niños en kimono en el santuario sintoísta donde se celebra la ceremonia

Como suele ocurrir con casi todas las celebraciones actuales en Japón, y este caso no es una excepción, este evento empezó siendo un ritual realizado en exclusiva por las familias nobles durante el periodo Heian (794-1192), y posteriormente, también por las familias de samuráis.

Entonces, esta celebración marcaba el momento en el que los chicos mayores de tres años podían dejarse crecer el pelo (debían llevar la cabeza afeitada hasta esa edad), mientras que a los chicos de cinco años se les permitía vestir los pantalones hakama por primera vez, y las niñas de siete años pasaban de cerrar sus kimonos con dos simples cordones a cerrarlo con un obi.

Durante el periodo Edo (1600-1868) esta práctica se popularizó entre el resto de la población, que comenzó a asistir a templos sintoístas para pedir por sus hijos, aunque fue durante la era Meiji (1868-1912) cuando se desarrolló el Shichi-go-san tal como se conoce hoy en día. De hecho, la fecha de esta celebración, el 15 de noviembre, se escogió en esta época porque se consideró que era el día más propicio de todo el año, según el antiguo calendario lunar japonés. Sin embargo, esta celebración no es una fiesta nacional en el calendario japonés, por lo que muchas familias lo celebran en el fin de semana previo o posterior al 15 de noviembre.




Tras la visita preceptiva al templo sintoísta, los padres de los niños suelen comprarles unos caramelos especiales que simbolizan la longevidad, llamados chitoseame, el “dulce de la longevidad”. Aunque chitose significa mil años, también se emplea para referirse a largos periodos de tiempo. Este caramelo tiene forma de bastón y viene en bolsas que llevan dibujos de grullas y tortugas, que en Japón son símbolos de una larga vida. Tanto el dulce como la bolsa son manifestaciones del deseo de los padres de que sus hijos disfruten de una larga y próspera vida.

Otras fiestas en noviembre

Chitoseame

Bolsa del chitoseame, con la garza y las tortugas, que simbolizan la longevidad

Aunque el Shichi-go-san es uno de los festivales más importantes de noviembre, este mes también tiene otros eventos importantes para los japoneses, que sí son fiesta nacional, como por ejemplo el Día de la Cultura o el Día de Acción de Gracias por el Trabajo.

El Día de la Cultura tiene lugar el día 3 de noviembre y fue instaurado en 1948 para conmemorar la proclamación de la Constitución japonesa el 3 de noviembre de 1946. En este día se pretende fomentar los ideales constitucionales, especialmente la paz y la libertad, a través de actividades culturales.

Este día marca también la entrega de la Orden del Mérito Cultural, o Bunka Kunsho en japonés, a todos aquellos que hayan contribuido de forma excepcional a campos como la ciencia o el arte y es el propio Emperador japonés el que hace entrega de los premios.

La segunda fiesta, el Día de Acción de Gracias por el Trabajo, o Kinrō kansha no hi en japonés, se celebra el 23 de noviembre y tiene su origen en un antiguo festival de la cosecha llamado Niiname.

Como festividad moderna fue establecida también en 1948, con el objeto de mostrar respecto al trabajo bien realizado, y celebrar la abundancia en la producción.

Viajar a Japón en noviembre

En noviembre en Japón uno puede disfrutar especialmente del enrojecimiento de las hojas (momiji), un maravilloso espectáculo de la naturaleza. Al igual que octubre, noviembre en Japón es un mes ideal para visitar Japón, puesto que las temperaturas se mantienen templadas durante el día (unos 17ºC en Tokio), aunque son más frescas durante la noche. Es por eso que si queremos disfrutar de una de las decenas de iluminaciones nocturnas especiales para disfrutar del momiji tendremos que ir abrigados.

Durante este mes, son muchos los templos, santuarios y parques que organizan actividades para poder disfrutar del enrojecimiento de las hojas. Y merece la pena, ¡es un espectáculo sin igual!

Si estáis en Japón en noviembre, os recomiendo echar un vistazo a las siguientes entradas para:

¡Disfrutad de noviembre en Japón!