Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

El hecho de dar un regalo o de intercambiar regalos es de vital importancia para los japoneses, como ya os contamos en una entrada hace mucho tiempo. Y justo ahora, a mediados de julio, nos encontramos en la época del ochūgen, (お中元) el regalo de verano. ¿Sabéis qué es?

Hacerse regalos forma parte de la tradición social de este país, siendo por tanto un componente muy importante de la cultura e interacción social japonesa, una manera de crear buenas relaciones entre las personas, aunque a veces se sienta más como una obligación que una simple tradición.

Desde acontecimientos vitales como bodas, funerales o mudanzas, hasta celebraciones de origen occidental como San Valentín o Navidad, hay muchas ocasiones en las que los japoneses quieren (o deben) hacer un regalo. Y ahora nos encontramos justo en la época del ochūgen.

Este es un regalo que hacemos a amigos, familiares y compañeros a mediados de julio (teóricamente una vez recibida la paga extra) para agradecerles su ayuda durante la primera mitad del año y solicitarles formalmente que sigan ayudándonos durante la segunda mitad del año (es la expresión del yoroshiku onegaishimasu que tanto utilizan los japoneses). Así pues, el ochūgen no es sólo un regalo, no es sólo un gasto. Es una muestra de apreciación hacia la otra persona.

Dada la apreciación que los japoneses sienten por la comida y la bebida, el ochūgen normalmente consiste en comida de temporada, galletas y dulces, cervezas, licores y alcoholes varios o alimentos de todo tipo (empaquetados o frescos), aunque no hay reglas escritas y casi todo será bienvenido. Suelen costar entre 3.000 y 5.000 yenes.

ochugen

Ejemplo de ochūgen (imagen de The Japan Times)

La norma dice que el ochūgen debería regalarse a familiares, conocidos íntimos de la familia (en caso de matrimonios concertados u omiai, especial mención a la persona que puso en contacto a las dos partes), a nuestro médico de cabecera, a los profesores de nuestros hijos, a nuestro jefe y a nuestros clientes más fieles, en caso de tenerlos. Naturalmente en la actualidad todo depende de la relación que tengamos con cada una de estas personas y si sentimos que debemos agradecerles su colaboración durante la primera mitad del año o no.

Tradicionalmente, el ochūgen suele envolverse en el papel tradicional de regalos llamado noshigami, utilizado en la gran mayoría de regalos de ceremonia o tradición en Japón, que es básicamente un envoltorio blanco con un lazo en el centro. En el envoltorio noshigami suele aparecer en la parte superior del lazo la razón del regalo (en este caso, 御中元) y en la parte inferior el nombre de la persona que obsequia (aunque esto es opcional).

ochugen envoltorio

Envoltorio tradicional (imagen de Homes).

Según parece, el ochūgen tiene raíces taoístas y budistas, dos religiones cuyas tradiciones y celebraciones se fueron mezclando hasta dar forma a las tradiciones actuales. Por ejemplo, según el calendario lunar, el 15 de julio era un día ceremonial para el taoismo y la fecha de la festividad de los muertos Obon para el budismo, razón por la cual fue en esta fecha cuando primero se presentaban regalos en honor a los muertos y después se comenzaron a dar regalos a vecinos y amigos de la familia y finalmente como agradecimiento a todas las personas con las que compartimos nuestro tiempo.

Si paseamos por la planta sótano o depachika de los grandes almacenes japoneses durante los meses de verano y también en supermercados y tiendas de conveniencia konbini veremos mil y un ejemplos de ochūgen: preciosas y decoradas cajas de regalo que pueden contener básicamente de todo, desde lo más sencillo y barato (café en polvo o latas de cerveza) hasta lo más exótico y caro (como melones de Kumamoto).

Eso sí, sea lo que sea lo que haya en la caja, siempre estará perfectamente dispuesto y arreglado para que realmente entre por la vista. Actualmente, cuando llega el momento, son muchos los grandes almacenes que organizan una sección especial repleta de regalos perfectos para oseibo y ochūgen. Además, facilitan el empaquetado y envío de los mismos, por lo que hacer este tipo de regalos cada vez es más fácil.

ochugen catálogo

Catálogo específico (imagen de amakusa)

La tradición del ochūgen sigue muy viva entre la gente de mediana edad (yo misma recibí ochūgen de varios de mis estudiantes durante mi estancia en Japón), aunque parece perder popularidad entre los jóvenes. Sin embargo, gracias a los servicios de compra por catálogo con miles de productos como el de Japan Post, la tradición del ochūgen parece estar revitalizándose. Ahora ya no hay que ir a la tienda, mirar y remirar o dejarse aconsejar por el dependiente de turno, sino que nos basta con revisar el catálogo específico de productos de ochūgen de Japan Post o de páginas de e-commerce como Rakuten y hacer el pedido. Más fácil imposible.

A ver si así, las generaciones jóvenes mantienen viva esta bonita tradición.