Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Octubre es, junto con noviembre, el mes perfecto para disfrutar de uno de los mayores espectáculos que la naturaleza nos brinda en Japón: el momiji, o enrojecimiento de las hojas de los árboles.

Al final del verano, las altas presiones del Pacífico Norte se van desplazando hacia el sur y la masa de aire del Pacífico Norte empieza a debilitarse favoreciendo la entrada de aire frío del continente. Durante el mes de octubre, Japón tiene un clima que no es ni cálido ni frío y los cielos son claros y brillantes.

Octubre en JapónEl enrojecimiento de las hojas de los árboles, particularmente de los arces, que empieza a finales de septiembre en Hokkaidō y se va extendiendo hacia el sur (kōyō zensen), atrae a multitud de gente a los parques, a los jardines de los templos y a los senderos de las montañas. Este enrojecimiento de la hojas es lo que se conoce como momiji (紅葉). Los kanji de momiji también se pueden leer como kōyō o kouyou.

Según el antiguo calendario japonés, el mes de octubre recibía el nombre de kannazuki, el mes de los dioses, por las numerosas festividades que se celebran en este mes. Otra explicación sostiene que es el mes en el que no hay dioses porque, en octubre, todas las divinidades se reunían en Izumo Ōyashiro (el gran Santuario de Izumo), uno de los santuarios sintoístas más antiguos e importantes de Japón, situado en la prefectura de Shimane. Otros nombres que recibe este mes son kamiarizuki, “el mes en el que hay dioses” (nombre que recibe este mes en Shimane, donde se reúnen todos las divinidades del panteón sintoísta), o shotō, “el mes en el que comienza el invierno”.

Volviendo al momiji, y aunque esta contemplación puede tener lugar en cualquier día y a cualquier hora, lo típico es que los japoneses hagan excursiones y salidas en fin de semana para poder disfrutar al máximo de los colores rojizos de estas hojas, en una práctica conocida como momijigari, que significa literalmente “a la caza de las hojas otoñales”. Esta práctica es la versión otoñal de la contemplación de los cerezos en primavera o hanami, y como ocurría en primavera, las televisiones y periódicos publican diariamente el avance del frente de hojas rojas.

Frente de avance del momijiOriginalmente esta práctica, como muchas otras en Japón, era un pasatiempo de la nobleza y la corte en el siglo VII durante el periodo Heian. Sin embargo, en el periodo Edo esta costumbre empezó a hacerse popular entre el resto de la población, que empezó a organizar fiestas para ver los paisajes otoñales.

El término momiji, proviene de la antigua palabra momizu, que significa teñir algo de rojo, y aunque en realidad se aplica a todos los árboles de hoja caduca, cuyas hojas se vuelven rojas o amarillas, ha acabado por hacer referencia casi exclusivamente al arce, cuyo nombre en japonés es kaede, siendo el iroha kaede (Acer palmatum Thunberg) la especie más representativa. En muchas ocasiones lo veremos traducido erróneamente por hojas de arce.

Particularmente conocidos son los festivales que tienen lugar en Arashiyama, en la zona de Kioto, o el festival del templo de Tanzan, en Nara, que dura dos meses, desde el 1 de octubre hasta el 30 de noviembre.

Viajar a Japón en octubre

En octubre en Japón se abraza definitivamente el otoño y se disfruta del enrojecimiento de las hojas (momiji), un espectáculo de la naturaleza del que todo el país disfruta. Octubre es un mes ideal para visitar Japón, puesto que las temperaturas se mantienen cálidas (unos 22ºC en Tokio), pero no hace ni el calor ni la humedad de los meses anteriores y el espectáculo de la naturaleza con sus mil colores mejora cualquier visita a templos, santuarios, parques y montes. Es pues, un mes perfecto para pasear y disfrutar de la cambiante y maravillosa naturaleza del país.

Si estáis en Japón en octubre, os recomiendo echar un vistazo a las siguientes entradas para:

¡Disfrutad de octubre en Japón!