¡YA A LA VENTA NUESTRO LIBRO, CÓMPRALO YA!
Únete a la Comunidad Japonismo
Isla Ojika, en Nagasaki
Isla Ojika, en Nagasaki

Ojika, una isla de playas turquesas y ambiente rural en Nagasaki

Última actualización:

En la costa de Nagasaki aún podemos encontrar islas como Ojika (小値賀), de preciosas playas y ritmos pausados. Una escapada fantástica si buscas experiencias más «auténticas» y «rurales». Y es que Ojika, con sus playas turquesas, su importante historia y un ritmo de vida más tranquilo, es otro Japón que merece ser descubierto.

Por su localización Ojika fue un importante puerto en las expediciones diplomáticas con China del siglo VI. En el periodo Edo (1603-1868) la isla destacó por su industria ballenera. Pero también por albergar algunos de los cristianos ocultos que decidieron seguir profesando su fe a pesar de las prohibiciones del shogun y de la persecución religiosa.

El pueblo de Ojika está formado, en realidad, por 17 islas diferentes que forman parte del parque nacional de Saikai. Todas ellas son islas volcánicas y gozan de una gran diversidad de flora y fauna. De entre ellas la isla principal es la más poblada, con unos 2400 residentes repartidos en una circunferencia de unos 34 km.

Kominka, tradicionales casas de pueblo de Ojika
Kominka, tradicionales casas de pueblo de Ojika

En bicicleta por Ojika

La isla principal de Ojika no es demasiado grande. De hecho, y aunque te sorprenda, en la isla no hay tiendas de conveniencia ni grandes centros comerciales. Y tan sólo existen dos semáforos en toda la isla. Pero el centro histórico tiene muchas tiendas y restaurantes interesantes, así como casas tradicionales de pueblo y hasta unas curiosas señales de tráfico amarillas que avisan de la posibilidad de cruzarte con vacas.

Es por ello que te recomendamos visitarla alquilando una bicicleta en la oficina de información turística de la terminal de ferries. Hay distintas opciones disponibles, pero teniendo en cuenta que hay algunas subidas y bajadas en la ruta, te recomendamos alquilar una bicicleta eléctrica.

Para disfrutar de Ojika hay que perderse entre sus estrechos callejones. Están llenos de casas tradicionales de pueblo de más de cien años de antigüedad, llamadas kominka. De pequeñas estatuas jizo que cuidan de los vecinos y visitantes. Y de vecinos que te darán la bienvenida con una sonrisa. Un «konnichiwa» de tu parte les hará sonreír todavía más porque, como puedes imaginar, no es un lugar que reciba mucho turismo internacional.

Un paseo por la isla te permitirá disfrutar también de la arquitectura tradicional de Ojika. Aquí muchas casas están rodeadas por un tradicional muro de piedras (ishigaki, en japonés). Estos muros, típicos de los castillos japoneses, demostraban años atrás la opulencia económica de las familias de Ojika.

Casas de antaño en Ojika
Casas de antaño en Ojika

Y entre callejones, muros tradicionales y tierra rojiza que marca el origen volcánico de estas islas, seguro que te cruzas con distintos gatos de colores, razas y tamaños diferentes. Los gatos de Ojika viven al ritmo pausado de la isla y seguro que serán perfectos modelos para tus fotografías.

A continuación te mostramos algunas de las cosas que puedes ver y hacer en Ojika. Como siempre, tienes todos los puntos de interés marcados en nuestro mapa de Nagasaki. Puedes usarlo cómodamente desde tu móvil durante tu viaje, como explicamos en la página de Mapas.

Después de bajar del ferry y alquilar tu bicicleta puedes pasear por la calle comercial Fuefuki, que es el eje central de la isla. No sólo está llena de tiendas y restaurantes, sino que en sus callejones también es frecuente encontrarte con «puestos vecinales».

Los vecinos que cultivan frutas o verduras, las exponen en la entrada de sus casas para que cualquiera pueda comprarlas. Hay carteles con el precio y simplemente pones el dinero en una lata que hace de caja registradora y te llevas lo que quieras. Más local imposible. Y, sobre todo, con una confianza infinita en que nadie se llevará nada sin pagar.

Durante el paseo verás algunos pósters de otra época, así como algunas cafeterías y panaderías deliciosas. Uno de los edificios destacados es la antigua tienda Amachutoten, situada en un callejón. Se trata de una antigua tienda de ropa del periodo Meiji (1868-1912) propiedad de la acaudalada familia Amagasaki. El edificio fue declarado Bien de Interés Cultural y desde 2015 se usa como centro comunitario.

Otro edificio interesante que verás en tu paseo es la farmacia de Ojika. La farmacia se encuentra en un precioso edificio de más de 150 años de antigüedad y merece la pena acercarse sólo por verlo.

También en el centro histórico de Ojika se encuentra el Museo de historia, una auténtica ventana al pasado de la isla. El museo se encuentra en la antigua residencia de la familia Oda, una de las familias más importantes en la historia de Ojika. Los Oda amasaron una gran fortuna como mercaderes, balleneros y productores de sake.

Si vas hacia el este, paralelo a la costa, llegarás al Memorial del ganado, un monumento en honor al ganado que murió en la isla en el periodo Kamakura. Y es que durante esta época se realizaron grandes obras para unir las dos islas que en aquella época conformaban Ojika. Mucho del ganado usado para el proyecto murió a causa de los grandes esfuerzos realizados, razón por la que se erigió este memorial en honor a su sacrificio.

El siguiente punto que merece la pena ver será la playa Akahama, que significa la «playa roja» en japonés. Y es que toda esta zona es rica en hierro, por lo que las rocas y la arena de la playa son de color rojizo. Es un paisaje sorprendente y precioso, típico de una isla volcánica como Ojika. Eso sí, por las corrientes que hay en la playa no se recomienda el baño.

Playa Akahama
Playa Akahama o «playa roja»

A continuación, puedes ver el templo Choju-ji, que sorprende por su precioso jardín de rocas y por una pintura tradicional de un dragón en el techo. Aquí puedes probar diferentes técnicas de meditación zen, desde la meditación pura y dura a un taller para aprender a hacer tu propio jardín zen. Puede hacer la reserva desde la oficina de información turística sin ningún tipo de problema.

Seguidamente verás el santuario Jino-Kojima o «santuario de la tierra». Se trata de un precioso santuario a orillas del mar que destaca por sus preciosas puertas torii. Está conectado con el santuario Okino-Kojima («santuario del mar») de la cercana isla Nozaki.

Al lado se encuentra el valle de Maegata, que se dice se construyó con la idea de asegurar un viaje seguro a los barcos que transitaban por la zona.

Cerca del restaurante familiar Fujimatsu verás la antigua tumba Kamikata. Tan sólo quedan los muros, rodeados de preciosa vegetación, pero si estás por la zona merece la pena echarle un vistazo. Y desde allí puedes visitar las ruinas del antiguo castillo Zeze. Lamentablemente, apenas queda nada de la edificación original, que se asemejaba más a un santuario que a un castillo.

En el centro de la isla se encuentra la avenida de pinos Himematsubara (a veces también transcrito como Hime no Matsubara). Como su nombre indica es una avenida de 450 metros de largo con grandes pinos a ambos lados que casi parecen formar un «túnel verde» sin fin.

En la isla están muy orgullosos de decir que es una de las 100 avenidas de pinos más bonitas de todo Japón.

Avenida de pinos
Avenida de pinos

A continuación, llegarás a la playa Kakinohana, una preciosa playa donde disfrutar de los deportes de agua como snorkeling o paddle surf en aguas de color azul turquesa. La playa dispone de duchas y baños, además de un espacio con sombra y hasta se pueden alquilar hamacas en la oficina de información turística. Eso sí, no hay ni tiendas ni restaurantes, por lo que no te olvides de llevar comida y bebida.

Al norte de la isla puedes visitar los campos de pastoreo Nagasaki Bana, donde es común ver vacas pastando en campos verdes con el mar de fondo. Eso sí, aunque se permite entrar en las pastos libremente, no te olvides de cerrar la verja al entrar y salir y no te acerques demasiado a las vacas.

La playa y acantilados Goryo son un recuerdo del origen volcánico de la isla. Se dice que los acantilados Goryo son todo lo que queda de uno de los veinte cráteres volcánicos que se encontraban alrededor de las islas. Hoy en día el mar ha erosionado el cráter y se puede disfrutar de la belleza de su playa.

Playa y acantilados Goryo
Playa y acantilados Goryo

A continuación, puedes cruzar el puente a la isla Madara para ver la segunda mayor marmita de gigante del mundo. Se trata de una gruta cilíndrica de tres metros de profundidad y 90 cm de diámetro formada de manera natural en la roca sólida. La gente de la isla siempre ha venerado este lugar como sagrado, razón por la cual se construyeron aquí puertas torii blancas.

Torii que marca la segunda mayor marmita de gigante del mundo
Torii que marca la segunda mayor marmita de gigante del mundo

Isla Nozaki

La isla Nozaki es una de las 17 islas que conforman el pueblo de Ojika. Está situada dos kilómetros al este del punto más oriental de la isla principal de Ojika. En la década de 1950 unas 650 personas habitaban en la isla, repartidas en tres pueblos: Nozaki, Nokubi y Funamori. La escuela de Nozaki cerró definitivamente sus puertas en 1985 y el último habitante de la isla, el sacerdote del santuario sintoísta, la abandonó en 2001. Hoy sólo quedan recuerdos de lo que fue.

En julio de 2018 los «Restos de los pueblos de la isla Nozaki» fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, siendo uno de los 12 componentes de la etiqueta «Lugares cristianos escondidos de la región de Nagasaki».

Paisajes de la isla Nozaki
Paisajes de la isla Nozaki

La isla Nozaki puede ser una interesante excursión de día desde Ojika. De hecho, sólo se tardan 25 minutos en llegar desde Ojika hasta Nozaki. A continuación te contamos qué ver y hacer en Nozaki.

Cuando bajes del ferry en el puerto de Nozaki lo primero que te recomendamos hacer es pasar por la oficina de información turística. Si quieres hacer alguno de los senderos que mencionamos a continuación es recomendable ir con guía. En la oficina te podrán ayudar en todo.

A pocos pasos del muelle verás la antigua residencia del sacerdote sintoísta del santuario Okino-Kojima, una construcción original de 1896. Su arquitectura es similar a la de las antiguas residencias de samuráis o bukeyashiki. Y es que dispone de una entrada específica para invitados. Se trataba de una especie de «santuario lejos del santuario», para poder rezar a la deidad desde la distancia, pues el santuario propiamente dicho está algo más lejos.

La residencia se encuentra entre las ruinas del antiguo pueblo Nozaki. En un ambiente casi distópico aquí verás casas y campos en terrazas abandonadas, entre ciervos que campan a sus anchas (se estima que hay unos 400 ciervos en la isla). En alguna ocasión hasta algún jabalí ha aparecido en el interior de las casas. Por tu seguridad no se permite la entrada en ninguna de las casas, ¡tenlo en cuenta!

A continuación verás la playa Nokubi. Se trata de una preciosa playa de aguas turquesas y arena blanca de unos 300 metros de largo desde la que puedes disfrutar de preciosos amaneceres. Si te alojas en el camping de la isla puede ser una buenísima opción para comenzar el día.

Aguas turquesas en la playa Nobuki
Aguas turquesas en la playa Nobuki

Cerca, en lo alto de un sendero, verás la antigua iglesia Nokubi, la única iglesia católica de la isla que recuerda el complicado pasado del cristianismo en Japón. Se trata de una iglesia de ladrillo rojo completada en 1908 que fue de gran importancia en la vida de las 17 familias de cristianos de la isla que recaudaron fondos para su construcción. Cristianos descendientes de esos «cristianos escondidos» del periodo Edo que, durante siglos, se escondieron en Nozaki para poder seguir profesando su fe.

La subida a la cima del monte, donde se encuentra la iglesia, es bastante pronunciada. Así que tenlo en cuenta y usa calzado cómodo y apropiado. La entrada es gratuita y la iglesia está abierta hasta las 14:00 horas

, aunque es recomendable avisar en la oficina de información turística, pues tiene horarios irregulares.

Iglesia Nokubi
Iglesia Nokubi

Desde aquí puedes ir hacia el sur hasta las ruinas del antiguo pueblo Funamori. O puedes dirigirte hacia el norte hasta el santuario Okino-Kojima y la formación rocosa Oe-Ishi. En ambos casos dispones de senderos con excursiones guiadas de 4 horas y media y más de cinco horas, respectivamente.

Apenas quedan algunos muros de piedra en la ruinas del antiguo pueblo Funamori. Aquí vivían los cristianos escondidos que siguieron profesando su fe durante la prohibición del periodo Edo. En 2018, los «Restos de los pueblos de la isla Nozaki» se añadieron a la lista de Patrimonio de la Humanidad.

Para llegar a las ruinas del antiguo pueblo Funamori hay que tomar un sendero a través de densa vegetación, rocas y pocas indicaciones. Como es fácil perderse, se recomienda siempre ir con guía o en excursión guiada.

Centro de visitantes de Nozaki
Centro de visitantes de Nozaki

Por otro lado, si cruzas por el centro de la isla en dirección norte, entre bosques y rocas, llegarás al santuario Okino-Kojima, el «santuario del mar». Se construyó en 704 justamente aquí para que mirara directamente al santuario Jino-Kojima (el «santuario de la tierra») situado en la isla principal. Como curiosidad, el sacerdote del santuario fue la última persona en abandonar definitivamente la isla en 2001.

Detrás se encuentra la formación rocosa Oe-Ishi. Tiene una forma curiosa, pues se parece a un torii tradicional de 24 metros de alto y 12 metros de ancho. No se sabe si es una formación natural o si es una obra humana. Esto ha hecho que sea motivo de todo tipo de mitos y leyendas.

El sendero hasta el santuario y la formación rocosa está cubierto de densa vegetación, rocas y poca señalización. Así que, de nuevo, se recomienda ir con guía o apuntarse a una excursión organizada para no perderse.

Ciervos entre ruinas en Nozaki
Ciervos entre ruinas en Nozaki

Dónde comer en Ojika

Además de supermercados, donde puedes comprar comida para llevar, en el mapa hemos destacado también algunos restaurantes de interés. Y recuerda, en la isla no hay tiendas abiertas 24 horas o konbini, así que usa los supermercados.

En Ojika hay restaurantes bastante variados y puedes comer desde sushi y sashimi de calidad a brochetas yakitori o champon típico de Nagasaki, por ejemplo. ¡Si hasta hay un karaoke bar! Asimismo, también hay algunas panaderías y cafeterías interesantes. Lo tienes todo marcado en el mapa para que te sea fácil elegir.

Restaurante familiar Fujimatsu
Restaurante familiar Fujimatsu

Eso sí, de todos los restaurantes de la isla, quizás el más conocido es el restaurante familiar Fujimatsu. El restaurante está situado en una antigua kominka o casa tradicional de pueblo de casi dos siglos de antigüedad. La casa era propiedad de la familia Fujimatsu, una acaudalada familia que amasó gran fortuna gracias a la industria ballenera y a la producción de sake.

Hoy el restaurante sirve todo tipo de menús elaborados con productos locales en un entorno espectacular. No en vano el restaurante Fujimatsu fue incluido en la edición de la Guía Michelin de Fukuoka, Saga y Nagasaki en 2019.

Finalmente, también destacamos Flourjams, una camioneta de comida que va cambiando de ubicación según la estación del año. Desde esta camioneta se sirven desde deliciosos sándwiches de queso a taco rice típico de Okinawa o arroz con pollo de Corea del Sur. Para conocer su ubicación el día de tu visita pregunta en la oficina de información turística.

Flourjams, con su llamativa camioneta amarilla
Flourjams, con su llamativa camioneta amarilla

Dónde dormir en Ojika

Existen distintas opciones de alojamiento en Ojika, desde hostales tradicionales como ryokan o minshuku hasta albergues y antiguas casas de pueblo. La oferta de hostales tradicionales es bastante amplia, teniendo en cuenta las dimensiones de la isla. Puedes ver las opciones disponibles, así como precios y reservas, en la sección de alojamiento de la web de la Oficina de turismo.

Asimismo, también puedes alquilar una casa de pueblo kominka. Hay seis casas renovadas y listas para alquilar que combinan la estética japonesa con el confort más moderno en un entorno de más de un sigo de antigüedad… ¡toda una experiencia! Puedes reservar tu kominka desde la sección de kominka de la web de la Oficina de turismo.

Finalmente, si buscas una experiencia totalmente inmersiva, también existe la posibilidad de realizar un homestay. Es decir, puedes alojarte con una familia de la isla. Tienes toda la información, precios y reservas en la web de la Oficina de turismo.

Kominka restaurada y lista para que te alojes en ella
Kominka restaurada y lista para que te alojes en ella

Recomendaciones para disfrutar de Ojika

A continuación, compartimos algunas cosas a tener en cuenta, para que tu visita a Ojika sea perfecta:

  • Alquila una bicicleta. Como hemos dicho, la mejor manera de explorar Ojika es en bicicleta. Puedes alquilar una desde la oficina de información turística, en la terminal de ferries. Por las pendientes que hay en la isla se recomienda usar una bicicleta eléctrica, que cuesta unos 1000 yenes/6 horas. Si te alojas en una kominka puedes alquilar una bicicleta eléctrica para dos días/una noche por unos 3000 yenes (o 4000 yenes si vas a estar tres días). También puedes ir en autobús (aunque la frecuencia de paso es muy baja), alquilar un coche (aunque algunas calles son muy estrechas) o ir en taxi. Desde la oficina de información turística te ayudarán en todo.
  • Apúntate a alguna de las actividades de la isla. En Ojika hay muchas experiencias para el turista, como visitas guiadas, tours para disfrutar del atardecer, pesca con vecinos, senderismo… De nuevo, pregunta en la oficina de turismo, que es donde podrás reservar todas estas experiencias.
  • Lleva suficiente dinero en metálico. Muchas tiendas y restaurantes aceptan tarjetas de crédito, pero los dos únicos cajeros automáticos que hay en la isla cierran sobre las 17:00 horas. Uno está en la oficina de correos y otro en el único banco que hay en la isla (los tienes marcados en el mapa). Tenlo en cuenta a la hora de planificar tu visita.
  • Lleva tu pocket wifi o tarjeta SIM de datos. No hay demasiadas wifis públicas en la isla, por lo que para poder usar nuestro mapa y viajar con comodidad te recomendamos llevar tu propia conexión a Internet.
  • Lleva seguro médico de viajes. En Ojika no hay hospital, aunque sí un centro médico. Si te sucede algo, tu seguro sabrá derivarte al lugar correspondiente.
Pescando en Ojika
Pescando en Ojika con vecinos

Cómo llegar

La mejor manera de llegar a Ojika es desde Sasebo, la segunda mayor ciudad de la prefectura de Nagasaki. Desde el puerto de Sasebo toma un ferry rápido hasta el puerto de Ojika (1 hora y media, no incluido en el JR Pass) o un ferry regular (3 horas, no incluido en el JR Pass). Tienes más información en la web del ferry Sasebo – Ojika)

Alternativamente, también puedes llegar con un ferry nocturno desde el puerto de Hakata en Fukuoka. El ferry Taiko sale a medianoche y llega al puerto de Ojika a las 05:00 de la mañana. En la web del ferry Taiko entre Fukuoka y Ojika tienes más información. Para los viajeros que lleguen a Ojika con este ferry tan temprano por la mañana, hay una «sala de descanso» en la terminal. Es perfecta para echar una cabezadita y descansar antes de comenzar a explorar la isla.

Asimismo, desde Ojika también puedes llegar a las islas de Nozaki, Oshima y Mushima con el barco municipal Hamayu (2-3 barcos al día). Si quieres ir a la isla de Noshima tendrás que usar el barco Sakai (5 barcos al día).

Pasturas verdes al ataddecer
Pasturas verdes al atardecer

¡Esperamos que disfrutes de la visita a Ojika!

Fotos © Todd Fong, usadas con permiso del autor.

Creadora y fundadora

¿Cómo empezar a planificar un viaje a Japón? Sigue estos pasos:

  1. Compra vuelos
  2. Reserva alojamiento
  3. Compra el JR Pass
  4. Consigue un seguro de viaje
  5. Lleva internet: Pocket Wifi o SIM
  6. Planifica tu itinerario
  7. Decide qué intereses quieres cubrir en tu viaje
  8. Añade actividades y guías a tu viaje
  9. ¡Disfruta!