¡YA A LA VENTA NUESTRO LIBRO, CÓMPRALO YA!
Únete a la Comunidad Japonismo
Palacio Imperial de Kioto
Palacio Imperial de Kioto

Guía del Palacio Imperial de Kioto y el Parque Imperial Kyoto Gyoen

Última actualización:

El Palacio Imperial de Kioto o Kyoto Gosho (京都御所) fue la residencia de la familia imperial japonesa hasta 1868, cuando acabó el periodo Edo y comenzó el periodo Meiji. Fue entonces cuando se restauró la figura del emperador, pasando la capitalidad a la ciudad de Tokio. El palacio se encuentra en el interior del parque imperial de Kioto o Kyoto Gyoen (京都御苑), un lugar ideal por el que pasear, hacer un pícnic o descansar del turismo y el bullicio de la ciudad.

Al contrario que el Palacio Imperial de Tokio, que cierra algunos días, el parque imperial de Kioto está abierto todos los días, por lo que siempre podemos disfrutarlo. Se trata de un parque rectangular de unos 700 metros de ancho (de este a oeste) y unos 1,3 kilómetros de largo (de norte a sur).

En el parque podemos ver restos del pasado imperial de la ciudad, además del palacio imperial propiamente dicho. Por ejemplo, podemos ver las preciosas puertas de acceso al palacio o las antiguas residencias de nobles de la corte imperial. También encontramos varios templos y santuarios en el complejo, entre una abundante naturaleza. Y es que en el parque imperial hay unos 50.000 árboles, entre los que destacan varios cerezos llorones (shidare-zakura) que florecen entre finales de marzo y comienzos de abril. Además de estos cerezos también hay arces y ginkgos que lucen preciosos en otoño con el cambio de color de las hojas.

Cerezos en el jardín del estanque Konoe
Cerezos en el jardín del estanque Konoe
VISITA GUIADA POR EL PALACIO IMPERIAL
Si quieres disfrutar de una visita guiada a pie por el castillo Nijo y el Palacio Imperial de Kioto, te recomendamos esta excursión de tres horas. La visita comienza en los jardines del Palacio Imperial, para a continuación entrar en la zona interior y ver los grandes edificios del Palacio Imperial. Después de salir del Palacio Imperial, cruzarás la zona de Takeyamachi, llena de casas tradicionales y cafeterías modernas, hasta llegar al castillo de Nijo.

A continuación os dejamos con una extensa guía del Parque imperial. Si sois más de vídeo, también disponéis de un vídeo que grabamos durante nuestro paseo por el Parque imperial de Kioto o Kyoto Gyoen:

Un paseo por el parque y el palacio imperial de Kioto

El parque imperial de Kioto no es sólo el «patio» del palacio imperial, sino mucho más. Es un lugar ideal para pasear, descansar, hacer deporte y hasta entrar en contacto con la naturaleza o la historia imperial de la ciudad. Tanto si el palacio está abierto como si nos lo encontramos cerrado, merece la pena dar una vuelta por el parque y disfrutar de su ambiente y su naturaleza.

A continuación os mostramos los puntos más destacados de una visita al parque imperial de Kioto, donde podemos ver mucho más aparte del palacio imperial de Kioto. Templos, santuarios, estanques, antiguas residencias de nobles de la corte imperial y antiguos palacios para emperadores retirados. Todo esto y mucho más se esconde aquí.

Como siempre, lo tenéis todo marcado en el mapa específico del Palacio Imperial. Este mapa, y los más de 100 que tenemos, podéis usarlo durante vuestra visita a la ciudad tal como os contamos en la página de Mapas. Seguid las instrucciones y no os perderéis nada.

El complejo del parque imperial está cercado por un muro tradicional, pero hay nueve grandes puertas imperiales de acceso que reciben el nombre genérico de gomon. Hay una en el muro norte, en la calle Imadegawa; otra en el muro sur, en la calle Marutamachi; cuatro en el muro occidental, en la calle Karasuma; y tres en el muro oriental, en la calle Teramachi. Las tenéis todas marcadas en el mapa.

Hay paradas de autobús muy cerca de todas ellas, además de las estaciones de metro Imadegawa al noroeste y Marutamachi al suroeste, por lo que el parque es fácilmente accesible. En nuestro paseo por el parque, accedimos por el norte después de visitar algunos de los edificios del periodo Meiji que destacábamos en nuestro itinerario por la arquitectura Meiji y Taisho de Kioto. Así que cruzamos la puerta Imadegawa-Gomon y fuimos bajando en dirección sur.

Puerta Imadegawa-Gomon (puerta norte)
Puerta Imadegawa-Gomon (puerta norte)

Al pasar la puerta hacia el interior del parque, a nuestra izquierda se encuentra el lugar de la antigua residencia Katsuranomiya, pero dado que es un lugar de acceso restringido, no veremos nada más que los muros y parte de la puerta. A nuestra derecha, sin embargo, veremos el estanque Konoe, lugar donde se encontraba la antigua residencia Konoe.

Antigua residencia Katsuranomiya
Antigua residencia Katsuranomiya

El parque alrededor del estanque Konoe está precioso en cualquier época del año, porque aquí podemos encontrar árboles de ciruelo y cerezos de distintos tipos que florecen en primavera (febrero y marzo y abril, respectivamente); también hay robles, arces y gingkos que están preciosos en otoño con el cambio de color de las hojas; camelias que florecen en distintas épocas del año (algunas en primavera, otras en invierno); o lilas de las Indias que florecen en verano, por ejemplo.

Cerezos en el parque Konoe
Cerezos en el parque Konoe
Cerezos en el parque Konoe
Cerezos en el parque Konoe

Desde aquí podemos ver una de las puertas de acceso al palacio imperial, la puerta Sakuhei-mon, que queda enfrente del parque del estanque. Y como el resto de puertas del palacio, está normalmente cerrada. Desde aquí, tomaremos el camino ancho de bajada de la derecha, pasando por delante de otra de las puertas de acceso, la puerta Kogo-mon. Llegaremos así a una segunda puerta que sí puede que esté abierta. Se trata de la puerta Seisho-mon, por la que se realiza todo el acceso al interior del complejo del palacio imperial (tanto entradas como salidas).

Si visitamos el parque en un día en el que el complejo del palacio está abierto y se puede visitar, ésta será la única puerta abierta por la que podremos acceder al interior.

Puerta Sakuhei-mon
Puerta Sakuhei-mon
puerta Kogo-mon
En el lado occidental encontramos la puerta Kogo-mon
Puerta Seisho-mon del palacio imperial de Kioto
Puerta Seisho-mon de acceso al complejo del palacio imperial

El Palacio Imperial de Kioto es un ejemplo perfecto de arquitectura tradicional japonesa e incluye distintos edificios. Eso sí, es importante recalcar que no se puede acceder a ninguno de ellos y sólo se puede el complejo por fuera, incluso aunque consigamos entrar en el recinto. En el pasado, era necesario realizar una petición por adelantado para poder visitarlo. Actualmente se puede entrar sin reserva previa y sin apuntarse a ninguna visita guiada, aunque también las hay —gratuitas, además— en inglés. Tenéis más información en el apartado «Información adicional» del final de esta entrada.

El edificio actual del Palacio Imperial de Kioto es una reconstrucción de 1855. El edificio original fue pasto de las llamas en varias ocasiones, momentos en los que fue cambiando de ubicación. El palacio se usaba en el pasado para las ceremonias de entronización de los emperadores de Japón, como sucedió por ejemplo con las ceremonias de entronización de los emperadores Taisho y Showa que se realizaron en el salón principal del palacio. Sin embargo, más adelante este tipo de ceremonias pasaron a realizarse en el Palacio Imperial de Tokio, como pudimos ver en la ceremonia de entronización del actual emperador, en 2019.

Desgraciadamente, las últimas dos veces que pudimos visitar el palacio eran días en los que la entrada estaba cerrada. Y las fotos que tenemos de veces anteriores son demasiado viejas y con poca resolución para ponerlas aquí. Así que nos dejamos este espacio para ampliar la información cuando vayamos la próxima vez. A la tercera va la vencida, que suele decirse.

Si proseguimos el paseo en dirección sur por el exterior del complejo del palacio veremos la última puerta de las tres que se encuentran en el muro occidental. Se trata de la puerta Gishu-mon, más elaborada que la anterior.

Puerta Gishu-mon
Puerta Gishu-mon

Si seguimos bajando, dejando el complejo del palacio imperial a nuestras espaldas, nos encontraremos a mano izquierda con el santuario Shirakumo. Este santuario está dedicado a la diosa de la música (Myo-Onten), una de las deidades favoritas de Fujiwara no Moronaga (1138-1192) quien según El cantar de Heike era un excelente músico del laúd japonés (llamado biwa). Curiosamente, con el tiempo, el santuario pasó a manos de una familia aristocrática especialista en biwa.

Sin embargo, a partir del siglo XIII el santuario fue reubicado en varias ocasiones y finalmente en 1769 fue trasladado a su ubicación actual por decreto imperial. Su traslado era un símbolo de la cultura de la corte imperial, pues aquí se encontraban los terrenos de la residencia de la familia Saionji. En 1878 se consagró aquí la deidad Ichikishima-hime-no-mikoto (también llamada Myo-Onten o Myo-on Benzaiten) y en ese momento se revisaron los rituales del sincretismo budista y sintoísta. El santuario pasó a ser un espacio sintoísta y se renombró a santuario Shirakumo.

Entrada al santuario Shirakumo
Entrada al santuario Shirakumo
Santuario Shirakumo
Santuario Shirakumo
Santuario Shirakumo
Santuario Shirakumo

Actualmente la imagen sentada de la deidad Benzaiten, una de las siete deidades de la buena fortuna y que posiblemente data de la dinastía Tang fue declarada Bien de Interés Cultural por el gobierno japonés en 2012. Es la única estatua de una deidad sintoísta que ha sido declarada Bien de Interés Cultural en todo Japón. Dado que Benzaiten es la deidad de la música, siempre va acompañada de un laúd biwa. Es por ello que las tablillas de madera ema tienen la imagen de Benzaiten o de este instrumento.

Los cinco beneficios divinos del santuario son la música (música, artes, creatividad, etc.), el agua (vida, prevención ante incendios, prevención ante desastres), el conocimiento (sabiduría, estudios, elocuencia), la riqueza (dinero, prosperidad, victoria…) y la fortuna (buena suerte, salud, larga vida).

Santuario Shirakumo
Santuario Shirakumo
Tablillas ema del santuario Shirakumo
Tablillas ema del santuario Shirakumo

Si seguimos bajando, nos encontraremos con el pequeño riachuelo Demizu. Esta zona de paseo y relax está además llena de cerezos, de entre los que destaca un cerezo llorón que es muy fotografiado en primavera. Pero además de cerezos también hay muchos calicantos del Japón, que florecen en invierno.

Riachuelo Demizu
Riachuelo Demizu
Riachuelo Demizu
Riachuelo Demizu

Un poco más al sur nos encontraremos con el santuario Munakata, rodeado de grandes árboles y preciosa naturaleza. Aquí se venera a tres deidades diferentes, las tres hijas de los dioses Amaterasu y Susanoo. Son las llamadas «tres deidades de Munakata»: Tagorihime, Tagitsuhime e Ichikishimahime.

Según parece, el santuario se fundó aquí un año después de que la capital se trasladara a Heian-kyo (antiguo nombre de Kioto) por orden del emperador, a finales del siglo VIII. Destacan los dos leones guardianes, con muchísimo detalle, y los tres pequeños santuarios, dedicados a las tres deidades de Munakata.

Como curiosidad, aquí se encuentra el árbol más viejo de todo el complejo del parque imperial, un alcanfor de más de 600 años.

Santuario Munakata
Santuario Munakata
Santuario Munakata
Santuario Munakata

Seguidamente, veremos el santuario Itsukushima, una pequeña sucursal del famoso santuario Itsukushima de la isla de Miyajima. El edificio del santuario en sí quizás no es demasiado interesante, pero el estanque Kujo es una maravilla.

Santuario Itsukushima
Santuario Itsukushima
Santuario Itsukushima
Santuario Itsukushima

El estanque Kujo lo cruza un precioso puente de madera y piedra. Este puente conecta el lugar donde se encontraba la antigua residencia Kujo, justo al lado del santuario, con la casa de té Shusui-tei. Esta casa de té es de lo poco que queda de este lugar, además del propio santuario, que servía de santuario familiar de los Kujo.

La familia Kujo fue, desde finales del periodo Heian, una de las cinco familias más prestigiosas de la ciudad. Muchos de sus miembros sirvieron como regentes o consejeros del emperador, dos de los roles más importantes de la corte imperial. Asimismo muchas hijas de esta familia y de sus diferentes ramas se casaron con emperadores. Un ejemplo fue Sadako, quien se casó con el emperador Taisho.

El puente está rodeado de preciosa naturaleza y muchas flores como las distintas camelias (japonesas y sasanqua), lilas de las Indias (también llamadas espumillas) o magnolia lirios. También hay árboles de ciruelo que están preciosos cuando florecen en febrero y arces y ginkgos que están preciosos con el cambio de color de las hojas de otoño. Es decir, que vayamos cuando vayamos, la naturaleza que rodea el estanque Kujo nos dejará sin palabras.

Estanque Kujo
Estanque Kujo
Estanque Kujo
Estanque Kujo

Como curiosidad, el puente sobre el estanque Kujo es uno de los lugares favoritos por las parejas de Kioto para hacerse fotos de boda. Sobre todo vestidos a la manera tradicional. Y es que el puente evoca una belleza japonesa muy especial en cualquier época del año.

Estanque Kujo
Estanque Kujo
Fotografías de boda en el estanque Kujo
Fotografías de boda en el estanque Kujo

El puente nos lleva hasta la mencionada casa de té Shusui-tei y algo más al oeste se encuentra la residencia Kaninnomiya, antigua residencia de la familia de nobles de la corte Fujiwara. Esta última se puede visitar y, además, la entrada es gratuita.

Casa de té Shusui-tei
Casa de té Shusui-tei

Enfrente del estanque encontramos los restos de la residencia Takatsukasa, otra de las cinco familias más prestigiosas de la ciudad, cuyos miembros fueron tradicionalmente consejeros del emperador. Desgraciadamente hoy apenas queda nada, sólo unos árboles y una señal que marca el lugar.

Lugar de la antigua residencia Takatsukasa
Lugar de la antigua residencia Takatsukasa

En este punto podemos ver la esquina sureste del parque, donde hay pistas de tenis y de cróquet japonés. A continuación podemos subir por la otra gran avenida para ver el Palacio Imperial Sento y el Palacio Imperial Omiya. Ambos lugares están cercados por un muro tradicional pero la entrada es gratuita. Eso sí, hay que registrarse previamente o apuntarse a una visita guiada en japonés (más información en el apartado «Información adicional» un poco más adelante).

El Palacio Imperial Sento o Sento Gosho es el lugar en el que antaño se encontraba el palacio para los emperadores ya retirados. El palacio original se construyó en 1630 para el retiro del emperador Go Mizunoo. Desgraciadamente, el palacio fue destruido en un incendio en 1854 y nunca se reconstruyó. De las edificaciones de entonces tan sólo quedan dos casas de té, la Seika-tei y la Yushin-tei, así como un precioso jardín paisajístico diseñado en 1630 por el famoso artista Kobori Masakazu.

Por otra parte, el Palacio Imperial Omiya u Omiya Gosho es el lugar en el que se retiraban las emperatrices. Al igual que el Palacio imperial Sento, el Palacio imperial Omiya se construyó en 1630 para el retiro de la emperatriz viuda Nyoin. Al contrario que el palacio del emperador, el palacio Omiya sí fue reconstruido en 1867 después de que fuera pasto de las llamas en 1854. Actualmente es el lugar en el que se alojan los emperadores cuando visitan la ciudad de Kioto.

Entrada al Palacio imperial Sento
Entrada al Palacio Imperial Sento

Si proseguimos por la avenida principal en dirección norte, veremos la puerta sur de acceso al palacio imperial, la puerta Kenrei-mon. Los dignatarios solían acceder al palacio a través de esta puerta durante las ceremonias de estado. La puerta tiene tejado de madera de ciprés y se sustenta por cuatro pilares de madera sin decoraciones.

En raras ocasiones, el emperador daba la bienvenida a un diplomático o dignatario desde la puerta Kenrei-mon. Al pasar la puerta los visitantes se encontraban con la puerta interior Jomei-mon (de color bermellón y tejado de tejas) que les llevaba directamente al salón de ceremonias de estado Shishin-den.

En el camino de acceso de subida, veremos también la única puerta oriental del palacio imperial, la puerta Kenshun-mon. De arquitectura similar a la puerta Kenrei-mon, tras la puerta Kenshun-mon hay una plaza donde se solía jugar con las bolas tradicional temari.

Puerta Kenshun-mon
Puerta Kenshun-mon

Enfrente una señal nos indica que aquí se encontraba el lugar original de la escuela Gakushuin, una institución educativa de importancia de mediados del siglo XIX.  Y es que en 1779, Kokaku, un noble de la corte que pertenecía a la familia imperial Kan’in-no-miya, ascendió al trono. El emperador Kokaku apreciaba mucho los estudios y trabajó duro para promocionar la educación entre los nobles de la corte. Gracias a él, en 1845 y durante el reinado del emperador Ninko, el shogunato Tokugawa permitió la construcción de una institución educativa en el complejo del palacio imperial de Kioto. La escuela abrió sus puertas dos años después, en 1847, ya durante el reinado del emperador Komei.

El propósito de la escuela era enseñar los clásicos chinos y japoneses tanto a los nobles de la corte como a los oficiales que servían en el palacio y a sus hijos. En 1849, el emperador Komei otorgó a la escuela una placa imperial con el nombre de «Gakushuin», que pasó a ser el nombre oficial de la institución. Sin embargo, con el comienzo del periodo Meiji (1868-1912) y la reubicación de la residencia del emperador a Tokio, la escuela Gakushuin de Kioto cerró sus puertas. No obstante, en 1877, el emperador Meiji volvió a otorgar una placa imperial con el nombre de Gakushuin a una nueva escuela fundada en Tokio llamada Peers’ School, que a partir de ese momento adoptó el nombre oficial de Gakushuin.

Hoy no queda nada de esa primera escuela Gakushuin, desgraciadamente. Sólo una placa que recuerda su historia.

Lugar original de la escuela Gakushuin
Lugar original de la escuela Gakushuin

A pocos metros se encuentra la Casa de Invitados del Estado de Kioto o Kyoto Geihinkan. Se trata de una de las dos casas de invitados que tiene el gobierno de Japón, siendo la otra el fantástico Palacio de Akasaka en Tokio. La casa de invitados de Kioto abrió sus puertas en 2005 y desde entonces ha albergado la visita de todo tipo de emisarios y dignatarios extranjeros.

Desde julio de 2016, la Casa de invitados del Estado de Kioto está abierta al público general y se puede visitar. Diseñada por Nikken Sekkei, su estilo puramente japonés contrasta con el estilo más occidental y pomposo del Palacio de Akasaka de Tokio.

Si seguimos andando veremos la esquina noreste del muro del palacio imperial, llamada esquina Sarugatsuji o «esquina de los monos». La dirección noreste era considera de mal augurio en el palacio, por lo que debajo del pequeño tejado de la esquina se colocó una escultura de un simbólico mono guardián.

Esquina Sarugatsuji
Esquina Sarugatsuji
Esquina Sarugatsuji
Esquina Sarugatsuji

Información adicional

Parque Imperial de Kioto

  • Abierto todos los días
  • Entrada gratuita.
  • Está prohibido ir en bicicleta por el césped, maniobrar drones o tocar las flores y las plantas así como dar de comer a los animales.

Palacio Imperial de Kioto

  • El complejo del palacio imperial abre de 09:00 a 17:00 horas (de abril a agosto), de 09:00 a 16:30 horas (de septiembre a marzo) y de 09:00 a 16:00 horas (de octubre a febrero). Se permite la entrada hasta 40 minutos antes del cierre del complejo. Eso sí, no se permite la entrada a ninguno de los edificios, sólo se pueden ver por fuera.
  • Cierra los lunes (los martes si el lunes es festivo) y del 28 de diciembre al 4 de enero. Sin embargo, puede cerrarse sin previo aviso en caso de eventos especiales. Por ello, es importante revisar siempre el calendario para asegurarnos de que está abierto cuando queremos visitarlo.
  • La entrada es gratuita y no hace falta registrarse para visitarlo.
  • Hay visitas guiadas gratuitas en japonés (9:30, 10:30, 13:30 y 14:30 horas) y en inglés (10:00 y 14:00 horas). Duran 50 minutos y podéis apuntaros en el punto de información al visitante situado a la derecha de la puerta de entrada.
  • Tenéis más información en la página web oficial.

Palacio Imperial Sento

  • El Palacio Imperial Sento abre de 09:00 a 17:00 horas y la entrada gratuita. Cierra los lunes (los martes si el lunes es festivo) y del 28 de diciembre al 4 de enero
  • Hay que registrarse con antelación o apuntarse ese mismo día a una visita guiada en japonés (ofrecen audioguía gratuita en español). Los grupos son de un máximo de 50 personas (cuando se llenan se cierra el registro) y la visita dura 60 minutos. Se realizan a las 09:30, 11:00, 13:30, 14:30 y 15:30. Es recomendable revisar siempre el calendario, porque el palacio puede cerrar en caso de eventos oficiales.
  • Tenéis más información en la página web en inglés.

Casa de Invitados del Estado de Kioto

  • La Casa de Invitados del Estado de Kioto abre de manera general de 10:00 a 17:00 horas, aunque el horario cambia según el día. Es imprescindible revisar el calendario en su web.
  • La visita cuesta 1.500 yenes (visita auto-guiada) o 2.000 yenes (visita guiada). Hay que reservar con antelación desde la página web o directamente al llegar, pero si el aforo ya está completo no podremos entrar sin una reserva previa.

Casa de té Shusui-tei

  • La casa de té está abierta los jueves, viernes y sábados, así como durante el festival Aoi Matsuri y el festival Jidai Matsuri.
  • La entrada cuesta 100 yenes.

Antigua residencia Kaninnomiya

  • La residencia Kaninnomiya abre de 09:00 16:30 horas (entrada permitida hasta media hora antes del cierre). Cierra los lunes y del 31 de diciembre al 3 de enero.
  • La entrada es gratuita

Cómo llegar

El parque imperial de Kioto está muy bien comunicado, con distintas paradas de autobús y dos estaciones de metro. Al noroeste se encuentra la estación de metro Imadegawa, mientras que al suroeste se encuentra la estación de Marutamachi.

Así pues, desde la estación de Kioto la manera más rápida y directa de llegar al palacio imperial es tomar la línea Karasuma de metro hasta la estación de Imadegawa. Esto nos llevará sólo 10 minutos, aunque el trayecto no está incluido en el JR Pass ni en el pase de autobuses diario de Kioto. Esta estación es la más cercana a la entrada del palacio. Alternativamente, hay muchos autobuses que nos dejan cerca del palacio imperial (podéis ver opciones y rutas exactas en Google Maps). Una buena opción también es llegar con el autobús turístico de Kioto llamado SkyHop Bus Kyoto, que tiene parada en la esquina de Imadegawa.

¡Disfrutad del legado imperial de Kioto!

¿Cómo empezar a planificar un viaje a Japón? Sigue estos pasos:

  1. Compra vuelos
  2. Reserva alojamiento
  3. Compra el JR Pass
  4. Consigue un seguro de viaje
  5. Lleva internet: Pocket Wifi o SIM
  6. Planifica tu itinerario
  7. Decide qué intereses quieres cubrir en tu viaje
  8. Añade actividades y guías a tu viaje
  9. ¡Disfruta!