¡YA A LA VENTA NUESTRO LIBRO, CÓMPRALO YA!
Únete a la Comunidad Japonismo
Paseo por Ningyocho
Paseo por Ningyocho

Un paseo por Ningyocho, el «barrio de las muñecas» de Tokio

El barrio de Ningyocho (人形町) es uno de los más tradicionales de Tokio, situado en el distrito de Nihonbashi, entre la estación de Tokio y el río Sumida. De hecho, durante el periodo Edo, fue un importante distrito de entretenimiento donde se encontraban multitud de teatros de marionetas y teatros kabuki.

En esa época, los marionetistas y los artesanos de marionetas abrieron aquí sus talleres, razón por la cual la zona pasó a llamarse Ningyocho. Y es que, en japonés, Ningyocho significa, literalmente, «barrio de las muñecas», en referencia a las marionetas de los populares teatros. Y aunque con los años los teatros de kabuki se trasladaron a Asakusa y los teatros de marionetas fueron desapareciendo, el barrio mantuvo su nombre.

Actualmente en Ningyocho todavía se respira cierto aire de shitamachi, los «barrios tradicionales» de la antigua Edo. Aquí hay tiendas de artesanía y pastelerías tradicionales por las que parece que no ha pasado el tiempo. También hay restaurantes y locales con encanto y muchos eventos especiales como peregrinaciones de templos y santuarios o mercadillos, por ejemplo. Si buscas un Tokio céntrico pero con un estilo diferente al bullicio de Shibuya o Shinjuku, seguro que Ningyocho te sorprenderá.

Cartel que marca la avenida Ningyocho-dori
Cartel que marca la avenida Ningyocho-dori

Qué ver y hacer en Ningyocho

Hoy apenas queda nada de esa cultura de las marionetas que dio nombre al barrio. No obstante, Ningyocho no sufrió grandes daños ni durante el Gran Terremoto de Kanto de 1923 ni por los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Por eso, hoy en día es muy interesante pasear por el barrio para ver edificios antiguos y negocios que parecen anclados en el pasado.

Como decíamos al principio, podrás probar dulces japoneses tradicionales en pastelerías de antaño, verás casas y restaurantes con larga historia y dos relojes de torre con pequeños espectáculos de marionetas, en honor al pasado histórico de la zona.

Además, también hay que destacar el gran número de templos y santuarios que hay en Ningyocho. Unos forman parte de la peregrinación de los 33 templos Kannon de Edo y otros de la peregrinación de los Shichifukujin de Ningyocho. Un poco más adelante te contamos más de estos templos y santuarios y sus peregrinaciones.

Como siempre, tienes toda la información marcada en nuestro mapa del distrito de Chuo, donde se encuentra Ningyocho. Recuerda que puedes guardarte el mapa y consultarlo cómodamente desde Google Maps durante tu viaje. Si no sabes cómo hacerlo, te lo contamos en la página de Mapas, en la que además tienes muchos más mapas de Japón.

Pincha sobre la imagen para acceder al mapa del distrito de Chuo (donde se encuentra Ningyocho)
Pincha sobre la imagen para acceder al mapa del distrito de Chuo (donde se encuentra Ningyocho)

Relojes de marionetas

Desde 2009, en la calle principal, Ningyocho-dori hay dos relojes mecánicos de marionetas de unos 8 metros de alto. Desde las 11:00 y hasta las 19:00 horas, los relojes marcan la hora en punto con un pequeño espectáculo de marionetas de unos dos minutos de duración. Los relojes están en lados opuestos en la avenida Ningyocho-dori, más o menos a la altura de la calle Amazake Yokocho.

Uno de los relojes está dedicado a los narradores cómicos de rakugo, mientras que el otro está dedicado a los bomberos de Edo. En el primero, cuando se abren las cortinillas, el cómico de rakugo comienza a contar la historia de los orígenes de Ningyocho. Luego, en el nivel superior, los murales rotan para mostrar distintas imágenes del periodo Edo.

Uno de los relojes de Ningyocho (dedicado a los bomberos)
Uno de los relojes de Ningyocho (dedicado a los cómicos de rakugo)
Reloj de Ningyocho dedicado a los bomberos
Reloj de Ningyocho dedicado a los bomberos

El segundo de los relojes hace referencia a los bomberos de Edo (llamados Machi-bikeshi en el periodo Edo), que estaban divididos en 47 grupos. Cada grupo recibía una de las 47 letras del silabario «I-Ro-Ha» y el grupo Ha (Ha-gumi) era el encargado de proteger la zona de Ningyocho. Y ésa es la razón por la que la imagen de este grupo es central en uno de los relojes.

Las muñecas del reloj de los bomberos aparecen haciendo las acrobacias típicas de los bomberos de la época. Por ejemplo, acrobacias sobre la escalera llamadas Hashigo-nori o el vuelo del estandarte, llamado Matoi-age. De hecho, la asociación para la conservación de las antiguas técnicas de bomberos colaboró en el diseño del reloj.

Muñecas de bomberos en uno de los relojes
Muñecas de bomberos en uno de los relojes

Dulces y compras en Ningyocho-dori

Además de los dos relojes de marionetas, la calle central de Ningyocho está llena de tiendas y pastelerías tradicionales. Es recomendable pasear por aquí con el estómago vacío y la cartera con dinero en metálico… ¡no te podrás resistir!

En la avenida principal y sus alrededores hay muchas pastelerías y confiterías que venden todo tipo de dulces tradicionales como galletas de arroz senbei, taiyaki, manju, ningyoyaki… Como puedes imaginar y debido a su nombre, el ningyoyaki es muy popular en Ningyocho.

Se trata de una especie de gofre o bizcochito relleno de pasta de judías dulces y que en Ningyocho tiene forma de uno de los siete dioses de la buena fortuna o Shichifukujin. Y es que, como te comentamos más adelante en este post, la peregrinación por los santuarios dedicados a los siete dioses es una de las destacadas en Tokio por Año Nuevo.

Pastelerías históricas en edificios modernos
Pastelerías históricas en edificios modernos

De todos los locales que hay hemos destacado algunos en el mapa del barrio. Entre ellos podemos mencionar Itakuraya, una pastelería de 1907 que se especializa en ningyoyaki y galletas de arroz senbei. O también Shigemori Eishindo, otra pastelería especializada en ningyoyaki y galletas de arroz senbei con más de cien años de historia. También destaca la confitería Kofujiya, especializada en galletas de arroz osen y okaki.

Y si todavía quieres algún dulce tradicional más, te recomendamos Tsukushi, una pastelería de 1887. Su especialidad es el anmitsu, además de otros postres tradicionales típicos de la antigua Edo (llamados conjuntamente «dulces de Edo») como el «pudín de Ningyocho», una receta centenaria. O también Amamidokoro Hatsune, una pastelería de 1837 especializada en dulces tradicionales, entre los que destaca el anmitsu, que además te sirven acompañado de té verde.

Rebajas de Año Nuevo en una de las tiendas de la avenida principal
Rebajas de Año Nuevo en una de las tiendas de la avenida principal

En cuanto a tiendas, en Ningyocho puedes encontrar muchas tiendas tradicionales y de artesanía. Muchas de ellas llevan más de un siglo abiertas y van pasando de generación en generación. Entrar en ellas es dar un paseo por la historia de la ciudad.

Aquí verás tiendas de muñecas, kimonos, toallitas para el verano tenugui, cerámica, incienso, etc. Tienes varias marcadas en el mapa, pero te recomendamos algunas como Tachibanaya, especializada en kimonos; Shoeido, especializada en incienso; Chidoriya, especializada en toallitas tenugui; o Kyosendo, especializada en abanicos de Kioto (la tienda original está en Kioto).

Además, también destacamos Shitamachi Omoshioro Kogeikan, con artículos de kimono y todo tipo de artesanía tradicional; o el taller Kogei Watabe, con artesanía de cristal.

Tiendas tradicionales en la avenida principal de Ningyocho
Tiendas tradicionales en la avenida principal de Ningyocho

Calle Amazake Yokocho

Amazake Yokocho es una de las calles más famosas de Ningyocho. Se trata de una calle de unos 400 metros de largo que va desde la salida A1 de la estación de Ningyocho en la avenida principal hasta la salida A2 de la estación Hamacho, justo enfrente del teatro Meiji-za.

Amazake Yokocho, que significa literalmente «el callejón del amazake«, recibe su nombre por la tienda Owariya que se encontraba al comienzo de la calle durante el periodo Meiji (1868-1912). La tienda se especializaba en amazake, un tipo de sake dulce sin alcohol. Y además, en esa época, la calle era mucho más estrecha que ahora, de ahí que se usara yokocho («callejón») en el nombre.

Extremo de Amazake Yokocho
Extremo de Amazake Yokocho

La zona era muy popular, entre los distintos teatros del barrio y el mercado de pescado cerca del río en Nihonbashi. No obstante, después del Gran Terremoto de Kanto de 1923, la callejuela se ensanchó y perdió parte su encanto original.

De todos modos, a pesar de que la tienda ya no existe y de que la callejuela es ahora una calle estándar, Amazake Yokocho mantiene su nombre. Curiosamente, además, es común ver en Año Nuevo puestos callejeros que sirven amazake, una bebida tradicional de los primeros días del año. ¡Y no hay nada mejor que beber amazake en una calle llamada Amazake!

Tiendas en la calle Amazake Yokocho
Tiendas en la calle Amazake Yokocho

Hoy en el comienzo de la calle, haciendo esquina con la avenida principal, destacamos la confitería tradicional Gyokueidou Hikokuro. Se trata de una pastelería que data de 1576 (¡increíble!) y que destaca por sus fantásticos dorayaki. Ya sabes que el dorayaki es el dulce favorito de Doraemon, dos bizcochos redondos con pasta de judía roja dulce entre ellos. Si quieres hacerlo en casa, tienes la receta del dorayaki en Japonismo.

Los dorayaki de esta pastelería son grandes y vienen muy rellenos. Pero además reciben el nombre de torayaki (tora significa «tigre» en japonés) porque tienen un patrón parecido a un tigre en su superficie, que se consigue al quitar el envoltorio.

Además de dorayaki, también te recomendamos el gyokuman, una castaña cubierta de pasta de judías rojas. Aunque en realidad tienen muchísimos más dulces, todos muy sabrosos y deliciosos. No dudes en entrar y comprar varias cosas, no te arrepentirás.

Confitería tradicional Gyokueidou Hikokuro
Confitería tradicional Gyokueidou Hikokuro
Interior de la confitería tradicional Gyokueidou Hikokuro
Interior de la confitería tradicional Gyokueidou Hikokuro

Otras tiendas destacadas de Amazake Yokocho son, por ejemplo, Yanagiya, especializada en todo tipo de taiyaki. Los taiyaki son una especie de gofres con forma de pez rellenos de pasta de judía roja y otros rellenos. De hecho, en Yanagiya algunos de los rellenos son de estilo gourmet. También destacamos Tofu no Futaba, una tienda con más de 115 años de antigüedad que vende tofu y amazake.

Además de las tiendas mencionadas, es también interesante Ningyocho Kameido, otra pastelería tradicional especializada en ningyoyaki y galletas de arroz kawara-senbei. Se encuentra situada justo al lado de Ningyocho Sokaya, otra pastelería tradicional con galletas de arroz senbei deliciosas. Esta tienda hace senbei a la parrilla tradicional cada mañana, y llevan así desde 1928.

Tiendas de Amazake Yokocho
Tiendas de Amazake Yokocho

Y casi al final de la calle, destacamos Yuuma, una tienda de accesorios hechos a mano. Aquí encontrarás bolsos y bolsas de todo tipo, además de pequeñas muñecas con forma de gatito y todo tipo de artículos hechos con tela japonesa. Relativamente cerca también destacamos la tetería Kome Chaso, con todo tipo de tés y artículos de China y Taiwán.

Otras tiendas interesantes en esta calle son Jinemon o Nishikiya, especializadas en kimonos o Tansuya Ningyocho, especializada en kimonos de segunda mano. De todas maneras, todas estas tiendas las tienes marcadas en el mapa del distrito que hay al comienzo del post.

Tiendas y locales de Amazake Yokocho
Tiendas y locales de Amazake Yokocho

Durante tu paseo por la calle Amazake Yokocho te cruzarás con una especie de paseo verde llamado Hamacho. Es el lugar ideal para sentarte a tomar alguno de los dulces que has comprado en Amazake Yokocho, por ejemplo, y descansar bajo los árboles.

Paseo verde Hamacho
Paseo verde Hamacho

Además, aquí verás la estatua del monje guerrero Musashibo Benkei. Benkei es un personaje muy famoso de la popular obra de teatro kabuki Kanjincho y todo un símbolo de lealtad y fortaleza.

Estatua de Benkei
Estatua de Benkei

Y por cierto, si te apetece comer una rica hamburguesa, muy cerca del paseo verde se encuentra la hamburguesería Brozers. Ideal para aquellos días en los que estás cansado de sushi o platos japoneses (lo sabemos, es difícil de imaginar, pero a veces sucede).

El concepto de Brozers es parecido al concepto australiano de hamburguesa. Es decir, básicamente añaden huevo y piña a muchas de sus hamburguesas, entre otras cosas. Además, la carne de cada hamburguesa lleva cerdo australiano y buey de raza wagyu en una proporción 7 a 3, que hace que el resultado final sea muy, muy jugoso. En el post enlazado te contamos más.

Hamburguesa LOT doble de Brozers
Hamburguesa LOT doble de Brozers

Pasado el paseo verde, al final de la calle Amazake Yokocho, te encontrarás con el teatro de kabuki Meiji-za y el parque Hamacho. El teatro de kabuki Meiji-za fue construido originalmente en 1873 y posteriormente reconstruido en varias ocasiones. Fue destruido completamente durante el Gran Terremoto de Kanto de 1923 y posteriormente durante los bombardeos sobre Tokio de la Segunda Guerra Mundial. Por ello, fue reconstruido en 1950 aunque sufrió un incendio en 1957. Así que lo que puedes ver hoy en día es una reconstrucción de 1958.

El teatro, que se ha ido renovando durante los años, se usa para obras de kabuki y obras de teatro de estilo occidental. Su exterior no es demasiado interesante, aunque a sus pies sí podrás ver un pequeño santuario Inari dedicado a la protección del teatro.

Teatro de kabuki Meiji-za
Teatro de kabuki Meiji-za
Pequeño santuario inari del teatro de kabuki Meiji-za
Pequeño santuario inari del teatro de kabuki Meiji-za

El cercano parque Hamacho es el mayor parque del barrio de Ningyocho. Se trata de una zona de actividad y descanso para los vecinos de la zona, pues aquí hay un parque deportivo y un parque infantil además de la terraza en las márgenes del río Sumida.

El parque dispone de varios cerezos Somei Yoshino y Benishidare que están preciosos en primavera, con la floración. Aunque también destaca por sus hortensias en junio y por el intenso amarillo de los ginkgos en otoño. Es decir, cualquier momento del año es bueno para visitarlo. Además es una zona tranquila y poco transitada por turistas.

Parque Hamacho en invierno
Parque Hamacho en invierno
Vistas del río Sumida desde uno de los extremos del parque Hamacho
Vistas del río Sumida desde uno de los extremos del parque Hamacho

Santuario Suitengu

Casi al final de la avenida principal y enfrente de la estación Suitengumae se encuentra el santuario Suitengu. El santuario te sorprenderá por su localización (en lo alto de una especie de plataforma) y por su brillante color dorado.

Este santuario, construido originalmente en 1818, fue trasladado a su ubicación actual en 1872 y completamente renovado en 2016. Actualmente tiene una entrada muy moderna, que parece no encajar demasiado bien en el aspecto más tradicional del barrio. Aunque eso no evita que siga siendo tremendamente popular entre los vecinos de Ningyocho, claro.

Su historia es de gran importancia y es que está relacionado con el santuario Suitengu de Kurume (isla de Kyushu). Aquel santuario se construyó para rezar por las almas del pequeño emperador Antoku y su madre, que se habían suicidado tirándose al mar tras la batalla de Dan-no-Ura en 1185, en el final de las guerras Genpei.

Vista trasera del santuario, situado sobre una plataforma por encima del suelo
Vista trasera del santuario, situado sobre una plataforma por encima del suelo

De ahí que el santuario esté tan íntimamente relacionado con los niños (y en consecuencia con el embarazo y el parto) y el agua, estando dedicado a la diosa Benzaiten, una de las siete diosas de la buena fortuna y relacionada con el aprendizaje y el conocimiento. Hasta la Segunda Guerra Mundial, el día 5 de cada mes se celebraba aquí un gran mercadillo en honor a Suiten, la diosa hindú del agua (Varuna), que da nombre al santuario.

Es por todo ello que el santuario es especialmente popular entre las mujeres embarazadas, que acuden a su salón a rezar para tener un buen parto. Y también es popular entre los padres que quieren conseguir la bendición para sus hijos. En el santuario puedes comprar una tela blanca consagrada en el altar para proteger el abdomen durante el embarazo y usarla como amuleto. Es habitual que las embarazadas lo adquieran durante el quinto mes de su embarazo.

Santuario Suitengu lleno de gente en Año Nuevo (por el hatsumode)
Santuario Suitengu lleno de gente en Año Nuevo (por el hatsumode)

Además, también es habitual visitar el santuario 32 días después del nacimiento del hijo y 33 días después del nacimiento de la hija. Esto se hace para agradecer a las deidades el buen parto y presentar el niño recién nacido a la comunidad.

Actualmente, es el santuario principal de la peregrinación de los siete dioses de la fortuna de la que os hablamos un poco más adelante.

Templo Okannon-ji

El templo Okannon-ji es un pequeño templo medio escondido entre los edificios de Ningyocho, relativamente cerca de la estación. Como su propio nombre indica, el templo está dedicado a Kannon, la deidad budista de la misericordia. Es, además, el tercer templo de la peregrinación de los 33 templos dedicados a Kannon de la antigua Edo.

Plazuela del templo, entre edificios y casas
Plazuela del templo, entre edificios y casas
Salón del templo Okannon-ji
Salón del templo Okannon-ji

El templo se encuentra en la cima de unas escaleras, entre edificios y casas. En la pequeña plazuela central, además del salón principal, hay un pequeño altar dedicado a Jizo, la deidad guardiana de los niños.

Y además, también hay un diminuto santuario Inari, dedicado a la deidad Inari sobre un zorro blanco.

Pequeño santuario dedicado a Jizo
Pequeño altar dedicado a Jizo
Imagen principal del pequeño altar dedicado a Jizo
Imagen principal del pequeño altar dedicado a Jizo
Pequeño santuario Inari, dedicado a Dakini-ten (con decoraciones típicas de Año nuevo)
Pequeño santuario Inari, dedicado a Dakini-ten (con decoraciones típicas de Año nuevo)

Peregrinación de los Siete dioses de la fortuna o Shichifukujin

En Año Nuevo es tradición disfrutar de las peregrinaciones de los Siete dioses de la fortuna o Shichifukujin que hay por todo Japón. Y en Tokio, una de las más populares es la que hay justamente en Ningyocho. Es por ello que durante los primeros días del año, es especialmente popular visitar los santuarios dedicados a cada uno de los siete dioses.

Banderola de la peregrinación de los siete dioses de la buena fortuna
Banderola de la peregrinación de los siete dioses de la buena fortuna

La oficina de información turística de Ningyocho propone el siguiente orden y recorrido para la visita:

  • Santuario Koami: santuario dedicado a Fukurokuju, deidad de la virtud y la longevidad y Benzai-ten, deidad del aprendizaje y el conocimiento.
  • Santuario Chanoki: dedicado a Hotei. Hotei es la deidad de la fortuna, el emparejamiento y la bendición de los niños.
  • Santuario Suitengu: santuario dedicado a Benzai-ten, como hemos comentado más arriba.
  • Santuario Matsushima: dedicado a Daikokushin, deidad de la cosecha. Su mercadillo Tori-no-ichi de noviembre es ideal.
Pequeño santuario Kasama Inari, entre edificios de todo tipo
Pequeño santuario Kasama Inari, entre edificios de todo tipo
Minúsculo santuario Kasama Inari
Minúsculo santuario Kasama Inari
  • Santuario Suehiro: dedicado a Bishamonten. Bishamonten es la deidad de la victoria de la que recibir virtud.
  • Santuario Kasama Inari: dedicado a Jurojin, deidad guardiana de la virtud y la longevidad.
  • Santuario Suginomori: dedicado a Ebisu, la deidad de los negocios prósperos y abundantes. El festival Ebisu-gami de octubre merece mucho la pena.
  • Santuario Takarada-Ebisu: también dedicado a Ebisu y popular por su festival Bettara-Ichi en octubre.
Pequeño santuario Suehiro en Año Nuevo
Pequeño santuario Suehiro en Año Nuevo
Santuario Suehiro en Año Nuevo
Santuario Suehiro en Año Nuevo
Repartiendo amazake en el exterior del pequeño santuario Suehiro en Año Nuevo
Repartiendo amazake en el exterior del pequeño santuario Suehiro en Año Nuevo

Callejuelas de Ningyocho

Aunque puedes visitar el barrio según los puntos de interés que te hemos dicho, la mejor manera de disfrutar de Ningyocho es pasear por sus calles. Perderse entre sus callejuelas, llenas de casas antiguas y edificios de antaño, es una maravilla para los sentidos. Además de los templos, santuarios, tiendas y pastelerías que hemos mencionado y que tienes marcadas en el mapa, paseando te encontrarás otros lugares de interés.

Por ejemplo, puedes acercarte hasta el lugar de nacimiento del escritor Junichiro Tanizaki (1886-1965). O también puedes visitar el Musée Hamaguchi Yozo, un museo dedicado al artista Yozo Hamaguchi (1909-2000), inventor de la técnica «mezzotinta».

Calles de Ningyocho
Calles de Ningyocho
Callejuelas de Ningyocho
Callejuelas de Ningyocho

Qué ver cerca de Ningyocho

Puedes combinar tu visita a Ningyocho con un paseo por los siguientes lugares, más o menos cercanos:

Río Sumida desde el puente de Ryogoku
Río Sumida desde el puente de Ryogoku

Festivales y festividades en Ningyocho

La zona de Ningyocho mantiene muchos festivales y festividades tradicionales. Destacamos los siguientes:

  • Peregrinación Shichifukujin Meguri, en Año Nuevo. Los vecinos de Tokio visitan uno a uno los distintos templos dedicados a los siete dioses de la fortuna que hay en Ningyocho. Los tienes todos mencionados en este mismo post.
  • Festival de los cerezos de Amazake Yokocho, en marzo. Con la floración de los cerezos en el parque Hamacho, que cruza Amazake Yokocho, se ofrece amazake gratis.
  • Festival de las flores por el nacimiento de Buda en el templo Okannon-ji, en abril. Típico festival de las flores por el nacimiento de Buda.
  • Festival del santuario Suitengu, en mayo. Dada la relación del santuario con los niños, se celebra para el día de los niños (5 de mayo).
  • Mercadillo de cerámica de Ningyocho, en agosto. Se colocan puestos de cerámica a lo largo de la avenida principal.
  • Festival de fuegos artificiales de la bahía de Tokio, en agosto. Gran festival de fuegos artificiales, típico del verano japonés.
  • Bailes Bon Odori del festival Oedo Matsuri, en agosto. Típicos bailes para la festividad del Obon.
  • Festival Ningyocho Ten-Ten, en octubre. Originalmente dedicado a conseguir un buen parto, se celebra el 10 de octubre con puestos callejeros y mucha animación en las calles.
  • Mercado de los rábanos Ebisuko Bettara-Ichi, en octubre. Se celebra en el santuario Takarada, dedicado a Ebisu el 19 y 20 de octubre, aunque los puestos se extienden por todo el barrio. Está precioso de noche, con la luz de los farolillos tradicionales.
  • Mercadillo de las muñecas, en noviembre. Se colocan puestos de muñecas tradicionales a lo largo de la avenida principal.
  • Mercado Tori-no-Ichi, en noviembre. Típico mercadillo Tori-no-Ichi, muy popular (aunque menos que el de Asakusa).
  • Mochizuki Suitengumae, en noviembre. Tradicional evento para hacer mochi en el santuario Suitengu.
  • Mercadillo de decoraciones de Año Nuevo de Ningyocho, en diciembre. Se colocan puestos de decoraciones tradicionales de Año Nuevo a la largo de la avenida principal que está decorada con farolillos tradicionales.

Cómo llegar a Ningyocho

La mejor manera de llegar a Ningyocho es en metro. Para ello tienes que ir hasta la estación Ningyocho de la línea Hibiya de Tokyo Metro y la línea Toei Asakusa. La estación está a sólo 2 minutos de Akihabara (con la línea Hibiya) y a 6 minutos de Asakusa (con la línea Toei Asakusa).

Alternativamente, también puedes llegar desde la estación Suitengumae de la línea de metro Hanzomon de Tokyo Metro, situada en el otro extremo de la avenida principal.

Callejuelas de Ningyocho, con la torre Tokyo Skytree a lo lejos
Callejuelas de Ningyocho, con la torre Tokyo Skytree a lo lejos

¡Disfruta del ambiente de época en Ningyocho!

¿Cómo empezar a planificar un viaje a Japón? Sigue estos pasos:

  1. Compra vuelos
  2. Reserva alojamiento
  3. Compra el JR Pass
  4. Consigue un seguro de viaje
  5. Lleva internet: Pocket Wifi o SIM
  6. Planifica tu itinerario
  7. Decide qué intereses quieres cubrir en tu viaje
  8. Añade actividades y guías a tu viaje
  9. ¡Disfruta!