Sannenzaka (三年坂) y Ninenzaka (二年坂) son dos callejuelas en cuesta próximas al templo Kiyomizudera, en pleno distrito de Higashiyama, en Kioto, por las que creemos que todo turista en la ciudad debe pasear.

Porque pasear por Sannenzaka y Ninenzaka es una auténtica experiencia para los sentidos, ya que al estar situadas en pleno distrito de Higashiyama, una de las zonas históricas mejor preservadas de Kioto, el ambiente aquí es sencillamente único. Es uno de los mejores sitios para viajar al Kioto tradicional, entre antiguas casas de madera y tiendas de mercaderes tradicionales de antaño.

Calles Sannenzaka y Ninenzaka de Kioto-38

Sannenzaka, con la pagoda Yasaka al fondo

Calles Sannenzaka y Ninenzaka de Kioto-28

Jóvenes en kimono por la cuesta Sannenzaka

Calles Sannenzaka y Ninenzaka de Kioto-36

Tiendas, restaurantes… y mucha gente :)

Las callejuelas Sannenzaka y Ninenzaka, con adoquines y algunos escalones aquí y allá, son pequeñas cuestas peatonales llenas de tiendas de recuerdos y de cerámica del tipo kiyomizu-ware, cafeterías y teterías donde disfrutar de un auténtico té verde japonés, un snack o un encurtido tradicional y restaurantes de todo tipo, especialmente de comida japonesa.

Calles Sannenzaka y Ninenzaka de Kioto-45

Ninenzaka, con la casa de té Kasagiya a la izquierda en primer plano

Calles Sannenzaka y Ninenzaka de Kioto-53

Jóvenes en kimono por Sannenzaka

Estas callejuelas son bonitas a cualquier hora del día, aunque si es la primera vez que vamos merece la pena verlas en horario ‘comercial’ para disfrutar de todo lo que ofrecen, aunque también están muy bonitas al atardecer y en los días de las iluminaciones especiales.

Los comercios de las callejuelas Sannenzaka y Ninenzaka tienen horarios típicos japoneses, es decir, suelen abrir entre las 9 o 10 horas de la mañana y cerrar entre las 17 y 18 horas, menos durante las festividades del Hanatoro (花灯路) en el mes de marzo, cuando las callejuelas de todo el barrio se iluminan con centenares de farolillos y los templos y santuarios amplían sus horarios con iluminaciones especiales.

Calles Sannenzaka y Ninenzaka de Kioto-22

Escalones de la cuesta Sannenzaka

Calles Sannenzaka y Ninenzaka de Kioto-40

Puestecillos de snacks, tiendas, restaurantes…

Por cierto, que Ninenzaka significa literalmente ‘cuesta de los dos años’ y Sannenzaka ‘cuesta de los tres años’. Cuenta la leyenda que si te caes en la cuesta Ninenzaka, morirás al cabo de dos años, mientras que si te caes en la calle Sannenzaka, morirás a los tres años. Nosotros no creemos mucho en estas cosas pero, por si acaso, ¡no os caigáis paseando por ellas!

Calles Sannenzaka y Ninenzaka de Kioto-54

Cuesta Ninenzaka, desde abajo

Calles de Higashiyama, Kioto

Final de la calle Sannenzaka, con la pagoda Yasaka al fondo.

Calles Sannenzaka y Ninenzaka de Kioto-48

Siempre hay algo que ver (¡o comprar!)

Una recomendación: ¡pasear por Higashiyama en kimono! Podéis alquilar un kimono para un día (os lo ponen en la tienda, no os preocupéis) y disfrutar del ambiente tradicional, ¡muy recomendable! Si os animáis, podéis reservar vuestro kimono desde aquí (página de confianza de Japonismo).

Itinerario por Sannenzaka y Ninenzaka

Las callejuelas Sannenzaka y Ninenzaka conectan el templo Kiyomizudera con el santuario Yasaka. La distancia entre ambos lugares es de tan sólo 2 kilómetros, pero es fácil que tardemos mucho en llegar desde un punto al otro, porque hay mucho que ver y hacer por la zona.

Una excursión por las calles Sannenzaka y Ninenzaka nos permitiría ver muchas cosas, entre las que destacamos las siguientes (según queramos andar más o menos):

  • Templo Kiyomizudera (清水寺): Suele ser el punto de partida de nuestro paseo, si preferimos bajar las cuestas Sannenzaka y Ninenzaka y no subirlas ;)
  • Cuesta Kiyomizuzaka (清水坂): Después de visitar todas las instalaciones del famoso templo Kiyomizudera, podemos ir bajando por la calle principal, repleta de tiendas y restaurantes, hasta encontrarnos a la derecha con la calle Sannenzaka (hay señalización, así que es imposible no verla).

Calles de Higashiyama, Kioto

  • Cuesta Sannenzaka (三年坂): Desde la cima de los escalones de la cuesta Sannenzaka disfrutamos de unas vistas maravillosas de la cuesta y Higashiyama. Merece la pena pasear tranquilamente, echar un vistazo a las tiendas, comprarnos algún recuerdo o algún snack típico de la zona y simplemente disfrutar del ambiente.

Calles de Higashiyama, Kioto

  • Pagoda Yasaka (八坂の塔): Seguimos por la cuesta Sannenzaka para acercanos a ver la pagoda Yasaka, lo único que queda del antiguo templo Hokanji, un fantástico telón de fondo para nuestras fotos de las cuestas.
  • Cuesta Ninenzaka (二年坂): Volvemos sobre nuestros pasos y giramos a la izquierda para bajar los escalones de la cuesta Ninenzaka (de nuevo, hay señalización, imposible perderse).

Calles de Higashiyama, Kioto

  • Casa de té Kasagiya (かさぎ屋): Justo a nuestra izquierda, al comienzo de la cuesta Ninenzaka, tendremos la casa de té Kasagiya, una de las más espectaculares de la ciudad… ¡y con menú en inglés! Perfecto para descansar y tomar un tentempié.
  • Ryozen Kannon (霊山観音): A continuación podemos ver el homenaje en memoria a las víctimas, de uno y otro bando, de la guerra del Pacífico, con una espectacular imagen de Kannon, la Diosa de la misericordia, de 24 metros de alto.

Calles de Higashiyama, Kioto

  • Calle Nene (ねねの道): Dejando atrás las cuestas Sannenzaka y Ninenzaka y justo enfrente del templo Todaiji enocntramos la calle Nene, una de las calles más populares de Kioto y que fue construida junto al templo Kodaiji y el templo Entokuin por la esposa de Toyotomi Hideyoshi como ofrenda.

Calles de Higashiyama, Kioto

  • Templo Kodaiji (高台寺): Este templo, construido en 160, tiene unos jardines preciosos, además de casas de té antiguas y un bosque de bambú.

Calles de Higashiyama, Kioto

  • Templo Entokuin (圓徳院): Subtemplo del Kodaiji, el Entokuin es poco conocido por los turistas que visitan Kioto y eso que merece mucho la pena, especialmente si os gusta el arte, pues sus pinturas en biombos fusuma-e realizadas por Hasegawa Tohaku son espectaculares.
  • Gion Kaku en el templo Daiun-in (大雲院): Desde la zona de los templos Kodaiji y Entokuin podemos acercanos a ver el Gion Kaku, una edificación curiosa del templo Daiun-in que fue construida a imagen y semejanza de las decoraciones hoko típicas del festival Gion Matsuri.

Calles de Higashiyama, Kioto

  • Calle Ishibei Koji (石塀小路): Volvemos sobre nuestros pasos para adentrarnos en la estrecha calle Ishibei Koji, la calle ‘de las paredes de piedra’. Al final de la calle, giraremos a la derecha, en dirección al santuario Yasaka.
  • Templo Tokeiji (東慶寺): Antes de llegar al santuario Yasaka, giramos una pizca a la derecha para ver la espectacular puerta del templo Tokeiji, que suele estar preciosa en cualquier época del año… ¡siempre hay flores!

Tokeiji. Calles de Higashiyama, Kioto

  • Cementerio Higashi Otani (大谷祖廟): Muy cerca encontramos el precioso cementerio Higashi Otani, perteneciente al templo Higashi Honganji. Impresiona ver tantos altares funerarios en plena Higashiyama.
  • Santuario Yasaka (八坂神社): Volvemos sobre nuestros pasos para acercarnos al santuario Yasaka desde su entrada más oriental. El santuario más importante del barrio de Gion está especialmente bonito por la noche, cuando se iluminan las decenas de farolillos que cuelgan de sus distintos edificios.

Calles de Higashiyama, Kioto

  • Calle Hanamikoji(花見小路): Volviendo al santuario y saliendo por la puerta principal del santuario Yasaka, giraremos la segunda calle a la izquierda para adentrarnos en una de las calles más conocidas del barrio de Gion, la calle Hanamikoji. Por la tarde, es fácil ver maikos y geishas corriendo de un banquete a otro, pero por favor, tratémoslas con educación (nada de perseguirlas, tocarlas, hacerles fotos con flash a lo loco, etc.).

Alternativamente, desde el santuario Yasaka también podemos acercarnos hasta el parque Maruyama y disfrutar de la paz y la tranquilidad que nos ofrece (especialmente recomendable en abril con el florecimiento de los cerezos) y desde salir ya de Higashiyama y ahí visitar los templos Chionin y Shōrenin y andar hasta el santurio Heian. Si vamos en bici o tenemos tiempo de acercanos en bus, desde el santuario Heian podemos llegar hasta el templo Nanzenji, visitar seguidamente el templo Eikando (especialmente en otoño con el enrojecimiento de las hojas) y andar por el Paseo del filósofo hasta el templo Ginkakuji.

Si os apetece ver Higashiyama desde otra perspectiva, os recomendamos alguna excursión en jinrikisha o rickshaw tradicional como ésta (de una página de nuestra confianza). ¡Es una manera preciosa de pasear por Higashiyama!

¡Feliz paseo por Higashiyama y las cuestas de Sannenzaka y Ninenzaka!

Más paseos y rutas por Japón

paseos-a-pie-recorridos-rutas-japon

Podéis ver más fotos en el Flickr de Luis y el Flickr de Laura.