La modelo australiana Miranda Kerr aparece en la portada del número de noviembre 2014 de la edición japonesa de VOGUE con un estilo inspirado en una geisha y en el reportaje interior con varios estilos muy japoneses, que van desde un samurái hasta un personaje manga. Y al filtrarse las fotos por internet, se ha desatado la polémica. Os contamos por qué.

Para celebrar el 15º aniversario de la publicación de VOGUE Japón, Miranda Kerr aparece en portada de la revista con una peluca inspirada en las pelucas de las geishas (o eso dicen ellos, porque la verdad… no se parece en nada :D) y un kimono, aunque éste queda totalmente en segundo plano escondido debajo de la preciosa chaqueta que viste, protagonista absoluta de la ropa de portada. La verdad es que el look estará inspirado en una geisha pero de geisha, sinceramente, tiene poco.

miranda kerr vogue geisha

Pero éste no es el único look de inspiración japonesa que luce Kerr para VOGUE. La modelo también se viste de samurái y de personaje de manga para terminar de redondear la sesión de fotos.

miranda kerr vogue samurái manga

Hasta aquí, nos podrá gustar más o menos, pero como en las redes sociales todo el mundo se siente con ganas de opinar, se ha desatado la polémica.

Para algunos es un claro ejemplo de “apropiación cultural indebida” y critican a la revista por no haber utilizado una modelo japonesa, en todo caso. Otros contestan que es la edición japonesa, al fin y al cabo, y que por lo tanto no se están apropiando de nada, porque es ‘su’ cultura. Otros, mientras tanto, recalcan que VOGUE nunca pone modelos asiáticas en portada y que además a los japoneses les da igual que una modelo extranjera luzca un look inspirado en una geisha. Pero hay quien ahí contrarresta diciendo que aunque a los japoneses no les parezca ni bien ni mal, una portada así no debería estar permitida porque además el equipo encargado (estilista y fotógrafo, especialmente) no son japoneses. Y vuelta a empezar.

¿Qué os parece a vosotros? ¿Es ofensivo que una modelo occidental luzca un look de inspiración japonesa, intentando imitar a una geisha? ¿Es una asociación indebida? ¿Una apropiación cultural? ¿O creéis que vivimos en un mundo demasiado sensible?

Vía: OhNoTheyDidn’t y WorldOfWonder