Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

¿Qué podemos ver en Kioto? Esta es una de esas preguntas típicas que surgen cuando planificamos un viaje a Japón porque, aunque es verdad que hay muchos sitios interesantes, la antigua capital imperial es de obligada visita. Y aunque en nuestra guía básica sobre qué ver y hacer en Kioto os hemos dado muchísimas pistas, sabemos que es mucha información y que siempre os quedáis con la duda de “vale, todo esto está genial, pero ¿qué es lo que no debería perderme en una primera visita?”. No en vano muchos nos habéis preguntado esto mismo por correo y en nuestros canales sociales.

Por eso, en esta entrada pretendemos compartir con vosotros nuestras recomendaciones personales de aquellos lugares o visitas imprescindibles en Kioto, sobre todo los más importantes para vuestra primera visita, para que si estáis pensando visitar la antigua capital os llevéis una impresión de todo lo que la ciudad tiene que ofrecer y no sintáis que os habéis dejado algo (realmente) importante.

Yasaka Jinja-2

Esta lista es subjetiva, por supuesto, igual que lo era la de nuestros imprescindibles en Tokio, ya que no todos tenemos los mismos gustos, con lo que usadla simplemente como recomendación. Eso sí, está basada en experiencias personales después de haber visitado muchas veces Kioto y de hasta haber vivido allí. No es simplemente una lista copiada de aquí y de allá, como a veces se ve en otros medios.

Lugares y visitas imprescindibles en Kioto

  • Barrio de Gion y el santuario Yasaka Jinja. Uno de los santuarios más bonitos de Kioto y el barrio por excelencia de las geishas, en el que además de poder ver a alguna si vais alrededor de las 17 horas, podréis acudir al teatro Gion Corner y tener una experiencia completa de artes tradicionales japonesas y geishas. Para dedicarle media tarde, especialmente si queréis ver a maikos y geishas correteando por ahí de banquete en banquete.
  • Templo Kiyomizudera. Un templo que no os podéis perder, precioso, con un balcón (o escenario de baile, como se llama en japonés) sustentado por vigas de madera sin clavos que es espectacular y es una de las vistas más fotografiadas de la ciudad. Después de visitar el templo, podéis bajar por las calles tradicionales de Sannenzaka/Ninenzaka y llegar a Gion y al Yasaka Jinja (o al revés).
  • Santuario de Fushimi Inari. A sólo 5 minutos en tren de Kioto, es uno de los santuarios más espectaculares con sus miles de torii que cubren más de 4 kilómetros de caminos. Para dedicarle medio día como poco, aunque depende mucho de las ganas que tengáis de andar y del tiempo del que dispongáis, porque podríais llegar a pasar incluso el día entero, si queréis.
  • Un paseo por el río Kamo a la altura de Pontocho, sobre todo si vais en primavera o verano, y sentaros a comer takoyaki en la orilla, mientras descansáis de un día duro de hacer turismo. Pareceréis japoneses auténticos. Se puede hacer a continuación de ver Gion, ya que está a pocos minutos caminando y así aprovechamos y vemos dos barrios de geishas a la vez.
  • Templos Kinkaku-jiRyoan-ji. El primero también llamado pabellón dorado, es uno de los atractivos más importantes de Kioto. Muy visitado y lleno de turistas, pero merece mucho la pena verlo en directo, porque es espectacular. Y si visitáis Kioto y no veis este templo, luego os arrepentiréis cuando volváis. Lo bueno es que al lado tenéis el Ryoan-ji con el jardín zen más famoso del mundo, frente al cual debéis sentaros y meditar (algo os llamará a hacerlo… ¡aunque sólo sea el cansancio de hacer turismo!). Le podéis dedicar media mañana.
  • El castillo de Nijo o Nijo-jo. Pasear por sus salas y oír el suelo crujir (en un sonido característico del castillo y de que hecho era un elemento de seguridad) nos transportará en el tiempo. Podemos acceder a él tomando un bus desde el templo Kinkakuji, si lo queremos hacer el mismo día.
  • El templo Ginkaku-ji o pabellón de plata, aunque nunca llegó a cubrirse de este metal, por lo que resulta mucho más sobrio, pero también mucho más bonito que el Kinkakuji -¡al menos para algunos!. Para nosotros es una de las joyas (menos ostentosas) de Kioto y que merece la pena descubrir.
  • El santuario Heian o Heian Jingu, que con su torii gigante y su color rojo resulta muy vistoso. Podéis ver este santuario y el templo Ginkaku-ji en una misma mañana.
  • Arashiyama y su bosque de bambú. Una zona preciosa para pasear, montar en barca o, simplemente, relajarse. Un poquito más de medio día, entre que llegáis y volvéis al centro de Kioto o el día completo, si queréis aprovechar todo lo que Arashiyama tiene que ofrecer.

Más allá de estos imprescindibles, en Kioto hay templos y santuarios por doquier, casi literalmente, pero tampoco queríamos ponerlos todos, porque entonces no sería una lista de imprescindibles, sino volver a escribir nuestra guía de la ciudad. Aunque no lo parezca, hemos tenido que hacer una labor importante de selección, ¡porque la ciudad nos encanta!.

Si disponemos de tiempo y días, cerca de Kioto hay otras ciudades que merecen nuestra visita:

  • La ciudad de Nara, para dar de comer a los ciervos en el parque, ver el fabuloso templo Todaiji o pasear entre los farolillos de piedra del santuario Kasuga-Taisha. Una excursión perfecta para pasar un día completo.
  • La ciudad de Osaka, para pasear por las calles comerciales de Dotombori, ShinsaibashiAmerika-mura y Namba, ver la zona del puerto, el castillo, Tennoji y Shinsekai… Aquí podríamos estar de 2 a 3 días sin problemas, dependerá de nuestra agenda.

Y un tenemos más días en Kioto y queremos hacer excursiones un poco más alejadas, utilizando a Kioto como base de operaciones, os recomendamos las siguientes visitas:

  • La ciudad de Kobe, y pasear por la zona del puerto y ver cómo afectó el terremoto, ver y pasear por barrios de estética europea y pasear y comer por uno de los barrios chinos más interesantes de Japón. En un día podemos ver lo básico.
  • El castillo de Himeji, uno de los castillos feudales japoneses mejor conservados (y cuyas larguísimas obras de restauración ya terminaron, así que se puede visitar sin problema). Un día es más que suficiente.
  • La ciudad de Hiroshima, para ver el Genbaku Dome y el Parque de la Paz, además de comer el mejor okonomiyaki de Japón (aunque la gente de Osaka seguro que se molestará al leer esto ^^). Dependiendo del tiempo que tengamos, podemos hacer visita exprés en un día o mejor, dedicarle dos y tomárnoslo con más calma además de poder ver el parque con más tranquilidad.
  • Miyajima, para visitar el santuario de Itsukushima y ver el torii gigante sobre el mar. En un día lo podemos ver todo sin problemas, aunque si queremos ver el torii al atardecer, igual nos conviene hacer noche allí.

¡Cómo cuesta quedarse sólo con los imprescindibles porque… hay tanto que ver! ¡Disfrutad de Kioto!