Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Has decidido que vas a ir de viaje a Japón. Quizás tengas ya los billetes o estés a punto de comprarlos, la cuestión es que has decidido que este fantástico país será el destino de tu viaje. Y entonces comienzas a plantearte qué ver y hacer en Japón.

Y esa cuestión, que podría ser relativamente sencilla, se convierte en una odisea porque… ¡hay tanto que ver! Japón es un país de contrastes, muy variado y con mil cosas que ver y hacer, mil rincones que se convierten en lugares imprescindibles y mil recomendaciones que te llaman la atención.

Viaja por todo Japón con JR Pass
Si quieres moverte por todo Japón en tren, el JR Pass es tu mejor aliado. Puedes comprarlo online este enlace de nuestra total confianza y así además nos ayudarás a mantener Japonismo vivo y con la mejor información para viajar a Japón.

Por ello, ya os avisamos, siempre se nos van a quedar cosas en el tintero, siempre nos van a faltar días. Siempre vamos a querer volver.

Kabukicho-22

Pero vamos a intentar aportar algo de luz a la primera fase de planificación de un viaje a Japón. Para ello, os vamos a proponer una serie de lugares que ver en Japón a partir de nuestra experiencia. Naturalmente todo dependerá del número de días que tengamos y del itinerario que vayamos a seguir, pero esperamos que este post os sirva para ver algunos de los lugares que nosotros consideramos imprescindibles y podáis así decidir qué os encaja y qué no.

Y es que tenemos muchas recomendaciones de qué ver (y hacer) en diferentes ciudades japonesas, pero no teníamos unas recomendaciones globales, que nos hemos dado cuenta de que es lo que a veces buscáis y nos preguntáis sin cesar, quizás para así comenzar a organizar vuestro viaje.

Qué ver y hacer en Japón

Naturalmente todo depende del número de días que vayamos a estar en Japón, del itinerario que queramos hacer y de nuestras preferencias personales, pero ahí van algunas ideas de destinos y lugares maravillosos que os recomendamos encarecidamente en Japón. Además, incluimos los motivos por los que para nosotros esos sitios son especiales. Así podréis decidir con la mayor información posible en vuestras manos si también para vosotros pueden serlo.

Eso sí, la lista está sin orden establecido porque si ya nos ha sido difícil hacerla (y dejar tantas otras cosas maravillosas fuera), imaginaos si tuviéramos que ordenarla :)

Calles Sannenzaka y Ninenzaka de Kioto-38

El santuario Itsukushima de Miyajima

Con su enorme torii rojo situado en el mar, el santuario Itsukishima en la isla de Miyajima atrae a muchos turistas año tras año, pero es que ¿quién puede cansarse de esta vista?

Merece la pena pasar el día en Miyajima, tanto para ver cómo cambia la zona según la marea como para disfrutar de una preciosa puesta de sol desde aquí. De hecho, junto con Amanohashidate y Matsushima, Miyajima es uno de los tres paisajes más bellos de Japón (Nihon Sankei, en japonés)… ¡y no nos extraña!

Santuario de Itsukushima-60

El santuario Fushimi Inari en Kioto

Con sus miles de torii rojos, el santuario Fushimi Inari nos sigue enamorando una y otra vez. ¿Nuestra recomendación? Intentar ir a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde, especialmente en los meses de más afluencia de turistas. Así conseguiremos algo de soledad y disfrutar del santuario como se merece. En silencio.

También os recomendamos intentar llegar hasta el final, porque hablamos de unos 4 kilómetros de caminos cubiertos de toriis y, como es de esperar, a medida que vamos caminando y subiendo por la colina, va habiendo menos gente. Si nos quedamos al principio tendremos que compartir la visita con muchos otros turistas.

Fushimi-Inari-72

Los miradores de Tokio

Tokio es una ciudad inmensa que se disfruta tanto a pie de calle, con sus neones y bares e izakaya, como a vista de pájaro. Por suerte, disponemos de varios observatorios o miradores desde donde alucinar con las vistas, porque Tokio, desde arriba, parece que no se acaba nunca.

Hay muchos miradores en Tokio, como el del Gobierno Metropolitano que es totalmente gratuito, el de la Torre Mori, que aunque de pago, ofrece preciosas y cercanas vistas de la Torre de Tokio o el de la impresionante torre SkyTree, el mirador más alto de todo Japón, entre otros.

Tembo Galleria (Tokyo Skytree)-9

El templo Kiyomizudera en Kioto

El enorme balcón de madera del templo Kiyomizudera es uno de los símbolos de la ciudad de Kioto y no nos extraña, porque verlo en directo impresiona… ¡y mucho!

Pasead por todos los recovecos (sí, también el santuario Jishu dedicado al amor), comprar un omamori de recuerdo y probad el agua cristalina que cae de la montaña y al salir, disfrutad del barrio de Higashiyama y de sus calles tradicionales como Sannenzaka y Ninenzaka… ¡una auténtica belleza! Eso sí, hay partes del santuario que ahora están en obras, pero de momento el balcón principal no es una de ellas.

Kiyomizudera-72

El santuario Meiji

Cruzar el gran torii de madera y andar por el camino de gravilla rodeado de árboles hasta llegar al recinto del santuario. Ya sólo por eso merece la pena visitar el santuario Meiji, otra preciosidad de Tokio.

Al salir, además, podemos combinar la visita con el cercano parque Yoyogi (que está especialmente animado en fin de semana) y la calle Takeshita en Harajuku, todo un icono de la moda callejera japonesa. O hasta acercarnos Omotesando y disfrutar de las tiendas y arquitectura de la zona.

Meiji-Jingu-8

El monte Fuji

¿Qué decir del volcán más conocido de Japón? El monte Fuji, auténtico símbolo del país, se alza majestuoso a las afueras de Tokio y es una vista que hay que ver y disfrutar, aunque sea una vez en la vida.

En otoño-invierno y en días claros, podemos verlo desde la capital y si tenemos suerte también desde el shinkansen hacia Kioto, por ejemplo. Otras opciones para verlo son ir hasta Hakone, Kawaguchiko o alguno de los otros cinco lagos y en verano, si nos vemos con fuerzas, ¡subir hasta su cima para ver salir el sol!

Fuji-1

El templo Kinkakuji de Kioto

El templo Kinkakuji, muchas veces llamado ‘pabellón de oro’, es otro de los símbolos de la ciudad de Kioto. Con su apariencia majestuosa, sus paredes de láminas de oro y unos jardines preciosos, este templo no deja de sorprenderte y enamorarte, da igual las veces que lo hayas visto.

¿La única pega? Probablemente la cantidad de turistas que lo visitan, que hará que nuestra visita sea menos idílica de lo que podría ser, pero ni así pierde su encanto.

Kinkakuji-6

El templo Todaiji en Nara

Es inevitable quedarse boquiabierto ante la magnitud del templo Todaiji de Nara que cobija la mayor estatua de Buda cubierta de todo Japón.

De camino al templo, además, podemos disfrutar con otra experiencia muy recomendable de nuestra visita a Nara: dar de comer a los ciervos del parque de Nara que nos perseguirán (a veces de forma algo violenta ^^;) para conseguir su preciada galleta de arroz senbei… ¡avisados estáis!

Todaiji-1

La zona de Arashiyama en Kioto

Arashiyama es especialmente conocida por su bosque de bambú, aunque la zona nos ofrece muchas otras posibilidades, como ver diferentes templos y santuarios, dar un paseo en barca, hacer senderismo y ver macacos en las montañas, dar un paseo en jinrikisha (o rickshaw) o relajarnos en un onsen.

Merece la pena darse un respiro y pasear por Arashiyama, es una excursión preciosa.

Bosque de bambú

El Gran Buda de Kamakura

La estatua del Gran Buda de Kamakura, en el templo Kotoku-in, impresiona mucho. Con sus 13,35 metros de alto y sus 93 toneladas de peso, es el segundo Buda más grande de Japón en posición sentada, por detrás del Gran Buda del templo Tōdai-ji de Nara, aunque éste está al aire libre.

Por cierto, pagando un poquito más podemos entrar dentro del Buda… parece una tontería pero, ¡merece la pena!

Gran Buda de Kamakura-1

El santuario Toshogu en Nikko

Llegar hasta el santuario Toshogu en Nikko cuesta, especialmente si lo hacemos en excursión de día, pero ¡merece la pena! Todo el santuario y su enclave es precioso, aunque quizás la enorme y decorada puerta de madera Yomeimon compite en fotos contra la famosa talla de madera de los tres monos que no ven, no hablan y no oyen, aunque el salón principal (decorado de manera parecida a la puerta) tampoco se queda atrás.

Todo Nikko merece la pena, pero si tuviéramos que escoger tan sólo un punto en concreto, nos quedaríamos con el santuario Toshogu, sin duda alguna.

santuario-toshugu-nikko

El Parque Conmemorativo de la Paz de Hiroshima

Visitar el Parque Conmemorativo de la Paz en Hiroshima no resulta sencillo porque todo lo ahi expuesto lo convierten en una visita dura pero necesaria, a nuestro entender.

Aquí podemos ver el esqueleto del antiguo edificio para la Promoción Industrial, hoy llamado Cúpula de la Bomba Atómica porque contra todo pronóstico se mantuvo en pie tras la explosión, el Monumento a la Paz de los Niños, todo engalanado con grullas de papel, el Cenotafio con los nombres de los fallecidos por la bomba, la Llama de la Paz, que no dejará de arder hasta que se destruyan todas las armas nucleares sobre la faz de la tierra, o el Museo Conmemorativo de la Paz de Hiroshima, uno de los museos más sobrecogedores pero interesantes que podemos visitar, entre otras muchas cosas.

Parque Conmemorativo de la Paz de Hiroshima-59

La lonja de pescado de Tsukiji en Tokio

Los más madrugadores podéis acudir a ver la subasta del atún, imagen icónica de la lonja de Tsukiji, uno de los mercados de pescado más famosos de todo el mundo.

Pero si te da pereza levantarte tan temprano en tus vacaciones, al menos date el capricho de acercarte a Tsukiji a desayunar (vale, o a comer ^^;). Podrás desayunar el mejor y más fresco sushi que hayas probado jamás… ¡merece la pena!

Tsukiji-1

El templo Sensoji de Asakusa en Tokio

Visitar el templo Sensoji, en el barrio de Asakusa, es una experiencia de principio a fin.

Primero cruzamos la preciosa puerta de los truenos o Kaminarimon para adentrarnos en la callejuela comercial Nakamise-dori a comprar recuerdos, dulces o galletas senbei de innumerables variedades y terminar cruzando la segunda puerta (Hōzōmon) para llegar a la esplanada del templo, donde hay mil recovecos e historias por descubrir. Entre ellos, un santuario sintoísta dentro de este templo budista, testigo de lo unidas que estuvieron ambas religiones en Japón.

Senso-ji-34

La puesta de sol desde Odaiba en Tokio

Odaiba es una de nuestras zonas preferidas de Tokio. Aquí hay muchísimo por ver y hacer, es una isla artificial dedicada al entretenimiento, pero una de las mejores cosas que podemos hacer aquí es tumbarnos en el parque o en la playa al atardecer y ver cómo Tokio se va iluminando enfrente de nosotros…

¡Es un auténtico espectáculo!

12082012Tokio4_Roppongi&Odaiba-139

El castillo de Himeji

Después de estar varios años cubierto por andamios en una gigantesca obra de remodelación, el castillo de Himeji vuelve a estar abierto al público. La grulla blanca luce mejor que nunca, con paredes recién estocadas y pintadas y tejas recuperadas, por lo que bien merece una visita.

No es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO por nada, está claro.

Castillo de Himeji-3

Los jardines Kenrokuen de Kanazawa

Listado como uno de los tres jardines más bonitos de todo Japón (Nihon Sanmeien, en japonés), los jardines Kenrokuen de Kanazawa son uno de los puntos importantes de visita a la ciudad y bien merecen el reconocimiento.

Su nombre significa literalmente “Jardín de las seis cosas sublimes” y hace referencia a las teorías chinas para diseñar un jardín perfecto: espacio, aislamiento, artificialidad, antigüedad, agua abundante y amplias vistas. Un lugar ideal para pasear y disfrutar, sin duda alguna.

Kenroku-en en Kanazawa-11

Los barrios de Dotonbori y Shinsekai en Osaka

Muchos son los turistas que dejan Osaka a un lado y buscan otros destinos más… japoneses. Todo ello sin darse cuenta de que la capital del comer y el beber (su lema es kuidaore, que significa algo así como comer hasta arruinarse) engloba muchas de las cosas de lo que es Japón hoy en día: comida buena, variada y abundante, risas regadas de cerveza y sake y muchos neones y fachadas imposibles.

Así que aunque tengáis poco tiempo, os recomendamos pasear por la tarde/noche e ir a cenar al barrio de Dotombori (famoso por su Glicoman) o al barrio de Shinsekai, de look retro-futurista… ¡son un espectáculo vivo!

Torre Tsutenkaku-3

Las casas gassho-zukuri de Shirakawago

La aldea histórica de Shirakawago, cerca de la ciudad de Takayama, es una auténtica preciosidad. Conocida por sus icónicas casas tradicionales de estilo gassho-zukuri, Shirakawago nos permite trasladarnos a un Japón de antaño, un Japón rural donde el tiempo parece que a veces se detiene.

Podemos pasar el día recorriendo sus calles y visitando sus casas o hacer noche y alojarnos en una auténtica casa gassho-zukuri… ¡toda una experiencia!

Shirakawa-go-85

El castillo de Matsumoto

El castillo de Matsumoto es uno de los castillos más imponentes que hemos visto. Por su estructura, su color negro y por cómo se refleja en las aguas del foso, merece estar en esta lista de qué ver y hacer en Japón.

Además, muy cerquita tenemos la fábrica de wasabi Daio, una visita que puede terminar de completar nuestra excursión por la zona.

Castillo de Matsumoto-106

Los macacos de Jigokudani en Nagano

Los macacos de Jigokudani son, probablemente, los macacos más famosos del mundo. La imagen más típica es en invierno, cuando los macacos combaten el frío bañándose en las aguas termales naturales de la zona, aunque en verano también podemos ver a algunos corretear y pelearse por ahí, mientras otros se relajan en el onsen.

El camino para llegar a su onsen de montaña es precioso, por lo que ya sólo eso merece la pena.

Excursión a Jigokudani-84

El templo Zenkoji de Nagano

Cuando llevas en Japón varias semanas y has visto muchos templos y santuarios, es complicado que alguno te sorprenda, pero lo cierto es que el templo Zenkoji de Nagano impresiona. Quizás no tanto por su salón principal (que también), sino por todo lo que tiene alrededor: desde la calle comercial de acceso al templo, a la que llegamos cruzando impresionantes puertas de madera, hasta las estatuas, santuarios y subtemplos que encontramos en los laterales.

Si estáis por la zona, merece la pena la escapada. Y desde Tokio, gracias al Hokuriku Shinkansen, se llega en poco tiempo.

Templo-Zenkoji-160

El templo Byodoin de Uji

A las afueras de Kioto, Uji a veces parece pasar desapercibida. Y ello a pesar de que sus monumentos forman parte de la agrupación de ‘Monumentos históricos de la antigua Kioto‘, Patrimonio de la Humanidad desde 1994. Entre lo mucho que hay por ver y hacer en Uji recomendamos encarecidamente el templo Byodoin, que reconoceréis porque es el que aparece en las monedas de 10 yenes.

Merece la pena pagar el extra y entrar en el salón del fénix para ver de cerca las estatuas y pinturas que, a pesar del paso de los siglos, aguantan visibles.

Byodo-in-1

El camino de Kumano

El camino de Kumano o Kumano Kodo es un camino de peregrinaje (aunque en realidad hay varias rutas) en el centro de la prefectura de Wakayama. La zona es espectacular, con una naturaleza salvaje, pueblos pequeños y mil experiencias que nos llevan hasta los tres grandes santuarios del camino: el santuario de Nachi y su famosa cascada, el santuario de Shingu y el santuario de Hongu.

Se haga o no parte del camino (nosotros usamos Kii-Katsuura de base y a partir de ahí hicimos excursiones diarias, como os explicaremos en breve), la zona es simplemente espectacular.

Kumano-kodo-1

Los jardines Glover de Nagasaki

Quizás por su localización, Nagasaki no suele aparecer en demasiados recorridos turísticos, pero si estáis por Kyushu, no podemos dejar de recomendaros una y otra vez los jardines Glover de Nagasaki… ¡una auténtica maravilla! Los jardines, situados en una colina con preciosas vistas a la bahía, son en realidad un museo al aire libre.

Aquí podemos ver antiguas residencias de los mercaderes y hombres de negocio occidentales que llegaron a Japón con la apertura del país después del periodo de Edo, momento clave de la historia japonesa.

Jardines-Glover-1

Y algunas experiencias más…

Porque no todo son lugares concretos, también te recomendamos que eches un ojo a estas otras recomendaciones:

  • Piérdete por Tokio y disfruta de su gente y su caos organizado (como en el famoso cruce de Shibuya), de sus neones (en Shinjuku, por ejemplo), de sus mil tiendas y bares izakaya, de su famosa y sorprendente arquitectura (en Ginza o en Omotesando/Aoyama) y de todos sus rincones. Tokio es una ciudad con ritmo propio y hay que saborearla al máximo.
  • Come, come y come. Sushi en Tsukiji, curry en Coco Ichiban-ya, ramen en Ichiran Ramen, gyoza en Gyoza Lou en Harajuku o en Utsunomiya , dulces de té verde en Kioto o Uji, takoyaki en Osaka, okonomiyaki en Okonomimura (Hiroshima), chanpon en Nagasaki, gyudon en Yoshinoya… Hay mil sitios y mil especialidades, te damos varias ideas más aquí.
  • Haz alguno de nuestros paseos o rutas a pie por los distintos barrios de geishas de Kioto, como por ejemplo el paseo a pie por Gion, el paseo a pie por Pontocho o el paseo a pie por Miyagawacho y disfruta de la cultura de maikos y geishas en directo.
  • Disfrázate de maiko y hazte una sesión de fotos en el barrio de Higashiyama o Gion.
  • Ve a ver un combate o entrenamiento de sumo para disfrutar en directo de este potente y antiguo deporte japonés
  • Cómprate Kit-Kat de mil sabores para autorregalarte o regalar como souvenirs de vuelta a la realidad.
  • Si llueve, cómprate un paraguas transparente. Los venden en cualquier konbini o tienda abierta 24 horas y luego te encantará llevarlos de vuelta a casa, ¡es el recuerdo perfecto!
  • Entra en algún Taito Game Station o salón de máquinas recreativas y videojuegos y prueba a bailar en el Dance Dance Revolution, a tocar el tambor taiko en el Taiko Tatsujin o a hacerte un purikura (una especie de fotomatón con mucho retoque, fondos imposibles y más).
  • Entra en algún Mandarake (por ejemplo el de Shibuya) y echa un vistazo a los mangas, doujinshi, figuras y artículos de cosplay que hay… ¡es todo un mundo!
  • Disfruta de una ceremonia del té en la escuela Urasenke de Kioto o de manera más informal en Uji, una de las cunas del té verde japonés.

¿Necesitas más ideas?

Si todavía necesitas más ideas para crear tu propio recorrido por Japón, te recomendamos visitar nuestra página Planifica tu viaje a Japón, donde encontrarás muchas ideas, tanto por destino (en nuestro mapa general) como por áreas temáticas (en nuestras cajas por tema), para hacer que tu viaje a Japón sea único.

Y si eres de los que buscan un destino no tan típico, te recomendamos echar un vistazo a nuestras recomendaciones en el post Japón por descubrir: los rincones más desconocidos de Japón, en el que os recomendamos una serie de lugares que os permitirán descubrir ese Japón secreto, ese Japón por descubrir ;)

¡Disfrutad de Japón!