Desde el 11 de marzo de 2011, con el gran terremoto y posterior tsunami que ocasionó la debacle nuclear en la central nuclear de Fukushima-1 (Fukushima Daiichi), son muchos los turistas que excluyen esta prefectura de sus itinerarios. Y si bien es cierto que hay que planificar y tener en cuenta las zonas de exclusión, debemos recordar que las zonas de radiación o peligrosas cubren tan sólo un 10% de la prefectura.

Así pues, teniendo en cuenta que el 90% de la prefectura no ofrece peligro para los turistas y recordando que la prefectura y sus gentes son mucho más que una central nuclear y que a través del turismo podemos también darles nuestro apoyo y ayudar a la zona a recuperarse, hoy os damos algunas ideas sobre qué ver y hacer en Fukushima (福島).

Allí encontraremos pueblos y ciudades que recuerdan al Japón de antaño, montañas y valles donde disfrutar de los cerezos en flor o del cambio de color de las hojas, resorts donde practicar deportes de ski. Pasear por su capital, aprender sobre los antiguos samuráis en Aizu, disfrutar de la naturaleza de Bandai o sentirse como en Hawaii (lo sé, ¡muy curioso!) en Iwaki. Todo esto y mucho más es Fukushima

Ahí van algunas ideas sobre qué ver y hacer en Tohoku centrándonos en la prefectura de Fukushima, dividida por regiones.

Fukushima y alrededores

Situada en la preciosa región de Azuma, la ciudad de Fukushima está conectada con Tokio gracias al shinkansen, que sólo tarda 1 hora en hacer este trayecto. Fukushima nos ofrece una gran variedad de actividades, la gran mayoría relacionadas con la historia, la naturaleza y los onsen o aguas termales.

Situada a 60 kilómetros de la central nuclear de Fukushima-1, la ciudad de Fukushima nunca ha sido desalojada por peligrosidad y los niveles de radiación siguen sin suponer un peligro para los visitantes (aunque sean más altos que antes del desastre, claro está):

  • En primavera, pasear entre centenares de cerezos en flor en el parque Hanamiyama (花見山), un parque situado en un ambiente rural a la afueras de Fukushima y que todos los meses de abril (especialmente hacia finales de mes) se llena de japoneses que van hasta allí para admirar la belleza de los cerezos.
  • Disfrutar de las rutas de senderismo que ofrece el monte Azuma (吾妻山), una montaña volcánica situada entre las prefecturas de Fukushima y Yamagata. Es especialmente popular la ruta de senderismo que lleva hasta la cima Azuma-Kofuji o “el pequeño Fuji de Azuma” (1.707 metros), que muchos dicen se parece al famoso monte Fuji. Si no queremos hacer senderismo, siempre podemos llegar en coche a través de la espectacular carretera de montaña Bandai Azuma y darnos un paseo por el cráter del volcán.
hanamiyama en fukushima

Cerezos en flor en el parque Hanamiyama (imagen de FukushimaSakura)

  • Disfrutar de la naturaleza de la región de Bandai (磐梯) como por ejemplo hacer un picnic en la zona de Urabandai o coger un botecito y remar por alguno de sus estanques, hacer esquí en invierno o maravillarse ante el cambio de color de las hojas en otoño, visitar el museo sobre la última erupción del volcán en 1888, etc. Si nos gusta el senderismo, hacer la ruta de senderismo de Goshikinuma (que nos lleva por varios lagos de colores azulados impresionantes) o alguna de las rutas hasta la cima del monte Bandai. Alternativamente, podemos alquilar un coche y disfrutar de las preciosas carreteras de montaña de la zona, como la ruta de los lagos Bandai-Azuma que ofrece vistas panorámicas de las montañas y del desfiladero de Nakatsugawa o la ruta dorada Bandai-san, preciosa especialmente en otoño.
  • Relajarnos en Takayu Onsen (高湯温泉), un pequeño pueblo onsen, lleno de baños termales y hoteles ryokan. Situado al inicio de la carretera de montaña Bandai Azuma, en las faldas del monte Azuma, el pueblo mantiene el espíritu de hace 400 años con aguas termales naturales sin tratar, por lo que su aspecto es cremoso y azulado y de fuerte olor sulfúrico. Entre los baños más populares está el histórico Tamagoyu y el Attaka no Yu.
Bandai qué ver y hacer en Tohoku Fukushima

La región de Bandai (Imagen de itscom)

Aizu y alrededores

En Aizu podemos viajar al pasado.

  • Pasear por Aizu-Wakamatsu (会津若松), una antigua ciudad con castillo y larga tradición samurái. Pasear por sus calles será como viajar en el tiempo :)
  • Visitar el castillo de Tsuruga (鶴ヶ城) en Aizu-Wakamatsu. Construido en 1384 y destruido en 1868 (lo que vemos hoy es una reconstrucción de 1960), el castillo es especialmente interesante por el color de sus tejas rojas, únicas en los castillos japoneses. Además, podemos pasear por el impresionante parque que lo rodea y tomarnos un té verde en la casa de té Rinkaku.
  • Visitar la Residencia de los samurái de Aizu (会津武家屋敷) donde vivían los samuráis más importantes y de mayor rango de la zona. Al igual que el castillo, el complejo fue destruido en 1868 y posteriormente reconstruido.
castillo de tsuruga aizu wakamatsu

El castillo de Tsuruga, en Aizu Wakamatsu (imagen de kaigo-hiwada)

  • Conocer más sobre la historia de lealtad y devoción de los Byakkotai, un grupo de jóvenes soldados de Aizu que cometieron seppuku (suicidio ritual) al ver el castillo de Tsuruga en llamas cuando cayó el shogunato en 1868, en Iimoriyama (飯盛山), sitio donde se suicidaron los jóvenes. Además de varios museos, podemos ver las 19 tumbas de los jóvenes, varios monumentos, un santuario y la interesantísima pagoda Sazaedo.
  • Aprender sobre el mundo del sake en la destilería (ya, no es un licor destilado, pero no encontramos otra forma mejor de llamarla) de uno de los productores de sake más importantes de la región de Tohoku: Suehiro. Fundada en 1850, Suehiro sigue siendo un negocio familiar después de 8 generaciones y hoy ofrece visitas guiadas del proceso de fabricación del sake, anotaciones sobre la historia de la marca y catas de sake, además de una cafetería que ofrece todo tipo de dulces preparados con sake.
  • Pasear por el jardín japonés Oyakuen (御薬園), que significa algo así como jardín de hierbas medicinales. Como el propio nombre indica, podemos encontrar en Oyakuen un montón de plantas medicinales.
  • Aprender sobre las técnicas locales de fabricación de sake en el Museo del Sake de Aizu (會津酒造歴史館) y terminar con una buena cata de sake.
  • Sentir que el tiempo se detuvo en el periodo de Edo en Ouchijuku (大内宿), antigua parada de la ruta Aizu-Nishi Kaido, que conectaba Aizu con Nikko durante el periodo de Edo. Hoy la ciudad ha sido restaurada para que se parezca al máximo a cómo era durante el periodo de Edo, restaurando casas, pavimentos (o falta de ellos, mejor dicho) y soterrando cables de electricidad y de teléfono. Merece la pena pasear por sus calles ahora llenas de tiendas, minshuku, restaurantes de soba o de brochetas de pescado, especialidades locales.
  • Conocer la historia que hay detrás del hombre que aparece en los billetes de 1.000 yenes en el Memorial a Hideyo Noguchi (野口英世記念館), dedicado, naturalmente, a la vida y obra del famoso investigador médico Hideyo Noguchi.
  • Disfrutar de las rutas de senderismo que nos ofrece el parque nacional de Oze, especialmente para ver las marismas de Ozehagara y el estanque Ozenuma
  • Si nos apetece relajarnos en baños termales japoneses, podemos alojarnos en el Mukaitaki Ryokan, un hotel de estilo tradicional situado en Higashiyama Onsen (東山温泉), un pueblo onsen típicamente japonés (es decir, quizás no muy bonito en algunas partes, pero con multitud de opciones de baños).
qué ver y hacer en tohoku fukushima

El pueblo de Ouchijuku (Imagen de Aizu Kougen)

Iwaki y alrededores

Iwaki (いわき) es una ciudad relativamente cercana a la central nuclear que sufrió gravemente el impacto del terremoto y posterior tsunami de 2011. Si bien los niveles de radiación son altos, están dentro de los límites considerados seguros para la población.

  • Aprender más sobre la industria del carbón de Iwaki, principal industria de la zona desde la década de 1870 hasta la década de 1960 en el Museo del Carbón y los combustibles fósiles de Iwaki (ほるるいわき市石炭化石館).
  • Disfrutar en Spa Resort Hawaiians, un parque acuático y de ocio muy especial con una temática sorprendente: Hawaii. Lleno de piscinas, toboganes y espectáculos de danza hawaiiana realizados por las ya famosas Hula Girls, además de onsen más tradicionales como el de Edo Jowa Yoichi, el Spa Resort Hawaiians se construyó cuando la ciudad tuvo que afrontar la crisis del carbón y buscar una nueva industria para el pueblo. El parque sufrió daños con el terremoto pero volvió a abrir sus puertas en 2012, mientras las Hula Girls viajaron por todo el país promocionando Fukushima.
  • Especialmente si vamos con niños, visitar el acuario Aquamarine Fukushima (アクアマリンふくしま) para conocer más sobre los ecosistemas en los ríos, lagos y mares de la prefectura de Fukushima. El acuario sufrió daños durante el terremoto de 2011, pero reabrió sus puertas pocos meses después.
  • Comer marisco fresco, fresco, fresco en Iwaki Rara Myu, un mercado de pescado y marisco situado muy cerca del acuario.
  • Pasear por el parque de Misaki y subir al mirador de la Iwaki Marine Tower para disfrutar de maravillosas vistas del océano Pacífico.
spa resort hawaiians en fukushima

Spa Resort Hawaiians en Iwaki (imagen de gnavi)

Como veis, Fukushima tiene mucho que ofrecernos, más allá de los miedos por la central nuclear de Fukushima Daiichi. Así que… ¡Disfrutad de la prefectura!