Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Si nos sigues en las redes sociales (¡¿cómo que todavía no nos sigues?!), seguramente viste hace unas semanas una foto de unas gyoza que preparamos en casa para cenar. Fuisteis muchos los que nos pedisteis la receta, así que hoy os traemos nuestra receta de gyoza (餃子), las empanadillas japonesas.

Las empanadillas japonesas gyoza son uno de los platos más conocidos de la gastronomía japonesa, porque por su sabor suelen gustar a todo el mundo, niños incluidos.

Receta de gyozaHacer gyoza puede parecer difícil, pero en realidad lo único más complicado es cerrarlas de manera bonita, el resto… ¡es súper fácil! Creednos: muy, muy fácil… ¡hay que perderle el miedo a hacer gyoza!

Por ejemplo, a mí no se me da muy bien cerrarlas (vale, se me da fatal, pero esto que quede entre nosotros ^^), pero sinceramente, no me agobio por eso: si el relleno está rico y le damos el punto justo en la sartén y al vapor… ¡qué más da que no sean perfectas! Es normal que no lo sean… ¡que son caseras!

Una de las mejores cosas de las gyoza es que podemos cambiar el relleno y adaptarlo a nuestros gustos. A continuación os dejamos la receta tradicional, la más típica, pero podéis hacer gyoza de lo que queráis… ¡a ser creativos! Nosotros en Utsunomiya probamos gyoza de muchos rellenos diferentes (queso, setas, verduras, diferentes combinaciones…) y la verdad es que estaban muy ricas también… ¡especialmente las de queso!

Receta de gyoza

Para hacer la receta de gyoza lo habitual es comprar paquetes de la masa ya hecha y cortada, así es extremadamente fácil y rápido hacer gyoza. Es importante recalcar que la masa de gyoza es más delgada y algo más pequeña que las masas de dumpings chinos, por lo que hay que tener cuidado a la hora de comprar los paquetes en el supermercado asiático, fijaos bien que sea masa de ‘gyoza japonesa’. Para aquellos que no podáis o no queráis comprar la masa ya hecha y os apetezca hacer vuestra propia masa, si buscáis en Google encontraréis varias recetas.

Sin más, os dejamos con nuestra receta de gyoza… ¡a cocinar y a disfrutar comiendo vuestras propias gyoza!

Receta de gyoza

  • Dificultad: Baja
  • Tiempo: 50 minutos
  • Raciones: 52 gyoza 

Ingredientes

A continuación os mencionamos los ingredientes para la receta tradicional de gyoza. Como hemos dicho antes, podéis poner lo que queráis o tengáis en casa, que eso no os frene. Si no disponéis de algún ingrediente, como por ejemplo shiitake, podéis buscar un sustituto, por ejemplo, otro tipo de seta o cambiar el relleno completamente… ¡imaginación al poder!

COMPRAR INGREDIENTES
La gran mayoría de ingredientes pueden encontrarse en supermercados asiáticos. En caso de no tener ninguno cerca, podéis comprarlos aquí y próximamente desde nuestra tienda. Por ejemplo, aquí tenéis obleas para gyoza, una botella grande de salsa de soja (perfecta para cocinar), una botella de sake (perfecto para cocinar), una botellita de aceite de sésamo, una botellita de rayu o aceite picante y una botellita de vinagre de arroz.

Para las gyoza

  • 1 o 2 paquetes de obleas de gyoza (52 obleas).
  • Aceite vegetal para freír
  • Agua
  • Aceite de sésamo

Para el relleno

  • Unas dos hojas de col
  • 2 cebolletas
  • 2 setas shiitake (o cualquier otra seta de vuestro agrado)
  • 1 diente de ajo (rallado)
  • 2,5 cm. de jengibre fresco (rallado)
  • 350 gr. de carne picada de cerdo
  • 1 cucharadita de sake
  • 1 cucharadita de aceite de sésamo
  • 1 cucharadita de salsa de soja
  • Sal y pimienta

Para la salsa

  • 1 cucharada de vinagre de arroz
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 2 gotas de rayu o aceite de chili japonés

Instrucciones paso a paso

Foto Descripción
Comenzamos cociendo las dos hojas de col en el microondas durante un minuto, para evitar que su textura sea demasiado crujiente a la hora de comer las gyoza; y a continuación, cortamos la col, la cebolleta y las setas shiitake en trozos bien pequeñitos.
En un cuenco grande, añadir las verduras cortadas bien pequeñitas, el ajo y el jengibre rallados y la carne picada de cerdo y mezclar bien con las manos.
Añadir a la mezcla una cucharadita de sake, otra de aceite de sésamo y otra de salsa de soja. Salpimentar y volver a mezclar bien.
Poner una oblea de masa para gyoza encima de nuestra mano y mojar con el dedo de la otra mano el contorno de la oblea con agua (eso facilitará que se cierre bien).
Poner una cucharadita de mezcla en el centro de la oblea (no os paséis, o no podréis cerrarla… aunque bueno, siempre hay tiempo de quitar relleno si os pasa eso).
Doblar por la mitad…
… e ir doblando los extremos para ir cerrando la empanadilla.
Una vez tengamos todas las empanadillas hechas, poner una cucharadita de aceite vegetal en una sartén a fuego fuerte.

Cuando el aceite esté caliente, poner las gyoza a freír por la parte plana (en fila o haciendo un círculo, si queréis que luego os quede bonito).

Freír unos 3 o 4 minutos, hasta que la parte inferior de la gyoza esté bien doradita.
Añadir 60 ml. (es decir, 1/4 de taza) de agua a la sartén, tapar inmediatamente y dejar que las gyoza se hagan al vapor unos 3 o 4 minutos más (o hasta que al agua casi se haya evaporado).
Finalmente, destapar, añadir una cucharadita de aceite de sésamo para que luzcan doradas y brillantes y dejar un minuto más para que se terminen de dorar.
Una vez hechas, las podremos pasar al plato para servir.

Si hemos puesto las gyoza en círculo, podríamos poner un plato sobre la sartén y girarla, como si hiciéramos tortilla de patatas, para pasar las gyoza tal cual al plato de servir. Si no, podemos presentarlas como queramos :)

Finalmente, mezclar en un pequeño cuenco una cucharada de vinagre de arroz, otra de salsa de soja y unas gotitas de rayu al gusto (según os guste más o menos picante) para terminar de hacer la salsa en la que cada comensal puede mojar las gyoza.
Y… ¡a disfrutar comiendo gyoza!

Notas de la receta

Hacer gyoza no es muy complicado, sólo hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • Debemos freír las gyoza inmediatamente después de haberlas hecho. Si las dejamos preparadas, pero sin freír, durante mucho rato, la masa comenzará a absorber el agua del relleno y se nos desharán.
  • Las gyoza preparadas se pueden congelar (antes de freír) y preparar a posteriori sin descongelar, directamente a la sartén.

Ya veis, una receta bastante sencilla y fácil de preparar en casa… ¡animaos y enseñadnos vuestras gyoza vía Twitter o Facebook, que nos encanta!

Más fotos en el Flickr de Laura

NOTA: Para elaborar nuestras gyoza usamos de base las recetas que podéis ver aquíaquí.