Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

El barrio de geishas de Gion, en Kioto, es uno de los barrios de geishas más conocidos de todo Japón, aunque pocos saben que lo que llamamos  típicamente Gion son en realidad dos hanamachi diferentes: por un lado tenemos el pequeño barrio de Gion Higashi (祇園東) y por el otro el más grande y conocido Gion Kobu (祇園甲部).

Y es que en 1881 Gion se dividió en dos: Gion Kobu y Gion Otsubu. En 1949 Gion Otsubu se cambió el nombre a Higashi Shinchi y finalmente en 1955 la zona comenzó a ser llamada Gion Higashi, nombre que persiste en la actualidad. Gion Kobu tiene unas 80 casas de té en las que trabajan día tras día maikos y geishas, mientras que Gion Higashi tiene tan sólo unas 12, con lo cual la probabilidad de ver una maiko o una geisha por la calle es mayor en la zona de Gion Kobu que en Gion Higashi.

En esta entrada me gustaría dar algunas ideas para que podáis disfrutar de un agradable paseo a pie por todo el barrio de geishas de Gion (es decir, por Gion Kobu, Gion Higashi y la zona del riachuelo Shirakawa), que está lleno de casas de té (ochaya), casas de geishas (okiya) y tiendas tradicionales de dulces, textiles, ornamentos, maquillaje, calzado, parasoles… Y es que uno se siente, paseando por las callejuelas de Gion, como si hubiese retrocedido en el tiempo. Es un paseo precioso que merece muchísimo la pena.

Si hacéis el recorrido (ya sea a pie en Kioto o en vuestra imaginación con la ayuda de Google Maps, ^^), veréis que hay muchas más casas de té, muchos más edificios tradicionales y muchas más tiendas de interés, pero he intentado crear una buena ruta y marcar  los puntos que más conozco y asegurar así un buen paseo que nos dé una idea de cómo es la vida en uno de los barrios más tradicionales de Kioto, el barrio de geishas de Gion.

¿Y qué os parece pasear por Gion en kimono! Podéis alquilar un kimono para un día (os lo ponen en la tienda, no os preocupéis) y disfrutar del ambiente tradicional, ¡muy recomendable! Si os animáis, podéis reservar vuestro kimono desde nuestra tienda.

Este recorrido a pie esta dividido en 5 zonas más o menos diferenciadas:

  1. Comienzo desde la estación Sanjo para ver la zona Ohto de antigüedades, marcada en color salmón en el mapa.
  2. Zona del riachuelo Shirakawa, marcada en color verde en el mapa.
  3. Zona de Gion Higashi, marcada en color violeta en el mapa.
  4. Zona de la calle Shijo, marcada en color azul en el mapa.
  5. Zona de la calle Hanamikoji, marcada en color rojo en el mapa.

Espero que os guste, ¿comenzamos?

Al sur de la estación Sanjo

Comenzamos nuestro paseo en la salida 3 de la estación Sanjo, desde la que andaremos hacia el sur hasta la calle Wakamatsu y de ahí a la derecha para coger a la izquierda la calle Yamato-Oji para adentrarnos en la zona comúnmente llamada Ohto, llena de tiendas de antigüedades, arte, textiles, etc.

Unos metros más abajo, nos encontraremos, a nuestra izquierda, con la tienda de textiles Nakamura Chingireya en la que podemos encontrar telas del tipo sake-ori del periodo Edo y Meiji, además de una gran variedad de artículos hechos también con este tipo de tela. Un poco mas abajo, y a nuestra derecha, encontraremos otra tienda de texiles tradicionales, la Konjaku Nishimura, especializada en textiles teñidos del periodo Edo y el comienzo del periodo Showa.

Alrededores del riachuelo Shirakawa

Giramos a la izquierda en la calle Shimbashi y nos encontramos con la okiya Ninben (a la izquierda), la ochaya Okakai (a la derecha) y  las ochaya Fusanoya y Masanoya (a la izquierda). Fijémonos en primer lugar en uno de los artículos distintivos de los barrios de geishas, los farolillos de papel que cuelgan de las puertas de estos establecimientos y que llevan el blasón del distrito (en este caso, el blasón de Gion Kobu, que es un círculo hecho a base de un dango, unas bolas dulces de pasta de arroz en brocheta), y fijémonos también en las placas de madera con nombres en kanji de las maikos y geishas que viven o frequentan el establecimiento.

Gion-1
Al llegar al puente, giramos sobre nosotros mismos y cogemos la callejuela paralela al río, la calle Shirakawa-minami, para disfrutar de las vistas de la zona del canal de Shirakawa, que es realmente precioso, y ver de cerca el memorial a Yoshii Isamu, un famoso poeta y escritor que tenía una gran estima por el distito de Gion, como dejan bien claro los versos inscritos en la piedra que da forma a su memorial: Profundamente / amo Gion. / Hasta en mis sueños / el murmullo del agua / fluye por debajo de mi almohada(*). Todos los 8 de noviembre maikos y geishas de Gion se reúnen aquí para rendirle homenaje, así que si estáis en Kioto por esas fechas, no os lo perdáis.

Enfrente veremos el ryokan Shiraume, cuyo puente de acceso está flanqueado por dos ciruelos centenarios. Durante el periodo de Edo el edificio fue  una ochaya llamada Oyagi que de hecho sale en varios poemas de Isamu, pero desde 1949 funciona como hotel tradicional.

07102003RecorridoGion-26

Cruzamos el puente Yamato-Oji para entrar en el Museo Tetsuo Ishihara de Peinados Tradicionales Japoneses. Tetsuo Ishihara es uno de los cinco últimos keppatsu-shi o peluqueros de geishas de Kioto y es muy conocido gracias a sus repetidas apariciones en documentales, libros y hasta en un DVD en el que explica los secretos de los peinados tradicionales japoneses. El museo consta con 115 ejemplos de peinados tradicionales diferentes hechos con pelo humano, 200 adornos de pelo, colecciones de peines utilizados por maikos y geishas y vídeos en los que el maestro muestra su arte y hasta un espacio de maiko henshin en el que poder convertirnos en maiko por un día. Además, en la planta baja del museo encontramos la peluquería de Ishihara, así que es fácil encontrarse con maikos que van a peinarse.

Al salir del museo, cogemos la siguiente calle a la izquierda y vemos la ochaya Maruhachi, la okiya Minoyae y la ochaya Minoya. A continuación, cogemos la primera a la izquierda para volver a ver el puente antiguo sobre el riachuelo Shirakawa, una zona de especial belleza en pleno centro de Kioto. Los alrededores del canal están llenos de sauces, restaurantes y casas de té que crean una atmósfera espectacular, tanto de día como de noche. Al estar un poco alejado de las calles más concurridas suele ser una zona muy tranquila.

07102003RecorridoGion-28

Seguimos hacia el este para ver las ochaya Kato y Umenoya y opcionalmente giramos a la izquierda por la calle Hanamikoji para acercarnos al tradicional ryokan Shinmonso, que nos ofrece la posibilidad de conocer a maikos de verdad si reservamos una cena tradicional con posterior espectáculo de danza por parte de las maikos y posibilidad de hacerse fotos con ellas. Quizá os merezca la pena entrar y preguntar, si os apetece una primera aproximación a maikos y geishas de verdad :)

Por el hanamachi de Gion-Higashi

Volvemos a bajar, en dirección sur, por la calle Hanamikoji y giramos a la izquierda en la calle Shimbashi para adentrarnos en el hanamachi o barrio de geishas de Gion-Higashi. Giramos a la derecha en la primera callejuela que encontramos para ver la ochaya Okatome y seguimos en dirección sur hasta encontrar una calle algo más ancha. Ahí, giramos a la izquierda para ver la ochaya Tomikiku que fue abierta a comienzos del periodo Showa y lleva tres generaciones organizando banquetes con maikos y geishas de Gion Higashi, y la unión de casas de té de Gion, la Gion Ochaya Kumiai. Veréis que aquí los farolillos son algo diferentes, ya que muestran el blasón del hanamachi de Gion Higashi, que es parecido al de Gion Kobu, pero con las bolas dango algo más pequeñas y el kanji de ‘este’ (東) en el centro. Es una manera que tendremos de diferenciar, pues, los establecimientos que forman parte del barrio de geishas de Gion Higashi de los del barrio de geishas de Gion Kobu.

Volvemos sobre nuestros pasos y seguimos la calle en dirección oeste para ver la okiya Man y girar justamente a la derecha por la callejuela que hay enfrente. En esa callejuela, veremos las ochaya Nakayu y Umeda y la okiya Shigenoya y nos veremos obligados a girar a la izquierda, calle en la cual veremos la ochaya Horitani. Seguimos hasta el final de la calle y giramos a la izquierda de nuevo para acercarnos a ver la ochaya Tanakanami y seguir caminando en dirección oeste, dejando Gion-Higashi atrás y volviendo a adentrarnos en Gion-Kobu.

Alrededores de la calle Shijo

Cruzamos la calle Hanamikoji y cogemos la siguiente calle a la izquierda para ver la ochaya Kimurasaku, que como veréis ya dispone del blasón de Gion Kobu. Seguimos hasta la primera intersección que encontramos y giramos a la derecha para ver la okiya Nakagishi y las ochaya Kikyoya y Tomiyo. Volvemos sobre nuestros pasos y en la esquina seguimos un poquito más en dirección este para ver la ochaya Bizen-ya. Volvemos atrás y seguimos en dirección sur para ver las ochaya Minotake, Tachihana y Matsuda.

Gion-3

Al llegar a la calle Shijo, giramos a la izquierda y entramos en la tienda Kintakedo, una antigua tienda de ornamentos tradicionales que sigue vendiendo tanto a maikos y geishas como a cualquier otra persona que quiera comprar. Es muy conocida por tener kanzashi (adornos de pelo) realmente elaborados y es muy famosa entre las geishas de Gion. Si tenéis tiempo, os recomiendo entrar y echar un vistazo a las maravillas que tienen expuestas, ¡es espectacular!

Tienda Kitakedo en Gion

Tienda Kitakedo en Gion

Al salir de Kintakedo, seguimos paseando por la calle Shijo en dirección este hasta encontrarnos con otra tienda clave de Gion: la tienda de maquillaje y cosméticos Yoshiya, donde podremos comprar maquillaje tradicional (utilizado por maikos y geishas), pero también versiones más modernas utilizadas por muchas kiotenses, así como todo tipo de artículos de maquillaje y papeles desengrasantes abura-torigami.

Al salir de Yoshiya, no crucéis todavía (que sé que estáis tentados, que tenéis la ochaya Ichiriki justo delante y la queréis ver de cerca ^^), sino que seguid por Shijo hasta encontraros, a pocos metros, con una pequeña callejuela a la izquierda. Giremos para ir a ver otro clásico de Gion: la tienda de dulces tradicionales Kanshindo, muy popular entre maikos y geishas del distrito (y conocida en Occidente gracias a la publicación del libro Geisha: The Secret History of a Vanishing Wold de Lesley Downer). Os recomiendo comprar un mizu-yokan, ¡es una experiencia muy japonesa y especialmente muy de Gion!

Tienda Kanshindo en Gion

Tienda Kanshindo en Gion

Volvemos atrás hacia la calle Shijo y seguimos paseando, viendo la multitud de tiendas, restaurantes y cafés que hay hasta llegar casi a la intersección con la calle Higashi-Oji, donde encontramos una al lado de la otra tres tiendas de artículos tradicionales muy interesantes. Por un lado, la tienda Miura Shomei, dedicada a lámparas de papel y farolillos, tanto modernos y tradicionales, tan típicos de los barrios de geishas, todos hechos a mano en exclusiva para la tienda; al lado encontraremos la tienda Kasagen, la tienda especializada en paraguas y parasoles de estilo tradicional más antigua de Kioto, pues vende parasoles y paraguas de papel aceitado desde 1861; y finalmente la tienda Kazura-sei que si bien en su origen, allá por 1865, era una peluquería para actores y bailarines, hoy en día es otro clásico si lo que buscamos son auténticos kanzashi y todo tipo de adornos para el pelo y complementos hechos de madera, caparazón de tortuga, perlas, etc.

Seguidamente, cruzamos la calle Higashi-Oji y entramos en el santuario Yasaka, el santuario preferido por las maikos y geishas de Gion, que cariñosamente se refieren a él como Gion-san. Como ya os contamos en una entrada dedicada específicamente a él, el santuario Yasaka es uno de los santuarios más populares de Kioto y en él se celebran muchas festividades en las que intervienen maikos y geishas, como durante las festividades del setsubun en febrero o los actos del Gion Matsuri en julio.

Yasaka Jinja-2

Yasaka Jinja-5

Al salir del santuario Yasaka, cogemos la otra acera de la calle Shijo y vamos paseando en dirección oeste hasta encontrarnos con la casa de té más famosa de todo Kioto, la ochaya Ichiriki-tei.

Alrededores de la calle Hanamikoji

Si giramos a la izquierda por la calle Hanamikoji, una de las calles más populares del hanamachi de Gion, repleta de restaurantes de kaiseki-ryori (o comida tradicional), ochaya y restaurantes de altos precios, veremos la entrada de la casa de té Ichiriki, famosa por su noren (una especie de cortina corta) con el kanji 万 que consigue mantener oculto a los ojos de los extraños el interior del jardín y la casa.

La casa de té Ichiriki es uno de los pilares del distrito de Gion desde hace unos 300 años. Sus muros, jardines interiores y salas de tatami probablemente han oído y visto cosas que jamás verán la luz, siendo el centro neurálgico de muchas conspiraciones y complots. De hecho, es especialmente destacable su papel en la historia de los 47 rōnin. Recordemos que el líder de los rōnin, Kuranosuke, pasa varias noches en Ichiriki y por ello se gana la reputación de jugador y borracho, lo que favorece que el posterior ataque a Yoshinaka sea todo un éxito. Asimismo, a finales del periodo de Edo, las paredes de Ichiriki dieron cobijo a las secretas reuniones para derrocar al shōgun que conllevaron finalmente la caída del shogunato Tokugawa y el inicio de la Restauración de Meiji. Ichiriki tiene tanto prestigio que se dice que un cliente de esta casa de té puede acudir a cualquier otra casa de té sin problemas (es decir, sin necesidad de presentación previa y aval de otro cliente).

Recordemos que el término ochaya, que traducimos literalmente como casa de té, no se refiere a un establecimiento en el que simplemente tomar el té sino un establecimiento de entretenimiento exclusivo con maikos y geishas. Y es por ello que, también hoy en día, Ichiriki es un establecimiento extremadamente exclusivo al que sólo se puede acceder con invitación, es decir, hay que conocer a alguien ‘de dentro’ y obtener su beneplácito. Aunque no sólo necesitaremos nuestro ‘patrocinador’, sino también mucho dinero, ya que se rumorea que una noche de entretenimiento estándar con geishas y maikos puede llegar a costar unos 800.000¥ (más de 7.600 euros al cambio en el momento de escribir esto).

De estilo tradicional, Ichiriki está construida básicamente sobre madera y diseñada para proteger la privacidad de los invitados. Los inu yarai, o placas de bambú situadas en las paredes que dan a la calle Shijo, son un ‘repelente’ ideal que busca proteger la privacidad de las conversaciones dentro de la casa de té: alejan los oídos extraños de posibles conversaciones secretas en el interior y además quedan estéticamente bien (como detalle cabe resaltar que en la calle Hanamikoji son de madera, no de bambú). Asimismo, todas las ventanas están cubiertas por lo que es imposible ni adivinar qué hay en el interior y la organización de las diferentes paredes, estancias y la entrada hacen que desde fuera sea imposible ver el jardín interior. Tan sólo podemos ver un poquito el patio de la entrada a través del noren que cuelga en la misma (una pequeña cortina de tela que se cuelga en casas y establecimientos japoneses).

Si habéis leído Memorias de una Geisha de Arthur Golden, probablemente os suene el nombre de Ichiriki, ya que aparece en el libro. Os recomendamos no tomaros al pie de la letra las descripciones que hace el autor de la casa de té (de hecho os recomendamos no tomaros en serio nada de lo que describe el autor), ya que la dueña de Ichiriki siempre ha negado que Golden hubiera entrado nunca a su casa de té.

La calle Hanamikoji, o Hanamikoji-dōri en japonés, es una de las calles más emblemáticas de Kioto y el punto neurálgico de uno de los barrios de geishas más populares de la ciudad: el barrio de geishas de Gion.

Perpendicular a la calle Shijo, la zona más interesante para el turista se centra desde la casa de té Ichiriki (de la que ya os hablamos en otra entrada) hasta el templo Kenninji y está repleta de restaurantes de estilo tradicional que sirven alta cocina japonesa, llamada kaiseki ryori con arquitectura típica de Kioto. Es una calle que nos permite viajar en el tiempo y disfrutar del Kioto más tradicional, sin duda alguna.

Entre los edificios que veremos hay una gran cantidad de casas de té u ochaya y casas de geishas u okiya tanto en la propia Hanamikoji como en las calles adyacentes, razón por la cual esta calle siempre está repleta de turistas. Si queréis disfrutar de un bonito paseo a pie, reconociendo varios establecimientos y lugares de interés en Gion, os recomendamos que echéis un vistazo a nuestro recorrido a pie por el barrio de geishas de Gion… ¡muy completo!

Entre las 16:00 y las 17:00 horas y hasta bien entrada la noche es fácil ver a maikos y geishas ir y venir de sus banquetes, por lo que para muchos la calle Hanamikoji es el sitio ideal para poder verlas fácilmente sin tener que pagar una cara cena con ellas. Y es que recordemos que para poder disfrutar de un auténtico banquete con maikos y geishas, la gran mayoría de veces es necesario conocer a alguien “de dentro” para poder disfrutar del banquete. Sin embargo, poco a poco el mundo de la flor y el sauce se va modernizando y muchos hoteles y agencias de viajes ofrecen ya cenas con maikos y geishas a turistas y extranjeros. Eso sí, los precios pueden ser altos, preparad las billeteras :)

Normalmente las callejuelas perpendiculares a la calle Hanamikoji son mejores, ya que sus casas suelen estar ahí. Si vemos a algún fotógrafo con una súper cámara apostado en alguna esquina, estamos en el lugar adecuado.

Casi al final de la calle Hanamikoji, encontramos el teatro Gion Corner, un espacio que invita al turista (especialmente extranjero) a conocer la cultura tradicional japonesa con pequeñas demostraciones de ceremonia del té, arreglo floral ikebana, teatro de títeres bunraku, teatro cómico kyōgen y bailes tradicionales por maikos. Sí, es muy turístico, pero las maikos son reales (no son actrices, vaya) y es una buena manera de conocer las artes tradicionales japonesas en poco tiempo y en un único lugar.

FOTOGRAFIAR GEISHAS
Recordemos que si queremos hacer fotos a maikos y geishas es recomendable ser educados y pedirles permiso primero; al fin y al cabo son mujeres normales que van a trabajar y a nadie le gusta que salten flashes sin avisar. Desgraciadamente, las geishas de Gion están muy escamadas con este tema, por lo que es habitual que ni paren, ni posen, ni nos contesten siquiera, porque en muchas ocasiones hasta son acosadas por turistas y fotógrafos. En otros barrios de geishas menos masificados (y menos castigados por la mala educación de los turistas), normalmente las mujeres posan tres segundos y nos dedican una sonrisa si somos educados y les pedimos permiso para hacerles una foto, pero en Gion la cosa está más complicada. De hecho, se han puesto carteles que recuerdan a los turistas la necesidad de respetar a estas mujeres y su trabajo, lo cual me parece extremadamente triste. Mi recomendación: si queréis hacerles fotos, hacedlas sin flash y sin entorpecer su camino (¡y lo de tocarlas a ellas o a sus kimonos y obis, prohibidísimo!), aunque en Gion lo mejor sea guardar la cámara y disfrutarlas con nuestros ojos. Y si podemos, acercarnos a otros barrios menos masificados, donde podremos hasta hablar con ellas.

Pasear por la calle Hanamikoji es una gozada, pero os recomiendo que no se os pase ver las ochaya Yamafuku, Matsubamoto y Hiroshimaya (justo al lado de Ichiriki). Justo en la segunda callejuela, giramos a la izquierda para ver las ochaya Botan, Mangiku o Yoshikishi.Cogemos la siguiente callejuela a la derecha para ver la ochaya Hiromatsu y seguidamente giramos a la izquierda y cogemos la calle paralela, en dirección norte para ver la ochaya Kineya. Al final de la calle, giramos a la derecha y cogemos la primera calle a la derecha para ver las ochaya Morita, Tokiya, Daitsune (una al lado de la otra) e Imamura.

14082007RecorridoGion-57

Seguimos por la misma calle y pasamos por detrás del Gion Joshi Gigei Gakko, la escuela de maikos y geishas del distrito de Gion, y del teatro Kaburenjo de Gion hasta encontrarnos con la ochaya Yanagi, construida en 1922 en los terrenos que había ocupado anteriormente el palacio Yanagi no Gosho, donde supuestamente vivió la concubina favorita del emperador Sutoku, en el siglo XII.

Giramos a la derecha y al final de la calle volvemos a girar a la derecha por la calle Hanamikoji. A nuestra derecha tendremos el Kaburenjo de Gion y el teatro Gion Corner, conocido por atraer a miles de turistas que quieren aprender un poco más de las artes tradicionales como son el baile tradicional, el arreglo floral, la ceremonia del té, etc.

09032004RecorridoGion-66

Justo al final de la calle, destaco las ochaya Nishimuraya y Yamakayo, que está justo enfrente de la entrada al kaburenjo. A continación, podemos seguir subiendo en dirección norte por la calle Hanamikoji donde veremos las ochaya Yoshimasa y Fukushima a la derecha y las ochaya Odamoto y Matsuyae a la izquierda.

Giraremos a la derecha para ver las ochaya Okakami, Okakane e Izumimasa y giraremos a la derecha por la callejuela que se abre entre estas dos casas de té para ver las ochaya Tama, Tsurui y la okiya Matsuume.

Volveremos sobre nuestros pasos hacia la calle Hanamikoji otra vez y veremos las ochaya Imasa, Koishi, Yasuda, Yoshiuta (que reconoceréis por su pino que sale por la fachada) y Man-Ito. Justo en la intersección con la casa de té Ichiriki, giramos a la izquierda para ver la ochaya Kaida en la esquina y volvemos a girar a la izquierda para ver las ochaya Minofumi y Tsuji-Ito. Giramos a la derecha en la próxima calle y seguidamente a la izquierda para ver las ochaya Tomitaya y Takeda.

Al final de la calle, giramos a la derecha hasta la calle Yamato-Oji por donde giraremos de nuevo a la derecha para entrar en la tienda Hakimono, cuya especialidad es todo tipo de calzado tradicional y en cuyo escaparate podéis ver geta, okobo, zori, etc. Si queréis compraros algún tipo de calzado tradicional japonés, ésta es sin duda vuestra tienda. Un poquito más hacia el norte encontramos una peluquería de maikos, aunque suele ser difícil de ver desde la calle y a continuación la tienda Niwa Bekko, especializada en kanzashi y todo tipo de ornamentos tradicionales.

Seguimos andando por la calle Yamato-Oji en dirección norte hasta llegar de nuevo a la calle Shijo. Si queréis, opcionalmente, podéis girar a la derecha y acercaros a la tienda Ikuokaya, especilizada en kanzashi y ornamentos tradicionales. Si no, en dirección oeste hacia el teatro de kabuki Minami-za (cuya fachada veréis mejor desde la otra acera de la calle Shijo). .. ¡y habéis llegado al final de este recorrido a pie por Gion!

Espero que os haya gustado. Y ya sabéis, si no podéis ir a Kioto y hacer este maravilloso paseo a pie por Gion, siempre podéis utilizar Google Maps. Lo sé, no es lo mismo, pero… ¡algo es algo!

Entrada publicada originalmente el 12 de febrero de 2013. Última actualización: 19 de febrero de 2018.