Básicos para viajar a Japón

Por dónde empezar

New logo Japonismo
Paseo por el río Sumida: Tsukishima, Tsukuda y monjayaki

Comer monjayaki: paseo por Tsukishima y Tsukuda en el río Sumida

Holafly y Japonismo, eSIM con descuento
Visit Nara

Ya puedes viajar a Japón como antes de la pandemia, consulta aquí la documentación y requisitos. Planifica tu viaje con Japonismo y nos ayudas a mantener el proyecto vivo.

La desembocadura del río Sumida en Tokio es una zona poco frecuentada por turistas pero muy interesante para pasear, conocer la historia y comer monjayaki, el plato típico de Tokio y otras cosas ricas. Aquí tienes los barrios de Tsukishima, Tsukuda, Kachidoki, Toyomicho y Harumi, todos ellos en terrenos ganados al mar.

Ya desde el periodo Edo se empezaron a crear islas artificiales rodeadas de canales y del propio río Sumida, en su desembocadura en la bahía de Tokio.

Esto continuó luego en los periodos Meiji, Taisho y Showa y así hoy en día toda la zona es una curiosa mezcla de lugares históricos y edificios modernos. Todo ello de cara al río o a los canales, que contrasta con el resto de la capital.

Y aunque hoy en día aquí se han construido grandes rascacielos, esta zona no se vio afectada ni por el Gran Terremoto de Kanto (1923) ni por los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Es por ello que partes de estos barrios se sienten algo más tradicionales que el resto de Tokio. Aquí encuentras callejones pequeños y estrechos llenos de plantas y negocios del periodo Edo.

Parque de Tsukuda, rodeado de grandes torres de apartamentos
Parque de Tsukuda, rodeado de grandes torres de apartamentos

A continuación te proponemos un extenso paseo por la zona para disfrutarla al máximo. Durante el paseo te recomendamos comer el mencionado monjayaki, que es el plato más característico de Tokio.

En el barrio de Tsukishima, de hecho, existe una calle repleta de restaurantes especializados en este plato. Pero también podrás probar tsukudani, una elaboración inventada precisamente aquí. O pasear por preciosos parques y disfrutar de las vistas de la desembocadura del río Sumida y de los puentes que lo cruzan, así como visitar santuarios históricos.

Como siempre, tienes toda la información marcada en nuestro mapa del distrito o barrio especial de Chuo, donde se encuentra Tsukishima. Recuerda que puedes guardarte el mapa y consultarlo cómodamente desde Google Maps durante tu viaje. Si no sabes cómo hacerlo, te lo contamos en Mapas para viajar a Japón. Además, verás muchos más mapas de todo el país.

Mapas para viajar a Japón creados por Japonismo

Mapa turístico del barrio de Chuo (Tokio)

Todos los puntos de interés en Tsukishima y Tsukuda, así como los mejores restaurantes de monjayaki los tienes en el mapa general del distrito o barrio especial de Chuo

Tsukishima, la cuna del monjayaki

El barrio de Tsukishima (月島) es una joya escondida en la bahía de Tokio. Está situado en una isla artificial entre grandes rascacielos pero, pese a ello, sigue teniendo un ambiente de antaño, con callejuelas estrechas y casas antiguas.

La isla artificial se completó en 1892 y, sorprendentemente, hasta que se construyó el puente Kachidoki en 1940 sólo se podía llegar aquí por barco.

Pero si por algo es famosa hoy en día Tsukishima es por ser el lugar perfecto para comer monjayaki, uno de los platos más típicos de Tokio.

En este barrio tienes toda una calle repleta de restaurantes especializados en monjayaki, uno al lado del otro. El problema no es encontrar un restaurante, sino decidir cuál de todos ellos vas a probar.

Tsukishima Monja Street y sus restaurantes de monjayaki
Tsukishima Monja Street y sus restaurantes de monjayaki

Qué es el monjayaki

Dado que el monjayaki es el plato estrello del barrio, antes de empezar a explorar Tsukishima es importante conocer qué es. Y es que este plato, a menudo llamado simplemente monja, es uno de los más típicos de Tokio.

A menudo se compara con el okonomiyaki, un plato más conocido y típico de la región de Osaka y de Hiroshima. Y es que como en el okonomiyaki, en el monjayaki también puedes combinar los ingredientes que más te gusten.

Aunque parece que en el caso del monjayaki hay incluso más libertad en cuanto a los ingredientes. Y en cualquier restaurante verás decenas de opciones disponibles, desde ingredientes «clásicos» como gambas, pulpo, vieiras, calamar o carne de cerdo a ingredientes más sorprendentes como maíz, atún, queso, curry, mochi o hasta miso ramen, por ejemplo.

Sin embargo, la diferencia básica entre ambos es que la masa del monjayaki es mucho más líquida que la del okonomiyaki. En este caso, esta masa se hace con harina, caldo dashi y una pizca de una salsa parecida a la Worcestershire.

Monja con queso y carne de cerdo
Monja con queso y carne de cerdo

Como es habitual en este tipo de restaurantes, el monjayaki se cocina en una plancha situada en la propia mesa. Y lo divertido es que, en la gran mayoría de restaurantes, es habitual que sea el comensal el que prepare su propio monjayaki.

No te preocupes porque no es difícil prepararlo. Además, si no te aclaras, el personal del restaurante te ayudará y lo cocinará por ti. Pero precisamente porque lo típico es hacerlo uno mismo, casi todos los restaurantes tienen pequeñas instrucciones para cocinarlo.

Estos «manuales de uso» son perfectos para saber cómo se cocina el monjayaki. No es nada complicado, así que mírate las instrucciones y nuestro vídeo y anímate a prepararlo tú en tu mesa… ¡es muy divertido!

Instrucciones para hacer monja en el restaurante Iroha
Instrucciones para hacer monja en el restaurante Iroha

A continuación te dejamos la explicación de cómo se cocina, por si prefieres leer y visitar luego Tsukishima ya sabiendo cómo se hace. Cuando pidas el monja te traerán todos los ingredientes en un cuenco. En la base está el líquido, luego hay una buena cantidad de repollo y por encima verás los ingredientes que hayas escogido.

  1. Antes de empezar, pon un poco de aceite en la plancha. Usa las espátulas grandes para esparcirlo bien y que cubra toda la superficie de la plancha.
  2. Vierte sólo los ingredientes sólidos en la plancha, pero nada del líquido. Con las espátulas, ve partiendo los trozos de repollo y de los ingredientes que hayas pedido. Y a la vez, ve mezclando e incorporando todo para que quede completamente cocinado.
  3. Una vez esté todo hecho, haz   un círculo con esos ingredientes y vierte en su interior la masa líquida. Al ser un círculo cerrado, el líquido no se sale y no se esparce por la plancha. Mezcla el líquido con las espátulas y ve incorporándolo a los ingredientes sólidos. Sigue mezclando hasta que esté todo incorporado y el líquido se vaya caramelizando en la parrilla.
  4. Cuando ya esté todo incorporado, usa las espátulas para aplanarlo y que no quede demasiado grueso. La capa de monjayaki sobre la parrilla tiene que tener un grosor uniforme para que se cocine por igual.
  5. Para comer, usa las espátulas pequeñas, tomando pequeñas porciones de los bordes del monja.

Algo que hace que este plato esté tan rico es que va cambiando ligeramente de sabor a medida que comes. Y es que, a medida que pasan los minutos, el líquido de la masa se va caramelizando y pegándose poco a poco a la plancha. Esto va modificando los sabores del conjunto, haciéndolo delicioso. A veces tendrás que rascar un poco con la pequeña espátula… ¡pero es que está buenísimo! Ese socarrat es totalmente adictivo.

Pasos para prepararte tú mismo el monjayaki
Pasos para prepararte tú mismo el monjayaki

Además, por si fuera poco, el monjayaki es un plato muy asequible. Los más básicos cuestan únicamente entre 700 y 800 yenes. Y los más caros, que suelen llevar más ingredientes o ser las especialidades del local, cuestan entre 1200 y 1500 yenes. Teniendo en cuenta que es una comida deliciosa y que llena bastante, ¡está muy bien de precio!

Si prefieres ver las cosas en vivo y en directo, te dejamos este vídeo de nuestro canal de Youtube. En él te mostramos cómo se cocina el monjayaki y el resto de lugares de interés de Tsukishima.

Tsukishima Monja Street

El extremo oeste de la calle comercial Nishinaka-dori, en el barrio de Tsukushima, recibe el nombre de Tsukishima Monja Street (月島もんじゃストリート). Y sí, como indica su nombre, ¡es la calle del monjayaki!

Sólo a lo largo de esta calle hay más de 75 restaurantes distintos especializados en monjayaki. Así que ya te avisamos, te será difícil decidirte sólo por uno. Pero no te preocupes, como este plato es perfecto para compartir, te recomendamos pedir solamente uno en cada restaurante y así poder ir a dos o tres restaurantes distintos. De esta forma, además, podrás probar las distintas variedades.

Eso sí, Tsukishima es un barrio muy popular entre los tokiotas (aunque no hay mucho turista), por lo que los restaurantes siempre están llenos.

Para evitar hacer cola, lo recomendable es ir en días laborables sobre las 17:00 horas. Hay algunos restaurantes que abren todo el día, con lo cual podrías ir a almorzar sobre las 15:00 o 16:00 horas. Pero muchísimos otros cierran al mediodía, especialmente en días laborables, por lo que es recomendable ir sobre las 17:00 horas. Puedes revisar en Google Maps el horario del restaurante al que quieras ir para planificarlo.

Gente haciendo cola en Kura, uno de los restaurantes más populares
Gente haciendo cola en Kura, uno de los restaurantes más populares

Algunos de los restaurantes más famosos de Tsukishima Monja Street —que los tienes marcados en nuestro mapa— son:

  • Iroha (いろは), uno de los más antiguos de la zona, pues sirve monjayaki desde 1955. Tiene muchísimos ingredientes distintos como yuzu, curry, queso… Se enorgullecen de usar sakura-ebi en vez de gambas. El ambiente siempre es espectacular.
  • Monja Mugi (もんじゃ麦), toda una institución local. Las paredes llenas de autógrafos de gente famosa así lo corroboran. Es conocido por dos monja concretos: el de queso, mentaiko (huevas picantes de abadejo) y mochi y el de miso ramen, que está buenísimo.
  • Kura (蔵), uno de los más populares y en el que siempre hay cola. Es famoso por su Kura Special Monja y por tener más de 35 ingredientes diferentes para hacer tu monjayaki a tu gusto.
  • Maguroya (まぐろや), combina monja y comida de izakaya. Además de monjayaki tiene muchas otras tapillas, perfecto si no queremos comer sólo monjayaki.
  • Moheji (もへじ), otro de los populares. De hecho, es tan popular que tiene tres restaurantes en Tsukishima. Dashi potente y creaciones innovadoras. En el artículo enlazado, te mostramos su restaurante de Shibuya.

Más allá de monjayaki

Pero además de restaurantes de monjayaki, la zona de Tsukishima todavía mantiene cierto aire nostálgico del pasado. Hay preciosos edificios del periodo Meiji y estrechas callejuelas con flores y plantas que te hacen dudar de que estés en una isla artificial de la bahía de Tokio.

Y si bien el grueso de los restaurantes de monjayaki está en la calle principal, en las calles aledañas también encontrarás restaurantes e izakaya en un ambiente del periodo Showa muy particular. Merece la pena dar una vuelta por todas las callejuelas en busca de joyas escondidas.

Callejuelas de Tsukishima
Callejuelas de Tsukishima
Callejuelas de Tsukishima
Callejuelas de Tsukishima

Paseando por la calle principal encontrarás también otros negocios interesantes, aparte de restaurantes de monjayaki. Como por ejemplo la confitería tradicional Kohagido.

La tienda, que no ha cambiado mucho de apariencia en años, se especializa en galletitas arare, unos pequeños crackers hechos con arroz glutinoso y salsa de soja.

Los arare de Kohagido tienen forma del gatito de la suerte maneki-neko y tienen distintos sabores: salsa de soja, miso, ajo, siete especias shichimi o azúcar moreno. Son perfectos para comer allí mismo o para regalar cuando vuelvas de Japón. Y también tienes galletas de arroz con sabor a monjayaki. Es decir, es imposible salir de la tienda con las manos vacías.

Confitería tradicional Kohagido
Confitería tradicional Kohagido

Otro negocio interesante, también situado en la calle principal, es el puesto de helados y bollería Kyuei Meron Pan. Como su propio nombre indica, se especializan en meron pan, un bollo muy popular en Japón. Pero aquí, además, está especialmente bueno.

Los meron pan de este puesto son de textura suave y esponjosa, sabor intenso y un crujiente delicioso por encima. Suelen venderlos recién salidos del horno, por lo que aunque estés lleno después de haber comido monjayaki, haz espacio en tu estómago, ¡no te arrepentirás!

Y si no eres fan del meron pan, no te preocupes. En este puesto también venden tartaletas de manzana, de chocolate y de batata, helados y un montón de cosas más.

Kyuei Meron Pan
Kyuei Meron Pan
Los ricos meron pan de Kyuei Meron Pan
Los ricos meron pan de Kyuei Meron Pan

Al sur de Tsukishima puedes pasear por el paseo Sumida River Terrace o ver el atardecer desde el muelle de Harumi. Ambas localizaciones te ofrecen vistas preciosas de la desembocadura del río Sumida. Además de que estas vistas son diferentes a las típicas que disfrutan los turistas en la capital, ya que pocos se aventuran hasta aquí.

Tsukuda, cuna del tsukudani

Al norte de Tsukishima se encuentra Tsukuda (佃) o Tsukudajima (佃島) otra isla artificial ganada al mar de gran importancia histórica.

En el pasado, Tsukishima y Tsukuda eran islas independientes, pero con la construcción del gran puente Tsukuda en 1964 el canal que las separaba desapareció. Esto hizo que ambas islas acabaran unidas en un único islote y, por eso, a esta zona se llama Tsukuda, sin el sufijo jima que significa «isla».

La isla artificial de Tsukuda se construyó en 1644 cuando el shogun Tokugawa Ieyasu invitó a pescadores del pueblo de Tsukuda, en la actual región de Osaka, a instalarse en la zona. Pero es que además de esto, Tsukuda es importante porque a finales del periodo Edo se construyeron al sur de la isla unas baterías de artillería para defender la costa de Edo de navíos extranjeros.

Puente Eitai e isla de Tsukuda en una pintura de Hiroshige de 1835. Tsukishima se construiría detrás de Tsukuda
Puente Eitai e isla de Tsukuda en una pintura de Hiroshige de 1835. Tsukishima se construiría detrás de Tsukuda

En junio de 1853 el Comodoro Perry había llegado a la costa de Uraga, exigiendo que Japón abriera sus puertos. En agosto de 1853, dos meses después de la llegada de Perry, el shogunato comenzó a construir baterías de defensa en la zona de Shinagawa y la actual Odaiba.

Más adelante, ya en plena guerra Boshin entre el shogunato y el ejército del emperador Meiji, la batalla de Shimonoseki y el avance de las fuerzas imperiales hizo ver al shogun la necesidad de un sistema de defensa más seguro para la bahía de Edo.

Así, en 1864 se instalaron baterías costeras desde Shinagawa hasta Etchujima, pasando por la isla de Tsukudajima. Según los informes de la época, la batería de Tsukudajima se construyó en el extremo sur de la isla y medía unos 70 metros.

Hoy no queda nada de todo aquello, pero un paseo por Tsukuda sí permite vislumbrar parte de su historia. Y es que fue aquí donde nació el tsukudani, una elaboración de verduras, carnes o pescados y algas hervidas a fuego lento con salsa de soja, azúcar y mirin.

Pequeñísimo sento vecinal Hinode-yu
Pequeñísimo sento vecinal Hinode-yu

Fueron los pescadores de Tsukuda quienes inventaron este método para conservar la comida en el periodo Edo. Y poco a poco se fue haciendo popular, hasta llegar hasta nuestros días. De hecho, si paseas por aquí aún puedes ver aquí algunas tiendas tradicionales especializadas en tsukudani.

Una de ellas, por ejemplo, es la preciosa tienda Tenyasu, de 1837, la más antigua de todo el barrio. Otra es Tsukudagen Tanakaya, de 1843. Aquí puedes comprar tsukudani de alga konbu, sardinas shirasu o almejas asari. Y si eres atrevido, hasta tsukudani de los pequeños saltamontes inago. ¡están muy buenos!

Santuario Tsukuda Namiyoke Inari Daimyojin

La relación entre Tsukuda y el mar o los pescadores es palpable en cada esquina. No sólo por la invención del tsukudani, sino también por varios santuarios que hay en toda esta zona. Muy cerca de donde se encontraban las antiguas baterías de Tsukudajima puedes ver el santuario Tsukuda Namiyoke Inari Daimyojin y el puente Tsukudako-bashi.

El santuario Tsukuda Namiyoke Inari Daimyojin es una «sucursal» del santuario Namiyoke Inari, que está al otro lado del río Sumida en la zona del antiguo mercado de Tsukiji. Cuando se hicieron las obras para ganar espacio al mar en la zona del antiguo mercado en el siglo XVII, el fuerte oleaje y el viento pusieron en peligro el éxito del proyecto.

Santuario Tsukuda Namiyoke Inari Daimyojin
Santuario Tsukuda Namiyoke Inari Daimyojin

Fue entonces cuando se encontró el cuerpo de un dios Inari en la costa y se construyó el santuario Namiyoke, que significa literalmente «protector de las olas». El fuerte oleaje se calmó y se pudo desarrollar el proyecto con normalidad y seguridad. Por su ubicación, más adelante el santuario pasó a funcionar como protector de los pescadores del mercado de Tsukiji.

De la misma manera, el pequeño santuario al otro lado del río se construyó con la misma finalidad: proteger la isla artificial de Tsukuda de la fuerza del mar.

La relación entre los santuarios Namiyoke Inari y la gente del mar es evidente. Puedes encontrar otros santuario Namiyoke Inari por todo Japón y siempre tienen el mismo objetivo: proteger a sus pescadores y pedir a los dioses salidas al mar sin naufragios.

Cerca, tienes el puente Tsukudako. Es un puente moderno construido en 1984 pero con un estilo clásico, para que encaje con el espíritu del barrio. Así, cuenta con barandillas lacadas en rojo, decoraciones giboshi en los extremos y un arco de piedra.

Puente Tsukudako
Puente Tsukudako

Santuario Sumiyoshi

El puente Tsukudako cruza una lengua de arena que recuerda al pasado, cuando Tsukuda era una marisma a comienzos del siglo XVII.

Los pescadores del pueblo de Tsukuda que se instalaron en aquel momento aquí ganaron espacio al mar y construyeron la isla artificial de Tsukuda para levantar allí sus casas. Fue entonces cuando construyeron el santuario Tsukuda Sumiyoshi en 1646 como centro espiritual y guardián de la isla.

Como todos los santuarios Sumiyoshi, en este santuario están consagradas las tres deidades Sumiyoshi. Éstas son deidades del mar y los viajes por mar y protectoras de los pescadores y las travesías sin incidencias. Que el santuario fuera un santuario Sumiyoshi no es casual.

Como los pescadores que construyeron la isla artificial y el santuario eran de Osaka, se inspiraron y conectaron el santuario con el gran santuario Sumiyoshi de Osaka.

Torii con la cerámica manuscrita
Torii con la cerámica manuscrita

En el complejo del santuario hay varios Bienes de Interés Cultural. Uno de los más conocidos es el cartel manuscrito por el príncipe Arisugawa Takahito sobre una pieza de cerámica donada por un mayorista de cerámica en 1882. Se trata de una curiosa plana de cerámica que puedes ver colgada en el centro del torii de piedra.

También destaca el precioso pabellón de abluciones o temizu, construido en 1891. En las columnas exteriores puedes ver preciosas tallas de madera que representan a navíos y pescadores con sus redes de pescar. El cuenco para la ablución fue donado por un mayorista de algodón en 1841.

Pabellón de abluciones con preciosas tallas de madera
Pabellón de abluciones con preciosas tallas de madera

El salón principal Honden es una reconstrucción de la posguerra, sin embargo. Está construido siguiendo el estilo Sumiyoshi-zukuri, un estilo arquitectónico muy concreto y típico de todos los santuarios Sumiyoshi.

En el complejo del santuario hay otros pequeños santuarios, todos dedicados al mundo de la mar. Por ejemplo, en el santuario Funatama se encuentra consagrada la deidad de los navíos y los barcos. Este santuario se estableció aquí en 1863.

Pequeño santuario Funatama
Pequeño santuario Funatama

Por otro lado, está el santuario Irifune Inari donde se encuentra consagrada la deidad que cuida de la buena llegada a puerto de los barcos. En este caso, el santuario fue establecido aquí en 1897.

Torii del pequeño santuario Irifune Inari
Torii del pequeño santuario Irifune Inari
Pequeño santuario Irifune Inari
Pequeño santuario Irifune Inari

También encontrarás el santuario Ryu, establecido en 1822 en honor a la deidad Ryujin, que simboliza el poder del océano.

En el complejo del santuario también hay un escenario Kaguraden, construido en 1923. Este escenario se usa en festivales para representaciones y espectáculos musicales. Asimismo, también podrás ver un almacén de ladrillo rojo que se construyó en 1910 para almacenar los mikoshi, los altares portátiles del santuario.

EActualmente, sin embargo, los altares portátiles mikoshi están guardados en un nuevo almacén de hormigón situado a la izquierda del pequeño santuario Irifune Inari. Y es que el santuario celebra un festival de verano con bailes tradicionales de leones, procesión de mikoshi, etc.

Además, en el complejo del santuario puedes ver también un pedestal sobre un montículo de tres metros de alto llamado Katsuozuka. Fue construido y donado por la cooperativa de comerciantes de katsuobushi de Tokio en 1953 para pedir a los dioses una buena captura de bonito. Muy cerca se encuentra también una bonita lámpara tradicional de cobre que data de 1915.

Al salir del santuario puedes ver los dos torii de entrada. El torii situado en las márgenes del río Sumida, a lo lejos, era originalmente verde hasta que se pintó de rojo en una reparación en 2015.

Vista a la salida del santuario
Vista a la salida del santuario
Torii rojo en las márgenes del río Sumida
Torii rojo en las márgenes del río Sumida

Parque Tsukuda y faro Ishikawajima

Si pasas por debajo del gran torii rojo y giras a la derecha por el paseo por las márgenes del río Sumida, llegarás al parque Tsukuda (佃公園 o Tsukuda Koen, en japonés).

Este precioso parque urbano se encuentra rodeado de grandes rascacielos pero en él reina una tranquilidad absoluta. Parece mentira que puedas estar en Tokio.

En el parque hay cerezos, donados por la ciudad de Higashine, en la prefectura de Yamagata. Y un pequeño foso en forma de estanque llamado Tsukudori, además de pequeñas cascadas.

Cascadas del parque Tsukuda
Cascadas del parque Tsukuda

Pasada la compuerta Sumiyoshi (住吉水門, Sumiyoshi Suimon), que impide que se inunde el canal, verás el faro Ishikawajima (石川島灯台, Ishikawajima Todai).

Se trata de una reproducción del antiguo faro de 1866. Lo curioso es que hoy en la base encontramos unos baños públicos, lo que le quita belleza a la zona (aunque lo haga conveniente).

Faro Ishikawajima
Faro Ishikawajima

En cualquier caso, en toda esta zona y a lo largo del paseo se tienen bonitas vistas del río Sumida, los puentes que lo cruzan y los edificios que se han construido en ambas márgenes del río.

Paseo por el río Sumida, lleno de cerezos
Paseo por el río Sumida, lleno de cerezos

Parque Ishikawajima

Si sigues paseando por las márgenes del río llegarás al parque Ishikawajima (石川島公園, Ishikawajima Koen).

Desde aquí se tienen vistas preciosas de elementos situados al otro lado del río Sumida como la compuerta Kamejimagawa (亀島川, Kamejimagawa Suimon), el observatorio del nivel de agua Reiganjima o el paseo Sumida River Terrace en Shinkawa.

Paseo del parque Ishikawajima con la Skytree al fondo
Paseo del parque Ishikawajima con la Skytree al fondo

Si sigues caminando por el paseo llegarás a la plaza Paris (パリ広場, Pari Hiroba). Situada en un extremo de la isla, la «plaza» es una especie de mirador de madera sobre el río con unas terrazas donde sentarse para disfrutar de las vistas. Desde aquí puedes ver cómo las rocas y piedras van desapareciendo bajo las olas del río Sumida.

Desde la plaza Paris se tienen vistas preciosas del puente Chuo y el puente Eitai, con la torre Tokyo Skytree a lo lejos. El puente Eitai (永代橋, Eitai-bashi) se construyó aquí por primera vez en 1698 para celebrar el 50º aniversario del shogun Tokugawa Tsunayoshi.

El puente Eitai era originalmente de madera y, debido a la falta de mantenimiento, se derrumbó en 1807 durante la celebración del festival del santuario Fukagawa Tomioka Hachimangu. Se dice que murieron más de mil personas en el incidente.

El puente se reconstruyó en 1897, momento en el que se convirtió en el primer puente de hierro de todo Japón. Sin embargo, la estructura no aguantó al Gran Terremoto de Kanto de 1923 y el puente tuvo que ser reconstruido en 1926.

Puente Eitai con la torre Skytree de fondo
Puente Eitai con la torre Skytree de fondo

Otro de los puentes interesantes aquí es el gran puente Chuo (中央大橋, Chuo Ohashi). Hablamos de un precioso puente en suspensión de color blanco que conecta Tsukuda con Shinkawa, ya al otro lado del río. Fue construido en 1994 como parte de la reurbanización de Tsukuda.

Puente Chuo desde las terrazas de la plaza Paris
Puente Chuo desde las terrazas de la plaza Paris

Una vez completado, el alcalde de París de entonces, Jacques Chirac, ofreció la escultura «Le Messenger» a la ciudad de Tokio.

La ciudad decidió colocarla en el puente Chuo mirando al río en dirección a la torre Tokyo Skytree. Así se conmemoraba el hermanamiento de los ríos Sumida y Sena.

«Le Messenger» en el puente Chuo
«Le Messenger» en el puente Chuo

A la izquierda del puente, según lo cruzas desde Tsukuda, verás el Observatorio del Nivel del Agua de Reiganjima. Desde este punto también se tienen vistas preciosas de la desembocadura del río Sumida. Si vas hacia la derecha al cruzarlo, llegarás a la zona de Shinkawa.

Si no cruzas el puente y sigues paseando por el parque Ishikawajima podrás ver de cerca el precioso puente Aioi. Este puente pasa sobre el parque Nakanoshima hasta llegar a Etchujima. En ese punto se encuentra anclado el barco Meiji-maru, que hoy funciona como museo.

Shinkawa

Al cruzar el puente Chuo te encontrarás en la zona de Shinkawa, llamada en el pasado Edo Nakajima. Durante el periodo Edo el transporte fluvial fue básico para el desarrollo de la ciudad. A través de los ríos y los canales de la ciudad se transportaban todo tipo de artículos a las distintas zonas y almacenes repartidos por toda Edo.

Por su ubicación en la desembocadura del río Sumida, la zona de Shinkawa fue un lugar clave en la distribución y almacenamiento de artículos. Sin embargo hoy poco queda de aquella zona de antaño. Tan sólo la zona cercana al río Kameijima, con sus barcos amarrados, nos recuerda un poco al pasado.

Río Kameijima a su paso por Shinkawa
Río Kameijima a su paso por Shinkawa

Y como curiosidad, toda la zona de Tsukishima, Tsukuda y hasta Shinkawa apareció en distintos capítulos de la serie de anime El león de marzo (3月のライオン, Sangatsu no lion). Esta serie fue obra de Chika Umino, autora también de la famosa Honey and Clover.

Maiko con mapa Japonismo

Planifica tu viaje a Japón

Te proporcionamos todas las herramientas y recursos necesarios para que tu viaje a Japón sea inolvidable y sin preocupaciones

Información adicional

  • Cada restaurante de monjayaki de los que te hemos hablado tiene su propio horario. Por eso, es aconsejable comprobar los horarios en Google Maps antes de ir. Por norma general suelen abrir entre sobre las 11:00 o 12:00 horas y cierran antes de la medianoche. En días de diario a menudo cierran sobre las 14:00 horas y vuelven a abrir a las 17:00 horas. Del mismo modo, muchos restaurantes cierran lunes y/o martes, por lo que tenlo en cuenta a la hora de planificar tu visita a Tsukishima.
  • En todos los restaurantes hay un espacio para guardar chaquetas y bolsos. A veces te darán una bolsa de plástico para que lo guardes todo ahí. Otras veces habrá un cajón dentro de la banqueta para sentarse. Esto se hace para que la ropa o el bolso no adquieran olores indeseados, ya que como el monjayaki se cocina en una parrilla en tu propia mesa, todo puede acabar impregnado de un olor muy característico.

Cerca de Tsukishima y Tsukuda

Si quieres ampliar la excursión o el paseo, te enlazamos otros lugares de interés cerca de Tsukishima y Tsukuda:

  • Monzen-Nakacho: Al otro lado del puente Aoi, directamente después del paseo por Tsukuda, se encuentra este barrio con templos y santuarios espectaculares y muy buenas cafeterías.
  • Tsukiji: Justo enfrente de Tsukishima y Tsukuda se encuentra la zona del antiguo mercado mayorista de Tokio, que hoy mantiene deliciosos restaurantes, buenas tiendas y santuarios y templos maravillosos.
  • Ningyocho: Un poco más hacia el norte llegarás a este barrio tradicional lleno de confiterías y ambiente de antaño.
  • Toyosu: Si paseas hacia el sur, llegarás a Toyosu donde se encuentra el nuevo mercado mayorista de Tokio.

Pase de metro de Tokio (24, 48 o 72 horas)

Viaja de forma ilimitada en el metro de Tokio (todas las líneas de Tokyo Metro y Toei) durante 24, 48 o 72 horas. El pase lo ofrece un proveedor de confianza y nos ayuda a mantener Japonismo vivo. Si estás más de 72 horas, puedes comprar más de uno.

Consigue tu pase de metro de Tokio

Cómo llegar a Tsukishima

La mejor manera de llegar a Tsukishima es usando el metro de Tokio. Para ello puedes usar la línea Yurakucho de Tokyo Metro o la línea Toei Oedo hasta la estación de Tsukishima. Eso sí, al ser metro, no podrás usar tu JR Pass.

Te recomendamos salir por la salida 7, que es la más próxima a la calle Tsukishima Monja Street. Y desde aquí puedes comer y comenzar este paseo por la desembocadura del río Sumida.

Con la línea Yurakucho, además, puedes ver lugares como Toyosu, Ikebukuro, el precioso templo Gokokuji o la propia Yurakucho. Con la línea Toei Oedo conectas con Ueno y Okachimachi, la zona de rascacielos de Shinjuku y el Gobierno Metropolitano de Tokio y otros puntos de interés. Seguro que visitar Tsukishima encaja en tu ruta por Tokio.

¡Disfruta de Tsukishima y Tsukuda!

La newsletter de Japonismo

La newsletter de Japonismo

Si quieres estar al tanto de todas nuestras novedades, suscríbete a nuestra newsletter. ¡Es gratis!

SUSCRÍBETE



Laura
Laura

Licenciada en Traducción e Interpretación con inglés y japonés (UAB) con estudios especializados en la Universidad de Estudios Extranjeros de Kioto (KUFS) y Máster en Estudios de Asia Oriental (UOC). En la actualidad es cofundadora y directora de Japonismo, medio especializado en Japón líder en español donde escribe artículos sobre Japón y copresenta los pódcasts "Japón a Fondo" y "Japonesamente" centrados en cultura japonesa y viajes a Japón. Además, ha publicado dos libros "Japonismo. Un delicioso viaje gastronómico por Japón" y "Japón en imágenes" (Anaya Touring). Laura imparte clases de literatura japonesa, turismo, gastronomía japonesa, business en Japón y arte japonés en el Curso de Especialización en Estudios Japoneses (CEEJ) y ha impartido varios cursos en distintas organizaciones como el curso "Japón y las cuatro estaciones" en Casa Asia, la masterclass sobre "Protocolo japonés" en la Universitat Ramon Llull (Blanquerna) o el curso de digitalización de competencias para el grado de Estudios de Asia Oriental de la Universidad de Málaga.