¡YA A LA VENTA NUESTRO LIBRO, CÓMPRALO YA!
Únete a la Comunidad Japonismo
Santuario Tomioka Hachiman-gu en Monzen-Nakacho
Santuario Tomioka Hachiman-gu en Monzen-Nakacho

El santuario Tomioka Hachiman-gu y el origen del sumo moderno

El santuario Tomioka Hachiman-gu (富岡八幡宮), a veces transcrito simplemente como «Tomioka Hachiman», es uno de los mayores santuarios dedicados a la deidad Hachiman que hay en Japón. El santuario está situado justo al lado de otro famoso lugar de culto, el templo budista Fukagawa Fudoson. Es por ello que puedes visitar ambos lugares fácilmente durante tu paseo por Monzen-Nakacho, un bonito barrio en pleno distrito de Koto.

El santuario es conocido por ser el lugar de nacimiento del sumo moderno, por lo que en el complejo del santuario verás varios monumentos relacionados con el sumo. Pero no son los únicos monumentos que hay aquí, porque el santuario también está relacionado con el mundo de la cartografía japonesa. Y además, en sus jardines, encontrarás múltiples pequeños santuarios y hasta un diminuto camino de puertas torii.

Torii de entrada al santuario
Torii de entrada al santuario

Historia del santuario

El santuario se construyó en 1627 para venerar al dios Hachiman, deidad de las artes marciales y la guerra. Se construyó en su ubicación actual porque, según parece, un noble de Kioto había consagrado una estatua de la deidad en la zona, que en aquella época se encontraba a las puertas de la bahía de Tokio y que posteriormente creció al usar tierra reclamada al mar.

Dado que el dios Hachiman, además del protector de los guerreros, era también la deidad patrona del clan Minamoto, de la casa imperial y de todo el pueblo japonés, durante el periodo Edo, el santuario recibió la protección del shogunato y se convirtió en un santuario de importancia para los vecinos de la zona.

Salón principal, en las festividades de agosto
Salón principal, en las festividades de agosto

Durante el periodo Meiji, el santuario fue declarado por el nuevo gobierno Meiji como uno de los «Diez santuarios de Tokio» (東京十社Tokyo Jissha), aunque mencionando su estatus inferior. De hecho, sigue existiendo una «peregrinación por los diez santuarios de Tokio» que el santuario publicita ampliamente en su web.

No obstante, el santuario fue destruido completamente durante los bombardeos que asolaron la ciudad de Tokio durante la Segunda Guerra Mundial. De hecho, el emperador Hirohito visitó el santuario una semana después de que fuera totalmente destruido y lo que vio le impactó tanto que hoy dos monumentos recuerdan su visita.

La historia reciente del santuario está manchada de sangre, porque en diciembre de 2017 la sacerdotisa principal del santuario fue asesinada a puñaladas, según parece, por su hermano y la mujer de éste. El hermano posteriormente mató a su mujer y se suicidó, dejando tras de sí una espada samurái ensangrentada y varios cuchillos.

Vista nocturna del salón principal, en Año Nuevo
Vista nocturna del salón principal, en Año Nuevo

Puntos destacados de la visita al santuario Tomioka Hachimangu

A continuación te mostramos algunos de los puntos destacados durante la visita al santuario Tomioka Hachimangu, para que no te pierdas nada.

Gran torii de entrada

La entrada principal del santuario se encuentra en la avenida Eitai-dori y está marcada por un gran torii de color bermellón.

Gran torii de entrada, iluminado de noche (en Año Nuevo)
Gran torii de entrada, iluminado de noche (en Año Nuevo)

Estatua de Ino Tadataka

Tras pasar el torii de entrada, en el camino de acceso al salón principal, se encuentra la estatua a Ino Tadataka (1745-1818), el primer topógrafo de Japón. Ino, vecino de la zona y fiel al santuario, se convirtió en el primer topógrafo y cartógrafo japonés cuando, a los 50 años de edad, dejó atrás su vida como comerciante y comenzó a estudiar astronomía, geografía y matemáticas.

Cinco años después, en 1800, el shogunato Tokugawa dio permiso a Ino para viajar por todo el país y elaborar el primer mapa de Japón. La tarea fue completada 21 años después por sus discípulos y hoy se honra su memoria en el santuario.

Estatua de Ino Tadataka
Estatua de Ino Tadataka

Mikoshi del festival Fukagawa Hachiman Matsuri

Otra cosa interesante de ver en el camino de acceso al salón principal es un almacén donde se guardan dos mikoshi del festival Fukagawa Matsuri. Los mikoshi son una especie de palanquines o altares portátiles en los que se traslada temporalmente la deidad del santuario durante un festival.

El festival Fukagawa Hachiman Matsuri, la celebración principal del santuario, es uno de los tres grandes festivales de la antigua Edo. Se celebra a mediados de agosto una vez cada tres años (en 2020 se canceló por la pandemia del coronavirus, pero en teoría tendría que celebrarse de nuevo en 2023).

Almacén con dos mikoshi
Almacén con dos mikoshi

Durante el festival, 120 mikoshi recorren las calles de la zona. De ellos, 54 desfilan en el evento principal del festival… ¡ahí es nada!

Pero eso no es todo, una de las mayores curiosidades del festival es que los espectadores tiran agua sagrada sobre los participantes que desfilan los mikoshi. Y cuando decimos que les tiran agua no nos referimos a un chorrito, no… ¡les tiran cubetas y cubos llenos de agua! Aunque con el calor que hace en agosto en Tokio, seguro que los participantes lo agradecen.

Mikoshi del festival Fukagawa Hachiman Matsuri
Mikoshi del festival Fukagawa Hachiman Matsuri

De los dos mikoshi que se pueden ver en exposición aquí, el mayor de ellos recibe el nombre de Ichi-no-miya. Pesa 4,5 toneladas y está decorado con pan de oro, diamantes, rubíes y zafiros… ¡una auténtica barbaridad!

Mikoshi Ichi-no-Miya
Mikoshi Ichi-no-Miya

Chozuya

En la entrada de cualquier santuario japonés, te encontrarás con el chozuya (a veces también llamado temizu), el lugar destinado a la purificación con agua antes de entrar al santuario, donde los visitantes deben limpiarse manos y boca antes de visitar el santuario.

En el santuario Tomioka Hachimangu hay dos chozuya de interés. Por un lado puedes ver un chozuya poco convencional, pues se trata de una piedra traída desde la prefectura de Ehime (isla de Shikoku). En este caso, el chozuya no está techado ni es demasiado grande, es una única piedra con un único cazo.

Se encuentra cerca de una de las entradas laterales al complejo del centro, cercanas al parque Fukagawa.

Pileta que usa una piedra de Shikoku
Pileta que usa una piedra de Shikoku

La segunda chozuya de interés del santuario es, en cuanto al diseño, más clásica. En este caso sí que se trata de una pileta techada, con varios cazos para que varias personas puedan realizar el ritual de purificación con agua a la vez. Sin embargo, dispone de dos fuentes preciosas con forma de gallos dorados… ¡de una belleza exquisita!

La encontrarás en un extremo del camino de entrada al santuario, justo antes de llegar a la plaza central del salón principal.

Chozuya con fuentes con forma de gallos
Chozuya con fuentes con forma de gallos
Detalles de las fuentes del chozuya
Detalles de las fuentes del chozuya

Salón principal

Al final del camino de entrada se encuentra el salón principal del santuario Tomioka Hachimangu, una reconstrucción de la postguerra. Con su combinación de colores, el salón es una maravilla para el visitante.

Y aunque todo el complejo es menor de lo que fue en su época dorada durante el shogunato Tokuagwa, sigue siendo una delicia visitarlo, fijarse en todos los detalles decorativos del salón y pasear por el resto del complejo para descubrir todos sus secretos.

Salón principal del santuario
Salón principal del santuario

Memorial del sumo

Como decíamos al inicio, el santuario también es conocido por su estrecha relación con el sumo. Si bien la historia del sumo es anterior, lo cierto es que comenzó a popularizarse especialmente durante el periodo Edo gracias a la celebración de torneos anuales llamados kanjin-zumo., controlados por el gobierno Tokugawa.

En 1684 el santuario Tomioka Hachimangu fue destruido en un incendio, por lo que solicitó al gobierno Tokugawa la posibilidad de organizar uno de estos torneos de sumo y así conseguir dinero para la reconstrucción. Y fue dicho y hecho. En 1684 comenzaron a celebrarse en el santuario  dos basho o torneos anuales, en primavera y otoño.

Y fue justamente este torneo el que fue dando forma al sumo moderno. Fue aquí donde se crearon características tan básicas del sumo actual como la ceremonia yokozuna dohyo-iri, el banzuke o clasificación de los luchadores o la aparición de las heya.

Monumento a los yokozuna
Monumento a los yokozuna

Para conmemorar la historia y la estrecha relación del santuario con el sumo, en 1900 se irguió aquí un monumento de piedra en honor a todos los yokozuna. El monumento, que se encuentra a la derecha del salón principal, fue construido por Jinmaku Kyugoro, 12º yokozuna y en él están inscritos los nombres de todos los yokozuna, desde el primer gran campeón Shiganosuke hasta el 69º, Raiden Tameemon.

Así pues, cuando un luchador de sumo alcanza el rango de yokozuna, se inscribe su nombre en el monumento, que conmemora su primera entrada al dohyo como yokozuna.

Además del monumento principal en honor a los yokozuna, hay otros monumentos relacionados con el sumo en el complejo del santuario. Por ejemplo, cerca del camino de entrada hay un monumento dedicado a los luchadores con rango de ozeki, que incluye una piedra con huellas de sus manos y un pilar que marca la altura de los luchadores.

Monumentos a los luchadores de rango ozeki
Monumentos a los luchadores de rango ozeki

Los torneos de sumo kanjin-zumo dejaron de celebrarse en el santuario Tomioka Hachimangu en el siglo XVIII cuando pasaron a celebrarse en el templo Ekoin de Ryogoku, el barrio del sumo. No obstante, la relación del santuario con el sumo sigue siendo muy estrecha.

Detrás del monumento, por cierto, se encuentra el lugar donde puedes dejar tus antiguos amuletos.

Jardines y pequeños santuarios

Una visita al santuario te permite explorar también los jardines situados alrededor del salón principal, en los que se esconden varios pequeños santuarios y lugares de interés.

Por ejemplo, al lado del monumento a los yokozuna hay un pequeño camino de torii de color bermellón que te llevan hasta el pequeño santuario Inari-yashiro, una pequeña edificación de madera que suele estar cerrado al público.

Camino de torii del pequeño santuario Inari-yashiro
Camino de torii del pequeño santuario Inari-yashiro

Asimismo, e¡n un extremo del complejo se encuentra el pequeño santuario Nanawatari Benten, dedicado a la deidad del agua.

Como no podía ser de otra manera, el pequeño santuario está al lado de un bonito estanque, llamado estanque Benten. Y desde aquí, hay otra entrada/salida trasera una salida trasera.

Pequeño santuario Nanawatari Benten
Pequeño santuario Nanawatari Benten
Estanque Benten
Estanque Benten
Salida por el estanque Benten
Salida por el estanque Benten

Justo en un extremo del estanque, hay un espacio llamado Kiba (ki significa árbol y ba, espacio). En este lugar se guardaban los materiales de construcción del santuario en el periodo Edo. En recuerdo aquí hay un monumento que muestra los trabajadores de la época transportando materiales.

Monumento Kiba
Monumento Kiba

Relativamente cerca se encuentra una preciosa estatua de un caballo sagrado. Y al otro lado del salón principal, hay varios pequeños santuarios dedicados a Daikoku y Ebisu, dos de los siete dioses de la buena fortuna.

Escultura del caballo sagrado
Escultura del caballo sagrado

Finalmente, en el museo del santuario puedes ver fotografías antiguas y todo tipo de dibujos y grabados del santuario, así como artículos relacionados con el sumo y un montón de detalles del festival.

Eventos y festividades

El santuario Tomioka Hachimangu siempre está muy animado, pero si quieres disfrutarlo al máximo, puedes visitarlo en los días 1, 15 y 28 de cada mes, cuando en el complejo del santuario se celebra un mercadillo que atrae a muchos visitantes.

Además, en el primer, segundo, cuarto y quinto domingo de mes se celebra aquí un mercadillo de antigüedades. Perfecto para los que buscan artesanía, kimonos o antigüedades japonesas.

Puestos de comida del mercadillo del santuario
Puestos de comida del mercadillo del santuario

En Año Nuevo, además, todo el complejo del santuario se llena de puestos de comida y el salón principal se mantiene abierto hasta tarde, por lo que es un momento muy especial para visitarlo.

En todo el camino de acceso al santuario, así como en los alrededores, encontrarás puestos de juegos, comida callejera y especialidades de la zona, como por ejemplo puestos de chanko nabe, la comida típica de los luchadores de sumo.

Puestos en Año Nuevo
Puestos en Año Nuevo

Asimismo, como hemos comentado antes, la celebración principal del santuario es el festival Fukagawa Matsuri de mediados de agosto. El festival, que se cree comenzó a celebrarse en 1642, es uno de los tres grandes festivales de la antigua Edo junto al festival Sanno Matsuri (del santuario Hie) y el festival Kanda Matsuri (del santuario Kanda Myojin).

En época del festival, puedes ver los mikoshi participantes en el desfile expuestos en los alrededores del santuario.

Mikoshi de diferentes tamaños, también para los niños
Mikoshi de diferentes tamaños, también para los niños

Información adicional

  • El complejo del santuario está abierto 24 horas
  • La entrada es totalmente gratuita.

Cómo llegar

La mejor manera de llegar al santuario Tomioka Hachiman-gu es en metro, porque el complejo se encuentra a pocos minutos andando de la estación Monzen-nakacho de las líneas de metro Tozai y Oedo. Alternativamente, también puedes llegar andando desde la estación de metro Kiba de la línea Tozai o desde la estación Etchujima de la línea privada Keiyo.

De todas maneras, te dejamos nuestro mapa de la zona para que puedas ubicarte y ver cómo llegar desde tu ubicación y qué más ver en Monzen-Nakacho. Recuerda que puedes usar nuestros mapas fácilmente desde el móvil. Te contamos cómo hacerlo en nuestra página de Mapas.

Mapa de los distritos de Koto y Sumida en Tokio (pincha para abrirlo y consultarlo)
Mapa de los distritos de Koto y Sumida en Tokio (pincha para abrirlo y consultarlo)

¡Disfruta del paseo por Monzen-Nakacho y de la visita al santuario Tomioka Hachiman-gu!

¿Cómo empezar a planificar un viaje a Japón? Sigue estos pasos:

  1. Compra vuelos
  2. Reserva alojamiento
  3. Compra el JR Pass
  4. Consigue un seguro de viaje
  5. Lleva internet: Pocket Wifi o SIM
  6. Planifica tu itinerario
  7. Decide qué intereses quieres cubrir en tu viaje
  8. Añade actividades y guías a tu viaje
  9. ¡Disfruta!