Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

El santuario Tōshōgū (東照宮) es una de las razones principales para visitar Nikko y, sinceramente, bien merece la excursión porque es sencillamente espectacular.

El santuario cobija el mausoleo de Tokugawa Ieyasu, primer shogun Tokugawa. Que este santuario está dedicado a la familia Tokugawa se puede comprobar mirando el blasón familiar con tres malvarrosas, típico de esta familia y que podremos encontrar en muchos lugares del santuario.

Si bien en un inicio el santuario Toshogu era más bien modesto, el tercer shogun y nieto de Ieyasu, Iemitsu, decidió ampliarlo y dotarlo de decoraciones espectaculares durante su gobierno, en honor a su abuelo. Así pues, hoy, el santuario Toshogu sorprende por su ostentación y el color y brillo de sus tallas de madera y decoraciones, que mezclan imágenes budistas y sintoístas.

Hay muchas cosas que ver en el santuario, así que incluimos un mapa que, recordad, podéis usar durante vuestro viaje, como explicamos aquí. Os explicamos punto por punto qué no os podéis perder en vuestra visita al santuario Toshogu de Nikko a continuación.

 

GUÍA EN ESPAÑOL EN NIKKO
¿No te atreves o no te apetece visitar Nikko por tu cuenta? Desde Japonismo te ofrecemos la posibilidad de contratar un guía de habla española que te acompañará hasta Nikko en un tour privado. Puedes contratarlo directamente desde este enlace de nuestra tienda, ¡con total confianza!

Comenzamos nuestra ruta por el santuario Toshogu cruzando un precioso torii de piedra construido en 1618 que nos deja justo en la entrada al santuario. Allí nos encontramos con la fantástica pagoda de cinco pisos, abierta al público de manera ocasional. El pilar principal se encuentra a diez centímetros del suelo para adaptarse a los cambios de temperaturas y grosor de la madera.

Nikko-Japon-19

Nikko-Japon-20

Nikko-Japon-22

A continuación, ya después de comprar nuestra entrada de acceso al recinto, cruzaremos la puerta principal del santuario, con los dioses Nio a ambos lados.

Nikko-Japon-31

Nikko-Japon-34

Justo a la izquierda, nos encontraremos con los antiguos almacenes, una serie de edificios de preciosas tallas de madera, coloridas y muy elaboradas. Como todo el resto del santuario, de hecho.

Nikko-Japon-39

Nikko-Japon-41

Aquí dos tallas sobresalen por encima de las demás, por fama e interés, y concentran el mayor número de visitantes haciendo fotos. Por un lado tenemos las famosas tallas de madera de los tres macacos que no ven, no dicen y no oyen el mal. Esta clásica imagen de Nikko, además, la podemos encontrar en los emoji de nuestros teléfonos móviles, como ya os explicamos. Por otro lado tenemos la tallas de los elefantes sozonozo o elefantes imaginados, pues fueron tallados por un artista que nunca había visto un elefante en su vida en los almacenes de la entrada.

Nikko-Japon-151

Nikko-Japon-149

A continuación, podremos purificarnos en el Omizuya, la zona de ablución de templos y santuarios japoneses para llegar hasta la profusamente decorada puerta Yomeimon.

Por cierto, los muros que se extienden a derecha e izquierda de la puerta están decorados con las esculturas de flores y aves más grandes de Japón, de colores brillantes y sorprendentes. Merecen que les dediquemos un buen rato, sin duda alguna.

Nikko-Japon-46

Nikko-Japon-51

Nikko-Japon-59

Nikko-Japon-67

Nikko-Japon-68

Nikko-Japon-58

Nikko-Japon-63

Tras la puerta Yomeimon, nos encontraremos con la puerta Karamon, por la que no se puede cruzar, sino que tenemos que entrar por la derecha; tras esta puerta se encuentran el salón de plegarias Haiden y el salón principal Honden, el centro neurálgico, por decirlo de alguna manera, del santuario.

Hay que descalzarse antes de entrar en su interior, donde no se permiten las fotografías. Los muros del ambos salones, que están conectados por dentro, están dedicados a Tokugawa Ieyasu, Toyotomi Hideyoshi y Minamoto Yoritomo y se realizan pequeñas sesiones de relajación, aunque sólo en japonés.

Nikko-Japon-71

Nikko-Japon-72

Nikko-Japon-75

Al salir, nos encontraremos con el salón de los santuarios portátiles Shinyosha, donde se encuentran los mikoshi o santuarios portátiles que se pasean en los festivales de primavera y otoño de Nikko.

Nikko-Japon-76

A continuación, situada a la derecha del salón principal, encontraremos la puerta Sakashitamon, famosa por tener justo antes la talla de madera del nemurineko o ‘gato dormido’, ¡no os olvidéis de mirar hacia arriba, justo al cruzar la entrada que da acceso a la puerta, para ver al gatito!

Nikko-Japon-112

Nikko-Japon-80

La puerta Sakashitamon es el inicio de un tramo de escaleras, con grandes árboles a ambos lados, que nos llevará hasta el mausoleo de Tokugawa Ieyasu.

Si el santuario Toshogu es impresionante, con colores brillantes y tallas elaboradas, el mausoleo de Ieyasu es más bien austero pero, a la vez, precioso también.

Nikko-Japon-84

Nikko-Japon-88

Nikko-Japon-94

Nikko-Japon-101

A la izquierda de la puerta Yomeimon encontramos el salón Honjido, popular por su pintura del ‘Dragón llorón’ o Nakiryu.

En el techo del salón hay una gran pintura de un dragón que, por la acústica del lugar, parece emitir un ruido parecido a un grito o un lloro cuando los monjes hacen chocar dos piezas de madera justo debajo de la pintura.

Nikko-Japon-152

Nikko-Japon-145

Como podéis comprobar en las fotos, el nivel de colorido y detalle de las decoraciones y tallas de todos los edificios del santuario Toshogu es abrumador. Recomendamos tomárselo con calma y caminar tranquilamente, fijándonos en todos los detalles, para nos perdernos nada.

Nikko-Japon-135

Nikko-Japon-134

Nikko-Japon-114

Nikko-Japon-122

Nikko-Japon-123

Nikko-Japon-128

Finalmente, podemos encontrar el Museo del santuario Tōshōgū de Nikko o Homotsukan, en el exterior del santuario. Este museo se inauguró en 2015 para celebrar el 400º aniversario de la muerte de Tokugawa Ieyasu y exhibe una gran colección de efectos personales del shogun.

Nikko-Japon-162

Información adicional

  • El santuario Tōshōgū está abierto de 08:00 a 17:00 horas (hasta las 16:00 de noviembre a marzo).
  • La entrada cuesta 1.300 yenes.
IMPACTO DE LAS OBRAS
El santuario Tōshōgū lleva desde 2007 en obras de remodelación. Las obras se llevan a cabo poco a poco, en lugar de en todo el santuario, para que el impacto sea menor. En abril de 2017 terminaron las obras de la talla de madera de los tres macacos y la puerta Yomeimon (aunque todavía quedaban algunos andamios cuando nosotros fuimos), por lo que actualmente el impacto de las obras es poco perceptible.

Cómo llegar

Para llegar al santuario Toshogu, debemos tomar un autobús desde la estación de JR Nikko o Tobu Nikko y bajarnos en la parada ‘Omotesando’. Desde allí, debemos caminar por un ancho camino de piedras hasta la entrada al santuario.

Tenéis más información sobre autobuses, pases y cómo moverse por Nikko, así como restaurantes y hoteles en el post específico sobre qué ver y hacer en Nikko.

¡Disfrutad del santuario Toshogu!

Más fotografías en el Flickr de Luis y el Flickr de Laura.