Si eres aficionado al cosplay sabrás que normalmente el decorado o ambientación de la foto es casi tan importante como el disfraz en sí. En Japón lo tienen claro, razón por la que existen lugares como el Haco Stadium con más de 30 habitaciones temáticas donde poder realizar nuestras sesiones de fotos perfectas en cosplay.

En Haco Stadium (ハコスタジアム) puedes hacerte fotos en una clase típica de un instituto japonés, en una residencia de samuráis, en un entorno más europeo o exótico, darle un toque más de ciencia-ficción… ¡de todo!

Eso sí, aquí nos ayudan a conseguir el look perfecto para nuestro cosplay, pero en Haco Stadium no podemos ni comprar ni alquilar trajes de cosplay, aunque sí tiene una buena tienda de accesorios para cosplay con artículos de más de doce marcas especializadas diferentes. Así pues, la idea es cambiarse en los enormes vestuarios para ir a alguna de las decenas de salas de cosplay a hacerte las fotos.

Hay varios Haco Stadiums por todo Japón como el Haco Stadium de Osaka y el Haco Stadium Cosset en Nihonbashi (Osaka) o el Haco Stadium de Tokio, que está situado en Chiba y el Haco Stadium Cosset en Ikebukuro (Tokio), además de un Haco Stadium Curas en Kawasaki.

Cosplay en Tokio

Hay varias salas, divididas en grandes áreas temáticas diferentes: lo que ellos llaman ‘estándar’, las salas de ‘casa’, las de la ‘escuela/instituto japonés’, las salas más japonesas, las salas del ‘mundo’, las salas de ‘otras dimensiones’, las salas de ‘fantasía’ y espacios para relajarse y tomarse algo, como el café.

La zona ‘estándar’ tiene básicamente tres salas perfectas para cosplays de idols musicales o para cualquier otro setting que queramos, con una sala totalmente negra, otra totalmente blanca y otra con grandes altavoces, luces y fondo de escenario:

La zona de ‘casa’ tiene salas que imitan habitaciones de chicos, de chicas, una cocina, una sala de estar… Y todo con mil y un detalles para hacerlo más realista.

En la zona de ‘escuela’ encontramos varias salas que imitan imágenes típicas de mangas y animes de instituto, como las clases  y pasillos de los institutos japoneses, el polideportivo o los vestuarios.

En la zona ‘japonesa’ podemos encontrar desde callejones de antaño a un jardín de una casa tradicional, una estancia tradicional, una sala que imita la decoración del Japón del periodo Showa y hasta un típico burdel japonés de los barrios de placer.

En la zona ‘mundo’ nos podemos transportar a un callejón de Europa, a Oriente Medio, a China, a un palacio o un salón de estilo gótico o hasta a un palacio blanco total.

En la zona de ‘otras dimensiones’ podemos transportarnos a escenarios perfectos para historias relacionadas con Lewis Carroll, M.C. Escher o hasta Salvador Dalí y otros escenarios en dimensiones paralelas.

En la zona ‘fantasía’ encontramos decorados variados como el de una iglesia, una armería, unas ruinas, unas mazmorras o una prisión.

Finalmente, en la zona ‘café/restaurante’ podemos posar en un restaurante familiar japonés, un típico diner americano, una cafetería o una sala para celebrar cumpleaños.

En Ikebukuro hay un local algo más pequeño, Haco Stadium Cosset, pero con algunas salas típicas como las de instituto y otras súper chulas como la sala de los dulces, la piscina de bolas, la sala de estilo clásico, la sala de estilo gótico en blanco y negro, la sala de colores cambiantes, la prisión o las ruinas de una fábrica.

Cosplay en Osaka

En Osaka, hay salas parecidas pero su organización no es por temas sino por pisos, ya que el Haco Stadium se encuentra en un edificio de varias plantas con salas de diferentes temáticas repartidas en varias de ellas.

En el tercer piso, hay una prisión, una clase de instituto, una zona para aquellos que ven el futuro ‘muy negro’, una sala con paredes de estilo medieval, un escenario con luces de varios colores y hasta una sala con holograma.

En el cuarto piso encontramos salas dedicadas a piratas o al estudio, salas de estilo japonés, una prisión de estilo japonés, una sala de paredes blancas y brillantes y salas de estilo chino y oriental.

En el quinto piso encontramos salas de estética europea, la réplica de una iglesia, un callejón blanco y una sala de estética gótica.

En el sexto piso encontramos la recepción, la sala general y los vestuarios, mientras que en el séptimo piso encontramos la tienda de accesorios y la zona de cafetería.

Finalmente, en el octavo piso encontramos salas de estilo europeo, salas más oscuras, habitaciones de diseño y de estilo pop y hasta los vestuarios de un gimnasio.

En Nihonbashi hay otro Haco Stadium más pequeñito, Haco Stadium Cosset, parecido al de Ikebukuro, con algunas salas muy interesantes también como un restaurante tradicional, una sala de estilo gótico, la sala de los dulces, una sala muy ‘cibernética’ y metalizada, una sala perfecta para grabar un videoclip, una piscina de bolas con muchos colores, un tunel iluminado, una habitación blanca, una sala romántica con muchas rosas, una sala estilo Alicia en el país de las maravillas, un estudio, una habitación de música o un pasillo antiguo.

Información adicional

La entrada, que puede comprarse en el mismo Haco Stadium o por adelantado desde aquí (con algo de descuento), cuesta entre 2.300 y 4.500 yenes, según el tiempo que usemos las instalaciones que puede ser en tres franjas horarias fijadas: de 9:30 a 14:30 horas, de 9:30 a 20:00 horas y de 15:00 a 20:00 horas.

Hay que tener en cuenta que el Haco Stadium no es un estudio privado, es decir,con la entrada podemos ir a todas las salas que queramos y hacer tantas fotos como queramos, pero si hay más grupos tendremos que esperar o auto-gestionarnos (por eso desde Haco Stadium piden, por el bien de todos, no monopolizar una sala durante mucho tiempo).

Finalmente, Haco Stadium ofrece muchos otros servicios como luces, baterías extra para la cámara, uso de una cámara réflex de alquiler, trípodes, mantas (para aquellos cosplays con menos ropa ^^) y todo tipo de extras como flores, peluches, pistolas falsas, pelotas… de todo para que la foto salga perfecta.

Ya veis, aficionados al cosplay… ¡esto es el paraíso! Si alguien va… ¡queremos ver fotos!

Vía: RocketNews24