¡JAPÓN EN IMÁGENES, NUESTRO NUEVO LIBRO, YA A LA VENTA!
Únete a la Comunidad Japonismo
Noviembre en Japón, mes del Shichi-go-san
Noviembre en Japón, mes del Shichi-go-san (Imagen: cowardlion / Shutterstock.com)

Shichi-go-san: la fiesta de los niños de 7, 5 y 3 años

Una de las principales celebraciones del mes de noviembre en Japón es la del Shichi-go-san (七五三), que significa literalmente «siete, cinco, tres». Se trata de un ritual de paso para los niños de 7, 5 y 3 años en el que se reza a los dioses sintoístas por el bienestar futuro de los niños.

Durante varios días en noviembre es habitual ver a niños de esas edades, ataviados con sus mejores galas, acudiendo a santuarios locales. Es una estampa muy bonita si te encuentras de viaje por Japón en noviembre, así que en este post te contamos un poco más para que entiendas qué estás viendo.

Celebrando el Shichi-go-san en noviembre
Celebrando el Shichi-go-san en noviembre © cowardlion / Shutterstock.com

Qué es el Shichi-go-san

Como hemos mencionado, el propio nombre de la festividad hace referencia al hecho de que en esta celebración participan niños de estas edades, específicamente los niños de tres y cinco años, y las niñas de tres y siete años. Esto es así porque los japoneses consideran los números impares como más auspiciosos.

Durante la celebración del Shichi-go-san, los niños acuden a santuarios sintoístas locales con sus padres, quienes agradecen a las deidades que sus hijos hayan crecido sanos y fuertes y también rezan por su futuro.

En esta celebración los niños visten por primera vez a la manera tradicional japonesa, con preciosos kimonos para las niñas y chaquetas haori y pantalones hakama para los niños. Esto convierte al Shichi-go-san en una festividad muy cara para los padres de los niños, porque la vestimenta tradicional japonesa de calidad resulta prohibitiva.

No es de extrañar, por tanto, que en el Japón actual se puedan encontrar grandes almacenes que alquilan estas prendas. El coste, así, es mucho más asequible que comprar todo el conjunto, como ocurre fuera de Japón con ropa muy formal de escasa utilización. Asimismo, tampoco es raro encontrar hoy en día cada vez más niños vestidos con traje a la manera occidental.

Por otra parte, la oración del monje sintoísta también tiene un coste para los padres. En este caso este coste es en forma de propina o agradecimiento pero, como con muchas otras cosas, suele estar estrictamente regulado. Además, según la importancia del santuario al que se acuda, la cantidad de dinero varía.

Niños en un santuario para el Shichi-go-san
Niños en un santuario para el Shichi-go-san

Origen del Shichi-go-san

Como suele ocurrir con casi todas las celebraciones actuales en Japón, y este caso no es una excepción, este evento empezó siendo un ritual realizado en exclusiva por las familias nobles durante el periodo Heian (794-1192). Posteriormente, el ritual pasó a ser realizado también por las familias de samuráis.

Según parece, la tasa de mortalidad infantil era tan alta que muchos niños no llegaban a cumplir los 7 años de edad. De ahí que se instaurara esta celebración para rezar por su salud y próspera vida.

Además, esta celebración marcaba el momento en el que los niños y niñas mayores de tres años podían dejarse crecer el pelo, un rito de paso llamado kamioki (髪置き). Según parece, hasta los tres años de edad era habitual mantener el pelo de los niños bien corto.

Asimismo, a los chicos de cinco años se les permitía comenzar a vestir los pantalones hakama por primera vez, un rito que dejaba la niñez atrás y recibía el nombre de hakamagi (袴着).

Finalmente, las niñas de siete años pasaban de cerrar sus kimonos con dos simples cordones a cerrarlo con un obi. Este rito recibía el nombre de obitoki (帯解き) y simbolizaba el paso a la edad adulta de la niña.

Durante el periodo Edo (1600-1868) esta práctica se popularizó entre el resto de la población, que comenzó a asistir a santuarios sintoístas para pedir por la salud de sus hijos. Aunque fue durante el periodo Meiji (1868-1912) cuando se desarrolló el Shichi-go-san tal como se conoce hoy en día.

Niñas en kimono durante el Shichi-go-san
Niñas en kimono durante el Shichi-go-san (Imagen: Jirat Teparaksa / Shutterstock)

¿Por qué se celebra el 15 de noviembre?

La fecha de esta celebración, el 15 de noviembre, se escogió porque se consideró que era el día más propicio de todo el año, según el antiguo calendario lunar japonés.

Es decir, era un kishukunichi (鬼宿日), literalmente «día en el que los demonios se quedan en casa». Además, si sumamos 7, 5 y 3 tenemos como resultado 15, otro número impar. ¡Es la combinación perfecta!

Sin embargo, esta celebración no es una fiesta nacional, por lo que muchas familias lo celebran los fines de semana previos o posteriores al 15 de noviembre. De hecho, muchos santuarios ofrecen ceremonias de Shichi-go-san desde mediados del mes de octubre.

Chitoseame: el caramelo de la longevidad

Tras la visita preceptiva al santuario los padres de los niños suelen comprarles unos caramelos especiales muy largos que simbolizan la longevidad. Estos caramelos reciben ell nombre de chitoseame (千歳飴), el «dulce de la longevidad». Aunque chitose significa mil años, también se emplea para referirse a largos periodos de tiempo.

Los caramelos son blancos y rojos, colores auspiciosos que puedes ver en muchas celebraciones japonesas. La tradición dicta que se dan a los niños tantos caramelos como años tengan. Y normalmente vienen en bolsas que llevan dibujos de grullas y tortugas, que en Japón son símbolos de una larga vida. Además de otros dibujos de prosperidad y buena suerte como el pino, el bambú, el ciruelo, etc.

Tanto el largo caramelo como la bolsa en la que se guardan son manifestaciones del deseo de los padres de que sus hijos disfruten de una larga y próspera vida. La costumbre de dar estos caramelos se originó en el santuario Kanda Myojin de Tokio.

Chitoseame
Chitoseame

Dónde ver las celebraciones de Shichi-go-san

La gran mayoría de santuarios realizan ceremonias de Shichi-go-san durante el mes de noviembre (y hasta octubre, como decíamos). Así que si acudes a visitar algún santuario hacia finales de octubre o en noviembre será habitual ver niños y niñas vestidos con sus kimonos y hakama.

Muchos japoneses se decantan por su santuario habitual, al que acuden normalmente y que les quieda cerca de casa. Pero ya que es una celebración especial, otros deciden acudir a santuarios más grandes y llamativos para aprovechar y hacerse bonitas fotos. Por ejemplo, el santuario Meiji es muy popular entre las celebraciones de Shichi-go-san en Tokio.

Finalmente, déjanos hacer un breve recordatorio. Ten en cuenta que se trata de un festival para los niños de corta edad, así que si vas a hacer fotos, pide permiso antes. Quizás los padres no quieran que tomes imágenes de sus hijos, así que sé educado.

¡Disfruta del Shichi-go-san en Japón!

¿Cómo empezar a planificar un viaje a Japón? Sigue estos pasos:

  1. Compra vuelos
  2. Reserva alojamiento
  3. Compra el JR Pass
  4. Consigue un seguro de viaje
  5. Lleva internet: Pocket Wifi o SIM
  6. Planifica tu itinerario
  7. Decide qué intereses quieres cubrir en tu viaje
  8. Añade actividades y guías a tu viaje
  9. ¡Disfruta!