¡YA A LA VENTA NUESTRO LIBRO, CÓMPRALO YA!
Únete a la Comunidad Japonismo
Tamatsukuri Onsen
Tamatsukuri Onsen

Tamatsukuri Onsen: un pueblo balneario de gran tradición

Tamatsukuri Onsen (玉造温泉) es un precioso pueblo onsen situado a las afueras de Matsue, en la prefectura de Shimane. El pueblo se encuentra a lo largo de las márgenes del río Tamayu, por lo que te ofrece el ambiente típico de los pueblos balneario de antaño. Si el concepto de «pueblo onsen» te gusta, lee nuestro artículo sobre los mejores pueblos onsen de Japón.

En este coqueto y relajado pueblo existen una veintena de alojamientos, tanto de estilo occidental como de estilo japonés, a ambos lados del río. Algunos ofrecen opciones de baños para no huéspedes, por si estás de paso y quieres relajarte en sus aguas termales. Pero nosotros te recomendamos pasar una noche en uno de sus ryokan y disfrutar del relax y la hospitalidad de un ryokan en un pueblo onsen.

Río Tamayu y baño de pies en Tamatsukuri Onsen
Río Tamayu y baño de pies en Tamatsukuri Onsen

Las aguas termales de Tamatsukuri Onsen son muy beneficiosas para la piel. Por eso es un lugar muy popular entre quienes buscan rejuvenecer su piel y aumentar su belleza. Sin duda, es un destino ideal para aquellos que busquen algo de historia, un ambiente tranquilo y muy tradicional… ¡y una piel saludable!

Río Tamayu a su paso por Tamatsukuri Onsen
Río Tamayu a su paso por Tamatsukuri Onsen

A continuación te contamos más sobre este bonito pueblo balneario y te mostramos qué ver y hacer en él. Como siempre, lo tienes todo marcado en el mapa de la prefectura de Shimane, que incluye Izumo, Matsue y Tamatsukuri Onsen. No te olvides que este mapa puedes usarlo cómodamente desde tu móvil durante tu viaje por Japón. Te explicamos cómo hacerlo en nuestra página de Mapas.

Breve historia de Tamatsukuri Onsen

Tamatsukuri Onsen se enorgullece de ser una de las fuentes termales más antiguas de todo Japón, al igual que Dogo Onsen en Matsuyama o Tsurunoyu en Akita. Por si fuera poco, este pueblo tiene una gran importancia histórica por su relación con el mito de la creación de Japón. Según las leyendas, los dioses Izanagi e Izanami se bañaban aquí al menos una vez al año. Es por ello que comúnmente verás anunciado Tamatsukuri Onsen como «el balneario de los dioses».

La leyenda también cuenta que la fuente termal de Tamatsukuri Onsen fue descubierta hace más de 1300 años por la deidad Sukuna-Hikona. Además, ya aparece mencionada en Izumo Fudoki, una descripción de la antigua provincia de Izumo del año 733. En esta descripción se dice que las aguas termales rejuvenecen tu piel con el primer baño y alivian o curan tus dolencias en el segundo.

Por si fuera poco, la fama de los efectos rejuvenecedores y curativos de sus aguas termales llegaron hasta Kioto. Por esta razón este pueblo onsen también aparece mencionado en el diario El libro de la almohada de la escritora Sei Shonagon (que data aproximadamente del año 1000).

Saltos de agua del río Tamayu a su paso por Tamatsukuri Onsen
Saltos de agua del río Tamayu a su paso por Tamatsukuri Onsen

Beneficios para la salud

Las aguas termales de Tamatsukuri Onsen ayudan a aliviar dolores como el reumatismo, entre otros. Además de que, como ya decíamos, son especialmente beneficiosas para la piel. De hecho, esos efectos rejuvenecedores para la piel que hicieron famosa esta fuente termal hace más de mil años siguen siendo uno de sus puntos fuertes.

En la actualidad la fuente recibe el apodo de «Himegami no Yu» o fuente termal para las diosas. Y es que el agua de Tamatsukuri Onsen tiene la mayor proporción de componentes que sirven de hidratación natural para la piel que cualquier otro onsen en Japón. El agua alcalina limpia tu piel de impurezas, mientras que los iones sulfatos y el ácido metasilícico (ingrediente típico en la cosmética) hidratan la piel.

Aguas del río Tamayu
Aguas del río Tamayu

Un paseo por Tamatsukuri Onsen

El paseo por Tamatsukuri Onsen es muy relajado y se puede hacer en una tarde. Y es que básicamente es un paseo por las márgenes del río Tamayu. El río, que desemboca en el lago Shinji, es la columna vertebral del pueblo y alrededor del que surge todo. Está precioso en cualquier época del año, pero si vas en primavera, disfrutarás de la floración de sus más de 400 cerezos. En otras épocas del año, de todos modos, puedes disfrutar de los distintos colores de la naturaleza, así como de las carpas, garzas y garcetas que viven en el río.

En las márgenes del río encontrarás baños para pies o tiendas de cosméticos, que aprovechan la fama de las aguas del pueblo. También verás talleres de joyas tradicionales, así como distintas esculturas, santuarios de interés y puentes preciosos. Así que… ¡ponte el yukata tras hacer el check-in en tu alojamiento tradicional y sal a pasear por Tamatsukuri Onsen!

Puedes comenzar viendo, por ejemplo, el puente Kira-Kira (que significa «puente que titila»). Este puente está especialmente bonito por la noche, cuando se iluminan cada una de las pequeñas decoraciones que hay en él. De día podrás ver mejor el «árbol de la luz» pintado en el suelo que se dice que tiene propiedades beneficiosas… ¡y basta con mirarlo!

Árbol de la luz en el puente Kira-Kira
Árbol de la luz en el puente Kira-Kira
Decoraciones que se iluminan por la noche en el puente
Decoraciones que se iluminan por la noche en el puente

Un poco más abajo verás la plaza Himegami o «plaza de las diosas». En esta plaza verás una preciosa escultura que es el lugar perfecto para un selfie. Al lado hay un baño de pies donde puedes comprar una pequeña toalla conmemorativa (cuesta unos 100 yenes). Y justo al lado verás una tienda de cosméticos que aprovecha los beneficios para la piel de las aguas termales de Tamatsukuri Onsen.

Unos metros más allá te encontrarás con un edificio de arquitectura muy curiosa. Es el Yuyu Onsen, el baño público de Tamatsukuri Onsen. Fue diseñado por el arquitecto local Shin Takamatsu y ofrece distintos tipos de baños terapéuticos. Es perfecto si estás visitando el pueblo sin estar alojado y te apetece probar sus aguas termales.

Baño público Yuyu Onsen
Baño público Yuyu Onsen

Otro de los puentes destacados de Tamatsukuri Onsen es el puente Magatama. El término magatama hace referencia a unos abalorios curvados, con forma de coma. Estos abalorios son típicos de finales del periodo Jomon y comienzos del periodo Kofun. Generalmente se solían encontrar en túmulos mortuorios como ofrendas a las deidades. Junto con una espada y un espejo, son los tres tesoros imperiales de Japón y símbolo del poder imperial de Japón.

De hecho, Tamatsukuri significa «hacer joyas» y hace referencia justamente a esas magatama. Es por ello que en el parque histórico de Izumo Tamatsukuri puedes ver ruinas de los talleres y fábricas de joyería. Y al lado, en el Museo de Tamatsukuri, puedes aprender más sobre la producción de joyas de la zona o apuntarte a algún taller para aprender a hacer tus propias magatama.

Es por ello que verás magatama por todas partes, hasta en las tiendas de recuerdos en forma de joya.

Puente Magatama
Puente Magatama, con joyas magatama de gran tamaño en los laterales

Puedes ver esos magatama decorando el puente, que se encuentra cerca del otro baño de pies de Tamatsukuri Onsen. Este baño de pies o ashiyu es curioso porque las aguas termales están al nivel del agua del río pero no se mezclan. Es, por tanto, un lugar perfecto para relajarse y ver el tiempo pasar mientras ves el agua del río correr.

Desde aquí además puedes intentar ver la piedra azul de la felicidad. Se trata de una pequeña piedra en medio del río Tamayu que tiene una superficie rugosa y un color azulado. Se cree que tocarla te dará felicidad, así que… ¡pruébalo!

Baño de pies y piedra azul de la felicidad
Baño de pies y piedra azul de la felicidad

Justo en esta zona se encuentra el hotel Chorakuen, un alojamiento tradicional japonés popular por disponer del mayor onsen mixto al aire libre de Japón. Este ryokan del año 1868 ofrece auténtica comida kaiseki en habitaciones de estilo tradicional y además cuenta con un precioso jardín japonés.

Antes de cruzar al otro lado del río verás la pequeña plaza Yuyakushi. Aquí hay una fuente de agua termal desde donde puedes llevarte el agua de Tamatsukuri Onsen en el interior de una pequeña botella y usarla en casa como tónico facial. Si no dispones de un recipiente no te preocupes, porque puedes comprar una botellita por una módica cantidad de dinero (200 yenes).

Plaza Yuyakushi al otro lado del río
Plaza Yuyakushi al otro lado del río

Si sigues bajando por el río verás el pozo Yukagi no Ido, llamado comúnmente «pozo que te trae amor». Y es que la tradición aquí es comprar comida para carpas y conseguir que varias se te acerquen, trayendo consigo posibilidades de amor en un futuro.

Carpas en el pozo Yukagi no Ido
Carpas en el pozo Yukagi no Ido
Alimento para carpas en el pozo Yukagi no Ido
Alimento para carpas en el pozo Yukagi no Ido

Después del pequeño salto de agua verás el puente Dondon. Es un puente estrecho y algo viejo, sin barandillas. Es por eso que desde la oficina de información turística te recomiendan cruzarlo de día, pues «es peligroso de noche». No sabemos si se puede considerar peligroso, pero sí da un poco de temor cruzarlo.

Puente Dondon
Puente Dondon

Al lado verás un puente de color bermellón. Se trata del puente Miyahashi o «puente del amor hecho realidad». Se llama así porque se cree que si tomas una foto desde el puente en la que se vea el torii del santuario de enfrente, tu amor se hará realidad.

Es por ello que aquí encontrarás, como en muchos otros puntos del pueblo, un pequeño soporte para móviles y cámaras, para que puedas sacarte tu foto sin ningún problema.

Puente Miyahashi
Puente Miyahashi
Puente Miyahashi
Puente Miyahashi

Después de cruzar el puente puedes visitar el santuario Tamatsukuriyu. Como su propio nombre indica (yu hace referencia a las aguas termales), en este santuario está consagrada la deidad de las aguas termales y la deidad de los abalorios magatama.

Aquí es muy popular la «piedra de los deseos», adorada desde la antigüedad. Aprovecha el poder de la naturaleza y pide tu deseo tocando la piedra. O, si lo prefieres, puedes comprar una pequeña piedra-amuleto llamada kanai-ishi en la oficina del santuario y ponerla encima de la piedra de los deseos para traspasar parte de su energía a tu amuleto.

Recuerda purificarte la boca y las manos en la chozuya o caseta de ablución y mostrar tus respetos a la deidad del santuario en el salón Haiden (haz dos reverencias, dos palmadas y otra reverencia y tu deseo será escuchado). Te contamos más sobre la ablución en Japón en el artículo sobre el temizu.

santuario Tamatsukuriyu
Santuario Tamatsukuriyu
Santuario Tamatsukuriyu
Santuario Tamatsukuriyu
Piedra de los deseos del santuario Tamatsukuriyu
Piedra de los deseos del santuario Tamatsukuriyu

Al lado verás el templo Seiganji, en el que se encuentra consagrada la deidad Oshiroi Jizo-sama. Esta estatua de piedra es la única en todo Japón con poderes para curar o aliviar problemas de la piel , como por ejemplo el acné. La tradición dicta que uses un paño blanco para acariciar la estatua del Jizo justo en el lugar en el que quieres que mejore tu piel y reces para pedirle tu deseo.

Templo Seiganji
Templo Seiganji
Oshiroi Jizo-sama
Oshiroi Jizo-sama
Templo Seiganji
Templo Seiganji

Finalmente, desde finales de junio hasta finales de agosto, Tamatsukuri Onsen celebra su festival de verano. Para la ocasión se colocan un millar de farolillos de papel a lo largo del río Tamayu y hay todo tipo de eventos culturales y musicales, además de un escenario con actuaciones y puestos de comida callejera.

Escenario del festival de verano
Escenario del festival de verano

Mitología japonesa en esculturas de bronce

A medida que vas haciendo el paseo que te recomendamos por Tamatsukuri Onsen verás varias estatuas que decoran el paseo a lo largo del río Tamayu. Se trata de un proyecto de 2011 titulado «Buscando a los dioses» con distintas esculturas de bronce diseñadas por el aclamado artista Satoshi Yabuuchi. Yabuuchi es el mismo artista que diseñó las estatuas de conejo situadas en el exterior del Museo de arte de Shimane en las márgenes del lago Shinji.

El proyecto consta de nueve esculturas que muestran escenas míticas de los mitos de Izumi, leyendas locales de importancia en la mitología japonesa. Además de las esculturas se instalaron soportes para cámaras y móviles, para que puedas hacerte una foto conmemorativa. También se instalaron paneles con explicaciones de cada obra y mito al que hace referencia, aunque están sólo en japonés. Por suerte, cuentas con Japonismo para saber a qué hace referencia cada estatua, ya que esta información no se encuentra en ninguna página en inglés o español, sólo aquí.

La primera de estas escenas es el mito del exterminio del monstruo Yamata-no-Orochi (八岐大蛇退治). Cuenta la leyenda que tras ser expulsado del Cielo, Susanoo, dios de la tempestad y hermano de la diosa del sol Amaterasu, se encontró con dos «deidades terrestres» en la provincia de Izumo.

Estos lloraban porque cada año tenían que sacrificar a una de sus hijas y ofrecerla al terrible monstruo Yamata-no-Orochi, una especie de dragón de ocho cabezas. En ese momento era el turno de su octava hija, la princesa Kushinada, pero Susanoo se interpuso liberándola de las garras del monstruo y convirtiéndola en deidad del arroz.

Susanoo contra el monstruo Yamata-no-Orochi
Susanoo contra el monstruo Yamata-no-Orochi

La segunda de las escenas míticas es el mito de la liebre blanca de Inaba (因幡の白うさぎ). Cuenta la leyenda que una liebre que viajaba desde la isla de Oki al cabo Keta (actual Tottori) engañó a unos cocodrilos y los usó como puente para cruzar el mar. Sin embargo, cuando la liebre estaba a punto de llegar a la otra orilla, le pudo el orgullo y confesó su hazaña, por lo que el último cocodrilo la atacó, arrancándole el pelaje.

La liebre se encontró entonces con los siete hermanos de Onamuji, que habían viajado a Inaba para conquistar (junto a Onamuji) el corazón de la princesa de la región. Los hermanos, queriéndose quitar a la liebre de encima, le recomendaron que se lavara las heridas en el mar y se secara al aire, algo que naturalmente le causó gran dolor. En cambio, Onamuji recomendó a la liebre que se lavara las heridas en agua dulce del río y que luego se restregara con polen de espadaña. Gracias a eso la liebre se recuperó totalmente y se mostró como deidad. Como señal de gratitud, la liebre le dijo a Onamuji, el último de los hermanos, que sería él quien lograría casarse con la princesa.

Onamuji con la liebre blanca de Inaba
Onamuji con la liebre blanca de Inaba

La tercera de las escenas míticas es el mito de la persecución de los Yasogami u ochenta dioses (八十神の迫害). Se trata de la continuación de la leyenda anterior en la que los hermanos de Onamuji, presos de la envidia porque la princesa sólo amaba a Onamuji, intentan asesinarlo.

Según el mito los hermanos llevaron a Onamuji a los pies de una montaña con la excusa de que les ayudara a capturar un jabalí. En ese momento los hermanos lanzaron una enorme roca envuelta en llamas. Onamuji intentó capturarla pensándose que era el jabalí y acabó muriendo quemado. La madre de Onamuji accedió a la planicie del alto cielo y solicitó ayuda a las deidades. Gracias a las curas de las deidades Kisagaihime y Umugihime, Onamuji revivió y se recuperó por completo.

Mito de la persecución de los Yasogami u ochenta dioses
Mito de la persecución de los Yasogami u ochenta dioses

La cuarta de las escenas míticas es el mito de la visita al inframundo (根の国訪問), que continua con la historia de Onamuji. Según la leyenda que Onamuji se vio obligado a escapar al inframundo para evitar que sus hermanos siguieran intentando matarle. Y allí llegó a la casa de la deidad Susanoo, donde conoció a la hija de éste y se enamoró de un flechazo.

La historia prosigue con la descripción de varias pruebas de fuerza que Onamuji tuvo que completar. El objetivo de las pruebas era demostrar que era digno de casarse con la hija de Susanoo.

Mito de la visita al inframundo (根の国訪問)
Mito de la visita al inframundo (根の国訪問)

La quinta de las escenas míticas es el mito del nacimiento de la deidad Sada-no-Okami (佐太大神誕生), también relacionada con la historia anterior. Y es que según este mito una de las dos deidades que revivieron a Onamuji, Kisagai-hime, se quedó embarazada y comenzó a aprender arquería.

Entonces dio a luz a la deidad Sada-no-Okami en una cueva del Mar de Japón, aunque durante el parto perdió su preciado arco. Finalmente la historia cuenta que Kisagai-hime consiguió recuperar su arco y Sada-no-Okami se convirtió en una de las pocas deidades nacidas en la Tierra en ser aceptada entre los grandes dioses del Cielo.

Mito del nacimiento de la deidad Sada-no-Okami (佐太大神誕生)
Mito del nacimiento de la deidad Sada-no-Okami (佐太大神誕生)

La sexta de las escenas míticas es el mito de los tres tesoros sagrados (三種の神器) y hace referencia a los tres tesoros imperiales de Japón: la espada Kusanagi no Tsurugi (actualmente en el santuario Atsuta de Nagoya), el abalorio Yasakani no Magatama (en el Palacio Imperial de Tokio) y el espejo Yata no Kagami (en el santuario de Ise). Estos tres objetos representan las tres virtudes primarias de Japón: el valor, la benevolencia y la sabiduría, respectivamente.

Según la mitología japonesa cuando la deidad del sol Amaterasu se escondió en la cueva de su hermano Susanoo, el mundo se quedó sin luz. Fue entonces cuando la diosa Ama no Uzume colgó un espejo y unas joyas magatama en el exterior de la cueva, para que la diosa Amaterasu saliera para ver su propio reflejo y así sacarla de la cueva. Como disculpa Susanoo ofreció a Amaterasu la espada Kusanagi que había obtenido del cuerpo del monstruo Yamata-no-Orochi que había matado previamente (primer mito del que hemos hablado).

Mito de los tres tesoros sagrados (三種の神器)
Mito de los tres tesoros sagrados (三種の神器)

Hay dos escenas míticas más: la del mito de Koiyama o la montaña del amor (恋山) y la del mito de la interrogación de la esposa (大国主命の妻問い). Finalmente, en la plaza Himegami, centro neurálgico del pueblo, hay una novena escultura, titulada Himegami (姫神), es decir, la deidad princesa, símbolo de los dioses de la región.

Dónde comer en Tamatsukuri Onsen

La gran mayoría de alojamientos tradicionales ofrecen habitaciones con cena y desayuno incluidos, por lo que la oferta de restaurantes no es demasiado amplia. No obstante tenemos que recomendarte el restaurante de sushi Wakatake Sushi. Se trata de un diminuto restaurante de sushi con piezas de calidad y precios muy competitivos.

El restaurante cuenta con un par de mesas y una barra para unos seis comensales, así que quizás tengas que esperar para cenar pero… ¡merece la pena! La carta cuando nosotros fuimos sólo estaba en japonés, pero tenían distintos sets omakase de precios distintos a los que puedes recurrir si no sabes qué pedir.

Si te apetece carne en lugar de pescado una opción es el restaurante Kitchen Kanon, con una ecléctica carta. Aquí puedes pedir desde hambagu, donburi de cerdo, curry o ensaladas a sets de carne de wagyu de Shimane de grado A5. No es el restaurante de wagyu más lujoso del mundo, evidentemente, pero la calidad de la carne es buena y el precio es bastante asequible.

También hay algún restaurante de ramen y de fideos soba que puedes encontrar marcados en nuestro mapa.

Restaurante Kitchen Kanon
Restaurante Kitchen Kanon

Dónde dormir en Tamatsukuri Onsen

Existen varios hoteles a lo largo del río Tamayu, la mayoría de estilo tradicional (es decir, con habitaciones de tatami) y casi todos con baños termales para los huéspedes. Puedes consultar varios de ellos en el buscador que tenemos en colaboración con Booking. Recuerda que si reservas a través de este enlace a ti no te cuesta extra y, además, nos ayudas a mantener Japonismo con la mejor información sobre Japón.

En nuestro caso nos alojamos en el Hotel Gyokusen, un ryokan tradicional con onsen y amplias habitaciones. Es el típico onsen ryokan, con grandes salones para el desayuno y las cenas, así como salas privadas, karaoke, máquinas recreativas, etc.

Habitación tradicional en el hotel Gyokusen
Habitación tradicional en el hotel Gyokusen

Cómo llegar

Desde Matsue la mejor manera de llegar a Tamatsukuri Onsen es en tren hasta la estación de JR Tamatsukuri Onsen (9 minutos, incluido en el JR Pass). Desde allí la gran mayoría de alojamientos tienen autobuses lanzadera gratuitos (10 minutos). También puedes ir andando (20 minutos) o en taxi. Alternativamente puedes tomar un autobús de la compañía Ichibata Bus desde la estación de Tamatsukuri Onsen (10 minutos) o desde la propia Matsue (autobuses 61 y 61, 20 minutos).

Desde Izumo puedes tomar un tren de la línea Sanin hasta Tamatsukuri Onsen (17 minutos, incluido en el JR Pass) mientras que desde Tottori la mejor manera de llegar es tomando un tren limited express Super Oki directamente hasta Tamatsukuri Onsen (una hora y media, incluido en el JR Pass). Asimismo, desde Okayama puedes llegar con el tren limited express Yakumo hasta Tamatsukuri Onsen (3 horas).

Ekiben desde Tottori a Tamatsukuri Onsen
Ekiben desde Tottori a Tamatsukuri Onsen

Desde Kioto la mejor opción es tomar un shinkansen hasta Okayama (una hora y media) y desde allí un tren limited express Yakumo hasta Tamatsukuri Onsen (3 horas). Todo el viaje está incluido en el JR Pass y tiene una duración total estimada de unas 5 horas. Recuerda que no podrás subir a servicios Nozomi con el Japan Rail Pass. Además, desde Kioto puede que tengas que cambiar de tren en Shin-Osaka.

Alternativamente puedes ir desde Kioto hasta el aeropuerto de Osaka (50 minutos) y allí tomar un vuelo de JAL hasta el aeropuerto de Izumo (45 minutos). Desde el aeropuerto tendrás que tomar un autobús Ichibata Kuko Renraku Bus hasta Izumoshi (30 minutos) y desde allí un tren de la línea JR Sanin hasta Tamatsukuri Onsen (40 minutos). La duración total estimada del viaje es de casi 3 horas.

Desde Tokio la mejor opción es tomar un vuelo de la compañía ANA desde el aeropuerto de Haneda hasta el aeropuerto de Yonago (una hora y veinte minutos). Desde el aeropuerto tendrás que tomar un autobús hasta Yonago (30 minutos) y desde allí el tren limited express Yakumo hasta Tamatsukuri Onsen (30 minutos). La duración total estimada del viaje es de 2 horas y media.

Los aeropuertos más cercanos son el aeropuerto Izumo Enmusubi y el aeropuerto de Yonago. Recuerda que tenemos un artículo para ayudarte a encontrar los vuelos más baratos a Japón que también sirve para vuelos internos.

Exterior de la estación de Tamatsukuri Onsen
Exterior de la estación de Tamatsukuri Onsen

¡Disfruta de Tamatsukuri Onsen!

Creadora y fundadora

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: Japonismo Contenidos de Viaje SC.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.

¿Cómo empezar a planificar un viaje a Japón? Sigue estos pasos:

  1. Compra vuelos
  2. Reserva alojamiento
  3. Compra el JR Pass
  4. Consigue un seguro de viaje
  5. Lleva internet: Pocket Wifi o SIM
  6. Planifica tu itinerario
  7. Decide qué intereses quieres cubrir en tu viaje
  8. Añade actividades y guías a tu viaje
  9. ¡Disfruta!