Hace unos meses os hablábamos del furor que causaban los pasteles con forma de gato de las pastelerías Chat Noir y Chateraise y los dulces wagashi con forma de gatito, pero ¿sabíais que Japón ya tenía un dulce con forma de animalito kawaii? Es el pastelito de tanuki o tanuki kēki (たぬきケーキ).

El pastelito de tanuki fue muy popular en las décadas de 1960 y 1970, marcando la infancia de muchos adultos japoneses en la actualidad. Y probablemente es esa la razón por la que parece experimentar cierto revival, al menos en las redes sociales. El motivo es, sin duda, la nostalgia que les produce comer ahora, de adultos, un pastelito de tanuki, que les evoca recuerdos de su infancia.

Hay varios tipos de pastelitos de tanuki, según su forma a la hora de elaborarlo y su presentación. Por ejemplo, tenemos el pastelito de tanuki hecho como si fuera un muñeco de nieve, el pastelito en porciones individuales triangulares, el pastelito cuadrado, el pastelito de roll cake vertical u horizontal, el pastelito de muffin, el pastelito de colores… ¡de todo!

Para muchos, con la moda actual de pasteles más elaborados y modernos, el pastelito de tanuki está en peligro de extinción. Es por ello que cobra importancia este blog de reseñas con mapa interactivo (たぬきケーキのあるとこめぐり / 全国たぬきケーキ生息マップ) que nos muestra dónde encontrar pastelerías que todavía lo sirvan.

Si navegáis un poco por él, veréis creaciones súper chulas y teniendo en cuenta que son pastelitos que cuestan 150-250 yenes y que forman parte de la infancia de nuestra generación, creemos que merece la pena que los probemos.

Os dejamos con el mapa, para que le echéis un vistazo a las pastelerías:

De hecho, nosotros esperamos poder probarlos en nuestra próxima visita a Japón porque… ¡que viva el pastelito de tanuki!

Vía: Matome Naver