Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

El templo Byodo-in (平等院) es una de esas visitas que no podemos perdernos cuando visitamos Kioto, pues además de ser espectacular se encuentra en la ciudad de Uji, a una media hora en tren de la antigua capital. Este templo es un ejemplo perfecto de la arquitectura típica del budismo de la Tierra Pura y además es conocido por ser la imagen que aparece en el reverso de las monedas de 10 yenes.

El templo fue designado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1994 bajo el genérico “Monumentos históricos de la antigua Kioto”. Además, tanto el salón principal y su estatua interior, como otros muchos artículos expuestos en el museo del templo son tesoros nacionales.

Byodo-in-12

Construido en 998 originalmente como villa de descanso del clan Fujiwara, el salón fue convertido en el actual templo Byodo-in unos años más tarde, en 1052, cuando el budismo comenzaba a perder fuerza.

Un año más tarde, en 1053, se construyó el que es su atractivo más espectacular: el salón Amida o Amida-dō (阿弥陀堂), conocido popularmente como el salón del Fénix o Hōō-dō (鳳凰堂). Este nombre viene dado tanto por las dos estatuas de fénix chinos que decoran su techo como por la propia forma del edificio, que para muchos se asemeja a una majestuosa ave fénix extendiendo sus alas.

Byodo-in-7

El salón muestra un estilo arquitectónico único y dispone de una sala central rectangular, flanqueada a ambos lados por dos pasillos exactamente idénticos en forma de L y un pasillo posterior. El salón representa la imagen del palacio de la Tierra Pura según se describe en las escrituras budistas.

En su interior alberga una imponente imagen de Buda Amida, original de 1053, que nos dejará con la boca abierta. La imagen de este Buda sentado, de unos tres metros de alto, está tallada en ciprés japonés, está cubierta de pan de oro y es obra del famoso escultor Jocho. A su alrededor podemos ver 52 pequeñas tallas Unchu Kuyo Bostsu o santos budistas. Se creía que éstos acompañaron a Buda Amida cuando descendió del Paraíso para recoger las almas de los creyentes al morir y transportarlas en flores de loto hasta el Paraíso, encima de nubes celestiales tocando instrumentos y en multitud de poses. Actualmente la mitad de las tallas originales están expuestas en el museo del templo, pero la otra mitad las podemos admirar (aunque no fotografiar).

En las paredes y puertas de madera podemos ver pinturas raigō originales que muestran los grados del descenso de Amida Buda y son un ejemplo del estilo de pintura Yamato-e típicamente japonés. Aunque es difícil de ver en su totalidad, porque los colores se han debilitado con los años, el nivel de detalle es tan increíble que te deja sin palabras.

El salón del Fénix es la única construcción original que queda del templo puesto que el resto de edificios fueron destruidos durante la guerra civil de 1336. De hecho, es una de las pocas estructuras de madera originales del periodo de Heian (794-1192) que hay en todo Japón, por lo que es especialmente emocionante descalzarse y entrar a verlo en directo.

Al salir del salón del Fénix, podemos caminar por el jardín Jodo-shiki y admirar la belleza del salón reflejado en las aguas del estanque, que fue declarado Sitio Histórico y Lugar de Belleza Escénica nacional. El estilo del jardín es típico del periodo de Edo con ondulaciones en arena, un puente plano y otro puente curvado que une el jardín con el salón del Fénix.Byodo-in-14

Finalmente, podemos terminar la visita en el Museo Hoshokan. El museo fue construido bajo tierra casi en su totalidad, para no tapar desde ningún ángulo las vistas del salón Fénix. En su interior encontramos una gran exposición de artículos del templo, muchos de los cuales son tesoros nacionales, como por ejemplo la campana del templo original o 26 de las tallas de madera de Bosatsu o las aves fénix decorativas. También encontraremos información sobre la historia y el proceso de construcción y conservación del templo Byodo-in aunque, como suele ser habitual, salvo los títulos, las explicaciones están sólo en japonés. Una parte interesante del museo es ver, gracias a simulaciones y gráficos hechos por ordenador, cómo eran de vivos e impresionantes los colores y decoraciones del salón del Fénix en el momento de su construcción. Por cierto, está prohibido hacer fotos en el interior del museo.

La visita comienza en una sala con un pequeño vídeo sobre el templo, para a continuación pasar a ver la campana del templo, la sala de exposiciones variadas, la sala dedicada a las pinturas de las puertas de madera y la sala dedicada a los Bodhisattvas sobre las nubes.

Byodo-in-32

Ni en el salón del Fénix ni en el Museo se pueden hacer fotos, como ya hemos comentado. Por eso merece realmente la pena entrar a visitarlos para imaginar cómo era el salón antaño.

Después del museo, en nuestro camino hacia la salida pasaremos por varios sub-templos y salones además de la tumba de Minamoto no Yorimasa, quien luchó contra el clan Heike en Uji y terminó su vida en el templo Byodo-in (no sin antes escribir un poema, muy poético todo). Los tenéis todos marcados y explicados en el mapa de la ciudad Uji y del templo Byodo-in.

Como curiosidad, existe una réplica a mitad de tamaño en el Valle de los Templos de O’ahu, en Hawaii.

Información adicional

El complejo del templo Byodo-in está abierto todos los días de 8:30 a 17:30 horas (el museo abre de 9:00 a 17:00 horas) y la entrada cuesta 600 yenes y cubre la visita al jardín y al museo.

El acceso al salón del Fénix se realiza en visitas guiadas (en japonés únicamente, 300 yenes) cada 20 minutos con un máximo de 50 personas por grupo. Los tickets son válidos para una hora concreta, por lo que en épocas de mucha afluencia de turistas es importante comprar nuestro ticket de acceso nada más entrar al recinto, ya que la venta termina una vez se ha acabado el cupo diario. Las visitas guiadas comienzan a las 9:30 horas y terminan a las 16:10 horas. Incluso aunque no entendáis japonés, poder entrar al salón del Fénix es una oportunidad única que no deberíais dejar pasar.

Cómo llegar

Para llegar al templo Byodo-in simplemente tenemos que caminar unos 15 minutos por el centro de Uji desde la estación de JR Uji (perfecta si disponemos de JR Pass) o la estación de Keihan Uji.

La calle que nos lleva al templo está llena de tiendas donde probar y comprar el famoso té verde de Uji, uno de los más preciados del país, y otros productos relacionados. Aprovechad el paseo y probad té, galletas, bizcochos, helados, granizados… ¡hay de todo!

¡Disfrutad de Uji!

Más fotos en el Flickr de Luis y en el Flickr de Laura.

NOTA: Las imágenes del interior del salón del Fénix y el museo han sido escaneadas del folleto informativo recogido en la entrada del templo.