El templo Motsuji (毛越寺) en Hiraizumi es especialmente conocido por su excepcional ‘jardín de la tierra pura’, un tipo de jardín japonés que quería imitar el paraíso budista en la tierra y que es uno de los pocos que todavía se pueden ver y visitar en todo Japón. Y además, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Hiraizumi, en la prefectura de Iwate, es visita obligada para cualquier turista de paso por Tohoku, dado su increíble valor histórico y cultural. La ciudad fue el bastión del norte del poderoso clan de los Fujiwara, y gracias a ello floreció especialmente durante el periodo de Heian (794-1185).

Sin embargo, cuando los Fujiwara cayeron a finales del siglo XII, Hiraizumi cayó con ellos. El templo Motsuji, que en su época llegó a ser más importante que el vecino templo Chusonji (hoy uno de los mayores atractivos turísticos de Hiraizumi), fue incendiado varias veces y quedó totalmente destruido, salvándose sólo su jardín.

Motsu-ji de Hiraizumi-6

Motsu-ji de Hiraizumi-7

El jardín del templo Motsuji no es un jardín cualquiera, aunque pueda parecer poco más que un parque con un estanque en el centro. Durante el periodo de Heian, el ‘jardín de la tierra pura’ fue un popular estilo de jardín japonés que intentaba recrear el concepto budista de la pureza de la tierra o el llamado ‘paraíso budista’. Es por ello que el jardín del templo Motsuji fue diseñado como la imagen del paraíso budista después de la vida y es el ejemplo perfecto de ‘jardín de la tierra pura’.

Motsu-ji de Hiraizumi-5

Motsu-ji de Hiraizumi-14

El ‘jardín de la tierra pura’ del templo Motsuji se construyó alrededor de la laguna Oizumi ga Ike, de acuerdo con las directrices del manual del jardín Sakuteiki, uno de los más antiguos de Japón.

Según estas directrices, para hacer el jardín perfecto era necesario utilizar lagos, puentes, montañas, ríos y rocas pero siempre combinándolos con elegancia y armonía con los árboles y la naturaleza pura de la zona para conseguir un paisaje hermoso y eterno.

05082012TohokuD4_HiraizumiyKitakami-47

Y una visita al templo Motsuji nos demuestra que el objetivo se consiguió. Con un simple paseo alrededor de la laguna, podemos ver cómo van cambiando las pequeñas formaciones montañosas depende de dónde estemos o cómo las aguas de la laguna reflejan los cedros y los pinos de manera magistral.

Motsu-ji de Hiraizumi-12

Motsu-ji de Hiraizumi-24

Durante nuestro paseo por el jardín, veremos multitud de señales y explicaciones de ruinas (también en inglés) que nos permitirán imaginarnos cómo eran los edificios que formaban parte del complejo del templo Motsuji durante su época dorada.

Entre las (escasas) construcciones que podemos ver en pie, destacan el salón principal del templo, llamado Hondo (que es una recontrucción de 1989) y el edificio Kaizando en honor al tercer líder de la secta Tendai y a los tres señores Fujiwara que gobernaron Hiraizumi, además del Repositorio de bienes culturales donde podemos ver una muestra de bienes de interés histórico y cultural de Hiraizumi.

05082012TohokuD4_HiraizumiyKitakami-41

Motsu-ji de Hiraizumi-11

Motsu-ji de Hiraizumi-16

Motsu-ji de Hiraizumi-23

El complejo del templo Motsuji tiene un incalculable valor cultural e histórico y por ello, tal como os decíamos, es Patrimonio de la Humanidad. Y aunque todo ello merece muchísimo la pena, lo cierto es que con tan sólo un tranquilo paseo alrededor del jardín del templo Motsuji podremos viajar en el tiempo e imaginarnos que estamos, casi, en el Japón Heian. Es precioso y merece ser visitado.

Motsu-ji de Hiraizumi-21

Información adicional

  • El templo Motsuji abre todos los días de 8:30h a 17h (cierra media hora antes entre los meses de noviembre y marzo).
  • La entrada cuesta 500 yenes.
  • Desde la estación de Hiraizumi, lo más práctico escoger el autobús turístico circular. Alternativamente, son 10 minutos andado.

[mapsmarker marker=”124″]