¡YA A LA VENTA NUESTRO LIBRO, CÓMPRALO YA!
Únete a la Comunidad Japonismo
Templo Daitokuji
Templo Daitokuji

Templo Daitokuji: templos y jardines zen en Kioto

Última actualización:

El templo Daitokuji (大徳寺) es un enorme complejo de templos que se encuentra al norte de la ciudad de Kioto, muy cerca del famoso templo Kinkakuji. El templo, que en realidad es un conjunto de 24 subtemplos independientes, es el principal organismo de la escuela Rinzai del budismo zen.

Es por ello que el templo Daitokuji destaca especialmente por sus maravillosos jardines zen de arena y piedras. Asimismo, es muy recomendable para todos los que deseéis profundizar más sobre el budismo zen y su arquitectura. La gran mayoría de los edificios principales del templo no están abiertos al público, como os contaremos más adelante.

Sin embargo, varios de sus subtemplos sí abren sus puertas para mostrar preciosos jardines zen en los que relajarse y meditar. Jardines como el del cercano y aclamado templo Ryoanji, aunque mucho menos llenos de turistas y por lo tanto con mucha más paz.

Realmente, si estáis por el norte de Kioto o si, simplemente, queréis visitar algo diferente pero sin tanto turista, dadle una oportunidad al templo Daitokuji.

Detalles de las puertas del complejo del templo Daitokuji
Detalles de las puertas del complejo del templo Daitokuji

Un paseo por el templo Daitokuji

El complejo del templo Daitokuji, que está marcado por un muro tradicional que delimita sus edificios y subtemplos, fue fundado en 1319. Desgraciadamente, fue casi totalmente destruido durante la contienda civil de 1476-1477 (conocida como la Guerra de Onin). Fue reconstruyéndose a partir de 1503, irguiéndose como un importante centro de la cultura de la ceremonia del té, sobre todo durante el periodo Momoyama, de 1573 a 1603.

Esto fue posible gracias a sus preciosos jardines zen ya sus maravillosas salas para ceremonias del té que encontramos por todo el complejo. Es por ello que figuras históricas de importancia como Oda Nobunaga o Toyotomi Hideyoshi, ambos grandes amantes de la cultura del té, están muy relacionados con el templo. De hecho, la tumba de Nobunaga se encuentra en el complejo y se puede visitar, algo que mucha gente desconoce. Y por si fuera poco, el maestro del té Sen no Rikyu enseñó la ceremonia del té a Hideyoshi en este templo.

Como decíamos, en el complejo del templo Daitokuji hay un total de 24 subtemplos. Pero, lamentablemente, sólo cuatro están abiertos al público: el templo Ryugen-in, el Daisen-in, el templo Zuiho-in y el templo Koto-in —aunque éste último está actualmente cerrado por obras de restauración. Sin embargo, podemos pasear gratuitamente por todo el complejo y ver estructuras tan bonitas como la puerta Chokushimon, la puerta Karamon o la puerta principal Sanmon, entre otros. Esta última da acceso al salón Butsuden, el salón de sermones Hatto y el salón principal Hojo, que podemos ver por fuera.

Es un complejo enorme, que casi parece una ciudad amurallada en vez de un conjunto de templos. Es, probablemente, uno de los mayores templos de todo Kioto y a pesar de ello suele estar muy tranquilo, sin apenas turistas. Evidentemente, pasear por aquí es una auténtica maravilla porque tendremos todo el templo para nosotros solos y no sentiremos la presión de tanto turista.

Como curiosidad, la reconstrucción de los distintos edificios del templo corrió a cargo de grandes daimyo o señores feudales, samuráis de importancia y personajes de la aristocracia. Estas personas hicieron de los distintos espacios sus templos familiares y en ellos construyeron sus cementerios privados. Actualmente, los subtemplos siguen gestionándose de manera privada, razón por la cual tienen precios y políticas de apertura distintas entre sí. Hay templos que abren de vez en cuando para ceremonias especiales o eventos estacionales (como la floración de los cerezos o el cambio de color de las hojas). Desgraciadamente, la información es nula.

A continuación os llevamos de paseo por el templo Daitokuji, deteniéndonos en aquellos edificios o estructuras de más valor e interés turístico. Tenéis todos los puntos del recorrido marcados en nuestro mapa específico del norte y noroeste de Kioto. Y como os decimos siempre, recordad que podéis usar este y otros mapas durante vuestro viaje tal y como explicamos en la página de Mapas.

Entrada al Daitokuji

Comenzamos cruzando la puerta Minamimon o «puerta del sur». Esta puerta se encuentra tras unos escalones de acceso desde la calle Kitaoji. De ella sale una calle amurallada con templos a ambos lados, la gran mayoría de los cuales están cerrados al público. Sin embargo, el paseo arbolado ya nos transmite que estamos en un lugar diferente, a pesar de estar en pleno Kioto.

Puerta Minamimon
Puerta Minamimon

Templo Yotoku-in

A nuestra derecha, el primer templo que veremos es el templo Yotoku-in (養徳院). Este es el templo de la familia del shogun Ashikaga, razón por la cual aquí se encuentra el cementerio familiar. En el interior del templo, que no se puede visitar, hay una famosa sala para ceremonia del té llamada Kanji-seki.

Templo Yotoku-in
Templo Yotoku-in

Templo Obai-in

Enfrente del templo Yotoku-in, a nuestra izquierda, veremos el templo Obai-in (黄梅院). Fue fundado en 1562, cuando Oda Nobunaga ordenó a Toyotomi Hideyoshi que construyera un pequeño retiro en el que organizar una breve ceremonia en memoria de su padre.

Hideyoshi renovó el salón principal y la puerta Karamon en 1586, mientras que el hijo de Motonari Mori renovó la puerta Kurumon y la puerta frontal en 1589. Fue en ese momento cuando el templo se renombró a templo Obai-in. Se cree que las salas residenciales del templo son las más antiguas de entre todos los templos zen de Japón.

Entrada al templo Obai-in
Entrada al templo Obai-in

El salón Hondo (de 1568) y el salón Kuri (de 1589) fueron declarados Bienes de Interés Cultural, al igual que tres pinturas monocromáticas en las puertas correderas fusuma: la de Los siete ermitaños en el bosque de bambú (de 16 paneles), la de Paisaje con figuras (de 14 paneles), o la de Gansos (de 14 paneles). Todas estas pinturas fueron obra del famoso artista Unkoku Togan. La pintura del salón principal (Los siete ermitaños en el bosque de bambú) es un ejemplo muy representativo del uso de tinta india en este tipo de pinturas.

El templo tiene unos jardines preciosos, muy de la mano del resto de templos zen, con un jardín paisajístico seco (llamado Jikuchu-tei). Este jardín seco fue diseñado por el maestro del té Sen no Rikyu a petición de Toyotomi Hideyoshi. Además, hay una sala para ceremonias del té (llamada Samuku-ken) que era de las preferidas del maestro del té. Sin embargo, el maestro cayó en desgracia a ojos de Hideyoshi, quien acabó considerándolo un arrogante. De hecho se cree que la cabeza de la estatua de Sen no Rikyu se guardó durante un tiempo en este templo.

En el cementerio se encuentran enterradas grandes personalidades de la historia japonesa como Nobuhide Oda, Motonari Mori y su mujer y tres hijos, la segunda hija de Nobunaga y su marido así como otros miembros de la familia Mori.

Jardines de entrada del templo Obai-in
Jardines de entrada del templo Obai-in

Templo Tokuzen-ji

El siguiente templo que nos encontramos, a nuestra derecha, es el templo Tokuzen-ji (徳禅寺). El templo es famoso por sus 60 pinturas del artista Kano Tanyu (varias de las cuales fueron declaradas Bien de Interés Cultural por la ciudad de Kioto) originales del periodo de Edo. También es conocido por tener un bonito jardín zen de estilo montañoso.

En el interior del templo también hay una sala para ceremonias de té (llamada Koto-an) construida en 1952 especialmente para la escuela de té Urasenke. Desafortunadamente, y como los dos anteriores, no se puede visitar.

Templo Tokuzen-ji
Templo Tokuzen-ji

Templo Ryogen-in

A continuación, situado justo al otro lado del camino, podemos ver el templo Ryogen-in (龍源院). El templo fue construido en 1502 por Yoshimoto Hatakeyama, el daimyo de Noto (actual península de Noto, en la prefectura de Ishikawa). El edificio principal del templo o salón Hojo era la antigua residencia del monje principal o abad del templo. Este edificio se diseñó siguiendo el estilo típico de los templos zen, por lo que es un ejemplo perfecto de la arquitectura zen.

Tanto este salón como la puerta Otemon se construyeron cuando se fundó el templo en 1502 y son originales de la época. Por este motivo se cree que el salón Hojo es el edificio más antiguo de todos los que se encuentran en el complejo del templo Daitokuji. Y, de nuevo, es un ejemplo perfecto de la típica arquitectura zen.

Templo Ryogen-in
Templo Ryogen-in

Existen varios jardines zen de interés en el templo Ryogen-in. El primero es el jardín Ryugin-tei, situado al norte del salón principal y conocido por su estilo Shumisen de jardín paisajístico seco. Este jardín tiene una tríada de rocas colocadas según patrones sagrados budistas sobre un suelo cubierto de musgo. Además, cuenta con una roca central que representa el monte Sumeru, centro neurálgico del cosmos budista y símbolo de la iluminación. Fue diseñado por el famoso artista Soami.

En segundo lugar tenemos el jardín al sur del salón principal, situado enfrente del salón Hojo. Este jardín es un ejemplo del estilo Horai y es el mayor de los cinco jardines que hay en el complejo del templo Ryogen-in. Se trata de una gran explanada de gravilla blanca rastrillada que representa el universo, con rocas y musgo que representan una grulla y una tortuga. Estos animales son símbolos de longevidad y salud en el imaginario japonés y por eso se encuentran típicamente en los jardines japoneses.

Finalmente, el tercer jardín importante del Ryogen-in es el jardín al este del salón principal, llamado Totekiko. Este tercer jardín es el jardín seco más pequeño de todo Japón. A pesar de ello, en él los pequeños trazos de patrones de gotas que se transforman en olas y olas que se transforman en océanos nos recuerdan la inmensidad del océano. Otro jardín destacable es el Koda-tei, cuyos patrones circulares representan los movimientos de inspiración y expiración y es perfecto para adentrarse en el mundo de la meditación zen.

Acceso a los jardines del templo Ryogen-in
Acceso a los jardines del templo Ryogen-in

El templo también tiene puertas correderas tradicionales fusuma pintadas a mano con imágenes de dragones y ermitaños. Además, alberga distintos objetos de interés, como una tabla de go lacada con la que se cree que Hideyoshi Toyotomi y Ieyasu Tokugawa jugaron al go. También podemos encontrar el mosquetón Tanegashima, que gracias a la inscripción de su año de producción (1583) sabemos que es el arma de fuego más antigua de todo Japón.

Templo Ryogen-in
Templo Ryogen-in

El templo Ryogen-in sí se puede visitar. Y de hecho, es de los más baratos del complejo del templo Daitokuji. Así que es una buena opción para presupuestos ajustados que sólo busquen entrar en uno de los templos. Y es que con una sola visita podrás ver varios jardines zen que seguro que te encantarán.

Puerta Chokushimon

A continuación veremos la preciosa puerta Chokushimon (勅使門) o puerta del mensajero imperial. Construida en 1599, se trata de una puerta que originalmente se encontraba al sur del complejo del Palacio Imperial de Kioto. Sin embargo, fue donada al templo Daitokuji por la emperatriz Meisho en la década de 1640.

Puerta Chokushimon
Puerta Chokushimon

 

Templo Korin-in

Enfrente de la puerta podemos ver el templo Korin-in (興臨院), fundado entre 1521 y 1533 por Yoshifusa Hatakeyama. Hatakeyama era daimyo de la región de Noto y, de hecho, el templo se nombró a partir del nombre budista del daimyo.

Templo Korin-in
Templo Korin-in

Este templo, aunque no se puede visitar, cuenta con múltiples puntos de interés. El salón Hojo, declarado Bien de Interés Cultural, fue destruido por un incendio justo después de su construcción, pero fue reconstruido entre 1583 y 1585. La puerta Karamon, situada en el camino al salón Hojo y también declarada Bien de Interés Cultural, representa el estilo zen del periodo Muromachi (1336-1573). La puerta Omotemon (también declarada Bien de Interés Cultural) es la estructura original y es conocida como «la puerta antigua del templo Korin-in». El jardín paisajístico seco, conocido por su palmera india y la sala de té Kankyo-tei se caracterizan por su extrema elegancia.

El templo alberga varios objetos de valor, como una bandeja declarada Bien de Interés Cultural. En el cementerio del templo se encuentran las tumbas de los distintos miembros de la familia Hatakeyama.

Templo Korin-in
Templo Korin-in

Al lado del templo podemos ver un buen grupo de estatuas jizo, llamadas conjuntamente Sendai jizōduka.

Estatuas de jizo
Estatuas de jizo
Estatuas de jizo
Estatuas de jizo

Puerta Sanmon

A continuación podemos ver la puerta Sanmon (山門), o «puerta de la montaña». Se trata una estructura de color bermellón de dos pisos que se construyó originalmente en 1479. Aunque, en realidad, el segundo piso es un añadido posterior (de 1539) por orden del maestro del té Sen no Rikyu.

De hecho, cuenta la leyenda que el maestro pidió que en el segundo piso de la puerta se colocara una estatua de Buda que se le pareciera. Esto molestó soberanamente al shogun Toyotomi Hideyoshi. Y se dice que el enfado ante la arrogancia del maestro del té fue tal que ésta fue la razón por la que le ordenó que cometiera seppuku o el suicidio ritual en 1591.

Puerta Sanmon
Puerta Sanmon
Puerta Sanmon
Puerta Sanmon
Puerta Sanmon
Puerta Sanmon

Salón Butsuden

Justo enfrente de la puerta Sanmon se encuentra el salón Butsuden (仏伝) o salón del Buda. El Butsuden es el salón principal de cualquier templo zen de la escuela Rinzai (como por ejemplo el templo Daitokuji, del que os hablamos).

Se trata de un edificio de estilo chino construido en 1665 y en cuyo interior, como su nombre indica, podemos ver una estatua de Buda sentado en posición de loto. Aunque no se permite la entrada, sí podemos acercarnos para ver la estatua de Buda desde la cima de las escaleras de acceso.

Exterior del salón Butsuden
Exterior del salón Butsuden
Interior del salón Butsuden
Interior del salón Butsuden

Salón Hatto

Detrás del salón Butsuden se encuentra el salón Hatto (法堂) o salón de lecturas. Se trata de una estructura original de 1636 y es el lugar donde los monjes del templo Daitokuji se forman en sus quehaceres.

De su interior destaca la pintura Unryuzu, obra del maestro de pintura de comienzos del periodo de Edo, Kano Tanyu. La pintura se encuentra en el techo del salón y su protagonista es un dragón que nos mira desafiante entre las nubes. Se dice que si uno da una palmada justo debajo de la pintura, el eco parece el rugir de un dragón. Si durante vuestra visita el salón Hatto está abierto, probadlo y nos decís :)

Los dragones son una imagen muy típica de los templos antiguos, porque el dragón representaba la deidad del agua. Por lo tanto, se consideraba un talismán contra los incendios.

Salón Hatto
Salón Hatto

Puerta Karamon

Escondida tras los árboles se vislumbra la puerta Karamon (唐門), que conecta la explanada del salón Butsuden y el salón Hatto con la zona de la residencia de los monjes del templo.

No se sabe a ciencia cierta cuál es el origen de la puerta Karamon o «puerta de estilo chino». Hay quien dice que es una puerta del antiguo castillo de Fushimi, mientras que otros dicen que formaba parte de la residencia Jurakudai de Toyotomi Hideyoshi en Kioto.

Detrás de los árboles se encuentra la puerta Karamon
Detrás de los árboles se encuentra la puerta Karamon

Tras la puerta Karamon se encuentra la zona privada que alberga la oficina del templo y las residencias de los monjes.

Camino de acceso a la zona de oficinas y residencias
Camino de acceso a la zona de oficinas y residencias
Zona de oficinas y residencias
Zona de oficinas y residencias
Almacenes vistos desde la zona del templo Daisen-in
Almacenes vistos desde la zona del templo Daisen-in

Templo Sangen-in

A continuación podemos ver el templo Sangen-in (三玄院), fundado en 1589 por Mitsunari Ishida, Yukinaga Asano y Tadamasa Mori.

La sala de té Koan, construida en el siglo XVI, es un ejemplo perfecto de sala específica para la realización de ceremonias de té. Esta sala cuenta con ocho ventanales, un estilo llamado Oribe.

Templo Daisen-in

El templo Daisen-in (大仙院), declarado Bien de Interés Cultural, fue fundado en 1509 por el 76º abad principal del templo Daitokuji. Su salón principal Hojo es el edificio original y data de comienzos del siglo XVI, siendo uno de los más antiguos del país. Además, se cree que tanto la hornacina (tokonoma) como la puerta de acceso son las estructuras más antiguas de su tipo en todo Japón.

El templo dispone además de preciosas pinturas en las puertas correderas fusuma, todas ellas valiosas obras del periodo Muromachi (1336-1573). De entre todas ellas, destacan varias: una pintura paisajística obra del famoso artista Soami; una pintura con pájaros y flores que representa las cuatro estaciones, obra del famoso artista Motonobu Kano y una pintura con escenas de labranza en distintas estaciones del año, obra del famoso artista Yukinobu Kano. Todas ellas fueron declaradas Bien de Interés Cultural.

Entrada al templo Daisen-in
Entrada al templo Daisen-in

Alrededor del templo podemos ver distintos jardines zen, todos ellos ejemplos perfectos de los jardines paisajísticos secos del periodo Muromachi (1336-1573). El más representativo de todos es un jardín diseñado en 1509 por el fundador del templo, el abad zen Kogaku-Zenji. Con su diseño, el sacerdote quería expresar el «espíritu del zen» a través sólo de rocas y arena blanca. Y es que desde tiempos pretéritos, los japoneses han sentido una profunda conexión con la naturaleza, con la que siempre han querido vivir de la mano. Pero en un espacio tan pequeño y estrecho (de unos 100 m2) era imposible recrear el esplendor de la naturaleza con todo lujo de detalle. Sin embargo, el sacerdote fue capaz de expresar de manera abstracta la esencia de la naturaleza a través de rocas y arena blanca. De hecho, si observas este jardín después de ver el paisaje pintado por Soami en una de las puertas correderas, te darás cuenta de que este tipo de jardines no son más que una reproducción tridimensional de las pinturas paisajísticas monocromáticas de estilo chino. Así, las rocas verticales representan las montañas, mientras que la arena blanca rastrillada y las distintas rocas aquí y allá representan las cascadas y los riachuelos de montaña. Este jardín fue declarado como lugar histórico y lugar de especial belleza por el gobierno de la ciudad. Hoy en día es posible tomarse un té sentado observando el jardín, una experiencia que ampliará sin duda alguna nuestra sensación de paz y relajación.

Desafortunadamente, no se pueden hacer fotos del jardín y son muy estrictos con el tema. Tanto que hay que dejar la cámara y el móvil en consigna. Según parece, los sacerdotes del templo se enfadaron cuando vieron que fotos del jardín se vendían por Internet. Que otros hicieran negocio de sus jardines no les debió parecer bien (en esta era moderna, ya nos diréis…) y actualmente está prohibido entrar con cualquier cosa que se parezca una cámara. Si llevas el móvil en el bolsillo, no te extrañe que un monje del templo te vaya siguiendo a escondidas para asegurarse de que no haces fotos.

Os contamos nuestra experiencia visitando este templo y si merece la pena o no al final de este post. Spoiler alert: no fue una buena experiencia.

Foto de una foto del famoso jardín zen del templo Daisen-in
Foto de una foto del famoso jardín zen del templo Daisen-in

En el templo Daisen-in se organizan sesiones de meditación sentada zazen todos los sábados y domingos de 17:00 a 18:00 horas (de marzo a noviembre) y de 16:30 a 17:30 horas (de diciembre a febrero). Tenéis más información en su página web.

Como nos quedamos con ganas de hacer bonitas fotos a los preciosos jardines zen del recinto, decidimos acercarnos hasta el templo Zuiho-in. Este templo también es conocido por su precioso jardín zen (y en él sí se podían hacer fotos ^^).

Templo Shinju-an

Situado al lado del templo Daisen-in, el templo Shinju-an (真珠庵) fue fundado en 1491 en honor al sacerdote Ikkyu, quien fuera sacerdote principal del templo Daitokuji entre 1471 y 1481. Sin embargo, el jardín paisajístico seco y la casa de té datan de 1638 y su diseño se atribuye al maestro del té Kanamori Sowa.

Entrada al templo Shinju-an
Entrada al templo Shinju-an

Templo Juko-in

Antes de pasar la puerta de acceso a la zona del templo Hoshun-in, veremos a nuestra izquierda los muros y la puerta del templo Juko-in (聚光院). El templo fue fundado en 1566 como templo mortuorio de Miyoshi Nagayoshi, aunque en 1589 el maestro del té Sen no Rikyu lo hizo suyo.

Tanto el salón principal como la sala para las ceremonias del té fueron declarados Bienes de Interés Cultural y sus jardines lugares de belleza escénica. En su interior encontramos muchas puertas correderas fusuma con extraordinarias pinturas del artista Kano Eitoku.

Lateral del templo Juko-in (y puerta de acceso al templo Hoshun-in al fondo)
Lateral del templo Juko-in (y puerta de acceso al templo Hoshun-in al fondo)

Templo Nyoi-an

Justo después de cruzar la puerta de acceso al templo Hoshun-in, nos encontraremos a nuestra izquierda con el templo Nyoi-an (如意庵). Este templo fue fundado entre 1368 y 1375 y posteriormente reconstruido después de la guerra civil de Onin.

Entrada al templo Nyoi-an, a la izquierda de la imagen
Entrada al templo Nyoi-an, a la izquierda de la imagen
Jardín de entrada al templo Nyoi-an
Jardín de entrada al templo Nyoi-an

Templo Ryosen-an

El templo Ryosen-an (龍泉庵), situado justo antes de llegar al templo Hoshun-in, es otro templo en el que podemos practicar meditación sentada zazen todos los miércoles y domingos de 07:00 a 08:00 horas.

Templo Ryosen-an, tras el muro
Templo Ryosen-an, tras el muro

Templo Hoshun-in

Desde aquí podemos acercarnos hasta el extremo del complejo, el templo Hoshun-in (芳春院). Construido originalmente en 1608 como templo de la familia Maeda (que gobernaba en la región de Kaga, actual Kanazawa), la estructura actual fue reconstruida a comienzos del periodo Meiji (1868-1912) después de que la estructura original sucumbiera a las llamas en un incendio.

Detrás del salón principal del templo se encuentra el salón Donkaku, una preciosa estructura de dos pisos construida en 1617. El salón mira al estanque para crear un jardín paisajístico que evoca los famosos templos Kinkakuji y Ginkakuji. El puente sobre el estanque y las flores alrededor del mismo crean un ambiente precioso especialmente en primavera. Desafortunadamente, no suele estar abierto al público.

Camino de acceso al templo Hoshun-in
Camino de acceso al templo Hoshun-in
Entrada al templo Hoshun-in
Entrada al templo Hoshun-in
Detalles del jardín del templo Hoshun-in
Detalles del jardín del templo Hoshun-in

Templo Soken-in

Detrás de los templos Juko-in y Nyoi-an se encuentra el templo Soken-in (総見院). El templo fue fundado por Toyotomi Hideyoshi en 1583 y es famoso por ser el lugar donde se encuentra la tumba de otro de los grandes personajes de la unificación de Japón: Oda Nobunaga. Además de su tumba, el templo exhibe también una estatua de madera de Nobunaga así como un árbol de camelia que se dice regaba el mismísimo Hideyoshi.

Templo Zuiho-in

El templo Zuiho-in (瑞峯院) se fundó en 1546 como templo familiar del daimyo Otomo Sorin de la actual isla de Kyushu. Poco después llegaron a Japón los primeros misioneros católicos portugueses y españoles, que no sólo trajeron el cristianismo a Japón. También trajeron grandes oportunidades económicas de comerciar con europeos, razón por la cual mucha gente influyente decidió convertirse al cristianismo. A los 48 años de edad, el daimyo Otomo fue uno de ellos: se bautizó con el nombre de Francisco y desde entonces recibió el apodo de «el daimyo cristiano». Poco después, sin embargo, el cristianismo fue prohibido en Japón y los fieles perseguidos durante dos siglos.

Aunque el cristianismo realmente nunca se enseñó en el templo Zuiho-in, sí que se honró y respetó el legado como cristiano de su fundador. Un ejemplo de ello es el llamado «Jardín de la cruz», situado tras el salón principal y diseñado por el famoso artista Mirei Shigemori. Visto desde el porche de la esquina sureste, las rocas que simbolizan pequeños montes en realidad forman un crucifijo asimétrico: la roca con visera en la distancia es la punta de la cruz; la roca que se soporta sobre la valla es el brazo derecho de la cruz, mientras que la roca de estilo piramidal es el brazo izquierdo; finalmente, la roca con visera más cercana al observador sería la parte inferior de la cruz.

Además, si desde esta posición uno se gira 180 grados, podrá ver debajo de una pequeña lámpara de piedra situada en línea recta de la parte vertical de la cruz, una estatua enterrada de la Virgen María. La estatua, al estar escondida, es un conmovedor recuerdo de los dos siglos de persecución del cristianismo.

"Jardín de la cruz" del templo Zuiho-in
«Jardín de la cruz» del templo Zuiho-in

Sin embargo, el jardín de la cruz no es el jardín principal del templo. Justo enfrente del salón principal encontramos un precioso jardín seco diseñado de nuevo por Mirei Shugemori. La gravilla blanca del jardín está rastrillada con vigor y recuerda las olas de un mar endiablado. La colocación de las rocas añade vigor a la imagen, pues podemos ver varias rocas puntiagudas. Si bien las rocas planas transmiten un sentimiento de calma, las rocas puntiagudas proyectan un sentimiento mucho más fuerte y activo, un mar embravecido. La combinación de las olas rastrilladas y las rocas puntiagudas infunde de energía todo el jardín.

Asimismo, el pequeño puente situado a la derecha del jardín está muy cerca de la gravilla, aunque parece que estuviera más lejos. Y de la misma forma, los setos del fondo tienen cierto ángulo hacia la derecha para suavizar justamente la esquina de la derecha. Todo esto define claramente el espacio del jardín y crea una sensación de intimidad con el visitante, cuando lo observa desde el porche.

Jardín principal del templo Zuiho-in
Jardín principal del templo Zuiho-in
Jardín principal del templo Zuiho-in
Jardín principal del templo Zuiho-in

Otros puntos de interés del templo son, por ejemplo, la puerta formal y el jardín de entrada. Al pasar por la puerta del templo, original de 1546, y caminar a través del jardín semi-formal de la entrada, nos daremos cuenta de que nos harán dar tres vueltas antes de llegar a la puerta de entrada del templo. Esta transición fue diseñada para maximizar nuestra sensación de haber «viajado» cierta distancia, ayudándonos en la transición espiritual de pasar de un espacio «exterior», más público y formal, a un espacio «interior», más privado e íntimo.

Otras cosas en las que podemos fijarnos de visita al templo Zuiho-in son los suelos de madera de palisandro indio y el biombo de madera de membrillo chino del salón de entrada. También podemos fijarnos en el tejado del salón principal, estructura original de 1546 y construida con tejas de ciprés en vez de las típicas tejas de estilo chino de la época. Detrás y al lado del salón principal hay varias salas de té, y es que el templo frecuentemente organiza ceremonias del té para la comunidad de Kioto.

Interiores del templo Zuiho-in
Interiores del templo Zuiho-in
Interiores del templo Zuiho-in
Interiores del templo Zuiho-in
Interiores del templo Zuiho-in
Interiores del templo Zuiho-in
Jardines del templo Zuiho-in
Jardines del templo Zuiho-in

Templo Daiji-in y restaurante Izuden

Desde el templo Zuiho-in podemos acercarnos a ver el templo Daiji-in (大慈院). El templo está cerrado al público aunque sí que podemos pasear por sus caminos interiores para acercarnos hasta el restaurante Izuden. Éste es un restaurante de comida vegetariana típica de los templos llamada shojin-ryori.

El menú no es barato (como mínimo nos costará 3300 yenes), pero la calidad de la comida, llena de verduras, setas, tofu y arroz, es espectacular. Además de la posibilidad de degustarla en un entorno tan precioso como el del complejo de templos Daitokuji.

Entrada al templo Daiji-in
Entrada al templo Daiji-in
Entrada al templo Daiji-in
Entrada al templo Daiji-in
Entrada al restaurante Izuden
Entrada al restaurante Izuden
Restaurante Izuden
Restaurante Izuden
Detalles del complejo del templo y el restaurante
Detalles del complejo del templo y el restaurante

Templo Koto-in

El templo Koto-in (高桐院) estaba cerrado por obras de restauración durante nuestra visita y no pudimos ni entrar. Fue construido en 1601 por Hosokawa Tadaoki, un famoso comandante que luchó en muchísimas batallas junto a los tres grandes unificadores de Japón (Oda Nobunaga, Toyotomi Hideyoshi y Tokugawa Ieyasu). Es por ello que aquí se encuentra su tumba y la de su mujer, así como la tumba de Izumo no Okuni, fundador del teatro kabuki.

El templo es conocido por sus preciosos arces, tanto en el camino de entrada como en el jardín de la ceremonia del té, por lo que es una preciosa visita en otoño con el cambio de color de las hojas.

Consideraciones finales

Finalmente, si nos lo permitís, dejadnos haceros una recomendación personal. Aunque el jardín zen del templo Daisen-in sea el más popular de todos, si vais con presupuesto ajustado o sólo queréis visitar un jardín zen en todo el complejo, recomendamos el del templo Zuiho-in. Y es que en el templo Daisen-in nos sentimos muy violentados, porque nos trataron casi como a delincuentes sólo por llevar cámaras de fotos. Las guardamos en nuestras mochilas en vez de dejarlas en la consigna, ya que llevábamos mucho equipo. Y por ello un monje fue siguiéndonos a lo lejos, durante toda nuestra visita. Suponemos que para asegurarse de que en ningún momento sacábamos la cámara o el móvil de la mochila. Sinceramente, fue muy desagradable.

Por lo que leemos de experiencias de otros viajeros, es una técnica común en este templo y consiguen el efecto contrario: en vez de disfrutar de la experiencia y relajarte y maravillarte ante el precioso jardín, lo único que quieres es salir de ahí lo antes posible, maldiciéndote por haber pagado por entrar (no es barato). Y cuando sales, además, hay una tienda con montones de fotografías, postales, calendarios y todo tipo de productos con fotos del jardín. Porque eso es lo que quieren claro, que nadie pueda tener una foto propia para que se la tengas que comprar a ellos. Sinceramente, no nos gustó nada esa posición. Como decimos, nos sentimos maltratados y muy violentos, por lo que no volveríamos ni locos. Suena muy duro decirlo así, pero realmente fue una experiencia nefasta.

En cambio, en el templo Zuiho-in la experiencia fue totalmente diferente. Pudimos ver todo el complejo del templo y sus distintos jardines, que tienen una historia y un diseño mucho más interesante que el del Daisen-in (que es más elegante, eso sí). Y pudimos sentarnos tranquilamente en el porche y relajarnos observando el jardín principal. No había nadie y fue una gozada, porque el jardín principal nos recordó al del afamado templo Ryoanji, pero con la ventaja de que aquí se estaba mucho más tranquilo. Y al final, de eso se trata cuando visitas un jardín zen. De sentarte a contemplarlo y meditar, con total relajación, sin prisas, sin sentirte mal.

Detalles del complejo Daitokuji
Detalles del complejo Daitokuji

Información adicional

  • E templo Daisen-in abre todos los días de 09:00 a 16:30 horas y la entrada cuesta 400 yenes.
  • El templo Ryogen-in abre todos los días de 09:00 a 16:30 horas y la entrada cuesta 350 yenes.
  • El templo Zuiho-in abre todos los días de 09:00 a 17:00 horas y la entrada cuesta 400 yenes.
  • El templo Koto-in está actualmente cerrado por obras de restauración.

En el complejo del templo Daitokuji tan sólo hay cuatro templos abiertos normalmente. Sin embargo, sobre todo en noviembre, hay algunos templos con aperturas especiales. La entrada a estos templos cuando abren suele costar 600 yenes. Aunque a menudo hay entradas combinadas bastante más asequibles.

Esperando el autobús en el templo Daitokuji
Esperando el autobús en el templo Daitokuji

Cómo llegar

La mejor manera de llegar al complejo de templos del Daitokuji es en autobús desde la estación de Kioto. Desde allí podemos tomar el autobús 101 (una de las líneas pensadas para turistas), 205 o 206 hasta la parada Daitokuji-mae. El templo también se encuentra en la ruta de paradas del autobús turístico de Kioto llamado SkyHop Bus Kyoto.

Finalmente, os dejamos un pequeño vídeo de nuestra vista al templo Daitokuji:

JARDINES ZEN DEL TEMPLO DAITOKUJI, KIOTO 🗾JAPÓN TRADICIONAL

¡Disfrutad del Daitokuji y sus jardines!

¿Cómo empezar a planificar un viaje a Japón? Sigue estos pasos:

  1. Compra vuelos
  2. Reserva alojamiento
  3. Compra el JR Pass
  4. Consigue un seguro de viaje
  5. Lleva internet: Pocket Wifi o SIM
  6. Planifica tu itinerario
  7. Decide qué intereses quieres cubrir en tu viaje
  8. Añade actividades y guías a tu viaje
  9. ¡Disfruta!