Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Hay imágenes que se repiten una y otra vez en manga o anime para chicas y adaptaciones de esas historias en formato dorama. Una de las imágenes más populares y que más emocionan a las lectoras y espectadoras es, sin duda alguna, el kabe-don.

¿Qué es el kabe-don?

El término kabe-don (壁ドン), relativamente nuevo, se usa para describir aquellas situaciones en las que el chico acorrala a la chica contra una pared, situándose muy cerca de ella, con una mano apoyada en la pared. De hecho, kabe (壁) significa ‘pared’ y don (ドン) es la onomatopeya del golpe de la mano contra la pared, con lo que el término es una descripción gráfica del significado.

kabe-don en el manga

Kabe-don en el manga (imagen de Girlschannel)

El kabe-don se ha popularizado muchísimo en las historias de manga para chicas y, naturalmente, también en las adaptaciones de muchos dorama, donde aparece frecuentemente y ya es todo un clásico junto al levantar la cabeza cogiendo el mentón (ago-kui), el abrazo por detrás, los golpecitos en la cabeza o el llevar a la chica, algo borracha, a caballito, gestos muy típicamente masculinos de las historias femeninas de los que podemos hablaros en otras entradas.

De hecho, el kabe-don se ha popularizado tanto que se coló en la lista de las 50 palabras más populares de 2014 y hasta apareció entre las finalistas de 2014… ¡ahí es nada!

Y aunque nos pueda parecer que el kabe-don es un momento algo agresivo, nunca es visto así por las lectoras y espectadoras de estas historias, más bien al contrario. El momento del kabe-don es un momento de gran tensión (sexual) que provoca muchos nervios y mucha emoción: el chico controla la situación, tiene hasta una pose de “aquí mando yo” y puede besar a la chica en cualquier momento si así lo desea, y eso justamente provoca excitación entre el público femenino.

kabe-don en manga Ao Haru Ride

Kabe-don en el manga Ao Haru Ride.

Kabe-don en los doramas

Como quizá hayáis intuido ya, en Japonismo somos más de doramas que de manga, así que ahí van algunos ejemplos de kabe-don del mundo del dorama japonés.

Uno de los kabe-don más emocionantes que recuerdo fue en el dorama Kimi wa Petto, protagonizado por Koyuki y Matsumoto Jun, en el que Momo acorralaba a Sumire contra una máquina expendedora de bebidas, aunque naturalmente no es el único.

En el dorama Nodame Cantabile, protagonizado por Tamaki Hiroshi y Ueno Juri tenemos otro kabe-don entre Chiaki y Nodame. O en el especial de Saigo no Yakusoku entre Matsumoto Jun y Meisa, en el remake de 2012 del dorama GTO o Great Teacher Onizuka o en la reciente película Kin Kyori Ren’ai protagonizada por Yamashita Tomohisa, aunque este último con mucha menos intensidad que en el manga.

Recientemente, podemos mencionar el kabe-don en el tren de Gomenne Seishun, pero uno que nos ha emocionado mucho es el kabe-don de 5-ji kara 9-ji made, un dorama que sinceramente nos encantó especialmente por la química de sus dos protagonistas, Yamami e Ishihara Satomi.

Hay veces que el kabe-don va más allá y la pared se transforma en sofá o en cama, como por ejemplo en el dorama Shitsuren Chocolatier, protagonizado por Matsumoto Jun e Ishihara Satomi, donde la escena de ese sofa-don escandalizó a algunas espectadoras :D

kabe-don shitsuren chocolatier

¿Sofa-don? en el dorama Shitsuren Chocolatier.

El kabe-don en la publicidad

El fenómeno kabe-don goza de tanta popularidad que se ha usado tanto en publicidad como en programas de televisión y naturalmente ha aparecido en memes y fotos varias imitando las poses y la energía del kabe-don.

Por ejemplo, en el mundo de la publicidad, se ha usado el kabe-don en el anuncio de maquillaje Fasio (protagonizado por Matsumoto Jun) o de forma más graciosa en un anuncio de fideos instantáneos Cup Noodles con un kabe-don más… del mundo real :)

Otro ejemplo de kabe-don en el mundo publicitario lo encontramos en la tienda GU de UNIQLO en Ginza, donde se organizó un  evento especial para la temporada navideña: todos los clientes que quisieran recibir un buen kabe-don por parte de dos guaperas japoneses pudieron hacerlo sin ningún tipo de problema. Básicamente bastaba con escoger alguna prenda de la promoción especial de Navidad y preguntarles a los dos guaperas si creían que esas prendas nos quedarían bien. Justo en ese momento, se producía el kabe-don, mientras uno de los guaperas nos decía que seguro que con esas prendas estaríamos divinas de la muerte… o divinos de la muerte, porque el servicio de kabe-don también estuvo disponible para ellos. Además, alguna afortunada tuvo la suerte de recibir un kabe-don doble por parte de ambos chicos… ¡toma ya!

Otro ejemplo lo encontramos en una campaña de promoción de Sanrio Puroland que realizaron a través de sus canales de Twitter y Facebook. A través de sus redes sociales, se daba una contraseña para que Daniel, el caballeroso novio de la famosa Hello Kitty, nos hiciera kabe-don “muy masculinos” (algo complicado, si tenemos en cuenta que es un peluche de gato muy parecido a Hello Kitty, la verdad ^^) a todos los que quieran ser kabedoneados. 

Aunque quizás el evento de promoción relacionado con el kabe-don más sonado fue la apertura temporal del Kabe-don Cafe (壁ドンカフェ) dentro de la pastelería Sweets Paradise de Harajuku para promocionar el lanzamiento de los nuevos productos de la gama CAFE MARRIAGE como el flan de chocolate y caramelo o el pudín de almendras y Montblanc.

kabe-don cafeSe podían escoger cinco escenas típicas de kabe-don entre las que había el kabe-don del amigo de la infancia, el del día de la graduación o el de la confesión, y cada escena podía tener una intensidad diferente, pudiendo tener movimientos más suaves y naturales, susurros al oído, etc.

Como idea pintaba fantástico, pero no tuvo mucho éxito porque el que realizaba el kabe-don no era un chico de verdad sino… ¡un muñeco! Que sí, que era un muñeco de silicona híper-realista con el físico y las características de los ikemen (tíos buenos) de los manga pero… no nos gustó.

En cuanto al mundo televisivo, el kabe-don ha llenado muchos espacios y muchas conversación. Por ejemplo, en el programa de televisión Nino-san (presentado por Ninomiya Kazunari) hablaron del kabe-don y hasta teatralizaron el tema porque, si eres un hombre, seguro que quieres probar a hacer un kabe-don :)

Memes de kabe-don

Finalmente, algunos kabe-don de broma, en memes o en fotos encontradas aquí y allá. Kabe-don entre personajes Disney, kabe-don entre mascotas y famosos en televisión, kabe-don de cachondeo… Definitivamente el kabe-don está ya en todas partes.

Sólo hace falta hacer una búsqueda en twitter para comprobarlo :)

¿Qué opinamos del kabe-don?

Pues según una encuesta realizada entre los usuarios de la aplicación móvil Pairy el 70% de chicas japonesas quiere experimentar un buen kabe-don.

La aplicación móvil realizó una encuesta a 190 hombres y 283 mujeres para conocer más acerca de sus opiniones y sentimientos ante el kabe-don y los resultados fueron sorprendentes. Según la encuesta, un 43% de las usuarias había sufrido alguna vez un kabe-don, pero según parece, no se puede decir que ésta fuera una experiencia negativa, como confirman los resultados de la encuesta, ya que casi un 70% de las mujeres encuestadas deseaba experimentar un kabe-don: un 32% de las mujeres confesaron querer experimentarlo con todas sus fuerzas, mientras un 25,2% sólo si se daba la oportunidad, siendo más pacientes, vamos.

encuesta kabe-don 2

Además, al ser preguntadas por cómo se sentían o creían que podrían sentirse ante un kabe-don, un 52,9% afirmó que le daría un vuelco el corazón si alguien que le gustara les hiciera un kabe-don, mientras que 26,3% afirmó lo mismo aunque la persona en cuestión no les gustara demasiado. Sorprendente, ¿no os parece?

encuesta kabe-don 3

Así que ya veis, a las japonesas les gusta la idea del kabe-don, supongo que lo encuentran híper-romántico, al menos así es como suele verse en los manga y dorama. Pero hay que diferenciar claramente entre ficción y realidad, porque una cosa es verlo en un manga o dorama y emocionarse ante la escena y otra que te hagan un kabe-don en la vida real, especialmente si el chico en cuestión ni te va ni te viene, claro. Así que al hablar de kabe-don tenemos que tener claro que estamos hablando de un mundo de ficción e imaginación.

Y muy relacionado con esto, que no cunda el pánico. Si la idea del kabe-don no os gusta, os dejamos con esta ilustración de @Nakashima723 para ayudar a deshaceros del kabe-donista :)

rechazar un kabe-don

Imagen de @nakashima723

 

Y bien, ¿qué os parece el kabe-don?