Reseña: Una bandada de cuervos de Kuroshima Denji
Recopilación de crudas historias sobre la guerra y el movimiento proletario.
85%Duro
Interés85%
Puntuación de los lectores 1 Voto
97%

Una bandada de cuervos (渦巻ける烏の群れ) de Kuroshima Denji  es una recopilación de ocho relatos cortos escritos entre 1925 y 1928 que giran en torno a la pobreza de las clases proletarias, por un lado, y a las durísimas condiciones de vida de soldados y civiles durante la ‘Intervención siberiana’ en Siberia, por el otro.

Cuatro de las ocho historias que se agrupan bajo esta recopilación son historias duras, gélidas e inhóspitas como el paisaje estepario ruso en el que transcurren. Historias poco alentadoras sin finales felices que te dejan con una gran sensación de desasosiego, de tristeza y de incredulidad ante la frialdad del corazón del ser humano y la desgracia que acaba con las vidas de los protagonistas de las diferentes historias, a pesar de lo mucho que todos se esfuerzan por prosperar.

Porque Kuroshima usa un lenguaje sencillo y directo, sin grandes ornamentaciones, que resulta tremendamente real, haciendo que sus relatos se conviertan en auténticas crónicas de las desgracias que afectaron a muchos jóvenes del Japón proletario de las décadas de 1920 y 1930. Jóvenes sin recursos o pertenecientes al proletariado que, como Kuroshima, fueron enviados a Siberia para combatir y matar en una guerra que parecía no tener sentido.

El término “Intervención siberiana” (Shiberia shuppei) hace referencia al papel desempeñado por la Armada japonesa en el esfuerzo internacional para revertir, mediante el uso de la fuerza, la reciente victoria política de la revolución de los soviets. En el otoño de 1918, Japón envió alrededor de setenta y cuatro mil soldados para cooperar con las tropas francesas, británicas, checas, americanas y canadienses, que luchaban contra el recién constituido Ejército Rojo y las guerrillas comunistas.
Zeljko Cipris en el prólogo.

El propio Kuroshima pasó un año en Siberia y, a su vuelta a Japón, plasmó sus vivencias en varios relatos e historias cortas que se centraban especialmente en la miseria de los soldados reclutados y enviados “hacia el otro lado del mar para matar y morir por la clase dirigente”. Y si bien estas cuatro primeras historias son relatos de ficción, no cabe duda de que sus propias vivencias se colaron en sus letras.

Se habían quedado desnudos en la nieve. Tenían la certeza de que les iban a fusilar.
Siberia bajo la nieve, 1927.

La dureza del hambre, el frío o la nieve se convierten casi en auténticos personajes de las cuatro historias y nos hacen sentir en nuestra piel las duras condiciones de los jóvenes soldados enviados a Siberia y de los civiles rusos al otro lado de la contienda. Éstas primeras cuatro historias son: Siberia bajo la nieve (雪のシベリア, Yuki no Shiberia, 1927), El trineo (雪車, Sori, 1927), Una bandada de cuervos (渦巻ける烏の群れ, Uzumakeru karasu no mure, 1928) y El agujero (穴, Ana, 1928).

Es terrible… Nos envían a este desierto congelado para que nos maten como ratas.
El trineo, 1927.

Los siguientes cuatro relatos son ejemplos de la literatura proletaria japonesa curiosamente escritos por Kuroshima en los años previos a los primeros cuatro relatos. Son historias de campesinos o trabajadores de fábricas que apenas tienen para sobrevivir y mucho menos para conseguir asegurarles un futuro mejor a sus hijos con una buena educación.

Si continuamos tan dóciles y conformistas como hasta ahora, les sucederá lo mismo a nuestros hijos. Tampoco ellos serán capaces de escapar a su destino…
Sus vidas, 1927.

De nuevo el hambre y, en esta ocasión también, la pobreza y especialmente las deudas, se convierten en auténticos personajes de los distintos relatos. Estas cuatro historias sobre el movimiento proletario japonés son: El telegrama (電報, Denpō, 1925), El ladrón de azúcar (砂糖泥棒, Satō Dorobō, 1926), La piara de cerdos (とんぐん, Tongun, 1926) y Sus vidas (かれらの一生, Karera no Isshō, 1927).

Una persona que no es capaz de pagar sus impuestos a tiempo, cómo va a mandar a su hijo a la escuela secundaria. ¡Ni hablar! Eso sólo debe hacerse después de cumplir los deberes con nuestro país, con nuestro pueblo.
El telegrama, 1925

Una bandada de cuervos es una sobria recopilación de relatos que nos conmoverán sin que el autor caiga en un sentimentalismo que aquí se vería totalmente artificial. Son una serie de historias sobre injusticias sociales contadas de manera directa, honesta y sobria que nos emocionarán, sin duda; sin artificios ni sentimentalismos.

El autor

Kuroshima Denji nació en 1898 en la isla de Shōdo, en el mar Interior de Seto. Tras desempeñar distintos oficios fue llamado a filas en 1919 y enviado a Rusia para luchar contra las tropas soviéticas. A su regreso a Japón, comenzó a colaborar con el movimiento sindical y participó en diversas actividades políticas.

Paralelamente, su abundante narrativa breve, ásperas crónicas de abuso y resistencia, fue apareciendo en publicaciones periódicas de la época. Su única novela, Busō seru shigai (1930), fue censurada en su país durante décadas y no aparecería íntegramente hasta 1970. A pesar de una larga enfermedad, siempre firme en sus convicciones, Kuroshima continuó escribiendo numerosas cartas y artículos hasta el final de sus días. Murió en 1943 en su casa natal.

Datos de Una bandada de cuervos

  • Título: Una bandada de cuervos
  • Autor: Kuroshima Denji
  • Editorial: Ardicia Editorial
  • Traducción: Yoko Ogihara y Fernando Cordobés
  • Prólogo: Zeljko Cipris
  • Formato: Rústica con solapas
  • Fecha de edición: Primera edición, octubre 2014
  • Páginas: 176 páginas
  • ISBN: 978-84-941235-8-0