Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Hemos viajado en varias ocasiones a Japón con nuestro hijo Eric (y ya estamos planeando el siguiente itinerario :D) y siempre lo hemos disfrutado mucho, razón por la que sois muchos los que nos escribís preguntando sobre nuestra experiencia a la hora de viajar a Japón con niños y pidiéndonos recomendaciones, trucos o hasta ideas y actividades.

Y aunque en la entrada de consejos prácticos para viajar con ellos a Japón os hemos dado también ideas generales para toda la familia, comenzamos una serie de entradas sobre viajar a Japón con niños donde nos iremos centrando en los lugares más populares turísticamente. Y en este primer post no podíamos comenzar con otra ciudad que no fuera la capital del país, Tokio.

Museo Ghibli

Disfrutando del Museo Ghibli en Mitaka (Tokio)

Sin embargo, antes de todo queremos recordar que, para nosotros, viajar con niños no es hacer un itinerario casi exclusivo para ellos, sino por un lado enseñar a los niños a viajar, a conocer otra cultura y a abrir su mente y, por otro lado, disfrutar con ellos de nuestro viaje. Como os comentábamos más extensamente en la entrada general sobre viajar con niños a Japón, no se trata de hacer un itinerario casi exclusiva para ellos, sino combinar cosas que gusten a pequeños y mayores para que todos disfrutemos del viaje.

Así pues, esta y las próximas listas de sitios que visitar y actividades que hacer en Japón con niños no son exclusivas para niños, sino que muchos son lugares y actividades para todos los públicos. Pero, sin duda, si los visitáis con niños, los disfrutaréis el doble.

Visitar Tokio con niños

En Tokio hay muchísimas actividades para hacer con niños, entre las que destacamos las siguientes:

  • La noria Daikanransha de Odaiba es genial para toda la familia, porque desde ella se tienen vistas preciosas de toda la bahía. ¿Y a qué niño no le gusta subirse a una noria?
  • Si le gustan los coches, Toyota Megaweb, también en Odaiba, es el lugar ideal para pasar la mañana y aprender sobre conducción, seguridad vial, sistemas híbridos, etc. En su museo History Garage hay muchísimos coches, no sólo de Toyota, en callejones temáticos que sin duda gustarán a los más pequeños (y serán de nuestro interés, también).
  • También en Odaiba, podemos comprar algo de comer y sentarnos en la playa artificial de Odaiba y ver atardecer. El peque podrá jugar con la arena y el agua y nosotros, descansar un rato y disfrutar de las vistas ;)

12082012Tokio4_Roppongi&Odaiba-143

Viendo atardecer en Odaiba.

  • Los museos de Odaiba también merecen la pena, especialmente el Museo de ciencia marítima y el museo Miraikan, para niños algo más mayores y con curiosidad por el mundo que nos rodea y la ciencia (y en muchas ocasiones con un punto divertido, como con la exposición sobre residuos humanos). Por cierto, que cerca del museo de ciencia marítima hay un parque infantil súper chulo, con un enorme barco, cuerdas, toboganes…
  • Llevarle a ver el Gundam a tamaño real que hay en el centro comercial DiverCity de Odaiba. Y pasar por entre sus piernas. La de historias que les podéis contar y, con la imaginación que tienen, les encantará. Dentro del centro comercial, además, hay una sección dedicada a Gundam con exposición de maquetas y mucho más, que también les puede gustar (vale, y también gustará a mamás y papás, ^^).
  • La sede de Fuji TV en Odaiba. Le gustará especialmente subir hasta el mirador y su sección infantil, donde podrá tocar de todo. La mascota de la cadena, el divertido perro Laugh-kun, suele encantar a los más pequeños.

  • Llegar hasta Odaiba en un crucero fluvial diseñado además por Leiji Matsumoto. A los niños lo de montar en un barco les encanta. Si además tiene la apariencia futurista del Himiko, la de historias que se pueden inventar. Además, ellos pueden tomar un helado en el barco mientras nosotros disfrutamos de las vistas y descansamos un rato, plan perfecto.
  • El parque de atracciones Tokyo Dome City y su noria, en pleno centro de la ciudad de Tokio. Genial para disfrutar de atracciones en familia sin salir de la ciudad. Algunas, como los chorros de agua, son totalmente gratuitas y un gran sitio donde descansar (los mayores, los peques ahí no paran ^^).

  • Los parques temáticos Tokyo Disneyland y Tokyo DisneySea, porque… ¿quién se resiste a Disney?
  • El Museo ferroviario de JR East es una gran visita, porque cuando hablamos de que a muchos niños les gustan los trenes, ¿qué puede ser mejor que llevarles a un museo con todo tipo de trenes expuestos? Este, además, cuenta con una zona especialmente dedicada a los más pequeños. Otra opción es el Museo ferroviario Ome, algo más pequeño, que exhibe ocho locomotoras de vapor, una locomotora eléctrica y un shinkansen de la serie 0. Alternativamente, también podemos visitar el Museo del metro de Tokio que nos muestra la historia del metro tokiota con todo lujo de detalles.

Japón con niños-3

Haciendo amigos en la Tokyo SkyTree.

  • Además, si los trenes son su perdición, podemos acercarnos hasta Popondetta Akihabara en Akihabara que no sólo funciona como tienda donde podemos comprar muchos trenes, sino que su segunda planta está casi exclusivamente dedicada a una maqueta ferroviaria de la ciudad de Tokio… ¡es impresionante!
  • En Roppongi, después de visitar Roppongi Hills y subir al mirador de la torre Mori (que a los niños les encanta, porque está al aire libre… ¡en un helipuerto!) tenemos dos opciones más para peques: el Legoland Discovery Center y la sede de la cadena japonesa TV Asahi, donde podrán jugar y hacerse fotos con Doraemon, Shin-chan y otros personajes populares.

12082012Tokio4_Roppongi&Odaiba-32

¡Hola Doraemon!

  • Un básico que no puede faltar, casi en cualquier ciudad, es el Museo nacional de naturaleza y ciencia, donde los niños aprenden y experimentan, algo que les suelen encantar. Otras experiencias parecidas son el ya mencionado Miraikan (en Odaiba), el Tokyo Science Museum, el Sony ExploraScienceYokohama Science Center o el RiSuPia en el Panasonic Center.
  • Si vuestro peque tiene afición por los animales, entonces los zoos y acuarios son una buena opción. Podemos combinar una visita al parque de Ueno con el zoo de Ueno y así ver los famosos pandas, que a los niños les encantan. O disfrutar de las mil y una atracciones de Sunshine City en Ikebukuro, como visitar el acuario, tomar unas gyoza en un callejón temático o aprender más sobre el espacio en el planetario. También es famoso el acuario de Shinagawa y el acuario Tokyo Sea Life Park, en el parque marítimo Kasai, a 15 minutos de la estación de Tokio.
  • El Museo Ghibli es una experiencia para toda la familia. Hay películas como “Mi vecino Totoro” que son clásicos intemporales y, al igual que nos gustan a nosotros, también les encanta a los más pequeños. Pero es que ellos, además, pueden subir a un Gatobús de peluche (y sólo ellos). Sólo por ver cómo disfrutan ahí merece la pena ir y además, justo al lado tenemos el parque Inokashira donde poder dar un paseo en barca o hacer un picnic, ¡plan perfecto!

  • Para un día de lluvia, KidZania es un lugar ideal para que los peques aprendan cómo es vivir en sociedad.
  • Si estamos de visita por Yokohama, podemos dedicar un rato al parque de atracciones de Yokohama Cosmoworld desde cuya noria disfrutaremos de preciosas vistas de la bahía y los edificios de Minato Mirai. También en Yokohama merece una visita el museo de Anpanman, un popular personaje animado japonés.
  • Si en casa tenemos un fan de los bomberos, el Museo del Fuego de Shinjuku es un must. Por el contrario, si nuestro peque es más aficionado a la policía, podemos decantarnos por el Museo de la Policía en Ginza.
  • Subir a la línea Yurikamome puede parecer una tontería, pero a nuestros peques les encantará sentarse en el primer coche y ver cómo el tren… ¡va solo! Ellos disfrutan de la experiencia y nosotros de las vistas.

12082012Tokio4_Roppongi&Odaiba-71

Lego y CARS, ¡qué emoción!

  • Merece mención especial el castillo de los niños o Kodomo no Shiro en Aoyama donde los niños desarrollan su lado artístico, atlético, saludable, inventivo, imaginativo y cultural.
  • Otras opciones son los museos de los juguetes como el Tokyo Toy Museum o el Kobayashi Doll Museum, donde los niños pueden aprender sobre juguetes antiguos y, jugar, jugar mucho.
  • ¿A qué niño no le gusta ir a una tienda de juguetes? En Japón, además, este tipo de tiendas tienen cosas que llaman mucho la atención de los mayores, también, así que… ¡preparad las carteras! Os recomendamos Kiddy Land en HarajukuHakuhinkan Toy Park en Ginza o en el edificio del Gobierno Metropolitano de Tokio.
  • Ir a la estación de Tokio a ver trenes y más trenes, tanto shinkansen como trenes convencionales. Con un JR Pass, además, que podemos encontrar sin problemas, es ideal. Allí podemos movernos por todos los andenes y ver trenes como los nuevos E7 que van hacia Kanazawa, los E5 que van hacia el norte del país o los de colores más clásicos en blanco y azul que van por la línea Tokaido hasta Kioto y Osaka. El problema es que luego hay que arrastrarlos para sacarles de allí, ¡no se quieren ir!

Japón con niños

¡Quiero ver más trenes bala, papá!

En próximas entradas hablaremos de Osaka, Kioto, Nagoya, Kobe, Hiroshima… ¡atentos!

¡Disfrutad del viaje en familia a Japón!