Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

El parque de la Paz de Nagasaki (長崎平和公園) es un amplio complejo, formado por varias esculturas, parques y museos, construido para recordar el horror de la explosión de la bomba atómica en Nagasaki el 9 de agosto de 1945.

A primera hora de la mañana del 9 de agosto de 1945, el bombardero B-29 Bockscar despegó de la base aérea de Tinian en las islas Marianas con una mortífera carga a bordo. Voló hacia Kokura, centro industrial de la costa norte de Kyushu y primer objetivo de la segunda bomba atómica de la historia. Al llegar a Kokura, sin embargo, el cielo estaba demasiado cubierto para permitir lanzar la bomba atómica con precisión. Tres vueltas después, el bombardero decidió acercarse hacia su segundo objetivo: la ciudad de Nagasaki.

Mientras sobrevolaba la ciudad, el bombardero pudo vislumbrar los edificios de la fábrica de armamento de Mitsubishi en Nagasaki entre las nubes; así, a las 11:02 de la mañana decidió lanzar la bomba atómica desde una altitud de 9.000 metros. La bomba atómica explotó 500 metros por encima de Matsuyamamachi, en la zona norte de Nagasaki, matando al instante a 73.884 personas e hiriendo a otras 74.909 personas. Unas cifras que asustan, más si tenemos en cuenta que la población total de la Nagasaki de aquel momento era de 240.000 habitantes.

La zona del Parque de la paz de Nagasaki está dividida en tres grandes áreas: el área de la esperanza (alrededores del Parque de la paz), el área de las plegarias (alrededores del Parque del epicentro de la bomba) y el área de estudio (alrededores del Museo de la bomba atómica). A continuación os contamos qué podéis ver en toda esta zona y sus alrededores. Os dejamos nuestro mapa general de Nagasaki también, que recordad que podéis usar durante vuestro viaje por la ciudad (como os contamos aquí).

Viaja a Nagasaki con JR Pass
Si quieres moverte por todo Japón en tren y llegar hasta Nagasaki, el JR Pass es tu mejor aliado. Puedes comprarlo online desde nuestra tienda a través de un proveedor de nuestra total confianza y así además nos ayudarás a mantener Japonismo vivo y con la mejor información para viajar a Japón.

Parque de la paz de Nagasaki

El parque de la paz de Nagasaki está presidido por una preciosa estatua de bronce de 10 toneladas de peso: la Estatua de la paz (平和祈念像). La estatua fue diseñada por Kitamura Seibo en 1955, en el décimo aniversario de la caída de la bomba atómica. Si os acercáis hasta el castillo de Shimabara, en una de sus torres secundarias encontraréis varios estudios que el artista hizo antes de proceder a completar su obra, de menor tamaño y con otros materiales.

Esta Estatua de la paz apela a la paz mundial y se irguió como oración para que una tragedia como la de Nagasaki no se repitiera jamás.

Nagasaki-Bomba-Atomica-187

La mano derecha alzada de la estatua señala la amenaza de las armas nucleares, mientras que el brazo izquierdo extendido simboliza la tranquilidad y la paz mundial. El amor y la omnipotencia divina están representados por su físico robusto pero de semblante amable, que con los ojos cerrados expresa su plegaria para el reposo de las almas de todas las víctimas.

Además, su pierna derecha doblada simboliza un estado tranquilo de meditación, mientras que su pierna izquierda está lista y preparada para ayudar a la humanidad en caso de necesidad.

Nagasaki-Bomba-Atomica-33

Sin embargo, no es la única estatua o escultura que encontramos en el Parque de la paz de Nagasaki. Acompañan a esta estatua de la paz muchas otras esculturas dedicadas a la paz mundial y que podemos ir viendo de camino hacia la famosa estatua.

Nagasaki-Bomba-Atomica-15

Nagasaki-Bomba-Atomica-14

También en el parque encontramos la Fuente de la paz (平和の泉) que lanza chorros de agua imitando la forma de unas alas y recordando el vuelo de la paloma de la paz.

La ciudad de Nagasaki y el Consejo nacional para la paz mundial y la abolición de las armas nucleares construyeron la Fuente de la paz con donaciones recibidas de todo Japón en 1969. El objetivo de la construcción de esta fuente era hacer una ofrenda simbólica de agua a todas aquellas víctimas que sufrieron terribles quemaduras y murieron desesperadas buscando agua, además de ser una plegaria constante para el reposo de sus almas.

Nagasaki-Bomba-Atomica-5

En el parque también encontramos 100 árboles de cornejo ofrecidos por los Estados Unidos a Nagasaki como símbolo de la amistad entre EEUU y Japón. Nagasaki recibió 100 de los 3.000 árboles que se distribuyeron por todo Japón en honor al 100º aniversario desde que Japón regalara 3.000 cerezos a Estados Unidos en 1912.

Nagasaki-Bomba-Atomica-12

Otro lugar a destacar es la Campana para la paz mundial, una campana que desde 2008 repica todos los años del 6 al 9 de agosto, acompañada de las campanas de templos y santuarios de la ciudad el 9 de agosto a las 11:02, justo la hora en la que cayó la bomba atómica sobre Nagasaki.

En ella podemos leer relatos de algunos supervivientes y otras acciones de la asociación para la paz mundial.

Nagasaki-Bomba-Atomica-26

En uno de los laterales del parque podemos ver los restos del muro de la antigua prisión de Nagasaki, situada en Urakami. La prisión quedó completamente destruida por la bomba y hoy apenas quedan los restos del muro.

Justo detrás, encontramos la cripta con los restos sin reclamar de las víctimas de la bomba atómica, donde están enterrados los cuerpos de aquellos que nunca pudieron ser entregados a sus sus familias.

Nagasaki-Bomba-Atomica-27

Parque del epicentro de la bomba atómica

Al sur del Parque de la paz encontramos el Parque del epicentro de la bomba atómica (爆心地公園); allí, un simple cenotafio negro indica el lugar exacto en el que cayó la bomba atómica ese fatídico 9 de agosto de 1945.

Muy cerca podemos ver uno de los pilares de la antigua Catedral de Urakami que se encontraba en este lugar. La catedral que quedó totalmente destruida con la bomba atómica, siendo este pilar lo único que quedó en pie. Posteriormente se reconstruyó la catedral más al noreste de la ciudad, como os contamos un poco más abajo.

Nagasaki-Bomba-Atomica-58

La antigua catedral de Urakami se comenzó a construir en 1895 bajo la supervisión del padre Fraineau. La construcción se sufragó por parte de la población católica de la ciudad, en general bastante pobre, y de donaciones extranjeras. La catedral, una de las mayores de toda Asia, se completó en 1914 aunque no fue hasta 1925 que pudieron completarse las dos torres campanario, bajo la supervisión del padre Heuzet, sacerdote principal de Urakami en aquella época.

Sin embargo, la catedral fue destruida con la explosión de la bomba atómica, como hemos comentado. El campanario norte se derrumbó y es actualmente lo único que queda de la catedral original en el Parque del epicentro de la bomba atómica.

Nagasaki-Bomba-Atomica-57

Después de la caída de la bomba, la zona del epicentro quedó sepultada por grandes cantidades de escombros de edificios destruidos, tierra quemada, cristales rotos, etc. En el parque podemos ver una capa de tierra (hoy bajo la superficie del parque) que se mantuvo tal cual para mostrar el horror de la bomba atómica y donde podemos ver restos de la explosión, como de tejas rotas, ladrillos, cristales, etc.

Nagasaki-Bomba-Atomica-65

Es justamente en las márgenes del pequeño río que pasa por el parque y en el que tantos fallecieron en busca de agua que beber, donde encontramos interesantes obras de arte infantil recopiladas bajo el título El Guernica de los niños. El Guernica de los niños es un proyecto artístico infantil mundial cuyo objetivo es crear un mural de la paz del tamaño del Guernica de Pablo Picasso, es decir, en un lienzo de 3,5 m x 7,8 m. Hasta la fecha se han realizado unas 350 obras en más de 50 países que se han ido exponiendo por todo el mundo.

En 2016 y para celebrar el 71º aniversario de la explosión de la bomba atómica sobre Nagasaki, la ciudad expuso las obras de los niños de Nagasaki y de otros países en zonas de conflicto en el Parque del epicentro de la bomba atómica en uno claro mensaje a favor de la paz mundial.

Nagasaki-Bomba-Atomica-68

Nagasaki-Bomba-Atomica-72

Cerca de aquí encontramos el monumento a las más de 10.000 víctimas coreanas de la bomba atómica sobre Nagasaki. Y es que con la colonización de Corea por parte de las tropas japonesas en 1910, más de dos millones de coreanos fueron enviados a Japón para trabajar en condiciones infrahumanas. Se estima que unos 70.000 coreanos vivían en la prefectura de Nagasaki justo antes de la caída de la bomba atómica, de los cuales 31.000 vivían y trabajaban en condiciones deplorables en la ciudad de Nagasaki. Según los archivos, unos 20.000 coreanos se vieron afectados por la bomba atómica y la posterior radiación, más de la mitad de los cuales murieron inmediatamente tras la caída de la bomba.

En 1979 la Asociación de Nagasaki para la protección de los derechos humanos de los ciudadanos de Corea en Japón irguió este monumento como repulsa al trato al que Japón había sometido a los ciudadanos de Corea durante los años de violencia y colonización, apelando a la paz mundial y a la abolición de toda arma nuclear.

Nagasaki-Bomba-Atomica-79

Al lado se encuentra el monumento de las mujeres de Nagasaki para la paz mundial con una placa que recuerda el sufrimiento de las esposas e hijas. Y es que no sólo vieron como sus parejas y familiares iban a la guerra, sino que muchas murieron de forma instantánea, junto a sus hijos, vecinos y amigos aquel fatídico 9 de agosto de 1945.

El monumento muestra cuerpos quemados por la explosión, confundiéndose los unos con los otros, de mujeres, niños, ancianos y jóvenes en un horror sin igual.

Nagasaki-Bomba-Atomica-81

El parque está lleno de muchas otras esculturas dedicadas a la paz mundial, por lo que es un bonito lugar por el que pasear. Aunque, por supuesto, el significado de todas estas esculturas nos cause un nudo en el estómago.

Nagasaki-Bomba-Atomica-73

Nagasaki-Bomba-Atomica-74

Nagasaki-Bomba-Atomica-75

Nagasaki-Bomba-Atomica-76

Nagasaki-Bomba-Atomica-77

Museo de la bomba atómica

La visita al Museo de la bomba atómica de Nagasaki (長崎原爆資料館) es una visita difícil y dura, pero muy necesaria para conocer qué sucedió durante la Segunda Guerra Mundial.

Como en el Museo de la Paz de Hiroshima, es difícil contener las lágrimas leyendo las distintas exhibiciones, pero es un acto necesario: conocer los errores del pasado nos ayudará a no volver a cometerlos jamás.

Nagasaki-Bomba-Atomica-140

Nagasaki-Bomba-Atomica-95

En las paredes de entrada del museo encontramos una hilera de mil grullas de papel donadas el 10 de agosto de 2010 por Manna Ori, un artista holandés especializado en papiroflexia. Ori usó una hoja de papel de 15 centímetros de ancho y 150 metros de largo para crear estas mil grullas de papel.

Nagasaki-Bomba-Atomica-98

La primera sala que nos encontramos nada más entrar, que funciona un poco de antesala, nos presenta la ciudad de Nagasaki justo antes de la explosión. Aquí encontramos un reloj de pared donado por Chuhachi Kubo que se encontró en una casa cerca del santuario Sano, a 800 metros del epicentro de la bomba atómica. El reloj quedó bastante destruido por la explosión y sus agujas quedaron para siempre marcando la hora en la que cayó la bomba: las 11:02 de la mañana.

Nagasaki-Bomba-Atomica-101

Aquí también encontramos un espacio dedicado a la antigua catedral de Urakami, con una reproducción que nos muestra cómo quedó la fachada de la catedral después de la caída de la bomba atómica. Las estatuas ennegrecieron por el calor de la bomba y los pilares de piedra se movieron y desequilibraron, como nos muestran las fotografías proyectadas en las paredes.

Nagasaki-Bomba-Atomica-104

Nagasaki-Bomba-Atomica-110

En esta misma sala podemos ver un poste del puente Ohashi, situado a unos 500 metros al norte del epicentro de la bomba. El poste salió volando por la gran explosión que causó la bomba y llegó hasta el río.

Nagasaki-Bomba-Atomica-109

A continuación, podemos ver una cronología de los eventos históricos que llevaron a la caída de la bomba atómica sobre Nagasaki, así como una maqueta de toda la región de Nagasaki en el momento de la explosión atómica.

Nagasaki-Bomba-Atomica-114

Nagasaki-Bomba-Atomica-112

Nagasaki-Bomba-Atomica-115

Nagasaki-Bomba-Atomica-116

Pero una de las salas más difíciles para los visitantes es la sala principal repleta de imágenes, artefactos y recuerdos posteriores a la caída de la bomba. Aquí, son especialmente duras las exhibiciones de fotografías de los fallecidos y heridos por la bomba. Cuesta mirarlas, cuesta leer las explicaciones, cuesta centrarse. Y es imposible no echarse a llorar viendo el horror que causó la bomba atómica en Nagasaki.

Nagasaki-Bomba-Atomica-118

Nagasaki-Bomba-Atomica-121

Nagasaki-Bomba-Atomica-127

Nagasaki-Bomba-Atomica-192

Justo después hay una zona dedicada al Dr. Takashi Nagai, profesor adjunto de la facultad de Medicina de Nagasaki, médico especializado en radiología y superviviente de la bomba atómica. A pesar de sus graves heridas, pues se vio directamente afectado por la bomba, Nagai inmediatamente salió a intentar ayudar a las víctimas de la explosión y posteriormente publicó varios estudios sobre anomalías y enfermedades relacionadas con la bomba atómica.

El Dr. Nagai sufría leucemia y a pesar de que su salud se fue deteriorando, no paró de investigar y publicar los resultados de sus investigaciones. Murió seis años después de la caída de la bomba atómica, pero su historia es una luz de esperanza. De hecho, podemos aprender más sobre esta importantísima figura de Nagasaki en el cercano Museo de Takashi Nagai, situado al lado de la cabaña donde trabajó este famoso médico.

Nagasaki-Bomba-Atomica-130

Finalmente, en uno de los pasillos del final, podemos ver los eventos que se sucedieron después de la Segunda Guerra Mundial y como Japón en general y la ciudad de Nagasaki en particular se recuperaron del tremendo horror de la guerra.

Nagasaki-Bomba-Atomica-133

Aquí también encontramos una clara repulsa hacia las armas nucleares y un llamamiento a la paz mundial donde podemos ver un mapa mundial de las potencias con armas nucleares y el detalle de cuántas tiene cada una, así como explicaciones sobre la situación actual.

Nagasaki-Bomba-Atomica-135

Nagasaki-Bomba-Atomica-134

A la salida del museo encontramos una estatua que terminará de hacernos llorar, si no hemos llorado antes. Se trata de la estatua dedicada a los niños de Asia que sufrieron los horrores de la guerra pero que a pesar de todo confiaban en el futuro.

Un día de primavera en 1995, el consejo de estudiantes del instituto Ayabe en Kioto, recibió la carta de Shina Fukutome, de 93 años de edad y residente en la ciudad de Ayabe. Fukutome afirmaba ser la madre de Minako, una de las niñas que aparecían en el cuadro “Una triste despedida” de Hiroshi Matsuzoe y para comprender su historia tenemos que comprender primero la historia e importancia del cuadro en cuestión.

“Una triste despedida” es una pintura de Hiroshi Matsuzoe, quien murió el 13 de abril de 2014 a los 83 años de edad. Matsuzoe contó que pocos días después de la caída de la bomba atómica, hacia el 19 de agosto, ya se había vuelto insensible al horror de los cuerpos de fallecidos amontonados por las calles y heridos andando aquí y allá. Sin embargo, nunca pudo olvidar una escena con la que se encontró ese día: la visión de dos niñas, una al lado de la otra, sobre una pila de maderas en pleno campo de Uchizaka, a unos cuatro kilómetros del epicentro de la bomba. Las niñas debían tener unos 10 años de edad y parecían hermanas. Ambas llevaban un kimono precioso, algo raro en esa época de escasez y no tenían signos aparentes de heridas. Lucían preciosas, con algo de maquillaje en sus rostros y esos bonitos kimonos… unos kimonos que lucían por primera vez y que les habían colocado los vecinos del barrio en su muerte. La visión retornó a Matsuzoe a los horrores en los que se encontraba Nagasaki en aquel momento y la triste escena le marcó profundamente, por lo que 29 años más tarde pintó la imagen de las dos niñas de Nagasaki vestidas en kimono.

En la carta que Fukutome envió a los estudiantes del instituto Ayabe, expresaba su deseo de poder construir un monumento para la paz en Nagasaki. Por ello, los estudiantes de Ayabe, junto con sus padres, profesores y otros ciudadanos de la región crearon la ‘Asociación para la construcción de la estatua de la niña en kimono de Nagasaki’ para conseguir fondos y construir una estatua en su honor. Finalmente, en 1996 se irguió esta bonita estatua dedicada a todos los niños que confían en un futuro mejor.

Nagasaki-Bomba-Atomica-146

Pabellón nacional de la paz de Nagasaki

Situado justo al lado del Museo de la bomba atómica de Nagasaki, el Pabellón nacional de la paz de Nagasaki (国立長崎原爆死没者追悼平和祈念館) es un monumento minimalista de Kuryu Akira completado en 2003 en recuerdo a las víctimas de la bomba atómica.

Nagasaki-Bomba-Atomica-154

El Pabellón nacional de la paz de Nagasaki para las víctimas de la bomba atómica quiere recodar a todos los que fallecieron en la explosión atómica y ofrecer una plegaria para su descanso eterno; también tiene como objetivo conservar fotos de los fallecidos y recuerdos y relatos de la caída de bomba y facilitar la cooperación internacional y las actividades de intercambio, especialmente aquellas relacionadas con el tratamiento médico de los heridos en accidentes y explosiones nucleares.

Parte del pabellón se encuentra en el subsuelo creando un ambiente muy intenso a pesar de lo minimalista de su diseño; en todas sus zonas, tanto exteriores como interiores, nos ofrece un espacio para recordar y rezar por aquellos que fallecieron ese fatídico día.

Nagasaki-Bomba-Atomica-160

Nada más llegar veremos una especie de estanque, de 29 metros de diámetro, que fue diseñado teniendo en cuenta el gran número de personas que murieron en busca de agua después de la caída de la bomba atómica. Se recomienda dar una vuelta alrededor del estanque, en el sentido contrario a las agujas del reloj, antes de entrar en la sección subterránea, para calmar nuestra mente. Por cierto, el estanque se ilumina de noche con más de 70.000 luces, número aproximado de fallecidos por la bomba atómica en datos de diciembre de 1945.

Al bajar hacia el interior del pabellón, nos encontraremos con el Salón del recuerdo, donde uno puede llorar la muerte de las víctimas de la bomba atómica y rezar por la paz mundial. En el salón hay doce pilares de cristal iluminados así como una estantería con un registro que contiene los nombres de todas las víctimas de la bomba atómica.

Nagasaki-Bomba-Atomica-174

Las secciones superiores de los pilares forman las paredes exteriores del tragaluz, cuya sección central puede abrirse. Así, los dos muros de cristal que sobresalen del estanque son las secciones superiores de los pilares de cristal que se encuentran en el Salón del recuerdo, dos pisos más abajo. La línea que forman señala el lugar en el que cayó la bomb atómica y sus formas iluminadas simbolizan las llamadas a la paz mundial.

Nagasaki-Bomba-Atomica-170

Nagasaki-Bomba-Atomica-153

La estantería con el registro de los nombres de las víctimas de la bomba atómica mide 9 metros de alto y tiene 27 repisas con 9 volúmenes cada una. En esta estantería se encuentran los nombres de todas las víctimas de la bomba atómica y enfrente hay una pequeña mesa donde podemos hacer ofrendas de flores y grullas de papel en homenaje a las víctimas. La estructura exterior está hecha de cristal y las repisas interiores, que son de acero, se abren de forma semiautomática. Los volúmenes están almacenados en cajas para mantenerlos alejados de la humedad y la luz ultravioleta.

En la actualización del 9 de agosto de 2016, el número de víctimas de la bomba atómica sobre Nagasaki era de 172.230 personas, registradas en 174 volúmenes.

Nagasaki-Bomba-Atomica-169

Nagasaki-Bomba-Atomica-167

Las paredes del Salón del recuerdo fueron prensadas con paneles de cedro para darles una textura variada y desigual. Los círculos de cedro quieren transmitir la idea de la historia y el paso del tiempo y en las pantallas se muestran fotografías de víctimas de la bomba atómica donadas por los familiares. También, si lo deseamos, podemos sentarnos en los bancos de madera a ambos lados del salón. Y es que, aunque minimalista, la experiencia aquí es muy intensa.

Torii de un pilar del santuario Sanno

Muy cerca del Salón del recuerdo encontramos el torii de un pilar del antiguo santuario Sanno (山王神社二の鳥居). El torii de piedra quedó semidestruido por la explosión de la bomba atómica y se decidió dejarlo tal cual, como recuerdo de la destrucción de la ciudad y como plegaria para la paz mundial.

Nagasaki-Bomba-Atomica-182

Catedral de Urakami

Como hemos comentado antes, la catedral de Urakami (浦上天主堂) quedó completamente destruida con la explosión de la bomba atómica en 1945, llevándose consigo la vida de unos 20 cristianos y del padre Nishida que se encontraban en la catedral. Se cree que unos 8.500 de los 12.000 fieles de Urakami murieron con la caída de la bomba atómica. A pesar de ello, los cristianos que sobrevivieron al horror construyeron una catedral de madera temporal en 1946 y en ese mismo lugar se completó la estructura de hormigón en 1959.

A los lados de la catedral encontramos las estatuas de santa María y San Juan, mientras que la estatua de la Virgen María que se recobró de forma milagrosa entre los escombros de la antigua catedral después de la caída de la bomba se expone actualmente en una pequeña capilla. Asimismo, en el salón de la iglesia se expone también la antigua campana, que se vio muy dañada con la explosión; aquí podemos encontrar también varios paneles explicativos con los horrores de la guerra, las bombas atómicas y la importancia de la paz.

Nagasaki-Bomba-Atomica-44

Nagasaki-Bomba-Atomica-47

Nagasaki-Bomba-Atomica-48

Nagasaki-Bomba-Atomica-43

La catedral de Urakami fue la mayor iglesia de toda Asia y aunque lo que vemos hoy es una reconstrucción posterior a la caída de la bomba atómica en 1945, sigue siendo impresionante.

Información adicional

  • El Museo de la bomba atómica está abierto de 8:30 a 17:30 horas y la entrada cuesta 200 yenes. El museo está cerrado del 29 al 31 de diciembre.
  • El Pabellón nacional de la paz de Nagasaki está abierto de 8:30 a 17:30 horas (hasta las 18:30 horas en verano) y la entrada es gratuita. El pabellón está cerrado del 29 al 31 de diciembre.
  • La catedral de Urakami ofrece una misa diaria a las 06:00 horas, así como misa a las 19:00 horas los viernes y sábados y misa a las 06:00, 07:30 y 09:30 horas los domingos. La entrada es gratuita y se permite en horario de misas (siempre que se visite con respeto).

Cómo llegar

El Parque de la paz de Nagasaki está al norte de la ciudad, por lo que la mejor manera de llegar es en las líneas de tranvía 1 o 3 desde la estación de JR Nagasaki hasta la parada de Matsuyamamachi (10 minutos, 120 yenes).

Tenéis más información sobre cómo moveros por Nagasaki en el post general de Qué ver y hacer en Nagasaki.

Centro de preferencias de privacidad

Cookies imprescindibles

Se usan para almacenar tu nombre, correo, IP y demás datos que dejas en los formularios de comentarios, contacto, acceso y tus preferencias de privacidad.

AUTH_KEY, SECURE_AUTH_KEY, LOGGED_IN_KEY, NONCE_KEY, comment_author, comment_author_email, comment_author_url, rated, gdpr, gawdp

Cookies de terceros

Usamos cookies de terceros en las que se almacenan externamente para conocer tus usos de navegación, si ya estás suscrito al boletín y los elementos compartidos en redes sociales

_mcga _mc PHPSESSID _new-status-app_session JSESSIONID mc_blog_Session _mcid KB_ID _integrations_session _AVESTA_ENVIRONMENT _experts_session PHPSESSDATA whatsNewLastVisited KB_HIS[e369e2fc-2e5a-c7b0-e18c-f3aceadae113] KB_HIS[83ca6c2f-deff-0e5e-6863-b2d0de144b6d], _ga, _gid
_mcga _mc PHPSESSID _new-status-app_session JSESSIONID mc_blog_Session _mcid KB_ID _integrations_session _AVESTA_ENVIRONMENT _experts_session PHPSESSDATA whatsNewLastVisited KB_HIS[e369e2fc-2e5a-c7b0-e18c-f3aceadae113] KB_HIS[83ca6c2f-deff-0e5e-6863-b2d0de144b6d]
_ga, _gid

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?

Suscríbete a la newsletter de Japonismo

Cada mes enviamos una newsletter con contenido interesante sobre Japón. Si quieres estar al tanto de todo lo que se mueve en Japonismo, ¡únete!

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.