Una de las visitas más interesantes que podemos hacer si vamos a viajar a Tokio es el Miraikan (未来館), que podríamos traducir literalmente como “Museo del Futuro”, aunque su nombre completo y oficial es Museo Nacional de Ciencia Emergente e Innovación (日本科学未来館).

En 2012, por cierto, el Museo celebró sus primeros 10 años de vida por todo lo alto.

El Miraikan está situado en la isla artificial de Odaiba, de la que ya os he hablado en anteriores ocasiones, con lo que si vamos a pasar el día allí, puede ser una opción interesante.

Miraikan-9

¿Qué ver en el Miraikan?

El museo Miraikan cuenta con una exposición permanente y una exposición especial, que va cambiando cada varios meses.

En el momento de nuestra visita había una exposición especial llamada “El fin del mundo – 73 preguntas que debemos responder”, que tenía un precio de entrada aparte del precio del museo y que, a raíz del terremoto de marzo de 2011, intentaba responder a preguntas de por qué todo finaliza, para poder valorar todo lo que tenemos.

Miraikan-10

En la exposición permanente una de las estrellas es la bola del mundo llamada Geo-Cosmos, que cuelga de la entrada. Esta bola gigante tiene más de 10 millones de píxeles y muestra con un increíble grado de detalle nuestro planeta desde diversos puntos de vista: vista desde el espacio, la concentración de CO2 pasada y presente, o incluso como forma de arte.

Además, dentro de la exposición permanente hay secciones sobre el cerebro, el genoma, habitats extremos, espacio y tiempo, la estación espacial internacional (ISS), robótica, etc. De hecho, en la sección de robótica encontramos otra de las estrellas del museo: el robot ASIMO de Honda.

Miraikan-5

El Miraikan tiene también varios eventos programados cada día, entre los que encontramos las demostraciones en las que ASIMO tratará de dejar boquiabiertos al público, cada día a las 11 y a las 14 horas, durante unos 10 minutos. Aunque tened cuidado que por motivos de mantenimiento hay varias fechas en las que estas demostraciones se cancelan. Echad un vistazo a la página del Miraikan para aseguraos de que no hayan cancelado la demo.

Además de esto, también hay demostraciones relacionadas con los superconductores, charlas sobre ciencia, películas en realidad virtual, etc.

Miraikan-8

Por cierto, que como todo buen museo que se precie, el Miraikan tiene una tienda para comprar regalos y una cafetería en la que comer.

Algunas fotos más, en el Flickr de Luis.

Una exposición de retretes y cacas

El 2 julio de 2014 el museo inauguró una (escatológica) divertida e interactiva exposición titulada 「トイレ? 行っトイレ!~ボクらのうんちと地球のみらい」 (“¿Retrete? – Residuos humanos y el futuro de la Tierra”), llena de retretes y cacas a través de la cual el visitante realizaba un viaje por el aparato digestivo y los sistemas de alcantarillado del Japón moderno. La exposición estuvo disponible hasta el 5 de octubre de 2014.

Captura de pantalla 2014-07-03 a la(s) 11.30.20

Esta divertida (pero sumamente escatológica) exposición del Miraikan podría considerarse casi un tributo al retrete y a las heces. De hecho, nada más entrar en la exposición, un enorme retrete nos daba la bienvenida y nos recuerdaba las múltiples comodidades que ofrecen los retretes modernos en Japón: bidé y chorritos de agua varios (con control de presión y temperatura del agua), calefacción en el asiento, tapas que se suben y bajan automáticamente, música, etc.

A partir de aquí, se nos presentaba el resto de personajes que nos acompañaban a través de la exposición: la caca amarilla Buritto-kun, la caca rosa Purittonii-chan, la caca profesor Bender, el rollo de papel higiénico Fukki o la caca azafata Mitsuura.

cacas del miraikan

Todos ellos nos hacían ver lo importante que es el trabajo del retrete y la importancia de las heces. De hecho, era en este momento cuando se nos introduce el término antiguo para referirse al retrete: benjo (便所) que literalmente significa algo así como ‘sitio en el que se recibe información’, haciendo referencia a los datos que podemos obtener sobre nuestra salud y la condición de nuestro cuerpo según el olor, color y textura de nuestras heces. Se nos explicaba que, de hecho, el baño tradicional japonés (en el que uno se sienta de cuclillas) estaba diseñado para poder ver todos esos datos a diario, antes de tirar de la cadena.

museo miraikan

Con total naturalidad, se nos explicaba la importancia de conocer nuestra propia fisiología y  la relación que existe entre nuestra dieta y nuestras heces, que según su forma y textura pueden decirnos si tenemos un sistema digestivo sano o no. Después de realizar nuestra propia escultura en plastilina de nuestras cacas, el personal del museo daba consejos a los niños y a sus familiares en materia de alimentación y costumbres.

cacas y más cacas

haciendo cacas en el museo

Una vez aprendida la lección, los niños recibían un gorro en forma de caca y se tiraban por un retrete gigante (en el que había un tobogán), para seguir el camino de sus heces y conocer el mundo del sistema de alcantarillado japonés y el tratamiento de aguas residuales, uno de los grandes problemas de nuestro tiempo.

museo miraikan

news_large_unchitaishi02

También se presentó a los niños un prototipo de retrete para los viajes espaciales del futuro, que pueda reciclar el 100% de las heces humanas. Finalmente, y como no podía ser de otra forma, la exposición tenía una simpática caca como mascota oficial que bailaba acompañada de una decena de retretes parlantes bailarines en una canción que en su estribillo repetía alegremente arigatoire, una mezcla de las palabras arigato (gracias) y toire (retrete). Y sí, había que cantar al ritmo de la música :)

Captura de pantalla 2014-07-03 a la(s) 12.07.02
Si bien la imagen de una caca sonriente y/o parlante no es extraña en Japón (habrá mil ejemplos, yo recuerdo ahora mismo la caca del manga/anime Dr. Slump, que marcó mi infancia ^^), en la actualidad muchos niños sienten vergüenza a la hora de ir al baño y de hablar de sus deposiciones. Es por eso que la exposición quería hablar con naturalidad y normalidad de las heces humanas y el uso del retrete.

La exposición estaba especialmente pensada para niños, pero sin duda gustó y fue realmente interesante también a mayores. Para los que no pudieron ir, os dejamos con un vídeo para que podáis ver un poquito la exposición:

Datos útiles y cómo llegar

Al final de estos datos tenéis el mapa de siempre, para que no os perdáis, aunque como os he mostrado fotos, es inconfundible e imposible no verlo.

  • Nombre: Miraikan
  • Dirección: 2-3-6, Aomi, Koto-ku, Tokyo.
  • Horario: de 10 a 17 horas, y recomiendan llegar al menos media hora antes del cierre. Los martes, en general, está cerrado salvo algunos martes especiales durante el año en los que también abre.
  • Precio: ver la exposición permanente cuesta 600 yenes para adultos y 200 yenes para menores de 18 años. Hay varios días, que podéis consultar en la web, en la que la admisión es gratis, como en el aniversario del museo (9 de julio) por citar uno.
  • Webhttp://www.miraikan.jst.go.jp/en/
  • Cómo llegar: la mejor manera de llegar desde el centro de Tokio es con la línea Yurikamome, hasta las estaciones de Fune-no Kagakukan o Telecom Center, o bien con la línea Rinkai hasta la estación de Tokyo Teleport, aunque queda algo más alejada. También existe un autobús gratuito que hace un servicio circular por la zona del Tokyo Waterfront y circula cada 17-25 minutos, de 11:00 a 20:00 horas.

Entrada publicada originalmente el 15 de junio de 2012. Última actualización: 1 de noviembre de 2016.