Con una de las estaciones de más tránsito de todo el país, Shinjuku es un barrio que no duerme, lleno de neones y grandes rascacielos. Pero, además de todo esto, es también hogar del callejón Omoide Yokocho (思い出横丁), una estrecha callejuela llena de pequeños bares que nos transporta al Tokio de la década de los 1950.

El callejón Omoide Yokocho (literalmente, “el callejón de los recuerdos”) es una callejuela situada en la salida oeste de la estación de Shinjuku. Y en ella encontramos unas 70 pequeñas barras o bares especializados en brochetas a la parrilla yakitori.

El estrecho callejón Omoide Yokocho

El estrecho callejón Omoide Yokocho

Brochetas yakitori en un bar de Omoide Yokocho

Brochetas yakitori en un bar de Omoide Yokocho

El callejón, estrecho, algo sucio y destartalado, recibe el apodo del “callejón del pis”. Y es que en la década de 1940, cuando no había baños en las inmediaciones del callejón, los clientes orinaban en la calle, cerca de las vías del tren. Actualmente hay unos baños públicos justo en plena callejuela y algunos de los locales tienen baños propios; sin embargo, el apodo ha sobrevivido igualmente hasta nuestros días.

A pesar de que fue destruido en un incendio en 1999, fue reconstruido a imagen y semejanza de lo que era, con lo que el callejón Omoide Yokocho sigue manteniéndose fiel a su estilo. De esta forma nos ofrece un fantástico lugar donde tomar brochetas y casquería y beber cerveza, sake, shochu o highballs en un ambiente nostálgico de antaño.

Omoide Yokocho en Shinjuku

Una de las entradas de Omoide Yokocho

La historia de Omoide Yokocho

Shinjuku siempre ha tenido gran importancia en el desarrollo de la ciudad de Tokio. Si bien actualmente la estación de Shinjuku es la estación más concurrida del mundo, con 3,5 millones de pasajeros al día, antes de la Segunda Guerra Mundial ya era un importante núcleo comercial y de tránsito de personas.

En los alrededores de la estación se encontraban puestos callejeros que vendían ropa, zapatos, jabón y otros productos de primera necesidad, además de libros y artículos de segunda mano. Además, también había pequeños puestos de comida callejera con oden, patatas hervidas, dulces tradicionales, tempura, tsukudani (alga hervida en soja), etc.

Desgraciadamente, la zona quedó completamente destruida tras la guerra, como tantas otras en la capital japonesa. Pero en 1946 los puestos volvieron a surgir alrededor de una única calle marcada con el letrero Lucky Street (ラッキーストリート). Aquí se encontraba un auténtico mercado negro al que acudían los vecinos de la ciudad a conseguir todo tipo de productos que no podían ser encontrados en ninguna otra parte. Sin embargo, en 1947 el gobierno restringió el comercio y pasó a controlar muchos bienes como la harina para hacer fideos udon o ramen o los dulces Imagawa-yaki.

 Zona oeste de Shinjuku en 1950 (imagen de la página oficial de Omoide Yokocho)

Zona oeste de Shinjuku en 1950 (imagen de la página oficial de Omoide Yokocho)

Es por ello que que muchos comerciantes, ante la imposibilidad de vender los productos de siempre, comenzaron a comerciar con casquería que traían las tropas estadounidenses de la ocupación aliada. Así, comenzaron a preparar y vender brochetas yakitori, una comida callejera que estaba muy de moda en la época. Este tipo de puestos proliferaron y de hecho se popularizaron los locales llamados “Yakitori Cabaret”, donde los clientes podían comer brochetas yakitori y beber shochu acompañados de hostess.

La zona prosperó y, en 1959, había ya unos 300 locales situados entre la calle Koshu y la calle Ome especializados en estas brochetas. Sin embargo, la gran mayoría de ellos se vieron obligados a cerrar por ocupación ilegal, pues por allí iba a pasar la extensión de una línea de metro y la construcción de una nueva terminal de pasajeros. Tan sólo se salvaron los locales situados desde el edificio Shinjuku Nishiguchi Kaikan (actual centro comercial Palette) hasta la calle Ome, todo locales de yakitori o mochiyaki.

Y es justamente esta zona la que hoy llamamos Omoide Yokocho, un callejón en pleno barrio de Shinjuku que nos traslada, sin duda alguna, al Tokio del periodo Showa (1926-1989).

Algunos locales sólo tienen una barra

Algunos locales sólo tienen una barra

Omoide Yokocho en la actualidad

A pesar del crecimiento y reconstrucción constante de Shinjuku, el callejón Omoide Yokocho se ha mantenido impasible a los cambios que le rodean. Gracias a esto hoy nos permite viajar en el tiempo e imaginar cómo era la vida en el Tokio de la recuperación en la posguerra.

El callejón da cobijo a unos 70 locales, situados uno al lado del otro en un par de estrechas calles. La gran mayoría de estos pequeños locales están especializados en las mencionadas brochetas yakitori y en muchas ocasiones son pequeñas barras con una capacidad para 8 o 10 personas.

Típico local de Omoide Yokocho

Típico local de Omoide Yokocho

Típica barra de Omoide Yokocho

Típica barra de Omoide Yokocho

Las brochetas yakitori de Omoide Yokocho van desde las brochetas clásicas de carne de pollo con cebolleta, piel o hígado a otras creaciones con otro tipo de carnes y verduras. Si no os gusta la casquería, os recomendamos leer bien las descripciones de la carta o fijaros bien en las fotos (aunque no las hay en todos los restaurantes). Y es que es habitual que en los sets típicos haya brochetas de piel de pollo, de hígado, de lengua de ternera, de riñones, de intestinos…

Recordamos una vez en 2007 cuando nos sentamos a tomar unas brochetas en uno de estos locales de Omoide Yokocho. Estábamos muy cansados después de un día de turismo (y de tres semanas previas recorriendo medio Japón), así que no nos fijamos demasiado y pedimos un set típico de brochetas con una cerveza… y claro, en el set sólo venía una brocheta de las típicas de carne de pollo con cebolleta; el resto eran brochetas de casquería que no nos terminaron de gustar… ¡suerte de la cerveza que nos ayudó a tragar sin masticar demasiado! ^^

Se notaba que en aquella época, los restaurantes no tenían tanto visitante de fuera de Japón. Y es que no había cartas con fotos y, como en muchos restaurantes tradicionales, los nombres de los platos estaban escritos en una pared interior, con los precios también con números en caracteres japoneses. Así que, sin saber japonés, no sabías ni qué comías ni cuánto costaba. Por suerte, las cosas han mejorado algo y, como podéis comprobar en algunas de las fotos, varios lugares tienen información algo más visual.

Típica barra de Omoide Yokocho

Típica barra de Omoide Yokocho

El callejón es estrecho y está lleno de locales uno al lado del otro

El callejón es estrecho y está lleno de locales uno al lado del otro

De hecho, uno de los locales más populares de Omoide Yokocho es el bar Asadachi (朝起), que sirve especialidades tan curiosas como sashimi de rana, testículos de cerdo o pene de caballo… ¡está claro que es para valientes!

Para los que seáis como nosotros y no os guste demasiado la casquería, os recomendamos probar las brochetas de pollo toriniku, de albondigas de pollo tsukune, de alitas de pollo tebasaki o de puerro envuelto en beicon, por ejemplo, que son todas opciones muy “seguras”.

Cocinando a la parrilla

Cocinando a la parrilla

El callejón Omoide Yokocho

El callejón Omoide Yokocho

Si visitáis Omoide Yokocho en invierno veréis que muchos locales sirven otra especialidad favorita de los japoneses en los meses más fríos: el oden, un tipo de estofado con caldo hecho con alga konbu.

Pero además de locales especializados en brochetas yakitori, también hay locales de tipo izakaya con una carta más variada, como por ejemplo Torien (鳥園) o Torobako (トロ函), donde además podéis probar el típico grill portátil shichirin para cocinar marisco a vuestro gusto. También hay un buen local de fideos soba llamado Kameya (かめや), un restaurante chino llamado Gifuya (岐阜屋) con gyozas, ramen, arroz frito y un local especializado en brochetas de anguila llamado Kabuto (カブト), además de cafeterías tradicionales y bares de estilo occidental.

Cabe destacar el local de tipo izakaya Kikuya (きくや) donde se inventó el chuhai o shochu highball, una mezcla de shochu o whisky con gaseosa; y también el local Nogataya (やきとん 野方屋) especializado en yakiton, es decir, brochetas con carne de cerdo (y no de pollo, como es habitual).

Además, en sus inmediaciones también encontramos varias cadenas de comida rápida japonesa, como Coco Ichibanya (especializada en curry japonés) y hasta un local de nuestro ramen favorito de Kitakata: Kitataka Ramen Bannai.

Algunos locales son más gaijin-friendly que otros (gaijin-friendly significa que son “aptos” para que los extranjeros puedan disfrutar de ellos sin problemas). Así que para los que busquéis menús en inglés y un ambiente agradable, os recomendamos los locales de Hinadori (ひな鳥). Para los más atrevidos, siempre podéis ir a cualquiera de los bares de yakitori y pedir su osusume, es decir, su recomendación o plato estrella.

Tenéis algunos restaurantes marcados en este pequeño mapa y tenéis descripciones de todos en la página oficial del callejón aquí.

El callejón Omoide Yokocho celebra todos los años a mediados de octubre su propio festival de otoño (Omoyoko Aki Matsuri, 思横秋祭り). En este festival podemos probar tapas especiales en los locales participantes y participar en sorteos con premios variados. Tenéis algo más de información en la página oficial.

Además, todos los años a mediados de septiembre, los locales de Omoide Yokocho, junto con el resto de negocios de la zona cercana a la estación de Shinjuku, Nishi-Shinjuku y Kabukicho, participan en el gran festival del santuario Kumano (Kumano Jinja Reidaisai, 熊野神社例大祭). El santuario lleva siendo el santuario local de los vecinos y negocios de Shinjuku desde hace más de 600 años, por lo que su festival es celebrado por todos.

Durante dos días a mediados de septiembre podemos disfrutar de la procesión del mikoshi o altar portátil del santuario Kumano por las calles de Shinjuku… ¡y también por Omoide Yokocho! Además de la procesión del mikoshi, hay actuaciones especiales y un montón de puestos de comida callejera.

Shinjuku-98

Finalmente, es importante tener en cuenta los siguientes puntos a la hora de visitar Omoide Yokocho:

  • Las brochetas son relativamente baratas y cuestan entre 100 y 300 yenes cada una, pero normalmente en lo que más dinero nos gastaremos será en la bebida. Además, muchos locales nos van a cobrar un cargo extra por comensal (nos servirán un aperitivo llamado otooshi incluido en ese cargo) y normalmente los precios vienen sin impuestos. Además, es recomendable llevar dinero en metálico, porque muchos locales no aceptan tarjetas de crédito.
  • Normalmente tendremos que escoger si queremos las brochetas con sal o con salsa yakitori. Ambas opciones están deliciosas, pero a nosotros nos gustan mucho más con salsa.
  • Si sois vegetarianos, os recomendamos comer en algún otro lado antes y probar alguna brocheta de verduras aquí, porque las opciones son muy limitadas (y todas se preparan en la misma plancha, además).
  • Los locales son pequeños y estrechos, así que no es recomendable ir con maletas o bolsas grandes.

Si quieres disfrutar de una excursión nocturna por Omoide Yokocho y Golden Gai acompañado de un guía japonés que te llevará a los mejores bares y te ayudará a pedir las tapas más típicas, puedes ver esta excursión de nuestro proveedor de confianza.

Extremo del callejón

Extremo del callejón

Cómo llegar

El callejón Omoide Kokocho está a pocos metros de la salida oeste de la estación de Shinjuku. Al salir de la estación, caminamos en dirección norte por la acera de la derecha dejando el centro comercial Keio a nuestra izquierda y giraremos a la derecha cuando veamos la tienda de UNIQLO. Y justo allí veremos el cartel verde de entrada a Omoide Yokocho.

Por la estación de Shinjuku pasan líneas de JR (la Yamanote entre ellas) y líneas privadas de Odakyu, Keio y Seibu, además de las líneas de metro Marunouchi y Toei-Oedo. Así que es muy fácil llegar hasta aquí desde cualquier punto de la ciudad.

Recordad que tenéis el callejón y otros muchos puntos destacados de Tokio en nuestro mapa general de la ciudad, que además podéis usar durante vuestro viaje por Japón, como os contamos en nuestra página de Mapas.

¡Disfrutad de Tokio y de sus callejones!

Suscríbete a la newsletter de Japonismo

Cada mes enviamos una newsletter con contenido interesante sobre Japón. Si quieres estar al tanto de todo lo que se mueve en Japonismo, ¡únete!

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.