Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

La Llama de la Paz de Hiroshima es otro de los componentes que podemos ver en el Parque Conmemorativo de la Paz, y como siempre os decimos, una de las visitas más recomendables en esta ciudad.

Esta llama se encendió el 1 de agosto de 1964 y no ha dejado de arder desde entonces. Es otro homenaje más a las víctimas de Little Boy, la bomba atómica que detonó sobre Hiroshima el 6 de agosto de 1945 y tiene, además, otro significado: permanecerá encendida hasta que todas las bombas nucleares de nuestro planeta hayan sido destruidas y estemos libres de la amenaza de aniquilación total nuclear.

Parque Conmemorativo de la Paz de Hiroshima-37

El diseño del pedestal, obra del arquitecto Tange Kenzo, como tantas otras obras de este Parque Conmemorativo de la Paz, sugiere dos manos juntadas a la altura de la muñeca y con las palmas dobladas de forma que éstas apunten hacia el cielo. Expresa así las condolencias por las víctimas así como el deseo de la abolición de todas las armas nucleares y de una paz mundial duradera.

Todos los años, además, se hace un relevo en el que representantes de cada comunidad corren por ciudades y pueblos de la Prefectura de Hiroshima pidiendo la abolición de las armas nucleares y una mejora de las condiciones de asistencia a los supervivientes, mientras se usa la llama para encender otras llamas como símbolo de paz.

Parque Conmemorativo de la Paz de Hiroshima-41

Cuando nos situamos delante del Museo Conmemorativo de la Paz, y mirando hacia la Cúpula de la Bomba Atómica, podemos ver esta Llama de la Paz detrás del Cenotafio, y sobre el Estanque de la Paz.

[mapsmarker marker=”78″]