¡JAPÓN EN IMÁGENES, NUESTRO NUEVO LIBRO, YA EN PREVENTA!
Únete a la Comunidad Japonismo
Carroza Funeboko durante el Gion Matsuri
Gion Matsuri © Luis Rodríguez

Gion Matsuri: guía para disfrutar del festival más importante de Kioto

Última actualización:

El Gion Matsuri (祇園祭) es uno de los tres grandes festivales de Kioto, junto con el Jidai Matsuri y el Aoi Matsuri y, para nosotros, el más bonito de los tres.

Se celebra todos los años durante el mes de julio, pero no hace falta que estés en Kioto todo el mes. De todos los eventos que se realizan destacamos tres: las tres noches Yoiyama, del 14 al 16 de julio; el desfile principal de carrozas Yamaboko del 17 de julio y el desfile Hanagasa del 24 de julio.

Si estás visitando la región de Kansai en julio, resérvate al menos un día para este festival. A continuación te damos todos los detalles para que lo disfrutes al máximo. Y aunque hay muchos artículos sobre este festival en la web, hemos comprobado que ni en español ni en inglés existe nada tan detallado como éste.

Grandes carrozas yamaboko desfilan por las calles de Kioto
Grandes carrozas yamaboko desfilan por las calles de Kioto

Breve historia del Gion Matsuri

El Gion Matsuri es un festival con más de 1100 años de historia. Data del año 869 cuando Kioto era la capital de Japón y el país fue víctima de una gran plaga. El emperador envió un mensajero especial al santuario Yasaka para que construyera 66 alabardas, un arma parecida a una lanza. Cada una de ellas representaba a cada una de las 66 provincias que tenía el país. Tras su construcción, el mensajero tenía que rezar en el santuario por el fin de la plaga.

La elección del santuario Yasaka no fue casual. El hermano de la diosa del sol Amaterasu, quien se creía tenía el poder poco habitual de combatir las epidemias, estaba consagrado en este santuario. Y para la ocasión se construyeron unas carrozas que desfilaron por el centro de la ciudad para pedir clemencia a los dioses.

El espíritu de la deidad se trasladó temporalmente a esas carrozas, al más puro estilo sintoísta. Curiosamente la plaga desapareció, dando origen a la tradición del Gion Matsuri.

A finales del periodo Kamakura (1185-1333), sin embargo, el festival dejó de ser un simple ritual religioso. Se convirtió entonces en un espacio donde mercaderes y artesanos mostraban sus riquezas con carrozas hoko muy elaboradas que se acompañaban de música y bailes. Se importaron decoraciones y ornamentos de China, Corea, Persia, Holanda y Francia. Desde entonces el festival se ha celebrado año tras año.

Desfile de carrozas del festival Gion Matsuri
Desfile de carrozas del festival Gion Matsuri

La comunidad del festival

El Gion Matsuri no podría existir sin la colaboración de las asociaciones vecinales. Cada una de estas asociaciones cubre media manzana o media cuadra. Para entendernos, cada manzana o cuadra se divide en dos partes de manera diagonal, como si fuera un sándwich. Y cada mitad es «propiedad» de una de estas asociaciones.

Cada una de ellas se encarga tradicionalmente de mantener, cuidar y decorar una carroza así como sus tesoros culturales. Por lo que la opulencia de las carrozas era, sobre todo en el pasado, una muestra de la salud económica de las familias de mercaderes de kimonos de la zona.

Tsuki Boko en las noches previas al Gion Matsuri
Tsuki Boko en las noches previas al Gion Matsuri

No obstante, con la ruptura de la burbuja económica de la década de 1990, los mercaderes de kimonos se vieron muy afectados. Fue entonces cuando el festival comenzó a depender en mayor medida de subsidios gubernamentales, así como del turismo y de patronazgos individuales y corporativos.

Hoy en día acuden cada año más de un millón de personas para disfrutar del Gion Matsuri. Y todas ellas pueden formar parte de esa «comunidad del festival».

Tu participación puede ser simplemente disfrutando del espectáculo o comprando amuletos y recuerdos en las carrozas, por ejemplo. Es una manera de devolver a los organizadores todo su esfuerzo y ayudar a mantener el festival con vida.

Las noches yoiyama antes del Gion Matsuri

Durante todo el mes de julio Kioto vive el fervor de uno de sus grandes festivales. Las carrozas se van montando y preparando en las calles del centro de la ciudad.

Y, finalmente, tres días antes del desfile que paraliza la antigua capital, Kioto disfruta de las carrozas en las llamadas noches «previas» del Gion Matsuri. Estas noches previas son siempre el 14, 15 y 16 de julio de cada año.

Noches yoiyama
Noches yoiyama

En conjunto, estas tres noches reciben el nombre de «noches yoiyama«. La noche del 14 de julio se llama yoiyoiyoiyama  (宵々々山), mientras que la del 15 de julio recibe el nombre yoiyoiyama (宵々山) y la del 16 de julio, yoiyama (宵山).

Son noches ideales para pasear por el centro de la ciudad, porque se corta el tráfico de la zona desde las 18:00 hasta las 23:00 horas. Y poder caminar por la calzada de las calles del centro de Kioto, generalmente muy atascadas por el gran tráfico que hay en la ciudad, es una verdadera maravilla.

Noches yoiyama
Noches yoiyama

Las carrozas están expuestas e iluminadas por todo el centro de Kioto creando un ambiente muy especial. En el mapa específico sobre este festival que hemos creado y que te enlazamos al final del post tienes la localización de todas ellas.

Es especialmente bonito ver las carrozas expuestas cuando cae la tarde y el cielo adquiere tonalidades anaranjadas y se empiezan a encender los farolillos de las carrozas. Verás a los miembros de las asociaciones subidos en varias de ellas tocando música, aunque las carrozas permanezcan estáticas durante estas noches.

Noches yoiyama
Noches yoiyama

Pero además de poder ver de cerca las carrozas en el centro de Kioto durante estas noches, también puedes subir a alguna de ellas y comprar amuletos y recuerdos de cada carroza.

Es el momento ideal para comprar un recuerdo de tu experiencia en el Gion Matsuri, en un momento único. De esta forma, además, apoyas a todos los voluntarios y grupos que año tras año trabajan para dar vida a este festival.

De entre los amuletos que puedes comprar, destacan dos. Por un lado están los amuletos gobu, específicos de la deidad o temática de cada carroza y que son únicos de este festival. Por otro, tienes los amuletos chimaki, que se colocan en la entrada de las casas para protegerlas de todo mal.

Calle Shijo con tres de las grandes carrozas expuestas
Calle Shijo con tres de las grandes carrozas expuestas

Por ejemplo, los amuletos gobu de la carroza Urade Yama son específicos para tener un buen parto. Así que pueden ser perfectos si estás embarazada (o quieres quedarte embarazada). O, por supuesto, resultan perfectos para regalar a amigas o familiares que lo estén. Lo mejor es recorrer todas las carrozas para ver qué amuletos hay en cada una de ellas.

Además, en las calles cercanas hay decenas de puestos de comida típica de festivales como takoyaki, okonomiyaki, yakitori, taiyaki, dango, etc.

Venta de amuletos y recuerdos en las carrozas expuestas en el centro de Kioto
Venta de amuletos y recuerdos en las carrozas expuestas en el centro de Kioto

El ambiente es muy especial, con jóvenes y mayores paseando vestidos con yukata. Y siempre al son de la música tradicional Gion-bayashi en absolutamente cada rincón.

Puedes encontrar todas las carrozas al oeste de la calle Karasuma, entre las calles Gojo, Shijo y Oike. Como decíamos, su ubicación exacta la tienes en el mapa específico del festival. Eso sí… ¡prepárate para el gentío!

Gente y más gente en las noches yoiyama
Gente y más gente en las noches yoiyama

Festival de los biombos

Asimismo, algunas casas tradicionales del antiguo barrio de mercaderes de kimonos abren sus puertas al público. Así, además de ver las carrozas expuestas tienes una oportunidad única de entrar en casas tradicionales de la antigua capital. Es el llamado Byobu Matsuri o el festival de los biombos.

Verás estas casas paseando por las callejuelas del centro de Kioto. Y si te animas a entrar, no sólo podrás admirar preciosos biombos en exposición, sino también kimonos, armaduras y todo tipo de reliquias familiares. Puedes saber más sobre el kimono en nuestro artículo especial sobre la vestimenta tradicional japonesa.

Byobu Matsuri o festival "de los biombos"
Byobu Matsuri o festival «de los biombos» en Emura Shoten

Aunque estas casas las encontrarás mientras paseas por el centro, destacamos algunas a continuación. Y como siempre, las tienes todas marcadas en el mapa que hemos creado para este festivall:

  • Residencia Hata. En la asociación de la carroza Taishi Yama puedes entrar en la preciosa casa de estilo tradicional de Kioto (llamada kyo-machiya, en japonés) de la familia Kata. Este edificio sigue siendo la residencia de la familia Hata, quien la abre al público de vez en cuando durante la celebración del festival. En su interior puedes ver en exposición tesoros de la comunidad vecinal, como tapices indios del siglo XVIII, tapices de Vietnam, decoraciones doradas con forma de dragón, etc.
  • Residencia Sugimoto. Los tesoros de la carroza Hakuga Yama se exponen en la histórica residencia de la familia Sugimoto, abierta al público durante el festival. Hay que pagar para entrar, pero es una manera de mantener esta importante propiedad cultural.
  • Residencia Nagae. La familia Nagae se dedica desde hace varias generaciones a la venta y distribución de kimonos. Su preciosa casa tradicional fue declarada Propiedad Cultural Tangible de la ciudad de Kioto en 2005. Se encuentra en el barrio de la carroza Funa Hoko y durante el Gion Matsuri abre sus puertas para participar en el festival de los biombos.
Byobu Matsuri o festival "de los biombos"
Byobu Matsuri o festival «de los biombos»

Otros puntos destacados en el centro de Kioto

De paseo por el centro de Kioto puedes disfrutar de otros puntos turísticos interesantes. A continuación mencionamos un par de lugares relacionados de alguna manera con el festival. También los tienes marcados en el mapa:

  • Santuario Kandaijin. En este pequeño santuario está consagrado Sugawara Michizane, deificado posteriormente como Tenjin. En este lugar de la ciudad se encontraba la casa de la familia donde se supone que nació Sugawara. Además, el santuario es conocido porque aquí hay un antiguo pozo. Se cree que la familia sacó agua de este pozo para preparar el primer baño de Sugawara tras su nacimiento.
  • Calle Bukkoji. La cuadra entre las calles Nishinotoin y Aburanokoji está repleta de edificios tradicionales. Muchos de ellos siguen siendo propiedad de mercaderes y empresas relacionadas con el mundo de los kimonos. Destaca también el precioso ryokan Hana-ya.
Calle Bukkoji
Calle Bukkoji

Te dejamos con un breve vídeo de nuestro canal de Youtube para que puedas ver el ambiente de las noches Yoiyama. Grabamos el vídeo en julio de 2019, durante una de las noches previas al Gion Matsuri… ¡y fue maravilloso!

Saki Matsuri: El gran desfile

El día 17 de julio es el día grande del Gion Matsuri, el día del gran desfile de carrozas yamaboko o Saki Matsuri (前祭, que significa «el festival previo»o «de antes»). El desfile comienza a las 09:00 horas y suele durar hasta las 13:00 horas, aunque siempre va con retraso.

El recorrido de las carrozas es de 3 kilómetros a lo largo de las calles Shijo, Kawaramachi y Oike, en pleno centro de Kioto. Si tienes un día para pasar en Kioto en julio, el 17 de julio es el mejor, sin lugar a dudas.

Existen dos tipos de carrozas yamaboko: las hoko, más grandes y las yama, más pequeñas. Las carrozas hoko pesan entre 7 y 12 toneladas y miden unos 25 metros, por lo que necesitan entre 30 y 40 personas para moverse por las calles de Kioto.

Existen 10 carrozas hoko, seis de las cuales tienen un gran mástil (shingi, en japonés) con preciosas decoraciones. Estos mástiles recuerdan y representan las 66 alabardas del origen del festival.

Las carrozas yama, por otro lado, pesan entre media y una tonelada y miden unos 6 metros. Por su tamaño, tan sólo necesitan entre 15 y 25 personas para desfilar. Existen 23 pequeñas carrozas yama en las que habitualmente encontramos imágenes de importancia. En vez del gran mástil suelen tener un pino sagrado en representación de esas alabardas originales.

Carroza hoko (a la derecha) seguida de dos carrozas yama
Carroza hoko (a la derecha) seguida de dos carrozas yama

Y como puedes comprobar con las fotos, cada carroza es una obra de arte en sí misma. Decoraciones de la antigua China y Corea, textiles impresionantes del barrio de Nishin de Kioto, pero también de Persia, Francia y hasta Bélgica. Todo en estas carrozas es un espectáculo y una colección diversa, única y curiosa.

Además, hay que tener en cuenta que durante el periodo Edo Japón estuvo cerrado al exterior. Pero a pesar de ello, los mercaderes de kimonos de Kioto consiguieron superar las trabas e importar objetos exóticos del mundo. Si miras los tapices que decoran las carrozas verás a Helena de Troya o a sabios taoístas… ¡una mezcla fascinante y exótica!

Músicos en una carroza durante el desfile
Músicos en una carroza durante el desfile

Además de los tapices, las carrozas lucen otras decoraciones preciosas, obra de una gran escuela de artesanos de Kioto entre los que destacaban escultores, talladores de madera, herreros, tejedores, pintores y bordadores. Las tallas de madera y decoraciones en barandillas, techos y postes son un legado de gran importancia cultural.

Finalmente, las carrozas de mayor tamaño van repletas de músicos que tocan tocan instrumentos tradicionales como la flauta o el tambor ataviados con yukata o happi. No es de extrañar que se necesiten tantas personas para mover estas grandes carrozas.

Hombres tirando de una de las grandes carrozas
Hombres tirando de una de las grandes carrozas

Todos los años suelen participar en el desfile 10 carrozas hoko y 23 carrozas yama. El orden del desfile se decide por sorteo cada año, a excepción de la carroza Naginata Hoko, que siempre es la primera en desfilar.

En ella se encuentra el niño chigo, un niño maquillado y vestido con ropas tradicionales sintoístas con un ave fénix de oro en la cabeza.

El niño chigo representa al paje enviado en el origen del festival para aliviar la plaga que azotaba el país. Este niño es escogido entre los hijos de las familias de mercaderes de Kioto y la elección es todo un honor.

Este niño chigo tiene que pasar por varias ceremonias de purificación antes de ser llevado en brazos y subir a la carroza. Además, no debe tocar el suelo, como «ser celestial» que es. Cuando el niño chigo corta una cuerda sagrada shimenawa, da comienzo el gran desfile.

Niño chigo en la carroza Naginata Hoko
Niño chigo en la carroza Naginata Hoko

El impresionante giro de las carrozas

El gran atractivo del desfile, además de las carrozas y los trajes de los participantes, es el giro de intersecciones o tsuji-mawashi en japonés.

Ver el esfuerzo que supone tomar las curvas en las intersecciones del recorrido es algo único. Sobre todo en el caso de las carrozas hoko, las más grandes y pesadas. Porque aunque veas que estas carrozas tienen ruedas, éstas son fijas y no giran.

Preparando la carroza para girar
Preparando la carroza para girar

Por ello, al llegar a una intersección los participantes de cada carroza hoko deben detenerse para proceder al giro. Gracias a una combinación de listones de madera de bambú, agua y cuerdas, pero sobre todo fuerza e ingenio, consiguen girar la carroza.

Para comenzar a girar la carroza, se colocan una serie de listones de madera de bambú en el suelo, alrededor de las ruedas. De esta forma, cuando comience el esfuerzo de girado de la carroza, ésta tendrá una superficie con menor rozamiento sobre la que desplazarse, facilitando el giro.

Colocando las varas de bambú en las ruedas
Colocando las varas de bambú en las ruedas

Además, esos listones de madera se mojan con agua para ayudar aún más al deslizamiento de las ruedas sobre ellas. Cualquier ayuda es poca si recuerdas que los ejes de las ruedas son fijos y no giran.

Una vez las maderas se han colocado correctamente el jefe de grupo da la orden de tirar de la cuerda. Al ritmo de gritos de ánimo, los participantes con abanicos en la cabecera de la carroza mueven su cuerpo y sus abanicos en la dirección correcta.

Entonces el resto de miembros del equipo de la carroza tiran de la cuerda para arrastrar lateralmente la carroza sobre los listones de madera mojados.

Realizando el primer giro de rueda
Realizando el primer giro de rueda

Es habitual tener que hacer al menos dos veces este proceso para que una carroza grande complete un giro completo. El proceso siempre será el mismo: colocar las varas de bambú, mojarlas y tirar de la cuerda, arrastrando la carroza lateralmente hasta dejarla en la dirección correcta.

Y los capataces de la carroza, situados en la parte delantera, siempre indicarán el movimiento con sus abanicos. Ciertamente, es un proceso muy curioso y emocionante de ver que impresiona a todo el público que se agolpa en las intersecciones del recorrido.

Realizando el segundo giro de rueda
Realizando el segundo giro de rueda

Una vez la carroza ha girado por completo, los participantes recogen todas las varas de bambú y las guardan debajo de la carroza… ¡hasta el siguiente giro!

En las intersecciones de Shijo/Kawaramachi y Kawaramachi/Oike es donde se suele acumular más gente. Más que nada porque estas dos intersecciones son las mejores para disfrutar de los pesados y tradicionales giros de las carrozas. No obstante, suele haber huecos para disfrutar del espectáculo en el resto del recorrido.

Carrozas del Saki Matsuri

A continuación te mostramos las carrozas que participan en el Saki Matsuri del 17 de julio. Comenzamos con las grandes carrozas hoko y a continuación seguimos con las pequeñas carrozas yama.

Una breve nota, antes de empezar. Por motivos fonéticos y de evolución de la pronunciación del japonés, el término hoko se pronuncia boko cuando es el sufijo del nombre de la carroza. Así, por ejemplo, la carroza Naginata se escribe como «Naginata Hoko» pero se pronuncia «Naginata Boko». En romaji, puedes encontrarlo escrito como Naginata-hoko y como Naginata-boko.

Naginata Boko

El orden de las carrozas que salen en desfile el 17 de julio se sortea todos los años. Sin embargo, las normas del festival establecen que la carroza Naginata Boko (長刀鉾) siempre es la primera en salir. Sin duda, es la carroza más representativa y famosa de todo el Gion Matsuri.

Naginata significa «alabarda» en japonés y hace referencia a la especie de alabarda que hay justo en la cima de su poste shingi. Se cree que gracias a esta alabarda, que representa aquellas que originaron el festival, esta carroza tiene el poder de alejar todo mal.

Naginata Hoko
Naginata Boko

Su alabarda es obra del famoso herrero del siglo X, Sanjo Munechika. Este herrero es conocido por haber fabricado algunas de las mejores espadas de la historia de Japón. Gracias a ello, es el protagonista de la famosa obra de teatro noh, Kojiki.

En el pasado, todas las carrozas del Gion Matsuri tenían un pequeño niño chigo. Actualmente, sin embargo, la carroza Naginata Boko es la única en la que hay un niño chigo (un niño de verdad, que en otras hay un muñeco que de lejos puede confundirte). Sus tapices, además, son auténticas obras de arte, procedentes de la antigua Persia, China, Corea o Mongolia.

Músicos y tapices de la carroza Naginata Hoko
Músicos y tapices de la carroza Naginata Boko

Durante las noches yoiyama, si compras un amuleto de Naginata Boko podrás entrar a ver las reliquias y tesoros de su asociación vecinal.

Podrás fijarte de cerca en la belleza de su arte, como por ejemplo ese kimono de damasco, tejido a mano antes de que existieran telares de Jacquard. Una demostración de la sofisticación de los mercaderes de kimonos de Kioto, sin duda.

Tallas y decoraciones de la carroza Naginata Hoko
Tallas y decoraciones de la carroza Naginata Boko

Kanko Boko

La tradición marca que la carroza Kanko Boko (函谷鉾) sea la segunda de las grandes carrozas hoko en salir a desfilar. Eso sí, siempre hay pequeñas carrozas yama que salen entre la carroza Naginata Boko, que es la primera carroza hoko en desfilar, y ésta.

Según parece, el nombre de la carroza hace referencia a una anécdota que sucedió en el paso Kanko (Hangu, en chino) de la provincia china de Shaanxi.

Carroza Kanko Hoko
Carroza Kanko Boko

Durante el periodo de los Reinos Combatientes (475–221 a.e.c.), Mengchang (uno de los llamados «cuatro señores» y futuro canciller de Qi y Wei) se vio forzado a escapar por el paso, que estaba cerrado de noche. Según parece, uno de sus hombre imitó el sonido del gallo para que los guardas pensaran que estaba amaneciendo y abrieran las puertas del paso.

La razón por la que se eligió ese nombre para esta carroza no está clara. Lo curioso es que si bien el pase Hangu es conocido como el lugar de nacimiento del taoísmo, no hay ninguna imagen taoísta en esta carroza. Aunque sí las hay en otras… ¡es todo un misterio!

Carroza Kanko Hoko
Carroza Kanko Boko

Como tantas otras carrozas del festival, esta carroza mezcla piezas de arte occidental y oriental. De todas ellas destaca el tapiz gobelino de la parte delantera que muestra una escena del Génesis del Antiguo Testamento.

Curiosamente, en la parte trasera hay un biombo con una caligrafía de Kobo Daishi, fundador de la secta shingon del budismo japonés. Kobo Daishi es famoso por ser el responsable de establecer Koya-san y la peregrinación de los 88 templos de Shikoku, entre otras cosas.

Carroza Kanko Hoko
Carroza Kanko Boko

Si la carroza Naginata Boko es conocida por su apego a la tradición, la carroza Kanko Boko es conocida por todo lo contrario: su pasión por innovar y modernizarse.

Por ejemplo, desde hace más de 20 años en esta carroza es habitual ver a mujeres como parte del elenco de músicos. Algo sorprendente, teniendo en cuenta que en el festival tradicionalmente sólo participan hombres.

Kikushi Boko

El nombre de la carroza Kikushi Boko (菊水鉾, que significa «carroza del agua de los crisantemos») hace referencia a una leyenda china de la dinastía Chou.

Según esta leyenda, un niño llamado Kikujido («niño crisantemo» en japonés) que vivía solo en las montañas consiguió la eterna juventud al beber el agua de rocío de unas flores de crisantemo.

Kikusui Hoko
Kikusui Boko

Según parece, un discípulo del gran maestro de la ceremonia del té Sen no Rikyu encontró un pozo de agua algo dulce cerca de una cabaña para ceremonias del té, en la zona de esta carroza.

El discípulo nombró al pozo «Kikusui», en referencia a la leyenda china. Y de ahí surgió el nombre de esta carroza. Por este motivo, en lo alto del poste de esta carroza hay una flor de crisantemo, así como en las ruedas.

Y también se expone un muñeco a tamaño real que simboliza al niño de la leyenda en el interior de la carroza. Ambas imágenes son el deseo de longevidad y juventud eterna para todos los participantes y espectadores del festival.

En la cima de la carroza Kikusui Hoko
En la cima de la carroza Kikusui Boko

Si te fijas bien, verás que hay imágenes de crisantemos en muchas partes de esta carroza, desde tallas de madera a decoraciones en las ruedas. Eso sí, lo que se puede ver en la actualidad es una reproducción de 1953, pues la carroza original se quemó en un gran incendio en 1864.

La comunidad vecinal de esta carroza tiene una gran relación con el mundo del té desde el siglo XVI, cuando se descubrió el pozo que dio nombre a la carroza.

Ruedas con decoraciones de crisantemos de la carroza Kikusui Hoko
Ruedas con decoraciones de crisantemos de la carroza Kikusui Boko

Durante las noches yoiyama, además de ver los tesoros de la carroza, puedes disfrutar de un té matcha y un dulce tradicional, en una auténtica ceremonia del té al estilo Urasanke. Y además recibirás un pequeño platito con forma de crisantemo de recuerdo. Es una oportunidad fantástica, así que si puedes, aprovéchala.

Tsuki Boko

La carroza Tsuki Boko (月鉾 o «carroza de la luna») se distingue por su decoración con forma de medialuna en lo alto del poste central. La luna siempre ha sido una imagen recurrente en el arte japonés, por lo que no es extraño que también haya una carroza dedicada a ella.

Tsuki Hoko
Tsuki Boko

La deidad de la luna también es la deidad del agua. Además, según las leyendas japonesas (recuerda el Tsukimi, la primera luna de otoño), en la superficie de la luna se puede ver un conejo haciendo mochi. Ésa es la razón por la que hay motivos acuáticos y tallas de conejos saltando sobre el océano en los gabletes del techo.

Detalles de la carroza Tsuki Hoko
Detalles de la carroza Tsuki Boko

La carroza ha sobrevivido a distintos incendios a lo largo de su historia y es una de las más antiguas del desfile. Es por ello que está repleta de objetos artísticos de gran importancia.

De todos ellos, destacan las pinturas del techo, que muestran escenas de la primera novel de la historia, Genji Monogatari. Las pinturas son obra de Okyo Maruyama, uno de los grandes pintores japoneses del siglo XVIII.

Medialuna en la cima de la carroza Tsuki Boko
Medialuna en lo alto de la carroza Tsuki Boko

Asimismo, destacan las tallas de los gabletes, obra de Jingoro Hidari, uno de los grandes escultores japoneses del siglo XVII. También destaca una antigua y curiosa alfombra oriental de Lahore (en el Punjab paquistaní) de comienzos del siglo XVII. Esta alfombra es de las más valiosas de todas las que puedes ver en el festival.

Además, en el pasado también se exponían en el exterior preciosos bordados de criaturas mitológicas. En la actualidad, para conservarlas mejor, se exponen en el interior de la carroza.

Detalles de la carroza Tsuki Boko
Detalles de la carroza Tsuki Boko

Niwatori Boko

La carroza Niwatori Boko (鶏鉾 o «carroza de la gallina») tiene un triángulo con un círculo en su interior en lo alto del poste central.

Hay distintas versiones para explicar esta imagen. Según algunas, hace referencia al nacimiento de una gallina en el huevo. Según otras, se refiere a una leyenda china en la cual el emperador Yao colocó un tambor en el centro del pueblo para que los habitantes pudieran tocarlo en caso de quejas o problemas. Sin embargo, su reinado fue tan tranquilo que al final, varias gallinas anidaron en el interior del tambor.

Niwatori Hoko
Niwatori Boko

Sea cual sea el origen de esa imagen, lo cierto es que el triángulo con un círculo en su interior representa el caos primordial del que se formó el universo tal y como lo conocemos. Y para muchos es una imagen de paz.

Esta carroza es muy famosa por su tapiz situado en la parte trasera. Se trata de un tapiz gobelino del siglo XVI que muestra una escena de La Ilíada de Homero y de la Guerra de Troya, una temática típica de la literatura griega. No se sabe exactamente cómo se adquirió originalmente, pero todo parece indicar que fueron regalos a la expedición japonesa durante la Embajada Keicho.

Detalles de la carroza Niwatori Hoko
Detalles de la carroza Niwatori Boko

Según parece, en 1979 la asociación a la que pertenece esta carroza llevó a cabo una investigación para conocer el origen de sus tapices. Todo parece indicar que este tapiz fue un regalo del Papa Pablo V al daimyo Date Masamune durante la Embajada Keicho, aunque todavía quedan muchos misterios por resolver.

La escuela de bachillerato Ikenobo, afiliada a una conocida escuela de ikebana, forma parte de la asociación vecinal de esta carroza. Es por ello que en algunas partes del recorrido, las jóvenes estudiantes de Ikenobo desfilan junto a la carroza.

Detalles de la carroza Niwatori Hoko
Detalles de la carroza Niwatori Boko

Hoka Boko

El origen del nombre de la carroza Hoka Boko (放下鉾, «carroza radiante») no está claro. En lo alto del poste central hay tres pequeñas esferas que representan el sol, la luna y las estrellas.

Justamente estos círculos podrían haber dado origen al nombre, pues el sol, la luna y las estrellas son radiantes y brillan (o lo aparentan, al menos, como en en el caso de la luna).

Hoka Hoko
Hoka Boko

Sin embargo, existe otra teoría, que establece que el nombre viene de un monje. Este monje, de nombre Hokaso, se dice que está consagrado en el interior de la carroza y es él quien da nombre a la carroza.

Sea como fuere, la carroza, que data de 1878, es especialmente conocida por sus lacados en oro y por su marioneta de tamaño real, totalmente articulada. De hecho, tan sólo hay dos muñecas articuladas en el conjunto de carrozas del festival, la de la carroza Hoka Boko y la de la carroza Toro Yama.

Marioneta de la carroza Hoka Hoko
Marioneta de la carroza Hoka Boko

Según parece, en el pasado también había un niño chigo en esta carroza, pero en 1927 se comenzó a usar una marioneta. Se desconocen las razones del cambio aunque, desde entonces, la marioneta de esta carroza se ha convertido en uno de sus símbolos.

Si te fijas bien verás cómo la marioneta se mueve, imitando el baile tradicional que realiza el niño chigo de la carroza Naginata Boko.

Niños músicos en la carroza Hoka Hoko
Niños músicos en la carroza Hoka Boko
Tapiz y decoraciones traseras de la carroza Hoka Hoko
Tapiz y decoraciones traseras de la carroza Hoka Boko

Iwato Yama

La carroza Iwato Yama (岩戸山, «carroza de la puerta de roca») parece una carroza hoko, aunque en realidad es una carroza yama.

Iwato Yama
Iwato Yama

No puede ser una carroza hoko porque no tiene una alabarda en lo alto, sino un pino dedicado a la diosa del sol Amaterasu. Las islas de Japón surgieron, según la mitología japonesa, de la unión de dos deidades: Izanami e Izanagi. Y Amaterasu nació del ojo izquierdo de Izanagi.

El nombre de la carroza hace referencia a una leyenda de esta mitología japonesa. Cuenta la leyenda que la diosa Amaterasu, enfadada con su hermano Susano, el dios de las tormentas, se escondió en una cueva.

Músicos y detalles de la carroza Iwato Yama
Músicos y detalles de la carroza Iwato Yama

La diosa tapó la entrada con una gran roca y, durante el tiempo en el que estuvo encerrada, todo el país vivió a oscuras, sin la luz del sol.

La carroza es conocida por tener en su interior una escultura de la diosa Amaterasu, en forma masculina. Y también por la imagen de Izanagi en lo alto de la carroza.

Estatua de Amaterasu en el interior de Iwato Yama
Estatua de Amaterasu en el interior de Iwato Yama
Estatua de Izanagi en la cima de Iwato Yama
Estatua de Izanagi en la cima de Iwato Yama

Fune Boko

La carroza Fune Boko (船鉾, «carroza barco») tiene una forma única ya que, como su nombre indica, asemeja un barco tradicional japonés. De hecho, es la única carroza de todo el festival Gion Matsuri con esta peculiar forma.

Fune Hoko
Fune Hoko

Cuenta la leyenda que este barco se usó para llevar a la emperatriz Jingu al Reino de Silla, en la actual península de Corea. La emperatriz Jingu todavía es adorada hoy en día, especialmente entre las mujeres, por ser la deidad de los partos seguros.

Esta carroza es otra de las más populares del desfile, tanto por su forma como por sus preciosas tallas e imágenes.

Fune Hoko
Fune Hoko
Fune Hoko
Fune Hoko

En ella, además de la imagen de la emperatriz Jingu, también se pueden ver imágenes de tres deidades que la acompañaron en su legendario viaje.

Una es Ryujin, el dios-dragón del mar. Otra es Kashima Myojin, la deidad de la guerra y de los viajes marítimos. Y finalmente Sumiyoshi Myojin, la deidad guardiana de los viajes por la mar.

Fune Hoko
Fune Hoko

Otros detalles interesantes de esta carroza son sus preciosos tapices bordados y pintados con oro. Y, por supuesto, su espectacular timón de madreperla

Timón de madreperla
Timón de madreperla

Yamabushi Yama

El nombre de la carroza Yamabushi Yama (山伏山, «carroza del yamabushi«) hace referencia a los ascetas de las montañas llamados yamabushi («el que se inclina ante las montañas»).

Según las prácticas ascetas de la doctrina espiritual budista Shugendo, que siguen los yamabushi, las montañas son morada de sabiduría. Y por si fuera poco, también son fuente de poderes sobrenaturales que se pueden adquirir practicando la austeridad y las prácticas ascetas.

Yamabushi Yama
Yamabushi Yama

La figura principal de esta carroza es Jozo Kisho, un famoso monje yamabushi. La figura, que se expone durante las noches previas al festival en una casa tradicional del barrio, luce su tradicional túnica blanca larga de yamabushi.

Además, lleva una hacha en una mano y una especie de rosario budista en la otra. En la cintura, luce la concha de una caracola. Es habitual ver a monjes yamabushi acercarse personalmente a esta carroza para mostrar sus respetos.

La carroza destaca por sus preciosos bordados, algunos de los cuales fueron donados por otra comunidad vecinal tras el fuego que destruyó la carroza en 1864.

Yamabushi Yama
Yamabushi Yama

Moso Yama

La carroza Moso Yama (猛宗山, «carroza de Moso») también está relacionada con una antigua leyenda china. El protagonista de la leyenda es un hombre muy pobre en el siglo III llamado Moso (Meng Zong, en chino). En un día invernal, nublado y con nieve, su madre enferma le pidió comer brotes de bambú, imposibles de encontrar en esa estación. Moso cavó en la nieve, mientras rezaba a los dioses, pidiéndoles su ayuda.

Desesperado, derramó algunas lágrimas en la nieve, pensando en su madre moribunda. Y de golpe la tierra se abrió y de la nieve aparecieron brotes de bambú donde habían caído las lágrimas.

Moso Yama
Moso Yama

La carroza es un ejemplo de la influencia de los valores confucianos en la cultura japonesa, porque la leyenda se convirtió en una de las enseñanzas confucianas.

De la carroza destacan los tapices en blanco y negro, con el bambú como elemento principal en los bajos. Son tapices tejidos imitando las pinturas clásicas en tinta japonesa, especialmente del pintor Seigo Takeuchi.

Takeuchi fue un pintor muy famoso de Kioto, conocido por combinar estética tradicional con el realismo europeo de comienzos del siglo XX.

Taishi Yama

La carroza Taishi Yama (太子山, «carroza de Taishi») expone la figura de Shotoku Taishi, príncipe regente del siglo VI.

Taishi fue todo un prodigio, pues escribió la que se podría considerar la primera constitución japonesa y centralizó el gobierno. Además, fue durante su reinado cuando se promulgó y protegió la religión budista como religión de estado.

Taishi Yama
Taishi Yama

En la carroza podemos verle entrando en un bosque para seleccionar la mejor madera de cedro para construir un templo. Y es que Taishi pidió construir numerosos tempos budistas a lo largo de su vida.

Esta carroza es especial, porque en  vez de lucir una rama de pino como todas las demás carrozas yama, luce en su lugar una rama de cedro.

Taishi Yama
Taishi Yama
Participantes en el desfile de la carroza Taishi Yama
Participantes en el desfile de la carroza Taishi Yama

Kakkyo Yama

La carroza Kakkyo Yama (郭巨山, «carroza de Kakkyo») también hace referencia a una antigua leyenda china usada como tema central para las enseñanzas confucianas.

El protagonista de esta leyenda es Kakkyo (Guo Ju, en chino), un hombre pobre del siglo III cuya familia sufría de hambre. Kakkyo estaba cavando una fosa para enterrar a su hijo en vida y así poder alimentar a su anciana madre, con una boca menos que alimentar.

Kakkyo Yama
Kakkyo Yama

Mientras cavaba, Kakkyo encontró una olla llena de monedas de oro. Esta olla era, sin duda alguna, una recompensa a su piedad filial, una de las enseñanzas básicas del confucianismo. El oro le hizo automáticamente rico y gracias a eso pudo salvar la vida de su hijo y dar de comer a su madre.

En la carroza se pueden ver las figuras de Kakkyo y su hijo, contentos y felices tras haber encontrado la olla de oro.

Hosho Yama

La carroza Hosho Yama (保昌山, «carroza Hosho») muestra la historia de amor romántico entre un guerrero del siglo XI llamado Yasumasa (o Hosho, otra posible lectura de los kanji de su nombre) y una mujer de la corte, Izumi Shikibu. Es un tema poco frecuente en este tipo de festivales, por lo que esta carroza es única.

Según parece, la mujer le suplicó que le consiguiera flores de ciruelo del Palacio Imperial. Enamorado como estaba, Hosho arriesgó su vida y robó algunas flores para dárselas a su amada. Gracias a esta historia, Hosho fue consagrado aquí en la deidad del amor.

Hosho Yama
Hosho Yama

De ahí que en la carroza le veamos con flores de ciruelo en las manos, en una muestra de su valentía y amor. Es interesante recalcar que la cabeza de la estatua de Hosho tiene unos 600 años de antigüedad. Tanto la cabeza como algunos de los antiguos textiles que la adornan sobrevivieron a un terrible incendio en 1787.

De los textiles, destacan los que se bordaron a partir de pinturas de Okyo Maruyama, famoso pintor del siglo XVIII.

Hosho, con flores de ciruelo, en la carroza Hosho Yama
Hosho, con flores de ciruelo, en la carroza Hosho Yama

Aburatenjin Yama

La carroza Aburatenjin Yama (油天神山, «carroza Aburatenjin») dispone de un altar portátil del santuario Kitano Tenmangu, un santuario situado en el barrio de geishas de Kamishichiken.

El santuario está dedicado a Sugawara Michizane, político y estudioso del periodo Heian. Michizane fue deificado como Tenjin, la deidad de la academia, la inteligencia y el aprendizaje. Por eso, en los santuarios Tenmangu se adora a Tenjin.

Aburatenjin Yama
Aburatenjin Yama

En el interior del altar portátil hay una estatua de Sugawara Michizane que, según parece, pertenecía a una familia del barrio propietario de esta carroza durante el periodo Heian.

De la carroza destacan sus textiles, inspirados en el ciclo de tapices flamencos de finales del siglo XV titulados La dama y el unicornio. La carroza se expone en la calle Abura-Koji, por cierto, y de ahí viene parte de su nombre.

Shijokasa Hoko

La carroza Shijokasa Hoko (四条傘鉾, «carroza de los parasoles de la calle Shijo») es una reproducción de una de las carrozas originales de alabarda de los antiguos rituales que originaron el festival.

En lo alto del parasol verás un pequeño y joven pino, además de pequeñas decoraciones tradicionales en papel.

Shijokasa Yama
Shijokasa Yama

La carroza tiene una curiosa historia y es que en 1871 dejó de participar en el festival. Sin embargo, en 1985, la gente de la zona decidió reconstruirla y desde 1988, tras 117 años de ausencia, la carroza vuelve a formar parte del desfile del Gion Matsuri.

Otro de los aspectos más destacables de la carroza es la procesión de música y baile que la acompaña. Esta procesión de música y baile es típica de la Kioto del periodo Muromachi (1336-1573) y corre a cargo de ocho niños, vestidos con ropas tradicionales.

Niños de la carroza Shijokasa Yama
Niños de la carroza Shijokasa Yama

Toro Yama

La carroza Toro Yama (蟷螂山, «carroza de la mantis religiosa») está relacionada con un antiguo proverbio chino. Según este proverbio, una mantis religiosa (llamada toro o kamakiri en japonés), por pequeña que sea, es lo suficientemente valiente para levantar sus antenas y plantar cara al peligro, aunque no tenga opciones de vencer.

El origen de esta carroza se encuentra a mediados del siglo XIV, cuando el aristócrata Shijo Takasuke (1292-1352) luchó valientemente aunque sin opciones y falleció.

Toro Yama
Toro Yama

Un rico mercader chino asoció la historia de Shijo Takasuke con el proverbio de la mantis religiosa y construyó la figura de una mantis en su honor. La figura se colocó en una carroza propiedad de la familia Shijo y comenzó a participar en el desfile en 1376.

Uno de los aspectos más sorprendentes de esta carroza es que la figura de la mantis religosa y las ruedas de la carroza están conectadas. De esta manera, la mantis se mueve de manera mecánica al moverse las ruedas, algo único de esta carroza.

Figura de una mantis religiosa en la carroza Toro Yama
Figura de una mantis religiosa en la carroza Toro Yama

Hakuga Yama

El nombre de la carroza Hakuga Yama (伯牙山, «carroza de Hakuga») hace referencia a Hakuga (Bo Ya, en chino), un gran maestro del qin, una especie de arpa china, durante la dinastía Qin de China.

Sin embargo, a pesar de que mucha gente adoraba su música, Hakuga sentía que su virtuosidad sólo era apreciada por su amigo Shoshiki (Zhong Ziqi en chino). Este amigo era el único que sabía interpretar al detalle todo lo que Hakuga quería expresar con su música.

Hakuga Yama
Hakuga Yama

Cuando Shoshiki murió, Hakuga se dio cuenta de que nadie más entendería su música y decidió romper su qin con una hacha, muerto de dolor. Es por ello que la carroza muestra a Hakuga, hacha en mano, ante un koto, la versión japonesa del arpa china qin.

La gran mayoría de decoraciones de la carroza son de China. Y tanto la historia como los elementos artísticos de la carroza son una demostración más de la influencia de China en la cultura japonesa y especialmente en las carrozas del Gion Matsuri.

Hakuga Yama
Hakuga Yama

Tokusa Yama

La carroza Tokusa Yama (木賊山, «carroza de la cola de caballo») muestra una escena de una famosa obra de teatro noh del siglo XIV titulada justamente Tokusa. En la historia, un hombre que se dedicaba a cortar colas de caballo, se encuentra en las montañas con un grupo de monjes.

El hombre les invita a quedarse en su casa y les habla de su hijo, que se había marchado de casa hacía mucho tiempo y del que el hombre no sabía nada. Es entonces cuando uno de los monjes se descubre como el hijo desaparecido, dando gran felicidad al padre.

Tokusa Yama
Tokusa Yama

Es por ello que la carroza muestra la figura del cortador de colas de caballos al encontrarse con los monjes en las montañas. Destacan los diseños de los bordados de sus ropajes, que llegaron a Japón desde China y Corea.

También destacan las artesanías en metal con forma de murciélago, que en China es símbolo de buena fortuna, así como los bordados de escenas de los «Ocho inmortales» taoístas de la mitología china.

Araretenjin Yama

La carroza Araretenjin Yama (霰天神山, «la carroza de la deidad Tenjin y del granizo») hace referencia a una historia del año 1510. Entonces un gran incendió comenzó a devorar la ciudad de Kioto cuando, de repente, empezó a granizar y el fuego se apagó de forma natural.

Casi al mismo momento, cayó del cielo una pequeña figura de la deidad Tenjin, lo que llevó al barrio a crear esta carroza en su honor. Desde ese momento, Tenjin pasó a considerarse a deidad protectora de los incendios y del granizo, además de dios de la educación.

Araretenjin Yama
Araretenjin Yama

Es por ello que la carroza representa un santuario Tenmangu y como los santuarios Tenmangu son conocidos por tener ciruelos, la carroza está decorada con flores de ciruelo, además de con los tradicionales pinos. Asimismo, la carroza incluye una estatua de Tenjin en su interior.

Curiosamente, la carroza sobrevivió a dos incendios de importancia en 1788 y 1864. Y hoy puedes disfrutar, por ejemplo, de un fragmento de un tapiz gobeliano con espíritus paganos de la Grecia clásica. Durante las noches yoiyama puedes comprar en esta carroza amuletos contra los incendios.

Hakurakuten Yama

La carroza Hakurakuten Yama (白楽天山, «carroza de Hakurakuten») está dedicada a Hakurakuten (Bai Letian, en chino), un famoso poeta de la dinastía Tang.

Hakurakuten recibió enseñanzas zen por parte de Dorin (Daolin, en chino), un importante monje del budismo zen. En la carroza puedes verlos discutiendo sobre el zen. La imagen de Dorin está sentada sobre un pino, como dicen que solía hacer durante sus prácticas zen.

Hakurakuten Yama
Hakurakuten Yama

La carroza es una reproducción tras los daños sufridos en los incendios de 1788 y 1864. Desde entonces sigue incorporando nuevos textiles para mostrar en el desfile del Gion Matsuri. De todos ellos destaca el de la parte delantera, una adaptación de una escena de la Guerra de Troya.

Ashikari Yama

La carroza Ashikari Yama (芦刈山, «carroza del cortador de juncos») es otra carroza relacionada con una obra de teatro noh, titulada Ashikari.

En la obra vemos como una mujer, que pasea sola por la orilla de la playa, se reencuentra con su marido. El marido se gana la vida como puede cortando juncos en la orilla, y de ahí el nombre de la obra.

En la carroza puedes ver la imagen del marido como protagonista. La figura tiene unos juncos en una mano y una hoz en la otra para cortarlos.

Ashikari Yama
Ashikari Yama

Lo que se ve hoy en día son réplicas para conservar los elementos originales. Aun así, la cabeza de la figura data de 1537 y es obra del famoso escultor Ko-un, de la escuela Kei, mientras que el kimono data del siglo XVI y es la pieza de vestir más antigua del festival.

Destaca también el tapiz de la parte trasera, una obra maestra china.

Urade Yama

La carroza Urade Yama (古出山, «carroza de la adivinación y salida») muestra una escena de un antiguo cuento japonés.

En el cuento la emperatriz Jingu, deidad de los partos seguros, salió a pescar para adivinar su suerte. Al parecer, su suerte sería una u otra según el número de peces que consiguiera. Esta jornada de pesca tuvo lugar antes del viaje de la emperatriz a Silla (actual península de Corea, un viaje que ya te hemos contado en la carroza Fune Hoko).

Urade Yama
Urade Yama

Gracias a sus prácticas adivinatorias, el viaje fue un éxito y Jingu volvió con grandes riquezas a Japón. Es por ello que en la carroza puedes ver la figura de la emperatriz Jingu con una caña de pescar.

Los tapices laterales y el tapiz frontal muestran los tres paisajes más bellos de Japón. Y durante las noches yoiyama puedes ver expuestas antiguas ofrendas de la nobleza japonesa solicitando a Jingu tener un buen parto.

Ayagasa Hoko

La carroza Ayagasa Hoko (綾傘鉾) es otra recreación de las carrozas originales de alabarda del ritual que originó el festival. Es conocida por su precioso parasol con grandes gallos, que fue reconstruido y empequeñecido en 1834. La carroza fue pasto de las llamas en 1868 y lo que ves actualmente es una reconstrucción de 1979.  La imagen principal actual es un oso empuñando una alabarda.

La tapicería de la carroza es de seda y muestra la excelente calidad de los artesanos de los kimonos de Kioto. Pero quizás lo más llamativo de esta carroza son sus bailarines, que lucen máscaras especiales.

Ayagasa Hoko
Ayagasa Hoko

La música proviene del Nenbutsu Odori, un ritual del siglo X. En este ritual, las campanillas y los tambores acompañaban el baile y la recitación de mantras budistas en una ceremonia casi chamánica.

El desfile de esta carroza y su grupo de bailarines es quizás una de las mejores reproducciones del festival original. De echo, en una pintura en un biombo del siglo XVII se ven imágenes del festival que combinan música y baile. Por esto se cree que quizás en su origen todas las carrozas ofrecían música y baile.

Bailarines de la carroza Ayagasa Hoko
Bailarines de la carroza Ayagasa Hoko

Cómo participar en el Gion Matsuri

Si ser espectador del Gion Matsuri no es suficiente y vives en Japón, puedes informarte de la posibilidad de participar activamente en el desfile de carrozas en el Kyoto Prefectural International Center (KPIC).

Todos los años se seleccionan algunos extranjeros para que formen parte del festival tirando de algunas carrozas. Además, ten por seguro de que si sales seleccionado, serás objeto de infinidad de fotos y de atención por parte de los japoneses.

Extranjeros participando en el Gion Matsuri
Extranjeros participando en el Gion Matsuri

Otros eventos del Gion Matsuri

Ato Matsuri y desfile Hanagasa

El 24 de julio los mikoshi o templos portátiles son devueltos en procesión al santuario Yasaka, por lo que el desfile se realiza en sentido contrario. Es un desfile de menor tamaño pero es otra oportunidad de disfrutar de estas carrozas.

Además, ese mismo día puedes disfrutar del desfile hanagasa. El protagonista principal de este desfile es el hanagasa, un tipo de sombrero tradicional con flores. En este desfile participan maikos y geishas de Kioto, así que también es una oportunidad única para verlas.

Maikos en los desfiles del Gion matsuri de Kioto
Maikos en los desfiles hanagasa del Gion matsuri de Kioto (© kqlsm / Shutterstock.com)

Otros eventos destacables

Las noches del 14, 15 y 16 de julio así como el desfile del 17 de julio y los desfiles del día 24 son las fechas «grandes» del Gion Matsuri. No obstante, hay otros eventos de interés que se celebran durante todo el mes. De esta forma, si estás en julio en Kioto lo más seguro es que puedas disfrutar del Gion Matsuri de una u otra forma:

  • Kippuiri. Del 1 al 5 de julio se realizan las ceremonias de inicio del festival, con algunos ritos sintoístas.
  • Lotería. El 2 de julio se sortea el orden en que las carrozas irán en el desfile del día 17.
  • Desfile de farolillos. La noche del 9 de julio hay un pequeño desfile con farolillos y música para acompañar a los mikoshi o altares portátiles.
  • Mikoshi Arai. Tiene lugar el 10 de julio, cuando se realiza la ceremonia de purificación con agua de los altares portátiles. Los altares se llevan al río Kamo por el puente Shijo.
  • Construcción de las carrozas yamaboko. Entre el 10 y el 14 de julio puedes ver cómo se montan las carrozas en la calle. Es totalmente gratuito y merece la pena si estás en Kioto durante esos días. Simplemente pasea por la zona marcada en el mapa (zona «Yoiyama») para ir viendo cómo las carrozas van adquiriendo su peculiar forma. En el mapa del festival tienes marcada su ubicación.
  • Hikizone. Las pruebas de circulación de las carrozas se realiza el 14 de julio, en una ceremonia llamada «Hikizone». Una vez montadas se prueba el funcionamiento de las carrozas para comprobar que todo es correcto.
  • Shinkosai y Kankosai. El 17 de julio, tras el desfile, los altares portátiles se llevan hasta la avenida Shijo. Allí se quedarán hasta el día 24 de julio.
  • Mikoshi Arai. El 28 de julio se realiza de nuevo la ceremonia de limpieza de los mikoshi o altares portátiles con agua sagrada del río Kamo.
  • Ekijinasai. Última de las celebraciones del Gion Matsuri, que se realiza en el santuario Eki. Allí se hacen ofrendas a los dioses.
Músico en una de las carrozas del festival
Músico en una de las carrozas del festival

Información adicional del Gion Matsuri

El Gion Matsuri es uno de los festivales más especiales en los que hemos estado, sin ningún lugar a dudas. El sonido de la música tradicional, la gente vestida en yukata, los puestos de comida a los pies de las carrozas iluminadas de noche durante las noches previas, el esfuerzo del desfile… todo es sencillamente espectacular. Por eso, si estás en Kioto en esas fechas, te recomendamos encarecidamente que participes del festival. Es una experiencia única.

Existe una amplia zona de asientos de pago justo delante del Ayuntamiento, que cuestan entre 3000 y 4000 yenes (entre 30 y 40 euros). De entre todos estos asientos, existe una zona especial para turistas con información en inglés. Se incluye además un pequeño receptor con auriculares con el que escucharás a una traductora explicándote qué sucede, qué carrozas estás viendo y algunos detalles de cada una.

Asientos de pago
Asientos de pago

No obstante, como el recorrido es largo, de unos tres kilómetros, y se realiza en calles bastante amplias, puedes encontrar huecos para ver el desfile sin casi problemas a lo largo de todo el recorrido.

Sin embargo ten en cuenta que las intersecciones principales donde giran las carrozas son los lugares más concurridos. Y que poder ver estas carrozas dependerá también de tu altura.

De todos modos, en el mapa tienes marcadas las dos oficinas de turismo donde se venden las entradas para los asientos de pago, por si te interesan.

Nuestros tickets en los asientos de pago con información en inglés
Nuestros tickets en los asientos de pago con información en inglés
Información y sistema de audio en inglés
Información y sistema de audio en inglés

Recomendaciones para el festival

  • En caso de que haga buen tiempo, protégete del sol con un gorro y protección solar. Son unas cuantas horas sentado y el sol de julio en Kioto puede ser muy intenso. En caso de lluvia ponte un chubasquero ligero, para no tener que usar paraguas (más engorroso en multitudes, y más si llevas cámara).
  • Lleva agua y bebidas frías para evitar un golpe de calor. En algunos puntos del recorrido suelen regalar pequeños vasos de té verde frío, ¡aprovéchalo!
  • Compra algún uchiwa o abanico en alguna de las carrozas la noche anterior y refréscate con él durante el festival. Además de refrescarte, ayudarás al mantenimiento de las carrozas.
  • Hay lavabos portátiles en algunos puntos del recorrido, pero llévate pañuelos de papel, por si acaso.
  • Lleva dinero en metálico para comprar comida y bebida en los puestos callejeros.
  • Usa el metro para llegar. La zona está cerrada al tráfico y los autobuses alteran sus recorridos y van con retraso, por lo que no es recomendable usarlos para llegar hasta la zona del festival.

Cómo llegar a la zona del Gion Matsuri

La mejor manera de llegar a Kioto es en shinkansen, especialmente si tienes JR Pass. Y una vez en Kioto, para llegar a la zona del festival Gion Matsuri toma la línea Karasuma de metro desde la estación de Kioto hasta la estación Shijo. Alternativamente, la zona está servida por otras líneas y compañías de tren que puedes ver en nuestro mapa.

En este mapa específico que hemos hecho del Gion Matsuri tienes toda la información relacionada con el festival. Recuerda que puedes guardarlo cómodamente en tu móvil y acceder a él durante el festival. Te explicamos cómo se hace desde nuestra página de Mapas.

En el caso del mapa del Gion Matsuri, puedes encontrar la siguiente información:

  • En azul, el itinerario del Saki matsuri o desfile del 17 de julio. Verás que hemos añadido las horas previstas por las que pasa el desfile. Úsalas de referencia, porque siempre va con retraso.
  • En rojo, el itinerario del Ato matsuri o desfile del 24 de julio. Como en el anterior, hemos añadido las horas por las que en teoría pasa el desfile por cada punto.
  • En verde, el itinerario del desfile Hanagasa del 24 de julio. Igualmente, tienes algunas horas anotadas en el mapa.
  • Con distintos iconos puedes ver la localización de las distintas carrozas que participan en los desfiles del día 17 de julio (23 carrozas) y del 24 de julio (10 carrozas). Durante los días previos al festival, las carrozas se montan en la calle, por lo que podrás verlas en esas ubicaciones y durante las tres noches previas se iluminan y se disfrutan al máximo. La zona donde se encuentran, marcada en amarillo, suele cortarse al tráfico por la tarde y llenarse de gente dispuesta a ver las carrozas de cerca.

Finalmente, hemos añadido también otros datos importantes. Así, en el mapa tienes puntos de interés turístico, estaciones de metro y tren más cercanas a la zona del festival, la zona de asientos de pago y dónde comprar las entradas para estos asientos.

Mapa turístico del Gion Matsuri

Para disfrutar al máximo del Gion Matsuri te recomendamos este mapa específico que hemos hecho, con la localización de las carrozas cuando se exponen, los diferentes itinerarios y mucha más información de interés.

¡Disfruta del festival!

Entrada publicada originalmente el 8 de julio de 2016. Última actualización: 2 de junio de 2020

¿Cómo empezar a planificar un viaje a Japón? Sigue estos pasos:

  1. Compra vuelos
  2. Reserva alojamiento
  3. Compra el JR Pass
  4. Consigue un seguro de viaje
  5. Lleva internet: Pocket Wifi o SIM
  6. Planifica tu itinerario
  7. Decide qué intereses quieres cubrir en tu viaje
  8. Añade actividades y guías a tu viaje
  9. ¡Disfruta!