Si estáis planificando un viaje a Japón, y pensáis estar unos cuantos días en Kioto (cosa a la que os animo), intentad que caiga en 21, porque entonces, tendréis la oportunidad de visitar el mercadillo Kobo-san (o Kōbō-san), un mercadillo mensual que se levanta en el Tōji, un maravilloso templo de Kioto. En realidad, el templo es más conocido por su pagoda de madera de cinco alturas, la más alta de todo Japón con sus casi 55 metros.

Así que si podéis, jugad con el calendario y disfrutad de un flea market con centenares de tenderetes, puestos de comida y particulares vendiendo miles de artículos de segunda mano, desde elementos de decoración de lo más variados a vinilos bizarros, pasando por auténticas gangas absolutamente increíbles.

El mercadillo Kobo-san se celebra el 21 de cada mes en honor a Kobo Daishi (que murió el 21º día del tercer mes de 835) y se extiende más allá de los límites del templo, y es un placer perderse entre las callejuelas, entre los toldos y mesas en las que se desbordan los cuencos y estatuillas.

DSC_5907

DSC_5930

Yo he comprado LP’s de ediciones japonesas de grupos anglosajones a precios irrisorios, pulseras hechas a mano y absolutamente inimitables, el tazón de madera con el que desayuno a diario, boles para hacer sopa de miso y palillos artesanales, una funda para un objetivo para una cámara réflex y muchas cosas más.

El mercadillo Kobo-san es un sitio ideal para no sólo para cargar con recuerdos para uno mismo, sino también para hacer regalos poco usuales y diferenciarse de los grandes almacenes o las tiendas de souvenirs clónicas que proliferan alrededor de los monumentos. Éxito garantizado.

DSC_5900

DSC_5898

Pero eso no es lo mejor del Tōji: hay una miríada de sitios en los que probar mil y una delicias, desde comida callejera de lo más humilde (como la patata dulce asada) a okonomiyaki, takoyaki, encurtidos, helados, pollo a la brasa… Con sinceridad: no sabréis dónde mirar ni qué probar, porque la variedad es abrumadora y la diversidad, los colores y los olores lo inundan todo.

Mi consejo: id picando, compartiendo, parándoos a contemplar las tortugas o garzas de los estanques, con calma: hasta las 17:00 hay tiempo, aunque eso sí, hay más actividad y ambiente más animado antes del mediodía.

DSC_5909

IMG_3167

Y por supuesto: el propio templo es una visita absolutamente imprescindible en la estancia en Kioto, tengáis o no la suerte de coincidir con el mercadillo. La pagoda, majestuosa, impone con sus cinco alturas. Pero además, en edificios aledaños se guardan esculturas absolutamente descomunales, de una viveza y realismo que dejan boquiabierto.

Lamentablemente, no se pueden hacer fotos, así que tendréis que verlo por vosotros mismos: un motivo más para acercaros a el tranquilo sur de Kioto.

DSC_5944

DSC_0831

Datos y cómo llegar

A continuación os dejamos los datos para que podáis llegar al mercadillo Kobo-san, en el templo Tōji. Al final, como siempre, os ponemos un mapa de situación.

  • Dirección: 1 Kujōchō, Minami-ku, Kioto, Prefectura de Kioto.
  • Cómo llegar: ¿Lo más cómodo? Acercarse hasta la estación de JR Kioto y dar un agradable paseo hasta el templo, por una de las zonas menos conocidas de la ciudad.
  • Precio: La entrada al mercadillo es gratuita. Para visitar el templo y la pagoda sí hay que pagar (500¥), pero lo merecen, sin duda alguna.
  • Dónde comer: en cualquiera de los innumerables puestos de comida que hay repartidos por todo el recinto.
  • Horario: Desde las 9:00 hasta las 17:00, aunque vale la pena intentar ir antes de las 12:00, cuando más actividad hay (y cuando podremos encontrar las mejores gangas, claro)