Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

El santuario sintoísta de Fushimi Inari o Fushimi Inari Taisha (伏見稲荷大社) es uno de los más conocidos e importantes de todo Japón, así como uno de los más antiguos, ya que existe desde el siglo VIII.

Fushimi Inari es el principal santuario de los dedicados al dios Inari, de los alrededor de 32.000 que existen en Japón dedicados a este dios. Está situado a las afueras de Kioto, en Fushimi, con fácil acceso desde Kioto y desde Nara y por eso y por lo único que es, siempre recomendamos visitarlo cuando viajamos por la zona de Kansai. Además, está abierto 24 horas, con lo que resulta perfecto.

FushimiInari-7

Inari es el dios del arroz y por consiguiente el patrón de los comerciantes, ya que en la antigüedad se asociaba tener una buena cosecha de arroz con tener prosperidad en los negocios. Y esto explica una de las características del santuario que más llaman la atención: los miles de torii que encontramos uno detrás de otro, por sus 4 kilómetros de caminos, que casi parecen formar un pasadizo techado y que han sido donados por comerciantes que ponen sus nombres en los torii para que el dios Inari les sea propicio.

FushimiInari-21FushimiInari-26FushimiInari-19FushimiInari-20FushimiInari-17FushimiInari-23

FushimiInari-24FushimiInari-36

Como suele ser habitual en todos los santuarios dedicados a Inari, el zorro o kitsune es una de las figuras prominentes porque es el mensajero del dios Inari. Así que nada más salir de la estación de tren de camino al santuario encontraremos el primer kitsune pero también veremos varios más en diversos puntos del mismo. A menudo suelen tener una llave en la boca, que representa la del lugar donde se guarda el arroz y, por lo tanto, la riqueza.

FushimiInari-4FushimiInari-14FushimiInari-35

Caminar los 4 kilómetros de caminos con torii es una experiencia preciosa que recomendamos sin ningún lugar a dudas. Eso sí, puede ser un paseo bastante cansado porque el santuario se encuentra a los pies del monte Inari, con lo que los caminos siempre van subiendo y cuando ya toca bajar, se suele estar bastante cansado. Si además lo visitáis en verano, con un calor impresionante, se puede hacer duro.

FushimiInari-18

Para bajar os recomendamos que os apartéis de los caminos de torii puesto que esos ya los habréis visto en la subida y utilicéis alguno de los que hay con lámparas de piedra, que también tienen su encanto, rodeados de naturaleza, paz y tranquilidad.

FushimiInari-29FushimiInari-31FushimiInari-34

El templo, como es uno de los más populares de Japón, siempre lo encontraremos bastante lleno de gente, pero en condiciones normales es fácil poder tener tiempo para hacer fotos de los caminos de torii sin que se vea ningún otro turista, incluso aunque llevemos trípode y necesitemos más tiempo para hacer la foto.

FushimiInari-22

Pero uno de los momentos más especiales para visitar Fushimi Inari es durante el Hatsumode, que si recordáis cuando hablábamos sobre el mes de enero en Japón, es la primera visita del año al santuario y suele ocurrir durante los primeros días, cuando los japoneses todavía están de vacaciones de Año Nuevo.

FushimiInari-11

Si veis las fotos, podréis comprobar lo que os decimos, y es que la cantidad de gente que había esperando para hacer la ofrenda en el santuario principal y pedir al dios que les escuche era tremenda y muy emocionante.

Según datos del The Japan Times, en 2010 visitaron el santuario 2,7 millones de personas durante únicamente los tres días de fiestas de Año Nuevo.

FushimiInari-40FushimiInari-8FushimiInari-39

Por supuesto, como cualquier otro santuario, hay puestos en los que venden amuletos de tela omamori, tablillas de madera ema para colgar allí mismo y que, como no podía ser de otra forma, tienen forma de zorro, papelillos de la suerte omikuji, flechas de Año Nuevo hamaya (nosotros compramos una, siempre que hacemos hatsumode acabamos comprando una ^^) y mil otros amuletos o engimono para tener buena suerte y protección. Pero claro, los puestos donde se venden todas estas cosas, en estas fechas, también están abarrotados.

FushimiInari-25

Además, al ser primeros de año, había una zona especial donde se recogían los amuletos comprados el año anterior. Y es que al contrario que lo que hacemos por aquí, que cuando compramos un amuleto o recuerdo en algún sitio se queda con nosotros para siempre, en Japón estos amuletos tradicionalmente se renuevan cada año y se entregan en los santuarios, para que unos días más tarde sean quemados en una pira y así nos desprendamos de todo lo negativo que hayamos podido tener durante el año anterior, según las creencias sintoístas.

FushimiInari-13

Y al visitar el santuario en época festiva, también se pueden ver un montón de puestos de comida en los caminos que dan al santuario, donde podemos encontrar cosas tan típicas como las que ya comentamos cuando hablábamos de la comida en época de festivales: takoyaki (una especie de buñuelos de pulpo), yakisoba (unos fídeos fritos con repollo, bacon y lo que queramos ponerle), okonomiyaki (o “torta japonesa”, a la que le podemos añadir casi cualquier ingrediente que queramos), salchichas a la parrilla, pescado a la parrilla, taiyaki, etc.

FushimiInari-46

La zona de Fushimi Inari es conocida por la calidad de su agua y por lo tanto por ser lugar de producción de sake. Si queréis combinar la visita al santuario con la visita a una fábrica de sake y, opcionalmente, una degustación de sake, podéis mirar esta excursión.

Cómo llegar a Fushimi Inari

El santuario de Fushimi Inari está perfectamente comunicado con Kioto, ya que está a cinco minutos andando desde la estación Fushimi Inari de la compañía privada Keihan, y a tres minutos de la estación Inari de la línea JR Nara.

Si estamos haciendo turismo por Japón, lo más normal será que tengamos el JR Pass, con lo que utilizaremos la línea JR Nara, para lo que tendremos que ir hasta los andenes 8, 9 y 10 de la estación, donde paran los trenes de esta línea.

FushimiInari-1

Eso sí, no debemos utilizar los servicios rápidos o de paradas limitadas, porque no hacen parada en Inari, así que tomaremos el servicio local, y en únicamente dos paradas o menos de 10 minutos, estamos ya en Inari.

Los trenes, además, son fácilmente reconocibles porque son de color verde y parecen totalmente destartalados y sacados de una película de los años 60 de la apariencia tan vieja que tienen. De hecho, son de la serie 103 que empezó a prestar servicio en 1964, y si pasáis por Osaka y tomáis la Osaka Loop Line, también podréis verlos allí, además de en muchas otras líneas de Japón.

Y como ambas líneas llegan a Nara, si nos encontramos allí llegar a Fushimi Inari es igualmente sencillo.

Más fotos en las cuentas de Flickr de Luis y Flickr de Laura.